JASP

Victoria fea, ajustada y en el barro del Madrid ante un Estu apañado en la final del torneo de Guadalajara (78-75). Claro que el vaso se puede ver medio lleno si nos comparamos con el Barca, que suma 2 derrotas en 2 partidos en esta pretemporada, ambas contra el Valencia.

Volviendo al Madrid y empezando por lo bueno, a destacar los minutos de Hernangomez en el segundo acto, aportando en el rebote (7), precisamente el área en el que venía flojeando. Laso se olvidó de él en la segunda mitad. Al chaval se le ve ya integrado en la dinámica de sistemas, más suelto, y hechuras no le faltan. A ver si nos va a acabar haciendo un apaño…

Llull, que comenzó el partido como una moto, se diluyó con el paso de los minutos. No importa que hayan traído a Rudy o que nos costase media final ACB el curso pasado, por sus cojones/galones que se sigue tirando triples con el defensor en la cara para cerrar cuartos y tiempos. Alguien debería decirle que ya no es el jugador franquicia… si es que alguna vez lo fue. El jefe ahora es Mirlo, MVP del torneo con 21 puntos en la final, en su línea de la pretemporada… vayan acostumbrándose. Lo ha entendido y no se corta. A algún felipista de viejo cuño quizá le chirríen sus minutos y tiros, pero Nikola es el principal sino único talento del juego interior blanco, y como tal se está comportando. No tiene que pedir permiso a nadie.

El otro jugador franquicia, Rudy, hoy relajadito, sin forzar. Bien Suárez, que en estos partidos feos suele sacar la cabeza. A Begic, aunque lejos de su mejor forma, le necesitamos como el comer. Cuestión de centímetros. Felipe, igual que los últimos cursos, ha llegado en un estado lamentable a la pretemporada. Le cuesta mucho, y cada año más, coger la forma tras el esfuerzo extra del verano con la selección. Cobra 1.4 millones de euros anuales… 

Los bases

Draper no puede ser tan malo como parece (MVP de la Eurocup hace 2 años). Está perdido, acongojado, se hace a un lado para no estorbar al talento de Chacho. Este Madrid de extra pass en ataque estático no puede permitirse un base que no enchufa de tres, que duda. Pero a la vez es mentira aquello de que casa con el estilo del run&gun. Lo suyo es la capitanía general en ataque estático (rollo Prigioni), el yoyo, repartir juego en pick n’ roll y enchufar de 4/5 metros. Maquilló su faena con un par de canastas 1×1 postreras. Ojo que no se pierda, que con la competencia en el puesto tendrá pocas oportunidades para reengancharse.

Chacho, que extravió algún balón más de la cuenta, sigue repartiendo felicidad a compañeros y televidentes. Por ejemplo, Slaughter bien debería donarle parte de su sueldo, pues entre su rol y sus limitaciones, la mitad de sus canastas este año llegarán de los pases del 13.

Sobre Estudiantes Competitivo, más de lo que se podía decir el año pasado. Txus es un entrenador serio. Barnes, Kirksay y Granger, bonos suizos, gente curtida y competitiva. La chavalada, a falta de talento, ofrece físico y voluntad, que nunca sobra para completar una plantilla ACB de clase media en estos tiempos de recortes. Me chirría el juego exterior. Puede que Kuric y English hayan metido hoy, pero son tiros al pie. Con esa selección de tiro a medio plazo te quitan más de lo que te dan. Alguno de los dos o ambos no terminará la temporada, al tiempo…

Crónica turpiniana del Madrid-Obradoiro

El laboratorio de las estrellas

Decíamos allá por mayo que, manque le pese al chaval, mejor para el Madrid que Mirotic no acuda a los JJOO y se quede en la capital entrenando a destajo. Es en la soledad de un gimnasio en verano, el laboratorio de las estrellas, y no en la vorágine de entrenamientos tácticos del curso cuando pueden pulirse defectos y mejorar técnica individual. Oído cocina. El Mirlo ha comenzado la pretemporada en modo ventilador, mostrando los frutos de su trabajo de verano. 48 puntos y valoración 61 en dos partidos ante equipos serios: Unicaja y en menor medida la Cibona. Falta va a hacer su paso al frente, con la fuga de talento en puestos interiores que se ha auto-impuesto el Madrid.

No hay noticias sobre la posible incorporación de un pívot… ni se esperan. Pablo Laso ha comunicado a Guillermo Hernángomez que «a día de hoy» cuenta con él para el primer equipo, como jugador número 12 de la plantilla, según me cuentan fuentes cercanas al pívot. El canterano, de 18 años y 2.09m, ha cumplido en los dos partidos de pretemporada, en los que ha suplido dignamente la baja por lesión de Begic. 12 puntos con 6/6 tiros de campo, algo flojo en el rebote (4 en 30 minutos). Probablemente el muchacho estaría mejor jugando 25 minutos en un equipo LEB Oro, pero estos son los efectos colaterales del sainete del pívot.

En otro orden de cosas, ha debutado Slaughter, sin coderas, con sus cojones y sus 2 metros peladísimos (las fotos no dejan lugar a interpretación). También Draper, con más pena que gloria, diluido en esa malgama de bases escoltas en que se ha convertido la plantilla blanca. Sergio Rodríguez se empeña en demostrar que otro base sobra: 20 asistencias en 2 partidos partiendo desde el banquillo. El Chachorrismo sigue vigente, cómo nos lo vamos a pasar…

Desalojo de talento

Según Nacho Duque, de Marca, los jugadores “se van a ligas como la rusa, menos competitivas, pero donde no tienen problemas de dinero”… ¿Qué es la competitividad? ¿Acaso el ejército de mediocridades y americanos en su primera experiencia profesional que están fichando los clubes ACB este verano porque andan sin blanca? Enrocarse a estas alturas en el “somos la mejor liga de Europa” sin una mínima reflexión suena a tópico patrio, a simple desconocimiento. ¿Cuántos partidos de, por ejemplo, Liga Báltica pensáis que vio el tal Duque el año pasado para juzgar su competitividad? A día de hoy, creo que un Lietuvos Rytas-Lokomotiv Kuban tiene más nivel que un Lagun Aro-Cajasol.

La ACB solía ser la más competitiva porque durante años de bonanza los clubes de clase media y baja disponían de pasta fresca inyectada directa o indirectamente por administraciones locales y autonómicas: consejerías de turismo, cajas de ahorro, ayuntamientos, televisiones regionales, etc. Dinero -> mejores jugadores -> competitividad. La crisis ha destapado esa gran mentira que es una liga inflada de subvenciones, pagada por el bolsillo del contribuyente.  Desprovista del patrocinio público, a la ACB le sobran equipos y le falta liquidez. ¿Derechos de TV gratuitos? ¿Equipos que no descienden? ¿Mercadeo de plazas? ¿Pero qué cachondeo es este?

Entre los jugadores se corre la voz de que en España pagan poco y tarde, si pagan. Unos que se van y otros que ya no quieren venir. Intentando contabilizar la pérdida de talento me pregunto, ¿cuántos jugadores titulares de los equipos de playoffs han cambiado de aires este verano? Más de la mitad, 23 de 40*, de los que sólo 6 siguen en la ACB, y no precisamente los apellidos más lustrosos: Barnes, Urtasun, Llompart, Calloway, Vidal y Tomic. Los equipos de clase acomodada ven marcharse a otras ligas a sus jugadores franquicia y los sustituyen por las estrellas de los clubes modestos ACB que están de saldo. Una monogamia que podría definirse como ‘efecto ascensor’. Cabezas sustituye a Prigioni en Baskonia y Llompart a Cabezas en Zaragoza. Doellman suple a Caner-Medley en Valencia. Etc. Caras conocidas para el aficionado, pero que no maquillan el resultado final de la ecuación: la balanza del talento saliente y entrante queda muy desequilibrada, la competición pierde nivel global.

No todo está perdido


El primer ingrediente son unos gestores de la competición valientes, de miras amplias, que admitan el problema y no busquen palabras amables en su cortijo. Si se redujese el número de equipos (¿qué tal 14 o 15?) y se gestionase con destreza el asunto televisivo, creo que la ACB podría repuntar, porque cuenta todavía con dos poderosos intangibles: 1) Compartir cartel con dos transatlánticos mediáticos como Real Madrid y Barcelona, que mantienen el interés del aficionado irregular 2) una masa social pequeña pero fiel, un valor añadido del que carecen los clubes rusos, cuyos pabellones están estructuralmente vacíos (no así en Turquía, Lituania o Balcanes).

No tengo nada contra los equipos pequeños ACB, elogio su contribución al baloncesto en España, pero su lucha es el descenso y este curso se ha demostrado que es una farsa. Yo sería el primero que no querría competir en estas condiciones. La reducción del número de equipos me parece impepinable. No debe entenderse como una ofensa jugar en la segunda categoría, sino como una forma de revalorizar la primera, una competición seria y creíble.

*Estas son mis cuentas de la lechera: el Barcelona pierde a 2 titulares: N’dong y Eidson (este último fue titular en 31 de los 41 partidos del año). El Madrid pierde otros 2: Tomic y Singler. Baskonia otros 2: Prigioni y Teletovic. Valencia 3: Claver, De Colo y Caner-Medley. Cajasol 3: Davis, Urtasun y Calloway. Bilbao 3: D’Or Fischer, Aaron Jackson, Marko Banic. Lagun Aro 3: Panko, Vidal, Jimmy Baron. Y naturalmente Alicante a los 5… Total: 23 de 40. Sin olvidar las bajas de tres jugadores franquicia de equipos que no alcanzaron playoffs: Joel Freeland, James Augustine y Bracey Wright.

6 meses después, Slaughter

Fue concretamente el Día de San Valentín. Hace 6 meses y 1 semana que desde el club se filtró el fichaje de Marcus ‘el terror de los aros’ Slaughter. La prensa palanganera correspondió vendiendo la gestión como un éxito y hasta insertó un par de vídeos Youtube con sus mates para deslumbrar al sector pipero. Medallita de mitad de curso para Herreros y JCS. En este medio año hemos visto a Nole renacer de sus cenizas y a Marcus cambiar y descambiar su descripción en twitter. Otro sainete que ha tenido esta tarde su último capítulo con el anuncio oficial de su contratación + presentación.

¿Hacía falta ficharle en febrero? No, improbable que ningún club top europeo en su sano juicio pujase por sus servicios y ofreciese los 800.000 euros anuales que le ha firmado el Madrid (una sola temporada), cifra inflada teniendo en cuenta su valor de mercado y el contexto económico presente. Claro que al lado del millón y medio de Felipe todo parece relativo. Slaughter es un cuatro bajito (2.03m), atlético, intenso pero de muy escaso repertorio técnico. Ayuda al rebote, corre la pista, genera desde bote y define en pick n’ roll. Pero carece de un tiro consistente de media distancia o de ningún tipo de repertorio de espaldas al poste, sin olvidar que no usa la zurda ni para sujetársela al orinar. Es decir, muy limitado en ataque estático o contra plantillas de pívots grandes, precisamente el tipo de partidos/rivales en los que nos jugamos la temporada.

Por una parte no me parece que tenga el nivel para un Madrid de Final Four, claro que eso no es culpa suya sino de quien le fichó. Por otra parte, no puedo evitar sentir cierta simpatía por un tipo tan majetón, con su historia personal y esas ganas de jugar en el Madrid. Sea bienvenido.

Posdata: seguimos a vueltas con el pívot. El último capítulo de este culebrón venezolano lo protagonizan Hilton Armstrong (Asvel) y Darko Milicic. El primero, más asequible en lo económico, supondría más de lo mismo en lo deportivo: talento por cemento. El preferido de Laso, pues se ajusta a su sistema de que los únicos balones para los pívots sean para saciar el ego de Felipe y para que los negritos hundan alley-oops. Milicic, doble o nada, parece alejarse, pues los Clippers están interesados. Lo más probable es que no se fiche a ninguno de los dos, que completen las convocatorias y entrenamientos con el canterano, pendientes de algún descarte NBA, probablemente en octubre. Vaya plan. Cualquiera diría que no sabían desde abril que no seguiría Tomic.

¿Inferioridad presupuestaria o incompetencia directiva?

La que conocemos será aproximadamente la plantilla del Madrid 2012/13. Las cartas están sobre la mesa y no hay más tela que la que arde. Podría llegar un pívot americano, atlético y mediocre + la salida de Pocius si algún incauto se hace cargo de su salario más propina simbólica. Pero la plantilla podría sencillamente quedarse tal cual, subiendo a un pívot canterano.

Parece ser que “no hay dinero para más”. Por una parte es cierto, es difícil competir con el Barca, que cuenta con un 15-20% de presupuesto más, que se traduce en unos 4-5 millones anuales que marcan diferencias de plantilla. ¿Cómo el Barca mantiene uno de los presupuestos más altos de la Euroliga y de lejos el mayor de la ACB con 3.000 personas en el pabellón y 20 millones de déficit anual tras el anuncio de recortes en todas las secciones de su presidente hace un año? Misterio. No aceptaré lecciones de moralidad o cantera, pero mejor para ellos.

Sin embargo, la inferioridad de presupuesto no lo excusa todo. Todo presupuesto es flexible con los directivos adecuados (pregunten a Chichi con la renovación de Lorbek), unos valientes que se planten en el despacho del jefe con un órdago. “Cierto que la sección es deficitaria, pero el año pasado aumentamos significativamente los ingresos, reduciendo pérdidas. Además, ya que no te puedes cargar la sección, huyamos adelante e invirtamos 5 millones más, para ser al menos deficitarios ganadores. De lo contrario dejo el barco”. Pero no, aquí cada uno está por salvar su puesto, el sueldito un año más. Así que le dicen al jefe lo cómodo, lo que quiere oír, que con este dinero es suficiente, que ‘este año sí’. Y a final de curso, cuando se vuelva a perder la final con el Barca, sonará la cantinela habitual: “mala suerte, equipo joven e ilusión”.

Siempre puede darse el caso de que a tu jefe verdaderamente se la resbale el baloncesto y no entre en razón, entonces tendrás que optimizar lo que tienes (que no es poco), al menos como para no empeorar lo presente.

1) “Hemos fichado a Rudy, que lo compensa todo”. Por una parte, no es cierto que lo compense todo. Es bueno, mejor que Singler, pero no tanto como para compensar por ejemplo la fuga de talento en la pintura. Por otra parte, Rudy no ha fichado por el Madrid este verano, ya lo hizo el pasado. ¿Cuántas veces esperan colgarse la misma medalla? Regresa con el rabo entre las piernas, a cumplir un contrato en vigor por un sueldo fuera de mercado. En fin, es nuestro vellocino de oro, pelillos a la mar.

2) “Los mejores fichajes se cierran en marzo, no en julio”. Verdad, si es referida a estrellas continentales, cuyo precio se dispara en el mercadillo veraniego, pero que no aplica a la clase media. ¿Acaso los grandes de Europa pelearían por un Slaughter de la vida? No, porque como él hay 20. Quizá Draper tenga mayor valor de mercado (y como tal se ha pagado traspaso), por la escasez de bases y el pasaporte croata. Pero su precontrato a destiempo suponía igualmente un riesgo innecesario. Chacho remontó el vuelo, opción nunca descartable, y Draper pasó a no hacer falta. Como consecuencia, y en vez de envainártela, recompones el juego exterior en base a un precontrato a destiempo, no a las necesidades reales de la plantilla. Es decir: vuelves a caer en el error de Llull como escolta y de paso crucificas a un buen activo como Pocius. Como a Laso le vale todo, porque su premio es estar y para remate le han renovado, aquí no se queja nadie.

3) El sainete del pívot. Se dio patada a Tomic con la excusa del estilo, que pronto quedó desacreditada. ¿Son Troy Murphy, N’Dong con 34 años o Thiago Splitter, por los que se ha pujado activamente, el pívot atlético que supuestamente prefería Laso? También se blandió la excusa económica, pero Tomic hubiese renovado a la baja por 1.3mill, los mismos que ha firmado de azulgrana, una cantidad justa y asumible. Pero no había voluntad negociadora, sino ganas de quitárselo porque fue fichaje de Messina. Como en el baloncesto mundial sobran pívots buenos y baratos, regalamos a nuestra primera opción en la pintura al rival directo sin alternativa apalabrada o al menos una hoja de ruta. ¿Acaso esperaban mejorar a Tomic ofreciendo un millón anual? Por hacernos una idea, Ibaka, ese negrito tan majo y cachas que jugó un par de meses el curso pasado, ha firmado 12 mill$ anuales. Así funciona el mercado de pívots. Así que justo ahora, tras dos meses de búsqueda improvisada y de toparse con la cruda realidad del mercado de pívots, se esgrime la excusa de la inferioridad económica. No me vale.

Fichaje auto-rentable

Yi Jianlian, Julián a partir de ahora, está al parecer lesionado de la rodilla. Strained MCL, según fuentes chinas. Es decir, ligamento colateral medio, unos 3-4 meses de recuperación, jugar a partir de diciembre-enero. La oferta del Madrid sigue en pie, al parecer ha puesto a disposición del jugador los servicios médicos del club, informa Maragota desde su destierro twittero. La pelota está ahora en manos del jugador, de que entienda que ya no le quieren en USA (dream is over, como Rudy), que regresar a China sería un importante paso atrás en su carrera y Europa sólo medio. ¿Que no se le ha perdido nada en el viejo continente? Cierto, cualquier otro equipo europeo no tendría ninguna opción, pero esto es el Madrid, una de las organizaciones deportivas más famosas del mundo. Algo ayudará.

Si en el club se lo toman en serio (eso parece si ‘Señor Lobo’ anda detrás) y entienden la dimensión de la operación, el dinero no debería ser problema, pues se trata de un fichaje auto-rentable, rara-avis en fútbol, más aún en basket. A poco que se gestione su presencia con sentido empresarial, los beneficios indirectos que genere superarán con creces la inversión. Échese un vistazo a la evolución de audiencias, merchandaising y valor publicitario de una basura de franquicia como Milwaukee el año que le ficharon en el draft. Plan? Le presentas con tito Floro en el palco del Bernabéu en loor de multitudes e invitas a las principales agencias de información chinas para que lo cubran, aunque tengas que pagarles el viaje. Fichas también a un tipo que hable chino para crear una versión de la web de basket (y de paso modernizarla un poco, por Dios). Uno de supermercado a tiempo parcial nos valdría, tampoco necesitamos un poeta.

Como el jugador tiene mucha clase, debería también rendir en la pista. 2.12m, cachas, buena mano de media distancia, rebotea, sabe crear desde bote fuera-dentro y tiene un par de movimientos patentados al poste bajo (media vuelta en suspensión y gancho con la derecha). Defiende tirando a poco, pero eso no parece ser mayor problema en el Madrid de Laso. Su adaptación, su escasa mentalidad competitiva y su estado físico me generan alguna duda. El caso es que a unas malas, con que se vista el chándal un par de tardes habrás echo caja por el camino y habrás consolidado la marca Real Madrid en la segunda economía mundial. No pretendo sonar como Gordon Gekko, pero esto es deporte profesional y el éxito requiere cuanto menos estabilidad económica… Salvo que seas el Barca y tengas una máquina de hacer dinero con la que mantener el 2º presupuesto de Europa con 3.000 personas en el pabellón.

Fischer D’Or sigue en la recámara, a espera de la respuesta de Julián. Su incorporación sería el mal menor. Bajada de pantalones de Laso, al que hace un año no le servía. A mí personalmente, más allá de la constatación del sainete del pívot, no me parecería el fin del mundo. Jugó a buen nivel en Bilbao el curso pasado y casa en la excusa del ‘estilo’ con que nos vendieron la patada a Tomic. Adaptado, buen profesional, entiende sus limitaciones y aportaría defensa (¡what the hell!). ¿O acaso preferimos un Troy Murphy de la vida? Por cierto, ayer nombré a Fischer D’Or en un tweet y esta mañana tengo un nuevo seguidor, Apartamentos Marina D’Or. No es coña.