La primera en la frente

_2RM7020ThumbPrimer encuentro oficial de la temporada y derrota sin paliativos del Madrid, que entre el lustre de los fichajes y semejante debut despierta de todo menos ilusión. Los 40 minutos fue a remolque ante un Granca más rodado, que hizo la pretemporada con la plantilla casi completa, incluyendo dos que se borraron del Eurobasket sin excusa aparente (Pasecniks y Balvin). No hay mucho que rascar con 64 puntos y 8 asistencias entre todo el equipo. Kuzmic y Causeur debutaron sin dejar huella, en realidad solo dos dieron la sensación de llegar finos al arranque de curso, Ayón y Thompkins, con 27 tantos y 10 rebotes entre ambos. En el caso del mexicano la diferencia es considerable respecto al septiembre pasado, cuando llegó con 118 kilos tras pasarse el verano zampando tacos, a renglón seguido de su renovación millonaria, como el propio jugador ha reconocido esta semana en una entrevista.

Thompkins tiene doble labor en este comienzo de temporada, por una parte reivindicarse, mostrar que el club ha acertado teniendo con él tanta paciencia, y por otra tapar las miserias de sus compañeros de puesto. De Randolph, en modo descompresión post Eurobasket, y de Felipe, que está lógicamente para pocos trotes ante rivales de nivel como el Granca. Su titularidad (0/3tc, val -2), eso sí, fue un brindis al sol de Laso. Ojo que no nos acordemos de ese segundo año garantizado que se le firmó, igual que nos estamos acordando del de Maciulis.

Del que llevamos tiempo acordándonos es del contrato de Rudy, que gracias a dios entra en su última temporada. 0/4 de campo y valoración -3 en 15 minutos, números vergonzantes que ya no sorprenden. Da igual que haya tenido el verano enterito para descansar, preparar el curso y hacer la pretemporada completa con el grupo por primera vez en bastantes años. Está para los leones, y no es cuestión de un partido, que venía de hacer 1/10 de campo en los dos últimos amistosos.

La Supercopa es un título oficial pero no debería ser motivo de desvelo ni conclusiones alarmistas. Sin embargo, una sí que se puede sacar sin riesgo a equivocarse, que el roster necesita un base como el comer, que el “tirar con lo que hay” es una cutrez y ante ciertos rivales no va a alcanzar. Doncic jugó en versión Eslovenia, o sea, en el puesto de alero 17 de sus 23 minutos, con solo una asistencia y 5 de sus 6 lanzamientos de más allá del arco. Un reparto que deja a Campazzo con 34 minutos en pista, un disparate, no los jugaba ni en el Murcia. Igual de disparate que esos 15 tiros de campo lanzados por Carroll, efectos secundarios de la baja sin cubrir del jugador franquicia. Con Van Rossom aparentemente descartado, se especula que el club espera a los descartes NBA, o quizá es simplemente lo que queremos creer, como consuelo. Hace ya mes y medio que se lesionó Llull, o el club no tiene prisa, una versión oficial difícil de mantener tras lo visto en Gran Canaria, o lo que no tiene es un duro.

Anuncios

Balance del Eurobasket en clave madridista

lukaTermina un Eurobasket con claroscuros para el madridismo, con cinco jugadores presentes, curiosamente ninguno con la selección española. Empezando por lo bueno, me quedo con Randolph, cuyo rendimiento nos dejó con la mosca detrás de la oreja en la recta final de la pasada temporada, sospechosamente a renglón seguido de firmar la renovación. Se reivindica en el torneo como un interior top en Europa, discreto en la fase de grupos pero capital en los cruces, cuando cuenta, mostrando el carácter que se echó de menos en mayo, enseñando los dientes en defensa, encantado del reto de bailar con la más fea, como los Gasol o Porzingis. Le cayeron críticas por sus modales ante Letonia, pero le prefiero así, provocador antes que apático.

Fue un factor defensivo clave para el título esloveno (lo mismo que Vidmar) y en ataque entendió y aceptó su rol, secundario, de poner bloqueos y abrir el campo, en un sistema sin balones al poste y con todo el protagonismo en las alas. No tan diferente al del Laso, por cierto. Más allá de su rendimiento, su mera presencia en el Eurobasket es una buena noticia para el Madrid, pues formaliza su status de comunitario, abriendo la puerta de la ACB a Thompkins que, como suponíamos, se está saliendo en pretemporada.

Doncic ha copado los titulares, al romper como es casi ya rutina hitos de precocidad, aunque a los que seguimos habitualmente al Madrid, que parece no ser el caso del seleccionador esloveno, no nos coge por sorpresa, nada que no hubiese mostrado ya, únicamente que un Eurobasket es un escaparate mayor porque acuden más periodistas. Tremendo su desparpajo en plaza mayor y algunas estadísticas, como la de rebotes. Fue el que más capturó de todos los jugadores del torneo, 73, y el cuarto en promedio, 8.1. Tan kamikaze acude al rebote, que en una de esas se torció el tobillo en la final y se pierde esta semana la Supercopa.

A riesgo de parecer cenizo, diré que no me apasionó todo lo que vi de Doncic, especialmente su selección de tiro, pisando poco la zona y abusando del triple en muchos casos mal elegidos, tras step-back, demasiado lejanos o a comienzo de posesión. Tira bien de fuera pero no tanto como lanzarse 7 por partido (19 de 61 en el torneo), por solo 4 tiros de 2. Por ejemplo, en su actuación más alabada, ante Letonia, lanzó 11 triples y repartió solo una asistencia en 36 minutos. En Eslovenia, que ya tiene un base top como Dragic, Luka ha jugado de alero, pero el Madrid le necesita de base, es decir, una versión con menos triples y más asistencias.

dino

El Eurobasket de Kuzmic fue correcto, no es un jugador que vaya a encandilar por su estilo o a firmar estadísticas de campanillas, pero es el center titular del subcampeón y en el basket no hay casualidades. Su intimidación y rebotes contribuyeron a hacer de Serbia la mejor defensa del torneo, y en ataque produjo en la medida en que coincidió en pista con Jovic, su proveedor en Estrella Roja. Toda una incógita su adaptación al sistema Laso, tan cruel con los siete pies. Del discretísimo Eurobasket de Maciulis, que confirma su declive acelerado, ya hablamos largo y tendido en la anterior entrada. Y el último en discordia sería el chaval Dino Radoncic, para el que el torneo ha supuesto una soberana pérdida de tiempo, en contraste con Yusta, que parte con un cuerpo de ventaja al haber hecho la pretemporada completa en Madrid. Radoncic no ha dispuesto de minutos ni de tiros en Montenegro, una selección que desprendía muy malas sensaciones.

La continuidad de Maciulis, la penintencia por un fallo directivo

imageNo hace tanto, solo dos años, Maciulis fue incluido en el quinteto ideal del Eurobasket tras guiar a Lituania a la plata. Enchufó un 54% de triples en aquel torneo, 14 de 26. Siempre ha tenido un rol secundario en el Madrid de Laso, pero era ponerse la camiseta de su selección y regresar a la burguesía FIBA. Bien, pues ya ni eso. El Jonas de este Eurobasket ha sido el mismito de los playoffs ACB, acumula 6 de 44 triples en sus últimos 16 partidos oficiales, ya saben, abierto en su mayoría, diría que suficiente como para considerarlo tendencia. El ritmo de su declive compite con el de Rudy Fernández (tienen la misma edad, 32), en su caso sin cirugía mayor como atenuante.

Para más inri, en este Eurobasket han brillado aleros jóvenes que eran agentes libres este verano, digamos Timma (25) y Ponitka (24), cuyo rendimiento, por otra parte, tampoco puede coger por sorpresa. Opciones claras para sustituir a Maciulis en un rango salarial igual (Timma) o inferior (Ponitka). Pero había un impedimento, la penitencia de un clamoroso error directivo, la renovación por dos años garantizados que le firmó el club en mayo de 2016. Digo clamoroso porque la temporada 2015-16 de Maciulis, la previa a esa renovación, tampoco fue primorosa como para justificar ese segundo año garantizado. Un 1+1 hubiese servido, no había equipos Euroliga haciendo cola por ‘birlárselo’ al Madrid, como tampoco los ha habido este verano, que el club se ha querido deshacer de él.

Se le ofreció al terminar el curso una compensación para rescindir su contrato, pero el jugador la declinó, en su perfecto derecho. Y como la sección anda este verano en modo rácano, pues no contraofertó una cifra algo superior, suficiente como para que le compensase cogerla y regresar a Kaunas, donde seguro terminará su carrera. El Madrid simplemente se ha resignado a una ficha de unos 800k euros por un jugador del que se espera ya bien poco. “Que juegue de ala-pívot y haga de Chapu”, he llegado a escuchar. Es bien majo pero no tiene el carisma de Nocioni, además no juega de ala-pívot ni con Lituania, donde sí lo hace Kuzminskas, igual de alero que él y al que saca 10 kilos. En todo caso, no se trata ya de si puede, sino de para qué. No son ala-pívots lo que necesita el Madrid, la posición mejor cubierta de la plantilla, más aún con el pasaporte esloveno de Randolph, que abre a Thompkins las puertas de la ACB.

El roster necesita un alero, el puesto natural del lituano, especialmente tras la lesión de Llull, pues Doncic tendrá que jugar muchos minutos de base y el puesto de tres se queda cojo, con mucha cantidad pero escasa fiabilidad: Taylor, que no deja de ser un especialista defensivo, Yusta y Radoncic, con los que no se puede aún echar cuentas en partidos de máxima exigencia, más la comentada versión menguante de Maciulis. He escuchado que “el alero titular del Madrid es Rudy”. Por una parte, dudo que Rodolfo esté para el despliegue físico que requiere el puesto, y por otra la manta mide lo que mide: sería un quedarse con los pies al aire para taparse la cabeza.

Rivales directos del Madrid han hecho este verano un esfuerzo económico extra, Fenerbahce para cubrir la marcha de sus dos estrellas y el Barca para regresar a la élite. Si el club blanco no está dispuesto a ampliar inversión para seguir el ritmo, más le vale optimizar recursos, es decir, hilar muy fino en cada decisión directiva, como en general ha venido haciendo en los últimos años, nada que ver con los tiempos de amateurismo con Antonio Martín al frente, aquel que firmó 5 millones garantizados a Hervelle. Y es precisamente por eso, porque se vienen haciendo las cosas bien, que llama la atención un fallo tan claro como fue ese segundo año garantizado en la renovación de Maciulis y por el que ahora se paga.

El Euro-casting de bases

149628_81_107068_81Si Rice jugase en el Armani Milán o el Brose ni siquiera habría conversación. La hay porque juega en el Barca y al aficionado madridista futbolero le da morbo el potencial titular en Marca, ‘Rice escribe de blanco su revancha’. La conversación en realidad es un disparate. El Madrid nunca asumiría su ficha y el Barcelona no le pagará el finiquito que le corresponde sin una cláusula de no competencia directa (ACB), igual que hizo el propio club blanco con Othello. Eso para empezar, y para seguir está su nivel deportivo, que con Montenegro continúa en los mismos guarismos chucheros que con el Barca, con bajos porcentajes de tiro (12/31) y tantas pérdidas como asistencias (7/7).

Podríamos añadir su fuerte personalidad y supuestos hábitos nocturnos, que no meteré en la ecuación pues entiendo que, si tiene dos dedos de frente, que no es poco suponer, estará más suave que un guante cualquiera que sea su próximo destino. En fin, insistir en la vía Rice a estas alturas es un acto de fe.

Tampoco doy credibilidad al nombre de Malcolm Delaney que dejó caer AS, ya no porque sea extracomunitario y tendría un caché alto en caso de regresar a Europa, y sabemos que no hay ganas en el club de rascarse el bolsillo, sino porque no tiene ninguna pinta de que vaya a regresar a Europa por ahora. Le queda un año de contrato en vigor en Atlanta (2.5 millones), donde el curso pasado jugó 75 partidos a una media de 17 minutos, es decir, asentado como base suplente por detrás de Schroeder. Las franquicias NBA no cortan a efectivos de rotación sino a contratos ruinosos en último año o a jugadores de rol marginal, como por cierto sí es Raulzinho Neto en Utah Jazz, que tiene pasaporte italiano, 25 años y al que le queda solo este año por 1.4 millones…

Otro que sigue libre como un taxi es Taylor Rochestie, ex Baskonia, pasaporte georgiano, zurdo cerrado, buen anotador, sospechoso habitual en labores defensivas y que, por cierto, pasó por la vicaría hace unas semanas. Fue compañero de Thompkins en aquel temporadón en Nizhni, desde entonces ha militado en Maccabi y Lokomotiv pero no ha recuperado aquel nivel. Ayer mismo rechazó una oferta del Estrella Roja, suponemos bajita, pues toda Europa sabe que los serbios este año van con lo justo.

En todo caso, el elegido por el Madrid sigue siendo Van Rossom, cuyo nombre sugeríamos aquí hace ya dos semanas. Su Eurobasket, que supuestamente debía ayudar al club a decidirse, está siendo correcto, un gran partido inaugural (19p 5a 4r), flojo ante Letonia y correcto ante Rusia, con 3/3 triples aunque discreto en la dirección. Una fuente fiable como Sánchez Blas apunta que efectivamente es el plan A. Tanto así, me dicen por línea interna, que viajará a Madrid tras el Eurobasket y firmará contrato si pasa las pruebas médicas.

Van Rossom, libre como un taxi

dsc_2666Arranca el Madrid la pretemporada el próximo jueves día 1 y más vale que a Laso le quepa el chándal porque va a tener que hacer de base en los partidillos, con Llull lesionado y Doncic en el Eurobasket. Parece al menos que el pasaporte español de Campazzo está ya listo, solo a falta de que lo recoja una vez vuelva de vacaciones, según cuenta Chema Lucas. De todas formas, incluso cuando regrese Luka, a la plantilla le falta un base, o eso opina la mayoría, que no compra la consigna tacaña del “tirar con lo que hay”.

encuesta
Granger firmó con Baskonia por un millón neto anual (+compensación a Unicaja) y Wanamaker sigue en Darussafaka por 1.5, por ninguno de los dos llegó el Madrid a pujar. Cifras elevadas para un sustituto, rango salarial de base titular Euroliga, que no es lo que busca el club, serviría uno más baratito, para descargar al menos de minutos a Luka en ACB.

Uno comunitario y tal vez no muy caro sería Tyrese Rice si se desvinculase del Barca, que le amenaza con mandarle al B como medida de presión para que acepte una rebaja de finiquito (tiene unos 2.5 millones de salario bruto garantizado este curso). Un farol, suponemos, pues constituiría un mobbing de libro de texto. Nadie duda del talento y carácter ganador de Rice a estas alturas, la idea de vestirle de blanco es tentadora, un Djordjevic 2.0, pero la plantilla del Madrid no va justa de talento y una personalidad tan fuerte puede alterar el ecosistema. No veo necesidad que justifique asumir tanto riesgo… Por su vida nocturna se prescindió de Othello, ¿qué sentido tendría fichar a su ‘primo’?

Asumiendo, que no es poco asumir, que el club esté dispuesto a remangarse (al fin) y gastarse un solo euro extra si encuentra una ganga con pasaporte europeo, uno de los pocos que cuadra parece Sam Van Rossom, 31 años. Su pasada campaña en Valencia fue homologable, especialmente en el tramo central, coincidiendo con la lesión de Diot: promedió valoración 12.5 en los seis partidos entre la Copa del Rey y la final de la Eurocup. Sin embargo, se volvió a lesionar en la rodilla izquierda y pasó por el quirófano en mayo. A 23 de agosto está oficialmente libre como un taxi, porque Valencia no ejerció la opción para renovarle, incorporando a Erick Green en su lugar.

A Herreros nunca le disgustó, de hecho sonó para el Madrid hace siglos, estando aún en Bélgica, para ficharle con la idea de cederle para que se foguease. Terminó en Pesaro… Hoy está en el paro y necesita reivindicarse, el Eurobasket puede ser un escaparate, ha dejado buenas sensaciones en los tres amistosos que ha jugado con su selección. Me dice un pajarito que se ha ofrecido al Madrid, dispuesto incluso a aceptar contratos cortos encadenados, a modo de seguro anti-lesiones. De ser cierto, así se las ponían a Felipe II…

Y el sustituto de Llull es… “Tirar con lo que hay”

CapturaUno como aficionado necesita alicientes, ilusión, el deporte no deja de ser entretenimiento y Florentino lo sabe mejor que nadie. El verano del Madrid de basket, sin embargo, desprende dejadez, resignación y tacañería, lo sospechábamos y ahora, en una situación de necesidad como la lesión de Llull, se confirma con crudeza. Desde esta tribuna se defendieron los fichajes de Kuzmic y Causeur, baratitos y de perfil medio, que no llenarán el Palacio pero son parches necesarios a carencias concretas de la plantilla.

No se pujó por Chacho porque supuestamente no había necesidad ni dinero. Pero las circunstancias han cambiado, con la lesión a largo plazo del jugador franquicia, y el club mantiene su abulia. Ni siquiera ha peleado por Jayson Granger, el recambio más lógico a estas alturas de verano, 27 años, cuatro de experiencia Euroliga, agente libre y pasaporte español. Tiene toda la pinta de que sencillamente el Madrid no va a fichar sustituto, “al menos por ahora”, o sea, hasta que el agua no llegue al cuello, hasta que no haya riesgo de descolgarse del grupo de cabeza en Euroliga, que entonces se planteará un zumbón descarte de la NBA, regreso al problema de los tres extracomunitarios. ¿Se imaginan, por ejemplo, que De Colo se rompiese la rodilla y CSKA no se plantease fichar?

“No hay nada que convenza”

Se escuchan consignas complacientes del tipo: “No convence nada en el mercado” (¿¡qué esperan a mediados de agosto!?) o “se puede tirar con lo que hay”. Poder es una cosa, otra distinta el sentido común y el medio plazo. Llull libera 28 minutos y 12 tiros de media, la mitad recaerían en los hombros del muchacho Doncic, a sumar al rol que tenía asignado, ya de por sí importante. Es un disparate cargar a Luka desde el 1 octubre con semejantes minutadas y responsabilidad, no porque no pueda, sino por aquello de gestionar los picos de forma de jugadores clave, algo de lo que llevamos hablando todo el verano, tras la costosa implosión en mayo de Randolph y del propio Doncic. Mucha responsabilidad caería también en Campazzo, ni siquiera anunciado, pendiente de recibir su pasaporte y cuya experiencia Euroliga se limita a 19 minutos.

En el club lo fía casi todo, aparte de a Luka y Facu, a que la rotura de ligamento de Llull es limpia, acortará los plazos, volverá en enero-febrero y será el de siempre para primavera. Otro disparate, arriesgar por unos míseros meses la salud del estandarte de la sección, llamado a darte otros 5-6 años de gran baloncesto. Cualquier cosa para no rascarse el bolsillo, ni siquiera en una temporada en que había posibilidades razonables de asaltar la Décima.

No hace falta una estrella, Llull no tiene recambio, bastaría con un base de rotación fiable, pero hace falta. Granger hubiese llegado ‘gratis’ (quizá una mínima compensación a Unicaja) y costaba alrededor de 1.2 millones anuales, lo mismo por ejemplo que va a pagar el Barca a su alero reserva, Rakim Sanders. No es que no haya dinero, lo que no hay es ganas de gastarlo, y no será porque ya se haya invertido. A ojo de buen cubero, el gasto en plantilla es casi idéntico al curso pasado, millón arriba o abajo en una sección de presupuesto 25-30…

Salarios salientes 2,6M
Hunter 1M
Nocioni 800k
Draper 800k

Salarios entrantes 1.9M (+400k en transfers)
Causeur 800 (+100 transfer)
Kuzmic 600 (+300 transfer)
Campazzo 500

Sueldos de Radoncic y Yusta, unos 500k entre ambos

Subida salarial de Randolph 700
Rebaja salarial de Felipe 300

Indemnización del seguro de la FEB por la lesión de Llull ¿?

¿Qué escenarios se abren con la lesión de Llull?

granger.pngLigamento cruzado, de 7 a 9 meses de baja. Qué forma de amanecer, nos hemos quedado sin Llull este curso. Una lesión que reduce sensiblemente las opciones de Euroliga del Madrid, en una temporada en que se daban muchas circunstancias favorables, sobre todo el éxodo en rivales directos. El primer instinto es maldecir la Ñ y sus chorrigiras, que el Madrid lleve años siendo el club ACB que más expone en la selección ‘de todos’ (curiosamente no este verano).

No reaparecería Llull hasta entrado marzo, en plena vorágine. Para hacernos una idea, a primerísimos de abril termina la liga regular de la Euroliga. Y no se trata solo de cuándo sino de cómo, no vas a ponerle media hora en pista en unos cuartos de final a un jugador sin ritmo de competición, tras romperse la rodilla y pasar más de medio año inactivo. Tiene 29 y una fé a prueba de bombas, seguro volverá, pero no se puede echar cuentas con él en la temporada 2017/18. Cualquier cosa que aporte a su regreso será un extra.

¿Qué escenarios se abren?

Lo impepinable, que Doncic con 18 años va a ser el jugador franquicia. Independientemente de lo que se pueda fichar, la temporada del Madrid pasa por un nuevo step ahead de Luka, en su último año en Europa, que se centre en basket y se ponga en modo Petrovic, que puede. Sus actuaciones con la selección son por el momento esperanzadoras. Dada su facilidad estadística, las minutadas y la responsabilidad con que va a cargar en el Madrid, contaría con ver números estratosféricos, candidato firme a MVP de ambas competiciones. Por otra parte, el regreso de Campazzo se convierte ahora en sencillamente impepinable. Ya puede Florentino descolgar el teléfono y meter prisa a algún ministro para acelerar la obtención del pasaporte español. Tampoco hay que delinquir. Hace meses debería estar listo, se trata de que algún burócrata vaguete reciba un tirón de orejas para hacer su trabajo.

En todo caso, incluso en el mejor escenario de Luka y Facu, el Madrid debe fichar, no es momento para ser conservador o complaciente. La Federación tiene un seguro por el que se indemniza al club de un jugador que se lesiona con la selección. Hace una década, cuando el sonado caso Garbajosa, ese seguro cubría solo una cuarta parte del salario, aunque tras tanto tiempo es fácil que esas condiciones hayan cambiado. Sea finalmente más o menos, ese dinero debe invertirse en fichar, aparte de que el club tendrá que poner de su bolsillo.

No escatimaría en un sustituto digno, al fin y al cabo se ha gastado bien poquito este verano y si se atina el equipo mantendrá opciones de Euroliga. El timming para salir de compras es a priori espantoso, entrado agosto, con el mercado casi cerrado y solo las sobras disponibles. El primer impulso puede ser lamentarse por no haber pujado por Chacho, pero no le veo sentido a fustigarse por algo que no estaba en manos del club, las circunstancias hace un mes eran otras. Dicho lo cual, hay algunos casos aislados de jugadores de ciertas garantías que siguen sorprendentemente disponibles, sea por disputas con sus clubes o esperando una oferta NBA.

Jayson Granger. La opción ‘facilita’/barata. Cupo nacional, llegaría gratis al ser agente libre. Cuentan con él en Baskonia, pero no hay nada firmado aún porque se está dando un tiempo por si le suena la flauta en la NBA. Su sueldo tampoco sería desorbitado, básicamente porque no es ninguna estrella. Deportivamente estancado en su paso por Estambul, mejor anotador que director.

Nemanja Nedovic. 26 años, comunitario, sin sueños NBA, ha encontrado un punto de madurez muy interesante. Insistió en renovar por solo un año en Málaga, aunque el club le ofrecía dos, pensando en ser el sustituto de Luka el próximo verano. Está deseando vestir de blanco, debe ser más merengón que Bernabéu. El problema es el dinero. Robar en agosto al jugador franquicia de un equipo Euroliga no saldría barato, habría que poner encima de la mesa una cifra mareante para que Unicaja tan siquiera se sentase a negociar. Hablamos de un buyout por encima del millón, y ya sabemos que Florentino desde que regresó a la presidencia tiene alergia a pagar cláusulas en basket. En este caso, sería además por un jugador que de todas formas iba a llegar gratis en 11 meses…

Tyrese Rice. Todo o nada. Fue el primero en desear lo mejor a Llull en redes sociales en cuanto vio la lesión. El Barca está deseando quitársele de encima, ha configurado la plantilla contando con su salida. La operación pasa por que Rice acepte una rebaja en su finiquito (2.5 millones garantizados para este curso) y firme con el Madrid como agente libre. Tiene 30 años, está a tiempo de reengancharse. Sus problemas extradeportivos le preceden, pero es un ganador y un superclase, además de comunitario. Le tiene ganas al Barca, necesita una oportunidad para reivindicarse y es bien conocida la buena mano de Laso con los bases.

Adam Hanga. La apuesta a medio-largo plazo, comunitario, 28 años y un perfil muy Laso. Querejeta se puso digno e igualó la oferta del Barca, por un sueldo que es un disparate en el equilibrio salarial vitoriano. Ahora Baskonia quiere/necesita vender y los azulgrana están regateando. Las últimas cifras filtradas son de 300k que ofrece el Barca por 600k que pide Baskonia. El acuerdo está cercano pero no cerrado y si por algo se caracteriza Querejeta es por su pragmatismo. Si el Madrid llega y ofrece más que el Barca, se lo lleva, punto. La suma de salario (2.5 millones brutos) y buy-out (digamos 600) se pone en un ojo de la cara y queda por aclarar si, dada la normativa de tanteo, podría fichar por otro equipo ACB distinto al Barca.

Brad Wanamaker. Le perdimos la pista a comienzos de julio, estaba “muy cerca” de firmar por Denver, pero aquello no cuajó y sigue esperando una llamada de la NBA, cada vez menos probable. Mientras tanto, Fenerbahce ha cogido posiciones para su incorporación, que no está cerrada. Competir con el mayor presupuesto de la Euroliga y un tipo impositivo bajo como el turco supondría un esfuerzo financiero notable, solo merecería la pena si se cuenta con él a medio-largo plazo en un rol importante. Uno de los mejores 1×1 desde bote de la Euroliga, aunque a mitad de camino entre base y escolta, lo cual tampoco es mayor problema dada la versatilidad de varios exteriores blancos: Doncic puede jugar de base y Rudy-Causeur de aleros. Su caso, a diferencia de los tres anteriores, tiene un importante asterisco y es su pasaporte extracomunitario. Prescindir de Trey en ACB es más arriesgado este curso, se quedarían las convocatorias con solo cuatro interiores, uno de ellos de 37 años. Es en días así en que te acuerdas de la reticencia de Ayón a obtener la doble nacionalidad. Gracias, Titán.

¿Es esta la mejor plantilla que podía armar el Madrid?

kuzmiccaseurLlevo todo el verano recetando tranquilidad y perspectiva a los que pedisteis demoler el proyecto en pleno calentón por las derrotas ante Fenerbahce y Valencia. El Madrid partirá de nuevo en la terna de favoritos a la Euroliga el próximo curso, por plantilla y continuidad de proyecto, pero también hay espacio a una crítica constructiva de los movimientos del club, que transmiten dejadez, relajación y exceso de confianza. Demasiada tras una temporada reguleras. Con poca inversión extra y bastantes más ganas se podía haber hecho mejor.

Veo una plantilla algo descompensada por puestos, con cinco aleros y solo dos pívots, Ayón y Kuzmic. El fichaje del serbio (que ha salido baratito) tiene todo el sentido, el siete pies rocoso que echó de menos el roster en mayo. Faltó defensa y sobre todo rebote, Kuzmic lideró la Euroliga en capturas por 40 minutos (13.5). Queda por ver su encaje en el sistema Laso, esa trituradora de pívots altos. Menos sentido tiene la salida de Othello: quizá era todavía recuperable de sus ‘problemas extradeportivos’, y si no lo era se podía buscar otro pívot de su perfil. El puesto queda corto para una temporada tan larga, no es casualidad que los dos rivales directos hayan juntado tres pívots natos, Barcelona a Tomic, Oriola y Seraphin, Valencia a Dubljevic, Latavious y Pleiss. Una eventual lesión de Ayón o Kuzmic obligará a fichar a mitad de curso, quizá entonces nos acordemos de Lima, al que se ha empaquetado con un lazo (Besiktas) y que habría ocupado plaza de cupo nacional. No es ningún crack, pero tampoco es que un tercer pívot lo tenga que ser y su campaña en Lituania fue homologable. Parece que Laso le tiene muy cruzado.

Step ahead de Thompkins

El puesto de ala-pívot es el más potente de la plantilla, al menos en comparación con los rivales directos. Que no les falten balones… Espero un step ahead de Thompkins este curso, que se sacuda complejos inflándose a estadística en ACB y callando el murmullo del Palacio. Si Felipe se parece al de la recta final de temporada, y su ausencia en el Eurobasket habla de un compromiso para que así sea, es un tercer ala-pívot muy válido en la rotación. A Randolph le coloco entre interrogaciones: terminó fatal el curso (no sabemos hasta qué punto influyó su estado físico) y de su rendimiento (junto al de Luka) depende el techo del equipo. No olvidemos que se le ha renovado con una generosa mejora salarial…

No entiendo el overbooking en la posición de alero: Doncic, Taylor, Maciulis, Radoncic y Yusta, mucha cantidad pero poca certeza. Podéis argumentar que Luka jugará minutos de base, cierto, menos en principio este año a poco que cuaje Campazzo, pero también Causeur y Rudy pueden desempeñarse como aleros. Total, que hay cinco en el roster y uno canta especialmente: Maciulis. Su continuidad es un brindis al sol, el capricho de Laso, con quien le une buena amistad. Lleva dos años muy flojos y dada su edad no cabe esperar resurrecciones, vive de las rentas de la temporada del triplete y la incomprensible renovación por dos años garantizados que se le firmó en 2016. Son unos 800k euros de masa salarial prácticamente desperdiciados. No hay lugar a amistades y sentimentalismos en la configuración de plantilla, esa es la relajación a la que me refería. Tampoco entiendo repescar a Yusta el mismo año que concedes ficha permanente de primer equipo a Radoncic. No veo minutos ACB para ambos jugando en el mismo puesto. Tiene más recorrido el segundo, quizá se le podría haber cedido a un Fuenlabrada de la vida.

El puesto de escolta va bien servido si Carroll mantiene el nivel (ojo que son ya 34 años), Causeur se cuida de lesiones y Rudy rinde al menos en versión 2.0. Más le vale, porque afronta un año clave en su carrera, el último de su megacontraro y supuestamente para prepararlo ha renunciado al Eurobasket. Si ralla a un nivel homologable puede reclamar el próximo verano dos temporadas garantizadas por entre 2 y 3 millones totales, jubilarse dignamente en el Madrid como secundario de lujo. Si su declive continúa el ritmo acelerado no tiene garantizado nada, ya no un salario por encima del millón, ni siquiera ficha en el roster del Madrid 2018/19. El club no se ha molestado en renegociar a la baja (más años por menos sueldo), se come los 2.7 millones este curso precisamente para tener las manos libres en junio 2018.

El pasaporte de Campazzo

campazzo-real-madrid

Sospecho que la tardanza en anunciar a Campazzo tiene que ver con retraso en la obtención de su pasaporte español, solo puede ser eso. Al fin y al cabo hace más de un mes que el club anunció la repesca de Yusta, en una situación contractual parecida. Facu es la primera y única alternativa que baraja el Madrid para el puesto de segundo base este año, sirva de ejemplo que ni presentó oferta a Chacho. Tengo confianza en que Campazzo superará las expectativas de muchos sectores de la parroquia blanca, que aún le conciben solo como aquel Chicho Terremoto de papel testimonial en el triplete. Es un gran competidor, tiene carácter, ha crecido bastante en Murcia este par de años y Laso acostumbra a sacar lo mejor de bases con desparpajo y talento ofensivo como él. No es su juego lo que me preocupa sino ese pasaporte. Marca nos contó en diciembre que recibiría el documento en primavera y seguimos sentados esperando… Y no es un problema menor dado que este año no se puede prescindir de Thompkins al haber jubilado a Chapu sin sustituto.

En fin, sigue siendo una gran plantilla, un milagro mantener a todas las vacas sagradas en este verano de éxodo, pero igual tiene pequeños desequilibrios que se podían haber evitado sin amiguismos ni relajación. Cruzaría los dedos por la salud de los dos centers y el pasaporte de Facu, conste en acta.