¿Sentencia a Thompkins la renovación de Randolph?

1479398486_245248_1479398855_noticia_normalCon la renovación de Randolph se asegura el Madrid al mejor ala-pívot de la Euroliga. Una operación compleja, que llevaba meses gestándose, pues aunque el jugador y su familia están a gusto en España, era lógico que no quisiera pillarse los dedos, cuando en la liga de su país, a donde por nivel pertenece, atan a los perros con longaniza desde el nuevo convenio de tv. El Madrid, por su parte, no podía esperar a julio sin la certeza de continuidad de su ala-pívot titular, si se fuese ya sería tarde para salir al mercado. Firma Randolph una ampliación de 2+1, con mejora salarial y una cláusula descendiente de salida a la NBA. Si dejase al club tirado este verano, sería millonada mediante, un escenario altamente improbable. En 2018 esa cláusula sería más baja, pero para entonces Randolph estaría ya en 29 años, algo tarde ya para reengancharse dados los gustos y manías de los general mánagers de la NBA.

Con esta renovación el Madrid se garantiza tener bajo contrato a toda la columna vertebral de la plantilla para el curso que viene. Quienes finalizan contrato son Nocioni, que casi seguro se retira, y Draper, cuya continuidad se antoja improbable, con Campazzo llamando a la puerta. Felipe seguirá, está negociando con el club la duración de su nuevo contrato, como contamos en la anterior entrada. También será agente libre Jeffery Taylor, que ha mejorado sus prestaciones esta temporada, útil como lapa de la estrella exterior rival. Su permanencia, en todo caso, dependerá de su rendimiento en la recta final de curso y de lo factible que resulte fichar a un sustituto mejor (¿Hanga, Lojeski?).

Caso diferente es el de Thompkins que, aunque bajo contrato garantizado por un año más, tiene difícil seguir tras la renovación de Randolph. Trey lo primero de todo es buen tipo, no es fácil ver vestido de calle el 60% de los partidos de tu equipo y no tener alguna palabra o gesto de frustración.  Por ejemplo, yo en su lugar me hubiese acordado de la madre de Ayón cuando el mexicano renunció voluntariamente al proceso de obtención de la doble nacionalidad española, estando ya avanzado, en primavera debía recibir el pasaporte. Seguro que el Titán tiene sus motivos, desde luego está en su derecho, pero es un gesto poco solidario con el club y sobre todo con su compañero, que seguramente seguiría. Digo seguramente y no seguro porque el rendimiento de Thompkins este curso está siendo discreto, siempre contando el enorme hándicap de esa falta de continuidad debido a los cupos. Una situación a la que se han añadido varias lesiones, por ejemplo, se perdió mes y medio por problemas en una cadera tras aquel costalazo ante PAO.

Tampoco es fácil compartir puesto con el mejor alapívot de Europa (Randolph) y con el capitán del equipo y favorito de la afición (Felipe), a lo que se podría sumar el aspecto táctico, ser especialista ofensivo en un sistema donde los interiores están para defender y poner bloqueos. Por último, también influye la propia fragilidad mental del jugador, que tiende a apocoparse cuando se tuerce el partido o falla los primeros tiros. El resultado es un rendimiento lejos del ofrecido en los dos últimos meses de la pasada campaña y que no justifica este lujo zarista de tener un jugador en nómina solo para Euroliga.

Lo lógico pues sería buscar un ala-pívot reserva no comunitario, y en esa categoría ya empiezan a sonar nombres, a saber… Sebas Sáiz, hispanodominicano que termina periplo universitario, más fajador que fino estilista, lo mismo que Augusto Lima, que se ha cogido horas de vuelo cedido en Kaunas, pese a que no ha terminado de explotar. Opciones más atractivas aunque también mucho más caras serían Nicolo Melli, temporadón en Bamberg pese a bajar algo su rendimiento en el último par de meses, y el francés Joffrey Lauvergne, que termina contrato en Chicago y cuyo caché NBA está por los suelos.

Anuncios

¿Hasta cuándo Felipe?

f-reyesEscribo esta entrada después de una buena actuación de Felipe Reyes, para evitar sospechas de oportunismo. En una cómoda victoria ACB, en casa contra Bilbao, firmó 15 puntos y 3 rebotes, su último partido en ese tipo de números se remonta al 15 de enero, en Badalona. Bueno, el viernes en El Pireo cuajó el capitán una actuación homologable, al menos cumpliendo atrás, que si fue noticia es precisamente porque llevaba un 2017 calamitoso, un lastre en sus minutos en pista, llegando a acumular un 4 de 22 tiros de campo siendo pívot.

Viendo el vaso súper lleno podríamos pensar que solo ha sido un bache que, eso sí, ha durado un tercio de la temporada, Copa de por medio. Aunque ha tenido algún achaque, no ha sufrido ninguna lesión seria que explique ese rendimiento. No le daría muchas vueltas, el motivo es la edad, Felipe cumplió 37 este mes y, aunque siempre se ha cuidado, su físico es cada vez más limitado, le cuesta un mundo comprar una canasta. Su rendimiento está lejos del de la temporada pasada y a años luz del de hace dos, cuando fue MVP de la ACB. A diferencia de Navarro, su declive es progresivo, un ocaso muy digno, pero ocaso al fin y al cabo. Por cierto, no me cabe duda de que ambos estarán en el Eurobasket, convocados por decreto de su amigo Gasol, para retirarse los tres juntitos.

Felipe termina contrato con el Madrid el 30 de junio y aún no se ha anunciado renovación. Al parecer las negociaciones están en marcha pero no hay acuerdo todavía porque, mientras el club ofrece 1+1, es decir, supedita la segunda temporada al rendimiento, el jugador demanda dos años garantizados, hasta verano de 2019, cuando tendrá 39 y 4 meses. El capitán bien puede ser útil aún el curso que viene, como cupo nacional y en un ‘rol Nocioni’ (que se retira), muy dosificado en pista pero como autoridad moral y líder de vestuario, aunque no tenga el carácter de Chapu. Sin embargo, teniendo en cuenta el ritmo del declive deportivo e independientemente de las cifras económicas, que suponemos muy a la baja respecto al millón que cobra ahora, el club debería mantenerse en sus trece y garantizar solo un año, por muy impopular que resulte entre el piperío llevar la contraria al capitán. No hay lugar para el sentimentalismo en la gestión directiva si quieres permanecer en la élite. Una cosa es reconocer la brillante trayectoria de Felipe en el Madrid, fuera de toda duda, y otra garantizarle una jubilación a costa de las arcas del club y la configuración del roster.

Candidato de ley

anthony-randolph-celebrates-real-madrid-eb16Si el bajón de resultados tras la Copa pudo levantar dudas sobre la candidatura del Madrid a la Euroliga, todas quedaron borradas de un plumazo con el sonado triunfo en El Pireo, donde no ganaba desde hacía 12 temporadas. Una victoria que garantiza como mínimo el segundo puesto, primero seguro si se ganan los dos últimos partidos, ambos en el Palacio. En la edición de la Euroliga más igualada que recuerdo (al final ha resultado un éxito el cambio de formato), el Madrid cierra periplo a domicilio con balance 9-6, siendo dos de esas derrotas por un solo punto. De nota.

En Grecia enseñó esa marcha adicional defensiva que se guarda para los partidos señalados, cerró su aro en un esfuerzo colectivo encomiable (Olympiakos se quedó en un 36% de campo), del que esta vez sí participaron todos, incluidos los más cuestionados: Felipe, en el ocaso, y Draper, fuera de la rotación desde hacía semanas. La estadística final no hace honor al valioso despliegue de ambos atrás. Hablando de defensa, hay que destacar siempre a mechitas Taylor, emparejado con Spanoulis, al que dejó en 3 de 12. Hasta Thompkins, uno de los peores de la plantilla en ese segmento, realizó una gran defensa a Spanoulis en una posesión clave, a 55 segundos por jugar con 3 arriba.

Patinó Ayón, ampliamente superado por Milutinov. Terminó el mexicano con  valoración -7, la peor que le recuerdo, suerte que tiene buen lugarteniente, Othello, que está como un reloj desde la Copa, quizá el mejor cinco reserva de la competición (homenajeado por su antiguo equipo). El dúo de escoltas (Rudy-Carroll) volvió a ser lo más flojito, al mallorquín especialmente se le vio cohibido en ataque tras dos actuaciones calamitosas. El encuentro vino a demostrar que la mejor cara del Madrid ya no requiere como antaño de una buena versión de Rudy, lo cual no quita para que con una versión algo más potable fuese aún más favorito al título. Se le espera.

Llull hizo de Spanoulis en su casa, puso las canastas decisivas y manejó los tempos cuando calentaba el sol. Cogió en el último cuarto el Madrid, en un arreón, una ventaja de entre 5-10 puntos que supo gestionar en ambiente hostil. Notó, eso sí, Olympiakos la baja de Printezis, a la que se unió Lojeski, que se rompió en la segunda parte. Laso, que dio una lección desde la banca en la Paz y la Amistad, declaró después en rueda de prensa que estaba contento por la victoria pero por triste por la lesión del alero, al que no me sorprendería que el Madrid siguiese la pista. Termina contrato en junio, tiene pasaporte belga y, sobre todo, es desde hace varios años una petición expresa del técnico blanco a la dirección (igual que antes lo fueron Ayón y Hunter).

También termina contrato en verano Randolph, erigido en bastión en los partidos de lustre, pese a un sistema tan antipático para los interiores con puntos. MVP del partido y de la jornada Euroliga con una actuación estratosférica, modo Krasnodar, marcando un nivel inalcanzable para el resto de alapívots de la competición: canastas al poste, desde bote, medias vueltas en suspensión, triples, tapones… Compartirá con Llull quinteto ideal de la Euroliga. Se dice en los mentideros que su esposa está a gusto en Madrid y hay un principio de acuerdo para que siga hasta 2018.

Los derbis, el sanatorio del Madrid

derbi.pngEra un derbi Madrid-Barca pero el ambiente en el Palacio, lleno técnico, eso sí, no fue muy distinto al de cualquier partido de Euroliga en casa, solo despertó el respetable con algún rifirafe en la segunda parte protagonizado por Tomic y Navarro, los más ‘queridos’ en Goya. Es lo que tiene un calendario saturado, quinto derbi del curso, que por muy azulgrana que vista el Barca, no deja de ser un duelo del líder contra el decimosegundo, ya eliminado, un derbi del siglo XXI. Y como tal se desarrolló el encuentro, de los más plácidos del curso europeo, analgésico para un Madrid titubeante las últimas semanas, cuya anterior victoria, de hecho, fue también ante el Barca. Barztokas se autoexplusó y a renglón seguido Rice comenzó a meter triples, un resumen del ambiente en el vestuario del Barca.

Llull tuvo una de esas noches en que le entran de colores, disfrutó como un enano, regresaba sonriendo a defender después de liarla en casi cada ataque, fuese con una asistencia (6) o un triplazo (4/6). Doncic, después de tirarse las zapatillas el domingo en el naufragio de Santiago, se dedicó esta vez a intendencia, 6 rebotes, 5 asistencias, 3 robos… valoración 19 en una actuación chuchera.

Pero lo mejor del Madrid fue la pintura. Laso dejó a Felipe en el banco todo el partido (para eso yo hubiese convocado a Suárez) y el puesto de ala-pívot sí aportó esta vez: 22 puntos y 8 rebotes entre Randolph y Thompkins, el segundo cuajó minutos de buen baloncesto, seleccionando sus tiros y cumpliendo atrás. Tampoco es que Trey atraviese un momento primoroso, pero con poco ya mejora la aportación de un tiempo a esta parte en ACB de Felipe como alapívot reserva. Othello volvió a cuajar un señor partido ante el Barca (Diagné salió desquiciado) y Ayón no se dejó esta vez comer la tostada por Tomic, 22 puntos y 10 rebotes aportaron entre ambos.

Draper encadena su tercer partido Euroliga sin jugar ni un minuto, especialmente sospechoso dado lo holgado del marcador. Crucemos los dedos para que Facu no tenga problemas o retrasos en la obtención de pasaporte español, prevista para esta primavera. Lo peor del Madrid fueron los escoltas, Rudy y Carroll, 4/14 de campo para valoración -9. El americano cayó en las ‘trampas’ de Tomic y Navarro, que le sacaron del partido como a un novato. Aunque se llevó la palma Rudy Fernández, falló los cinco triples que lanzó y tampoco sorprendió a nadie, acumula un 29% en ACB y un 32% en Euroliga, tirando mucho (4.9 por partido) y no pocos liberado, como ayer. Por comparar, Maciulis acredita un 53%, Thompkins 48, Luka 42, Randolph 40 y Carroll 38. El más parecido es Llull, que está en un 35% entre ambas competiciones, pero su caso es particular, pues como jugador franquicia asume casi todos los lanzamientos forzados de final de posesión y cuarto.

Es un proceso habitual en baloncesto que con los años y las lesiones los jugadores pierdan explosividad física pero lo compensen con una mejora en el tiro. En el caso de Rudy, que recordamos casi batió en su día el récord de triples de un rookie en la NBA, pareciera que el proceso degenerativo avanza por igual en ambas direcciones. Los cinco que falló en el derbi no estuvieron especialmente cerca de entrar, les faltó arco y fluidez en la mecánica. Además esta vez ni siquiera compensó ese desacierto cara al aro con intendencia, 0 rebotes y 0 asistencias en 19 minutos. Los compañeros se esforzaron en consolarle, aunque lo suyo sería que hoy mismo pidiera las llaves del gimnasio para entrenar y pulir. Ni con 2,7 millones de salario se puede exigir acierto, pero sí máximo compromiso y dedicación.

Empanada del Madrid en ACB

14898657803826Va el Madrid con el modo ahorro en la ACB y se está empezando a meter en un jardín clasificatorio. La empanada asciende ya a 4 derrotas en los últimos 5 partidos de competición nacional, y la única victoria tampoco es que disipase dudas, sobre la bocina ante el Barca en casa en una actuación discretísima. El pinchazo más sorprendente es el último, ante el vicecolista Obradoiro, que iba encadenando rapapolvos las últimas semanas. El Madrid se rehízo del tremendo 7/7 triples gallego al arranque del tercer cuarto, para después morir en la orilla en unos últimos minutos paupérrimos.

Se vieron muchas de las costuras del sistema Laso, principalmente la polarización del ataque, monopolizado por el backcourt, Luka y Llull, una de las mejores parejas del baloncesto europeo, pero limitarse a ellos con semejante plantilla denota pobreza táctica. El dúo se fue a 33 tiros lanzados y falló 20. Una posesión tras otra se insistió en bloqueos del pívot en la cabecera, para una continuación que no salió casi nunca o un tiro forzado del base. Punto. Esa pobreza táctica obliga, por ejemplo, a que un jugador de talento y recursos como Randolph tenga que ‘thompkinzarse’ si quiere oler el balón, es decir, recluirse en la esquina para tirar triples cuando se acuerdan de él.

Qué jodido es ser ala-pívot en el sistema Laso… Seis de los siete lanzamientos de Randolph en Santiago fueron de tres, ni un balón al poste recibió, ni un solo aclarado para que rompa desde bote, nada, a la esquina de la intrascendencia. Por cierto, un solo rebote en 27 minutos. En los últimos cuatro partidos ACB ha atrapado solo 7 en 100 minutos en pista… Influye que juega lejos del aro, sí, pero también que está relajado, ve que no tiene ninguna competencia en el puesto, en ACB solo está Felipe desde el banquillo, al que se le encoge el aro cada semana que pasa (4/22 de campo en los últimos 8 partidos). El equipo necesita a Chapu como el comer, como ala-pívot reserva y sobre todo como terapia de electro-shock.

Choca contra el muro de OAKA

chris-singleton-panathinaikos-superfoods-athens-eb16Si la derrota ante Galatasaray hace dos semanas fue un pinchazo, caer en OAKA es un tropiezo asumible, de los que cuentas como probable al mirar el calendario al comienzo de curso, claro que en algún momento habrá que ganar también partidos así para ser campeón. Asumible la derrota especialmente porque llega el Madrid con los deberes hechos en Euroliga a este tramo final de la liga regular, con un puesto prácticamente asegurado entre los tres primeros. Además la imagen ofrecida en Atenas, sin ser brillante, sí fue homologable, consistente atrás, coral en ataque, destacada la pareja Ayón-Othello (11/13tc), con opciones de partido hasta el último minuto, aguantando el envite de uno de los rivales más duros de la competición, solo hay que ojear el roster y saber que lo entrena Xavi Pascual. Al final, pesaron más las pérdidas de balón (16) que la batalla bajo aros, atrapó el Madrid 10 rebotes más.

Y a esas seguimos a vueltas con el puesto de ala-pívot, donde la plantilla tiene a priori overbooking (4), pero al final en los partidos de máxima exigencia solo se puede contar con Randolph, el mejor con 13 puntos y 9 rebotes. Felipe no está y en principio, dada su edad, ya no se le espera, especialmente ante equipos top Euroliga. Fue representativo un tiro con la derecha que falló el capitán bajo el aro en el segundo cuarto, lo marró por simple carencia de piernas, no levanta un palmo del suelo al saltar. Es una leyenda y se le quiere, pero hay que asumir que apenas se puede ya contar con él. Chapu jugó pocos pero importantes minutos en la Copa, desde entonces (y ha pasado ya un mes) ha desaparecido, oficialmente por “un pequeño edema en el pie”. Solo ha jugado dos partidos, acreditando 0/5 de campo y valoración -5. Quizá aparezca de nuevo cuando se vuelvan a decidir títulos, pero tampoco lo daría por sentado, que tiene los mismos 37 que Felipe.

‘Descartados’ los dos viejos rockeros, queda Thompkins en Euroliga, del que sabemos es técnicamente bien capaz. Diría más, no es tan mal defensor como parece: sufre sobremanera en cuanto hay cambio y se empareja con un pequeño, es inocente y le falta movimiento lateral, pero en cambio aguanta el tipo con los hombres grandes, de hecho si en OAKA Laso le mantuvo en pista hasta bien entrado el último cuarto fue porque estaba cumpliendo atrás. Su problema es la fragilidad, pero no defensiva sino mental, le falta carácter competitivo, picardía, mala hostia. Su moral es delicada como un bonsai, incompatible con su circunstancia adversa de jugar solo Euroliga, tiende a apocoparse ante la adversidad en vez de crecerse, lo contrario que sus tres compañeros de puesto.

Renovó en verano por dos temporadas pero, salvo marcha de Randolph (y quizá ni por esas), veo insostenible su continuidad el curso que viene. Lo que, claro, obligaría a una remodelación casi completa del puesto de alapívot. Solo recordaré que además del ya mencionado Nicolo Melli, que tiene la ventaja de ser comunitario, Chris Singleton también termina contrato… Excompañero de Randolph y Draper en Krasnodar y verdugo esta jornada del Madrid en OAKA, 21 puntos y 9 rebotes que no son flor de un día.

Llull, de profesión héroe

llullAún recuerdo aquellas declaraciones en caliente de Marc Gasol, tras perder un partido apretado la selección ante Turquía, quejándose de que Scariolo diese la última bola “al chico que acaba de llegar” en vez de a su hermano. Ocho años y medio después ‘el chico nuevo’, Llull, se ha convertido en quizá el mejor clutch player de la historia del baloncesto español, fama que cincela con regularidad con canastas ganadoras de todos los colores, aunque la de hoy, con el Palacio lleno y ante el eterno rival, tiene un sabor especial para el aficionado intermitente. Cerró la primera parte con un estratosférico triple lateral en carrera, que celebró como un energúmeno, antesala de La Canasta, esa suspensión ganadora a 5 metros, dejándose caer y dando al tiro gran parábola para evitar el tapón de Oleson y Claver. Nada de mandarina, una jugada de talento y técnica, no la saca del sobaco sino que se cuadra perfecto (miren la foto arriba), otra postal para agrandar su leyenda en la casa blanca.

La canasta, de paso, sirve para olvidar un partido francamente flojo, que con aquello de dosificar esfuerzos estaba el Madrid empezando a meterse en un atasco en la clasficación ACB. El primero que no estuvo especialmente católico fue el propio Llull, 6/17 de campo en otra minutada salvaje (37:20). No fue el mejor día de Laso en gestión de minutos, cuesta entender que Doncic viese desde el banco los 13 primeros de la segunda parte, tras provocar un tremendo parcial en la primera. De hecho, jugó los mismos minutos (16) que Felipe, homenajeado como máximo reboteador de la historia ACB pero que a día de hoy no está para nadie, lo sabe Reyes el primero. El problema es que no había muchas alternativas dada la lesión de Chapu, la forzada ausencia de Trey y con Randolph a uvas, superado por su excompañero Claver y automarginado a las esquinas en plan Thompkins. Quizá se podía haber probado con Maciulis de cuatro, el lituano se quedó en solo 10 minutos pese a ser el mejor en el primer cuarto con 9 puntos.

A Laso tampoco se le ocurrió ordenar falta a Tomic en caso de aclarado en (el que iba a ser) el último ataque azulgrana, y eso que dispuso de un tiempo muerto para preparar la defensa. Gancho cómodo con la derecha y dos puntos para el croata, que superó con claridad a Ayón durante todo el encuentro (val 26), igual que en la Supercopa (23) y en el partido de liga del Palau (33). Othello, en cambio, cargó el rebote como un poseso (10) y enseñó matrícula al gaseoso Faverani en el duelo de pívots reservas. Carroll subió algunas canastas valiosas en plena pájara de la segunda parte y a Rudy, que tan bien venía jugando, se le vio condicionado por el golpe del viernes por el que fue duda hasta última hora… No me enrollo más porque al final todos estos análisis empequeñecen ante el desenlace, la historia recuerda al ganador, el póster, la canasta ganadora…  ¡y qué canasta, amigos!

Estrella Roja paga los platos rotos

gus.pngCon virulencia se sacudió el Madrid el conato de crisis de tres derrotas seguidas, pendiente de corroborar tan pronto como mañana ante Barca. El damnificado fue Estrella Roja, al que le cayeron chuzos de punta en una primera mitad redonda de los blancos, 63 puntos fruto no solo de un acierto puntual sino de picos de excelencia colectiva, encontrando siempre al hombre liberado tras extra pass (19 asistencias en los primeros 20 minutos). Al final los jugadores a estos niveles enchufan en un porcentaje alto cuando lanzan abiertos, miren a Maciulis, 4/6 ayer, que sigue al frente de la Euroliga en % de triples (55). El mejor fue Ayón, dio una exhibición de librillo del pívot moderno, que ya no pasa (o no solo) por lanzar ganchos con ambas manos, sino por ser agresivo en aro propio, buscando los espacios en el ajeno, poniendo buenos bloqueos a los exteriores, cortando rápido a canasta y doblando el balón de primeras al jugador abierto si tiene mejor posición.

Llull repartió 10 asistencias pero debió haber jugado menos de esos 24 minutos, estando el partido resuelto tras el primer cuarto y a 44 horas de la visita del Barca. Muy poca confianza debe tener Laso en Draper para no alinearle ni un minuto ayer, pues no consta ningún problema físico del jugador. Quien sí jugó pero solo 6 minutos fue Felipe, al fin reserva y que cada vez está para menos, lógico por otra parte dada su edad, cumple 37 el jueves.

Doncic y Randolph dejaron perlitas de su talento, Othello se hinchó (val 20), pero la mejor noticia fue ver a Taylor (ya sin mechitas) recuperar la confianza. Su descompresión postcopera fue de las más pronunciadas, el equipo le necesita a un nivel homologable para los duelos más exigentes, como se demostró en Vitoria. Especialmente aplaudido fue Rudy Fernández, que luchó a tumba abierta cada balón dividido, un entusiasmo contagioso tanto a los compañeros como a la grada. Como viene ya siendo habitual, sus números de intendencia (3 puntos en 20 minutos) no reflejan su contribución en pista. Cuesta más de lo que vale, en cuanto a salario, pero igual nos gusta y mucho esta versión 2.0.