Todos contra Francia

Por primera vez en varias ediciones España no parte como favorita al Eurobasket, honor que cede al vigente campeón, Francia, que acude con casi todo, salvo Noah y Caseur. Una equilibrada conjunción de físico y talento, experiencia y juventud, un grupo que se conoce además de varios veranos y que va repartiendo sopas con honda en la preparación, contra selecciones serias, no como España. Parker y Batum son los mejores del torneo en su puesto. Ajinca y Gobert, dos fuerzas de la naturaleza, criptonita para nuestro Pau. Otros talentos como Boris Diaw, De Colo o Fournier aportan alternativas en ataque, mientras Lauvergne y Gelabale son el pegamento. Sorprende la presencia en la convocatoria de Florent Pietrus en vez de Kim Tillie, y el descarte de Heurtel, el mejor pasador de Francia, cuyo puesto como tercer base recae en Antoine Diot, al que veremos este año en Valencia.

España es la selección con las bajas más ilustres del campeonato, Marc, Ibaka, Rubio, Navarro y Calderón. Así las cosas, la rotación de Scariolo la compondrán basicamente Pau Gasol y una amplia sucursal del Real Madrid. El quinteto integrado por Chacho, Llull, Rudy, Mirlo y Pau no tiene que envidiar a nadie, tampoco a Francia, pero la segunda unidad cojea sensiblemente. Alguien tendrá que dar un paso al frente, se me ocurren Claver o San Emeterio. La única buena nueva de las pachangas de preparación, porque no se las puede calificar de otra forma, es el soberbio estado de forma de Rodolfo, firme candidato a quinteto ideal del campeonato.

Grecia lleva tiempo alejada del cajón, no juega unas semifinales de torneo FIBA desde 2009, pero se presenta esta vez con la plana mayor al completo, una estrella, Spanoulis, y una pléyade de competidores solventes, fraguados en mil batallas: Calathes, Printezis, Sloukas, Mantzaris o Kaimakoglu. Acuden a la llamada de Katsikaris también los NBA, Koufos y Papanikolau, que aportan físico y defensa, mientras Bourousis y Perperoglu buscarán resarcirse tras sendas malas temporadas en sus equipos. Dejo para el final al matrix Antetokuonmpo, llamado a ser una de las sensaciones del torneo. En definitiva, una plantilla larga y experimentada.


Serbia acude sin Krstic ni Marjanovic por lesión, pierde también el factor sorpresa, pero igual es una potencia emergente. El mismo bloque de la plata mundial del pasado verano, a la que sumar un año de experiencia en la élite Euroliga de varios de sus jóvenes talentos (Kalinic, Bogdanovic, Mitrovic). Nemanja se ha graduado como estrella continental, pero el techo de la selección pasa impepinablemente por la inspiración y concentración de Teodosic. Puestos a sacar punta, me genera dudas el banquillo en los puestos exteriores.

Italia, por primera vez desde que me alcanza la memoria, se presenta con toda la dinamita. Por novedad y estilo, quizá el equipo más atractivo del campeonato para el espectador, un chorreo de talento ofensivo, con Gallinari, Belinelli, Bargnani, Datome y Gentile. El problema es que al baloncesto se juega a dos aros y con solo un balón. Esas cinco estrellas tienen un perfil similar, sus puntos llegan desde el perímetro, defienden poco y no son muy de compartir el balón. Incluso los secundarios tienen aroma de prima donna, Hackett, Aradori y Melli, siendo el tosco center Marco Cusin el único que aporta brega y rebote. Un déficit que puede lastrar la competitividad azzurra.

Hasta aquí los equipos que pueden aspirar a medalla, porque hace tiempo que dejé de creer en Croacia. Bogdanovic volverá a tirarse las zapatillas, cuando lo mejor de la plantilla es la pareja interior Saric-Tomic. Las bajas de los nacionalizados Draper y Lafayette dejan el puesto de base como un solar, en manos del intrascendente Ukic y de Stipcevic, novato a este nivel, por lo que veremos minutos del ex Unicaja Kruno Simón en la dirección. Curiosidad por ver a Hezonja a las órdenes de un entrenador distinto a Pascual.

A Lituania no le doy opciones de metal por el desequilibrio en su plantilla. Los puestos de alero (Kuzminskas, Maciulis), ala-pívot (Sabonis, Jankunas) y pívot (Valanciunas, Javtokas) son dignos, competitivos, pero con semejantes bases y escoltas, con Seibutis como estrella y referente, los cuartos de final son non plus ultra. Vuelve Nowitzki a Alemania, pero a los 37 años ya no está como antaño para marcar diferencias casi en solitario. El juego exterior germano es de los peores del torneo. Tampoco doy ninguna opción a selecciones de cierto renombre, como Rusia, Eslovenia o Turquía, que van con lo puesto. Apostaría por Georgia como equipo revelación, porque lo de Finlandia ya no sería una sorpresa.

Plácida resaca copera

Pues sigue el Madrid viento en popa, tras una semana plácida de calendario con las visitas de Estrella Roja y Tenerife, aún de resaca copera. Destaco el esfuerzo colectivo contra los croatas, duros atrás y circulando el balón en ataque (hasta 9 jugadores dieron una asistencia), que valió ganar por 21 el partido pese a 4/19 triples y 12 rebotes menos que el rival.

Conclusiones a botepronto de la semana, que Rudy y Chacho están de dulce, a diferencia de Llull. Que los chicos Laso, es decir Carroll y Slaughter, también atraviesan buen momento, plenamente integrados en la rotación y produciendo, algo de lo que había ciertas dudas a comienzos de curso, con la llegada de Rivers y Ayón, respectivamente.

El principal pero es la defensa interior, sobre todo en el puesto de 5. Nos hizo un traje Sikma en la primera parte (a mí me sigue gustando este chico para el Madrid, que queréis que os diga) y el jueves hicimos all-star, no sólo a Marjanovic, que tiene un pase porque es una bestia (val 35), pero también a su suplente, Zirbes, que mire usted qué casualidad, ha firmado los dos mejores partidos Euroliga de su carrera contra el Madrid (val20), en la ida y la vuelta de este top16.

A Marjanovic, por cierto, le coloca la rumorología como favorito para sustituir a Tomic en el Barca, que termina contrato y apunta a la NBA. El croata pide 2 millones netos para renovar (4,2 brutos con fiscalidad catalana), es decir, el mismo sueldo que Rudy y Chacho juntos. Es una salvajada, pero es el jugador franquicia de Pascual y de la capacidad financiera del Barca ya estamos curados de espanto, basta recordar los 9 millones en tres años que firmó a Lorbek en una situación similar.

Por cierto, el CSKA (llamado a ser el rival a batir en la F4) da por fin señales de debilidad, con su segunda derrota en tres partidos, esta semana en casa, ante Fenerbahce, en el estreno de un Kirilenko muy fuera de forma. Y para cerrar capítulo Moscú, aterriza en Jimki Víctor Claver. Firma sólo hasta final de curso, en verano dios dirá. No me sorprendería que el Barca pujase por él para suplir a un Nachbar crepuscular y la opción Valencia siempre estará ahí, si bien el club taronja no puede pujar económicamente en las mismas cifras. ¿El Madrid? No le cuadra en la plantilla ni andan las arcas para muchas alegrías, pero lo de fichar españoles rebotados de la NBA ya sabemos que es muy del gusto de Herreros y Florentino, así que…

Felipe y Mirlo asaltan el Palau

Aunque volvió a lanzar más tiros libres el Barca, nadie se tendrá que acordar esta vez del arbitraje, pues el Madrid ganó de ley (72-84) y en el Palau el 3º partido de la final ACB, victoria con la que se asegura como poco que la serie se decidirá en el Palacio. La final vuelve a estar franca para los blancos, que dominaron el marcador casi la práctica totalidad de los 40 minutos, eso sí, siempre con ventajas de un solo dígito. Felipe y Mirotic, en ese orden cronológico, reventaron la resistencia local.

Con Reyes este curso se me acaban los adjetivos, reconozco que escribo esta crónica con su camiseta puesta, nadie se me altere. Recuerdo cuando le acusábamos, entre muchas otras lindeces, de egoísmo y limitarse a inflar estadísticas en partidos cómodos de liga nacional (las mañanas de domingo). Pues bien, Felipe fue el mejor en la semifinal de la F4, en el segundo partido de esta final (13+6) y hoy se ha superado, sacando al equipo a flote cuando más achuchaba el Barca, barriendo los aros como de costumbre y reventando al poste a sus pares en 1×1, esta segunda es nueva, al menos contra el Barca. 20 puntos para 26 de valoración en 22 minutos en pista. Felipe ha entendido con Laso que se puede brillar sin ser titular ni primer referencia ofensiva, ha renunciado a su ego vedette Vistalegre, algo que no entendió o no quiso entender con Messina. Su estado físico para 33 años es primoroso, maneja como pocos su volumen corporal en la pintura y, todo hay que decirlo, la plantilla de este año del Barcelona ha perdido enteros en la defensa interior, igualitas son las ayudas de Tomic y Mavro/Jawai que las de Vázquez y N’Dong.

Mirotic calcó su segundo partido de la serie, buen comienzo, disperso en el tramo central pero sacando la cabeza en el último cuarto (12 puntos de sus 19 puntos), esta vez sí, para resolver, callando las bocas que cuestionaban su MVP (¿Iturriaga?). Su caso era diferente al de Carroll. Al americano ya no se le espera, porque su apagón tiene profundas razones técnico-tácticas. Lo de Mirlo, en cambio, era sencillamente un cuadro de ansiedad e inexperiencia, nada que no se cure con minutos en pista y un buen Valium. Dos triplacos y una canasta frontal de 5 metros resolvieron en la recta final, evitando apreturas de marcador en las que el Madrid se dejó el partido el martes. 

Lo veníamos reclamando enérgicamente desde este foro y Laso claudicó esta vez ante la evidencia: muy a su pesar prescindió de Carroll en la recta final en favor de Darden, que volvió a brillar por encima de lo que dicen sus números. Oleson es un primor pasando bloqueos, pero los envites en la zona de ‘El Predicador’ requieren más fuerza que maña. Darden le colocó al de Alaska dos valiosísimos 1×1 al poste en el último cuarto, uno resuelto en canasta y otro en tiros libres, se barrunta renovación. Begic llega tarde a lo de la renovación, pero se está ganando un contratito cercano a los 7 dígitos en algún primo de la Europa oriental, que tampoco es moco de pavo. Promedia 7 puntos y 4 rebotes en la final, que así dicho puede sonar a poca cosa, pero es lo mismo que su par (Tomic, quinteto ideal Euroliga, doble sueldo) en 10 minutos menos de media. Diria que al Madrid el emparejamiento le sale a cuenta.

Sin ser protagonista, bien esta vez Llull, que se cascó otra minutada (35) pero la gestionó con algo más de temple, dejando que el partido le llegase. Su mera presencia en pista impide a Pascual, que es muy amarrategui, alinear a Huertas, limitando así las alternativas ofensivas del Barca (27 minutos de Sada = 14 tc de Navarro). Por cierto, que un triplazo del propio Llull al final del 3º cuarto allanó mucho el camino. Chacho apagado de nuevo (correcto en la dirección, desastroso en el tiro: 1 de 9), lo mismo que un Rudy al que le empieza a pesar como una losa el apagón de triples, 0 de 13. No olvidar que este tipo coló 159 triples en su temporada rookie en la NBA, quiero decir, que o se le ha olvidado o sólo puede ser una mala racha. El día que cuele el primero cerramos la final, y será más pronto que tarde.

La diferencia está en el precio


1) Primer ‘round’, fuera de la Copa. De esto sirve el cartel de favorito si uno viaja en modo turista. El Madrid salió a uvas, defendió con la mirada y regaló el primer acto (¿cuántas canastas bajo el aro ha colado Mickeal?). El peaje fue conducir a remolque el resto del partido, que se remontó hasta la prórroga por bemoles y algún milagro de los Sergios. La moneda al aire salió cruz y deja una semana para preparar el encuentro en Estambul. La trascendencia de esta derrota se suaviza en el contexto de una magnífica temporada, pero uno se vuelve con el sabor amargo de la inmejorable ocasión perdida.

2) La diferencia está en el precio (parte 1). El Barcelona se puede permitir gastar 1 millón de euros a mitad de temporada en el traspaso de un Oleson para sólo la ACB. Un dislate que eleva el presupuesto anual de la sección azulgrana hasta casi 30 millones de euros, lejos de los 23 del Madrid. El caso es que la operación Oleson será un disparate financiero, pero ha resultado clave, secando a Carroll atrás y con un triple mortal de necesidad allá por la 2ª prórroga, compensando la baja virtual de Navarro y borrando el agujero en la rotación que suponían Abrines/Rabaseda (sus minutos eran ‘la hora feliz’ del rival de turno).

3) La diferencia está en el precio (parte 2). Para que meta canastas como la del final de la primera prórroga paga el Barca a Lorbek el mayor salario de la historia de la ACB. Luego está amic Tomic, que cobra más que los dos ‘pívots’ del Madrid juntos. Eso sí, esta tumba nos la cavamos nosotros solitos. Se le largó por blando (‘afeminado’, incluso, según Iñako), pero nos casca 4 mates, 11 rebotes y 4 tapones, para valoración 33 (por cierto, vaya respeto que le tienen los árbitros desde que viste azulgrana). Las comparaciones ofenden: Begic ha fallado los 4 tiros que ha lanzado en sus 20 minutos en pista y Hettsheimeir en 9 no ha trincado ni un solo rebote, siendo precisamente él quien no atinó a cerrar el rebote al final de la 1ª prórroga.

4) Rudy desacertado (5/15 tc), ha seleccionado mal sus tiros… se le debe exigir más. Mirotic de más a menos, desapercibido cuando se cortó el bacalao. Felipe, como en todos los derbis, desdibujado por su manifiesta inferioridad física. Carroll, preocupantemente secado por Oleson, y Slaughter bien… en lo suyo. Draper y Suárez, intrascendentes. Llull y Chacho, con sus defectos, han ejercido de jugadores franquicia, de salvapatria. Sus canastas bajo presión alargaron un encuentro que a los puntos el Madrid siempre mereció perder.

Apuntes para la Copa

Rudolf star rumbo a Vi-C-toria

– Fuera complejos. Aunque tiene el peor cuadro posible hacia la final, el Madrid es el favorito para la Copa, le avala un balance 34-4 en la temporada. Rudy llega tocado pero jugará seguro. Los focos le motivan. En este mismo escenario se consagró a nivel FIBA allá en 2008: ganó la Copa con el Joventut y fue nombrado MVP (nos meó en semifinales). Seria duda es Pocius, el mejor defensor exterior de la plantilla, un asunto de Estado si te cruzas con Navarro y aún tienes frescos aquellos 33 puntos en el Palau.

– “En el Madrid no tenía el balón, sólo corría de un lado para otro”. ¿Y acaso es mentira? ¿Qué pívot de 2.15m (incluido Begic) no pensaría exactamente lo mismo en el estilo de juego de Coach L? A Tomic le largaron por la puerta de atrás. Por mucho que algunos medios busquen la polémica haciendo equilibrismos con los titulares (digamos tubasket), Ante me parece educado y correcto en sus declaraciones sobre el club blanco. Un poco pasota como es él. Al Madrid le va muy bien sin él y a él muy bien sin el Madrid. Todos felices, fin de la polémica.
 
             

– ¿El otro finalista? En condiciones normales diría que el Valencia sin dudar, pero acumula 4 derrotas consecutivas. Superada la plaga de lesiones, con la rotación por fin al completo, las piezas aún no encajan. Faverani no es el macho alfa en la pintura de las primeras jornadas de liga ni Dubljevic el wonderboy que dejó entrever durante la baja del brasileño. Mi otra apuesta por la parte débil del cuadro es el Bilbao, cojea su banquillo, pero son un grupo experimentado y competitivo.

– Me consta que algunos asiduos del blog estaréis en Vitoria. Os animo a mandar fotos, no de juego (pues de esas se encuentran mil en inet), sino vuestras en el pabellón, con jugadores o por la ciudad. Las publicaré en las entradas de estos días en la medida de lo posible. Ya sabéis donde encontrarme: karusito83@hotmail.com

Corre y dispara

Si algo caracteriza al aficionado del Madrid es el sentido crítico, quejarse de oficio y hasta de vicio a veces. No es que me de por rendido, pero hay semanas en que cuesta sacar punta. Entre pretemporada, Supercopa, ACB y Euroliga el Madrid de baloncesto acumula un balance de 27-3. Uno, que ronda la treintena, que sólo ha conocido la travesía por el desierto de la sección, abonado en los años biblioteca del Saporta, el mediopensionismo de Vistalegre o el ‘vamos en buen camino’ de la Caja Mágica, se frota los ojos ante la realidad presente. Venga lo que venga, pasado el tiempo recordaremos esta etapa como los buenos viejos tiempos, como aún hacemos con los primeros meses de Plaza.

No hemos ganado nada, pero disfrutamos cada semana. En esta última, dos triunfos sólidos, 188 puntos anotados y un juego colectivo abrumador. El Madrid (12-0) está a tres victorias del récord. Valencia es buen equipo pero dudo que asalte el Palacio, la visita a San Sebastián es un caramelo, así que el 15-0 pasa por el Palau. Apunten el 30 de diciembre.


Puede que el Obradoiro tenga poco nombre, pero se está marcando un añazo (venía de ganar en Málaga). Cuenta con una plantilla equilibrada y con uno de los pabellones más calientes de la ACB; pocos ganarán en el Fontes do Sar. El Madrid lo hizo a su manera, con 97 puntos, liderado por un juego exterior de dibujos animados. Entre Llull, Carroll, Rudy y Chacho sumaron 66 puntos en 89 minutos en pista. Rodolfo destacó en la primera mitad (val. 18), protagonizando un pique con el gran Corbacho, que llama a las puertas de la selección. Carroll, que ya destacase el jueves ante Olimpia, tomó el testigo en el tercer cuarto, cuando más apretó Obradoiro. Chacho destrozó el partido en el último parcial con 5 minutos en modo Bugs Bunny.

Pero la matrícula de honor vuelve a ser para Sergio Llull, valoración 70 en los tres últimos encuentros del equipo. Es el mismo de siempre, pero más sobrio, comedido, y en su caso menos es másEn Galicia jugó tantos minutos de base como de escolta, por la baja de Pocius. Le preferimos en la dirección, pero es un lujo que te pueda cubrir dos posiciones a semejante nivelazo. ¿Recordáis cuando el año pasado nos desquiciaban sus tiros libres? Ayer, 10 de 10. Es el segundo jugador más valorado de la liga (18) en sólo 23 minutos por partido, es decir, que va directo al MVP de la temporada ACB. Sólo imagino a Mirlo y Nocioni compitiendo el galardón. 

Añadiría a Tomic, pero es que su equipo marcha 7º clasificado, a 5 victorias del Madrid tras volver a perder. Las derrotas del Barca en ACB han dejado de ser noticia, con la de ayer en Granca (de 12) certifica oficialmente el primer puesto de los blancos en la liga regular. Pero no cunda el pánico, que ya viene la chavalada al rescate. Hezonja, Abrines y Todorvic jugaron cero minutos en las islas. Relevo generacional y tal.