Las cuentas del Madrid de basket

El baloncesto en Europa es deficitario, no lo vamos a descubrir a estas alturas. Para competir en la élite necesitas el respaldo económico de un mecenas oligarca, de papá Estado (patrocinio de cajas de ahorro, etc) o de un potente equipo de fútbol que asuma tus pérdidas. El Madrid publicó recientemente el informe económico del curso 2014-15 y analizando las cuentas (página 117), sorprende a botepronto el aumento del déficit de la sección, de 20 a 28 millones de euros, pese a una temporada plagada de éxitos. Sin embargo, mirados con lupa, no son números catastróficos, no peores que en temporadas anteriores.


La diferencia de déficit en el club blanco de este curso respecto al previo se identifica claramente en los 8.1 millones desembolsados en concepto de primas por resultados (página 97 del informe), una cifra abultada, que junto a los 2,7mill de derechos de imagen disparó a 30mill el gasto total en personal. Sin embargo, la cifra es simplemente la propia del mejor curso de la historia de la sección, con todos los pluses posibles estipulados por contrato, gracias no solo a esos cuatro títulos en juego, también por el liderato en los dos grupos de Euroliga y en la regular ACB. Ganar no sale barato, pero pica menos…

Medio millón por cabeza de media entre plantilla, cuerpo técnico y dirección, un dinero que Florentino desembolsa con gusto, especialmente en un año de sequía en fútbol. Una cifra, además, en la que imagino no se contabiliza la parte que Slaughter perdonó para marcharse hace tres semanas a Turquía. Por comparar, las pérdidas de la sección de basket del Barca fueron de 22.7 millones, sin tener que pagar primas.

En el capítulo de ingresos del Madrid sumen 420k euros de la Euroliga: 250k por el título y otros 170k por las 24 victorias a lo largo de competición, que se pagan a 7.000 euros. A la parte de cláusula que Mirotic paga el primer año hay restar el pellizco que se desembolsó por los derechos de Nocioni, Ayón y Campazzo. Si sumamos +800k de ‘saldo neto de traspasos’ a los 10.1 de ingresos ordinarios (1.2 de TV, 5.1 de marketing y 3.6 en concepto de entradas y abonos) resulta un total de 10.9 millones de ingresos totales de la sección, frente a los 4.4 del Barcelona en el mismo periodo.


Entre los gastos aparecen también 6 millones de ‘Operaciones’, que engloban gastos varios del tipo viajes, arbitrajes, servicios de empresas externas, etc, y otros 2 millones de ‘amortizaciones de inmovilizado’, inversiones como el pabellón de entrenamiento cuyo desembolso se divide en las cuentas de varios años.

Para la temporada que comienza (página 130) el club destina a la sección de baloncesto un presupuesto absoluto de 29 millones, de los que se calculan 22 para gasto en personal (no solo plantilla), por los 30 gastados este curso, como dijimos, inflados por las primas. Se espera una ligera rebaja de los ingresos, de 11 a 10 millones. En los gastos de plantilla, echen cuentas con la subida de sueldo a Llull (700k) y la indemnización a Bourousis.

Posdata: esta madrugada, de viernes a sábado, juega el Madrid en Brasil el primero de los dos partidos de la Intercontinental, lo retransmite en España RMTV y se puede ver online en EuroleagueTV.

*Gracias a mi hermano David, economista y merengue de pro, por su ayuda en la elaboración de este artículo.

Un pasaporte para Facundo

Bajan las aguas tranquilas en el blog desde que la plantilla del Madrid parece cerrada, con Nocioni, Maciulis y Rivers ya oficiales, y a falta sólo de que el representante de Campazzo le consiga un pasaporte comunitario/cotonou fraudulento y pueda ser anunciado. Admito que me produce cierta repugnancia el mercadeo de pasaportes exprés, pero tampoco fue el Madrid el que tiró la primera piedra (pregunten a los niños del Congo por CJ…). Campazzo, por cierto, está rindiendo a buen nivel con Argentina en los partidos de preparación para el Mundial. 5, 17, 4 y 9 puntos, respectivamente, partiendo desde la banca, porque el titular es Prigioni. Por precio y proyección, empiezo a pensar que Facundo no ha sido mal fichaje. En todo caso, el puesto de tercer base no me parece demasiado relevante, pues con Chacho y Llull por delante le corresponden pocos minutos. En el capítulo salidas, todavía no se ha encontrado destino para enviar cedido a Dani Díez. Algún lumbreras le firmó un salario por encima de los 300k anuales, que lógicamente ningún club de clase media-baja de la ACB (su destino natural) quiere asumir. Mayormente porque a día de hoy, tal y como está el mercado, no los vale. Con lo cual, o se le deja como 13º jugador de la plantilla, para rotaciones (contraproducente quizá para su evolución), o el Madrid tendrá que asumir parte de su sueldo para enviarle cedido a otro equipo (situación ridícula dadas las apreturas presupuestarias).

No quiero pasar sin comentar los resultados de la encuesta en el blog sobre la plantilla blanca 2014/15. 
El 52% opina que hemos empeorado respecto al curso pasado, el 27%, que “lo comido por lo servido” y sólo el 21 cree que hemos mejorado. Y es que el madridista de basket no es tonto, se ha vuelto a reducir presupuesto y estos fichajes son en general baratos (efectos de la enésima reducción presupuestaria), para salir del paso, la alternativa cómoda. Luego pueden salir buenos, no niego que son jugadores experimentados y con carácter. Pero resulta significativo que por ninguno hayamos tenido que pujar con los grandes de Europa. El motivo no es que paguemos más que nadie o que nos adelantemos cerrando su incorporación en mayo, sino tan sencillo y sangrante como que ningún grande de Europa los quería. 

Compuestos y sin novia

Por mucho que algunos se empeñasen en lo contrario, la prioridad de Spanoulis siempre fue seguir en Olymiakos por eso, a falta de rubrica, acepta una oferta sensiblemente inferior en lo económico, un millón de euros menos cada año. A diferencia de la rusa (CSKA), la prensa catalana ha caído en todos los anzuelos del agente, haciendo el trabajo sucio para sacarle la panoja a los hermanos Angelopoulos, que es de lo que se trataba todo este circo. Que si la calidad de vida, que si el proyecto deportivo, que si la importancia de Nike, que si jugar a las órdenes de Pascual, que si fichado al 95%… “Leed, lo tenemos casi hecho con el Barcelona por esta pasta. Si no queréis que pase, ya podéis rascaros el bolsillo”, debió soltarles ayer viernes Raznatovic a los dueños del club griego… Y por lo visto funcionó. Spanoulis deja al Barca compuesto y sin novia, era la piedra angular del nuevo proyecto azulgrana. Queda Teodosic como plan B, que evidentemente no es igual, pero además CSKA no le soltará hasta que no tenga atado un sustituto de garantías, que esperaba que fuese precisamente Spanoulis. Aquí es donde Bobby Brown y especialmente Planinic podrían entrar en escena.

Hasta aquí lo que se cuece en la primera división del mercado europeo de fichajes. En la segunda está el Madrid, con su nueva rebaja presupuestaria y el lamentale despido de Suárez para ahorrarse tres perras mal contadas. El glamour de los grandes fichajes europeos murió con el mendozismo. En tres temporadas el presupuesto del Madrid de basket ha bajado de 30 a 20 millones, esa no es decisión de Laso ni de Herreros, sino de Florentino Pérez. Los resultados han acompañado últimamente, pero de tanto apretar la cuerda se va a romper. Por segundo verano consecutivo nos vemos saliendo al mercado de pívots sin el dinero suficiente, de tal forma que fichar un Faverani o renovar a Begic nos parece casi un triunfo. La próxima semana tendremos novedades, pues el sábado vence el plazo para que Fenerbahce diga esta boca es mía y supere nuestra oferta de renovación por Begic. No sería mal momento para avanzar en la negociación por el trasnfer de Faverani, amparados en un plan B.

Por cierto, contabilizado el voto de casi 200 personas diferentes, la encuesta del blog ha dado un vuelco. Faverani ha superado a Begic y a Bourousis como el pívot preferido para completar el juego interior blanco. De todas formas, reina la igualdad.

Carlos Suárez, despido improcedente

Tan perplejo estoy ante la noticia del despido de Carlos Suárez que aún me cuesta creerla. Me froto los ojos y me repito que no está pasando, que es el verano. Se me debe escapar información, porque esto no tiene ningún sentido. Y es que de confirmarse me parecería una de las mayores sino la mayor pifia en la dirección deportiva del último lustro. 

No le estamos descartando, no, le despedimos con contrato en vigor. Vamos a indemnizar con una cifra de seis dígitos para que se largue a un madrileño y madridista de cuna, un alero de 2.03m y 27 años que en 2011 lideró el regreso del equipo a la F4.  Puede que su salario sea un poco excesivo respecto a su actual rol en el equipo, pero tampoco resta, a sus números me remito. Suárez ha promediado valoración 8, ha sido el noveno mejor de toda la liga en la estadística +/- de su equipo en sus minutos en pista (+6). Sin ser su mejor temporada, no ha lugar a despido por bajo rendimiento.

Señalo directamente a Laso como culpable de este sinsentido. Ahora va a resultar que Darden, con 1.96m, extracomunitario y camino de los 32 años, al que ni renovaron en Unicaja, es el gran alero que llevábamos años buscando sólo porque jugase 3 partidos buenos en playoffs. Que las virtudes de Chimpa no brillen en el sistema de Laso no significa que al muchacho se le haya olvidado jugar. El buen entrenador saca provecho del talento disponible, y Suarez talento sabemos qu tiene. La medida de su nivel (fuera del ecosistema Laso) la dará ahora el mercado. ¿Acabará en un Bilbao-Zaragoza de la vida o en un buen equipo Euroliga? Gusta mucho en Barcelona, su estilo casa en el sistema Pascual, pero imagino que su religión (el madridismo) se lo impide. En todo caso, perdonado quedaría, al menos por mi parte. Me alegraría infinito verle en Moscú, Messina fue el entrenador que más provecho le sacó, pero al parecer CSKA ha desestimado el ofrecimiento. Los turcos se lo están pensando.

Podría entender la decisión del Madrid si tuviésemos atado a un alero top, digamos Hairston, Bogdanovic o Preldzic. Pero, ¿acaso mejora la plantilla con Dani Díez en vez de Suárez? No, en absoluto. Al club se la sudan los tiempos del desarrollo de Díez, le sube porque es barato. ¿Acaso el perfil de Díez se ajusta mejor al sistema Laso? No, de hecho se parece bastante al de Suárez, alero alto-cachas, gran reboteador pero discreto tirador: 27% en triples este curso en Lagun Aro. 
La misma decisión tomada el verano que viene podría haber tenido sentido, una vez terminado el contrato de Suárez y con Díez un año más maduro, pero estamos a 5 de junio de 2013. No creo que hagamos ningún favor a Díez subiéndole tan pronto. Hernangomez y él están llamados a jugar algún día en el primer equipo, pero su hora todavía no ha llegado, necesitan 1-2 temporadas de cocción más, con minutos y tiros. Seamos realistas, en un Madrid aspirante legítimo a ganar la Euroliga no hay espacio para que se foguee la chavalada.

Entonces, ¿por qué se despide a Suárez? ¿un roce personal tal vez? Me cuesta creerlo, el jugador lleva 3 temporadas en el club y no hemos tenido noticias de ningún ramalazo indisciplinario, de hecho hasta donde conozco es relativamente apreciado en el vestuario por los compañeros. Por descarte, el motivo más plausible es el económico, aunque aquí hay muchos asteriscos. En fechas recientes se certificó lo que temíamos, Florentino vuelve a despreciar al baloncesto con otra reducción presupuestaria, dos millones menos para la próxima temporada, 20 según mis informaciones (al Barca de Spanoulis le vamos a mirar con prismáticos).

La explicación sería ahorrarse el millón de euros del salario de Suárez. Sin embargo, desde mi punto de vista es hacer un par con unas tortas. A poco listo que sea su agente le sacará al club digamos que medio millón por el finiquito, y es que esto es un despido improcedente de manual. Si le sumamos el salario de Díez, digamos 150-200k, que por muy canterano que sea tampoco va a jugar por amor al arte, el ahorro real son unos 300 mil euros. Muy pelados andamos y/o muy cruzado tenía Laso a Chimpa si organizamos toda esta romería y empeoramos voluntariamente la plantilla por una cifra así.

Los panes y los peces

Supimos ayer que Begic tiene pie y medio en Fenerbahce, donde le firmarían tres años, aunque un salario no demasiado alto: 750k brutos anuales, eso sí, con un tipo impositivo bastante más bajo que el español (entre el 20 y el 30%). De la noticia deduzco que si el Madrid finalmente no le renueva es porque:

1) en realidad no tiene mayor interés, pese a su buen final de curso a Laso nunca le gustó y su perfil se pisa con Mejri (ya fichado). ¿De cuánto dinero dispone ahora la sección para buscar un pívot? Estas son mis cuentas de la lechera. Supongamos que Mejri cobre lo mismo que Begic (650k, que ya me parecería mucho) y sumemos la bajada de sueldo de Felipe y Chacho (ahorro anual de 0.8mill). Añadamos la diferencia de salario entre Pocius y Darden (200k) y que este curso gastamos menos en transfers: 60k en Mejri en vez de 250k por Draper e indemnización a Kalnietis. El resultado es que, manteniendo los 23 millones de presupuesto de la sección del curso pasado y teniendo en cuenta que Hettsheimeir cobró 400k, quedan alrededor de 1.6 millones para encontrarle un sustituto.

Con eso da por ejemplo para fichar a Faverani con la cola, digamos medio kilo para el Valencia en concepto de traspaso y unos 900k para el chaval, siempre que acepte firmar una cláusula anti NBA de 3 años de duración. Insisto en Faverani porque, aparte de que gusta a Laso y su representante es amigo de Herreros, tiene pasaporte español. Todos los otros nombres que han sonado (Paul Davis, James Shawn, Nathan Jawai, etc) son extracomunitarios y el Madrid con la renovación de Darden tiene copado ese segmento. Si alguno sabe de pívots no extracomunitarios en el mercado con caché por debajo del millón anual y que casen en el estilo Laso, que hable ahora o calle para siempre.


2) no hay dinero ni para igualar esa oferta, nos enfrentamos a un escenario de nueva reducción presupuestaria. Volvemos a la pufoagenda, a las sobras del mercado y a los Hettsheimeir. Herreros dispone de
 600k para fichar a un pívot. De confirmarse el recorte (en torno al millón), quedaría de nuevo retratada la predisposición de Florentino hacia la sección. Cuando se metió mucha pasta y perdíamos (Messina), porque no había retorno de inversión, ni en títulos ni en dinero (bienvenido al basket). Cuando ganamos, digamos ahora, porque con lo que hay es suficiente. ¿Que cada año llevamos más gente al pabellón y somos menos deficitarios? Pues el año que viene a superarse. El caso es recortar, las victorias son coyunturales. Que el Barca de fútbol ficha a Neymar, el Madrid puja por Bale (70mill). Que el Barca de basket prepara 4 millones para Spanoulis, el Madrid no tiene ni para fichar a Faverani o retener a Begic…

Hay que saber muy poco de basket para no ver que con la base actual bajo contrato, el Madrid está a un par de millones de presupuesto de armar una plantilla para ser favorito nº1 a la Euroliga. Pero al mismo tiempo, si escatimas, como parece el caso, el Barca nos recupera el terreno perdido y lo que apuntaba a cambio de orden en el basket nacional se queda en agua de borrajas, porque con una diferencia presupuestaria de 
22 a 35 lo extraño sería ganar. Puede darse que un año que el rival gaste mal su dinero y además tenga problemas de lesiones, como el presente, y entonces ganes. Pero si el rival hace las cosas medio bien, lo normal es que nos comamos los mocos. No somos el Olympiakos.

Desalojo de talento

Según Nacho Duque, de Marca, los jugadores “se van a ligas como la rusa, menos competitivas, pero donde no tienen problemas de dinero”… ¿Qué es la competitividad? ¿Acaso el ejército de mediocridades y americanos en su primera experiencia profesional que están fichando los clubes ACB este verano porque andan sin blanca? Enrocarse a estas alturas en el “somos la mejor liga de Europa” sin una mínima reflexión suena a tópico patrio, a simple desconocimiento. ¿Cuántos partidos de, por ejemplo, Liga Báltica pensáis que vio el tal Duque el año pasado para juzgar su competitividad? A día de hoy, creo que un Lietuvos Rytas-Lokomotiv Kuban tiene más nivel que un Lagun Aro-Cajasol.

La ACB solía ser la más competitiva porque durante años de bonanza los clubes de clase media y baja disponían de pasta fresca inyectada directa o indirectamente por administraciones locales y autonómicas: consejerías de turismo, cajas de ahorro, ayuntamientos, televisiones regionales, etc. Dinero -> mejores jugadores -> competitividad. La crisis ha destapado esa gran mentira que es una liga inflada de subvenciones, pagada por el bolsillo del contribuyente.  Desprovista del patrocinio público, a la ACB le sobran equipos y le falta liquidez. ¿Derechos de TV gratuitos? ¿Equipos que no descienden? ¿Mercadeo de plazas? ¿Pero qué cachondeo es este?

Entre los jugadores se corre la voz de que en España pagan poco y tarde, si pagan. Unos que se van y otros que ya no quieren venir. Intentando contabilizar la pérdida de talento me pregunto, ¿cuántos jugadores titulares de los equipos de playoffs han cambiado de aires este verano? Más de la mitad, 23 de 40*, de los que sólo 6 siguen en la ACB, y no precisamente los apellidos más lustrosos: Barnes, Urtasun, Llompart, Calloway, Vidal y Tomic. Los equipos de clase acomodada ven marcharse a otras ligas a sus jugadores franquicia y los sustituyen por las estrellas de los clubes modestos ACB que están de saldo. Una monogamia que podría definirse como ‘efecto ascensor’. Cabezas sustituye a Prigioni en Baskonia y Llompart a Cabezas en Zaragoza. Doellman suple a Caner-Medley en Valencia. Etc. Caras conocidas para el aficionado, pero que no maquillan el resultado final de la ecuación: la balanza del talento saliente y entrante queda muy desequilibrada, la competición pierde nivel global.

No todo está perdido


El primer ingrediente son unos gestores de la competición valientes, de miras amplias, que admitan el problema y no busquen palabras amables en su cortijo. Si se redujese el número de equipos (¿qué tal 14 o 15?) y se gestionase con destreza el asunto televisivo, creo que la ACB podría repuntar, porque cuenta todavía con dos poderosos intangibles: 1) Compartir cartel con dos transatlánticos mediáticos como Real Madrid y Barcelona, que mantienen el interés del aficionado irregular 2) una masa social pequeña pero fiel, un valor añadido del que carecen los clubes rusos, cuyos pabellones están estructuralmente vacíos (no así en Turquía, Lituania o Balcanes).

No tengo nada contra los equipos pequeños ACB, elogio su contribución al baloncesto en España, pero su lucha es el descenso y este curso se ha demostrado que es una farsa. Yo sería el primero que no querría competir en estas condiciones. La reducción del número de equipos me parece impepinable. No debe entenderse como una ofensa jugar en la segunda categoría, sino como una forma de revalorizar la primera, una competición seria y creíble.

*Estas son mis cuentas de la lechera: el Barcelona pierde a 2 titulares: N’dong y Eidson (este último fue titular en 31 de los 41 partidos del año). El Madrid pierde otros 2: Tomic y Singler. Baskonia otros 2: Prigioni y Teletovic. Valencia 3: Claver, De Colo y Caner-Medley. Cajasol 3: Davis, Urtasun y Calloway. Bilbao 3: D’Or Fischer, Aaron Jackson, Marko Banic. Lagun Aro 3: Panko, Vidal, Jimmy Baron. Y naturalmente Alicante a los 5… Total: 23 de 40. Sin olvidar las bajas de tres jugadores franquicia de equipos que no alcanzaron playoffs: Joel Freeland, James Augustine y Bracey Wright.