Equilibrio salarial

En abril, tras el batacazo Euroliga, bien parecía que el verano sería de muchos cambios en los actores secundarios de la plantilla. Sin embargo, el equipo enderezó el rumbo a tiempo, cerró con buen sabor de boca y el lema en los despachos ha cambiado. La palabra que más se escucha es continuidad, incluida de algunos que tenían pie y medio fuera. Cuento entre esos a Nocioni, Thompkins y Taylor. Los dos estadounidenses no cumplieron tal vez las expectativas que levantó su incorporación, pero al menos se acabaron convirtiendo en piezas homologables del engranaje Laso. Más allá de su rendimiento, la decisión sobre su continuidad se toma también en contexto, en base a las alternativas que ofrece el mercado en su puesto a un precio similar.

Taylor es un jugador con un IQ bajo en pista y por momentos canta su falta de confianza en el tiro de tres, ya sabéis, pecado capital para los exteriores en este sistema. Sin embargo, tiene un físico absolutamente diferencial para Europa, midiendo 2.01m puede emparejarse en defensa con escoltas y hasta bases, y tapar así las miserias de Chacho o Carroll, según proceda. Su condición de comunitario y su sueldo razonable, alrededor del millón de euros bruto, le convierten en una pieza difícil de sustituir en el mercado. Por comparar, Fenerbahce pagó un millón de cláusula por Kalinic, del mismo perfil y que tampoco marca diferencias, además de arrearle un millón de dólares neto al año, es decir, 2 en fiscalidad española. Entiendo que es el mismo motivo por el que se ha renovado al otro alero de la plantilla, Maciulis, cuyo rendimiento este curso, tras su despampanante Eurobasket, ha sido igualmente discretito.

La contribución de Thompkins, si contamos su notable recta final, ha sido quizá mayor que la de Taylor, de ahí la relativa unanimidad en la afición sobre su continuidad. Sucedía en su caso que el mercado sí ofrecía algunas alternativas potenciales, como Claver, en un perfil más defensivo pero pasaporte nacional, y Anthony Randolph, interior de moda en Europa y me dicen que objeto de deseo de Herreros. Ambas operaciones parecen haberse torcido. La primera, por la actitud ‘perro del hortelano’ de Valencia, cerrado en banda a negociar por su transfer un precio de mercado razonable. En el caso de Randolph entran en juego dos factores. Por una parte, que su prioridad es intentar regresar a la NBA, al fin y al cabo la liga de su país y donde con el nuevo contrato de TV atan a los perros con longaniza. El Madrid no tendría respuesta hasta entrado el verano, ya sin capacidad de reacción en caso de negativa. Por otra, pide un sueldo muy alto, un riesgo con el historial de talento interior malgastado por Laso y que desequilibraría el ya de por sí complejo ecosistema salarial de la plantilla.

Y digo ya de por sí complejo porque está condicionando las negociaciones para la renovación de Ayón, para la que en todo caso mantengo el optimismo. El club está plantado en 2,2/2,3 millones por temporada, mientras que el mexicano quiere llegar a los 3. La cuestión no es si el club puede o no llegar a esas cifras, que puede, sino si debe, pues supondría el doble de salario que Chacho y un 20% más que Llull, que es el jugador franquicia. No me olvido de Rudy. Sus 2,7mill anuales son a día de hoy excesivos para su rendimiento, pero las circunstancias de su fichaje fueron las que fueron, venía con mucho cartel de la NBA y hubo que pujar con el Barca. Aún así, el club es consciente de que cobra de más y le ha ofrecido ampliar años a cambio de bajarse el sueldo.

Las cuentas del Madrid de basket

El baloncesto en Europa es deficitario, no lo vamos a descubrir a estas alturas. Para competir en la élite necesitas el respaldo económico de un mecenas oligarca, de papá Estado (patrocinio de cajas de ahorro, etc) o de un potente equipo de fútbol que asuma tus pérdidas. El Madrid publicó recientemente el informe económico del curso 2014-15 y analizando las cuentas (página 117), sorprende a botepronto el aumento del déficit de la sección, de 20 a 28 millones de euros, pese a una temporada plagada de éxitos. Sin embargo, mirados con lupa, no son números catastróficos, no peores que en temporadas anteriores.


La diferencia de déficit en el club blanco de este curso respecto al previo se identifica claramente en los 8.1 millones desembolsados en concepto de primas por resultados (página 97 del informe), una cifra abultada, que junto a los 2,7mill de derechos de imagen disparó a 30mill el gasto total en personal. Sin embargo, la cifra es simplemente la propia del mejor curso de la historia de la sección, con todos los pluses posibles estipulados por contrato, gracias no solo a esos cuatro títulos en juego, también por el liderato en los dos grupos de Euroliga y en la regular ACB. Ganar no sale barato, pero pica menos…

Medio millón por cabeza de media entre plantilla, cuerpo técnico y dirección, un dinero que Florentino desembolsa con gusto, especialmente en un año de sequía en fútbol. Una cifra, además, en la que imagino no se contabiliza la parte que Slaughter perdonó para marcharse hace tres semanas a Turquía. Por comparar, las pérdidas de la sección de basket del Barca fueron de 22.7 millones, sin tener que pagar primas.

En el capítulo de ingresos del Madrid sumen 420k euros de la Euroliga: 250k por el título y otros 170k por las 24 victorias a lo largo de competición, que se pagan a 7.000 euros. A la parte de cláusula que Mirotic paga el primer año hay restar el pellizco que se desembolsó por los derechos de Nocioni, Ayón y Campazzo. Si sumamos +800k de ‘saldo neto de traspasos’ a los 10.1 de ingresos ordinarios (1.2 de TV, 5.1 de marketing y 3.6 en concepto de entradas y abonos) resulta un total de 10.9 millones de ingresos totales de la sección, frente a los 4.4 del Barcelona en el mismo periodo.


Entre los gastos aparecen también 6 millones de ‘Operaciones’, que engloban gastos varios del tipo viajes, arbitrajes, servicios de empresas externas, etc, y otros 2 millones de ‘amortizaciones de inmovilizado’, inversiones como el pabellón de entrenamiento cuyo desembolso se divide en las cuentas de varios años.

Para la temporada que comienza (página 130) el club destina a la sección de baloncesto un presupuesto absoluto de 29 millones, de los que se calculan 22 para gasto en personal (no solo plantilla), por los 30 gastados este curso, como dijimos, inflados por las primas. Se espera una ligera rebaja de los ingresos, de 11 a 10 millones. En los gastos de plantilla, echen cuentas con la subida de sueldo a Llull (700k) y la indemnización a Bourousis.

Posdata: esta madrugada, de viernes a sábado, juega el Madrid en Brasil el primero de los dos partidos de la Intercontinental, lo retransmite en España RMTV y se puede ver online en EuroleagueTV.

*Gracias a mi hermano David, economista y merengue de pro, por su ayuda en la elaboración de este artículo.

Oleson, parche y penitencia

¿Pero de dónde saca tanto dinero Chichi?

Un millón de euros completo desembolsa el Barca al Baskonia por el transfer de Brad Oleson, cupo nacional, un buen jugador y ya, que esta temporada sólo podrá competir en ACB. No olvidar además el contrato/puro de 1,4 millones anuales por tres cursos que hereda el club azulgrana. Una operación pues, que ronda los 6 millones de euros por un jugador que será impepinablemente reserva, al que con todos los efectivos exteriores sanos (Mickeal, Ingles, Navarro y Rabaseda) no le corresponden más de 15 minutos en la rotación. El lastre del sobresueldo de Oleson (claramente fuera de mercado) será la penitencia con la que cargará el Barca durante 3 años por la desastrosa confección de plantilla del pasado verano, en la mayor ortodoxia del denostado modelo ‘Zidanes & Pavones’: 28.1 millones de euros de presupuesto y unos reservas exteriores que no los querría para sí ningún equipo de playoff.

En realidad casi todos los sueldos clave del Barca está inflados, empezando por Xavi Pascual, que nunca ha demostrado nada en ninguna otra liga o club salvo en este millonario Barca, se levanta 1.2m. anuales, el doble que por ejemplo Laso. El amic Sada, que lanzó un órdago al club en verano y volvió con el rabo entre las piernas porque nadie se interesó por él, cobra 800k por amor a la patria. Pete Mickeal, que cumple 35 palos dentro de tres semanas, se lleva 2 millones anuales a la saca. Por Huertas se pagaron casi 2 millones sólo de traspaso. Y el pianista Lorek firmó este verano el mayor contrato de la historia de la ACB (3 millones anuales) y lleva desde entonces rascándose los genitales…

¿Es el Barca mejor con Oleson? Sí, estaba haciendo una temporada majetona en Vitoria y sus minutos son por tanto más fiables que los de Abrines al que sustituye. ¿Supone su presencia un cambio sustancial? No, en absoluto. Ni es tan bueno, ni está llamado a jugar tantos minutos (salvo lesión seria de Navarro). Ha venido para defender y meterlas cuando se quede sólo, punto.

Con el pico de Oleson el presupuesto del año de la sección de baloncesto del Barcelona sube hasta prácticamente los 30 millones. Por comparar, el Madrid está en 23 intocables. Recalco lo de intocables porque me consta por fuentes del club que no hay ni un céntimo más del que se ve, no ya para jugadores, es que “ni para papel”. Sirva como prueba el sainete del pívot en verano, cuando tras tanto marear la perdiz la sección se tuvo que conformar con la opción sencillamente más barata, la de un Hettsheimeir lesionado y sin equipo por 400k la temporada.

¿Inferioridad presupuestaria o incompetencia directiva?

La que conocemos será aproximadamente la plantilla del Madrid 2012/13. Las cartas están sobre la mesa y no hay más tela que la que arde. Podría llegar un pívot americano, atlético y mediocre + la salida de Pocius si algún incauto se hace cargo de su salario más propina simbólica. Pero la plantilla podría sencillamente quedarse tal cual, subiendo a un pívot canterano.

Parece ser que “no hay dinero para más”. Por una parte es cierto, es difícil competir con el Barca, que cuenta con un 15-20% de presupuesto más, que se traduce en unos 4-5 millones anuales que marcan diferencias de plantilla. ¿Cómo el Barca mantiene uno de los presupuestos más altos de la Euroliga y de lejos el mayor de la ACB con 3.000 personas en el pabellón y 20 millones de déficit anual tras el anuncio de recortes en todas las secciones de su presidente hace un año? Misterio. No aceptaré lecciones de moralidad o cantera, pero mejor para ellos.

Sin embargo, la inferioridad de presupuesto no lo excusa todo. Todo presupuesto es flexible con los directivos adecuados (pregunten a Chichi con la renovación de Lorbek), unos valientes que se planten en el despacho del jefe con un órdago. “Cierto que la sección es deficitaria, pero el año pasado aumentamos significativamente los ingresos, reduciendo pérdidas. Además, ya que no te puedes cargar la sección, huyamos adelante e invirtamos 5 millones más, para ser al menos deficitarios ganadores. De lo contrario dejo el barco”. Pero no, aquí cada uno está por salvar su puesto, el sueldito un año más. Así que le dicen al jefe lo cómodo, lo que quiere oír, que con este dinero es suficiente, que ‘este año sí’. Y a final de curso, cuando se vuelva a perder la final con el Barca, sonará la cantinela habitual: “mala suerte, equipo joven e ilusión”.

Siempre puede darse el caso de que a tu jefe verdaderamente se la resbale el baloncesto y no entre en razón, entonces tendrás que optimizar lo que tienes (que no es poco), al menos como para no empeorar lo presente.

1) “Hemos fichado a Rudy, que lo compensa todo”. Por una parte, no es cierto que lo compense todo. Es bueno, mejor que Singler, pero no tanto como para compensar por ejemplo la fuga de talento en la pintura. Por otra parte, Rudy no ha fichado por el Madrid este verano, ya lo hizo el pasado. ¿Cuántas veces esperan colgarse la misma medalla? Regresa con el rabo entre las piernas, a cumplir un contrato en vigor por un sueldo fuera de mercado. En fin, es nuestro vellocino de oro, pelillos a la mar.

2) “Los mejores fichajes se cierran en marzo, no en julio”. Verdad, si es referida a estrellas continentales, cuyo precio se dispara en el mercadillo veraniego, pero que no aplica a la clase media. ¿Acaso los grandes de Europa pelearían por un Slaughter de la vida? No, porque como él hay 20. Quizá Draper tenga mayor valor de mercado (y como tal se ha pagado traspaso), por la escasez de bases y el pasaporte croata. Pero su precontrato a destiempo suponía igualmente un riesgo innecesario. Chacho remontó el vuelo, opción nunca descartable, y Draper pasó a no hacer falta. Como consecuencia, y en vez de envainártela, recompones el juego exterior en base a un precontrato a destiempo, no a las necesidades reales de la plantilla. Es decir: vuelves a caer en el error de Llull como escolta y de paso crucificas a un buen activo como Pocius. Como a Laso le vale todo, porque su premio es estar y para remate le han renovado, aquí no se queja nadie.

3) El sainete del pívot. Se dio patada a Tomic con la excusa del estilo, que pronto quedó desacreditada. ¿Son Troy Murphy, N’Dong con 34 años o Thiago Splitter, por los que se ha pujado activamente, el pívot atlético que supuestamente prefería Laso? También se blandió la excusa económica, pero Tomic hubiese renovado a la baja por 1.3mill, los mismos que ha firmado de azulgrana, una cantidad justa y asumible. Pero no había voluntad negociadora, sino ganas de quitárselo porque fue fichaje de Messina. Como en el baloncesto mundial sobran pívots buenos y baratos, regalamos a nuestra primera opción en la pintura al rival directo sin alternativa apalabrada o al menos una hoja de ruta. ¿Acaso esperaban mejorar a Tomic ofreciendo un millón anual? Por hacernos una idea, Ibaka, ese negrito tan majo y cachas que jugó un par de meses el curso pasado, ha firmado 12 mill$ anuales. Así funciona el mercado de pívots. Así que justo ahora, tras dos meses de búsqueda improvisada y de toparse con la cruda realidad del mercado de pívots, se esgrime la excusa de la inferioridad económica. No me vale.