Las cuentas del Madrid de basket

El baloncesto en Europa es deficitario, no lo vamos a descubrir a estas alturas. Para competir en la élite necesitas el respaldo económico de un mecenas oligarca, de papá Estado (patrocinio de cajas de ahorro, etc) o de un potente equipo de fútbol que asuma tus pérdidas. El Madrid publicó recientemente el informe económico del curso 2014-15 y analizando las cuentas (página 117), sorprende a botepronto el aumento del déficit de la sección, de 20 a 28 millones de euros, pese a una temporada plagada de éxitos. Sin embargo, mirados con lupa, no son números catastróficos, no peores que en temporadas anteriores.


La diferencia de déficit en el club blanco de este curso respecto al previo se identifica claramente en los 8.1 millones desembolsados en concepto de primas por resultados (página 97 del informe), una cifra abultada, que junto a los 2,7mill de derechos de imagen disparó a 30mill el gasto total en personal. Sin embargo, la cifra es simplemente la propia del mejor curso de la historia de la sección, con todos los pluses posibles estipulados por contrato, gracias no solo a esos cuatro títulos en juego, también por el liderato en los dos grupos de Euroliga y en la regular ACB. Ganar no sale barato, pero pica menos…

Medio millón por cabeza de media entre plantilla, cuerpo técnico y dirección, un dinero que Florentino desembolsa con gusto, especialmente en un año de sequía en fútbol. Una cifra, además, en la que imagino no se contabiliza la parte que Slaughter perdonó para marcharse hace tres semanas a Turquía. Por comparar, las pérdidas de la sección de basket del Barca fueron de 22.7 millones, sin tener que pagar primas.

En el capítulo de ingresos del Madrid sumen 420k euros de la Euroliga: 250k por el título y otros 170k por las 24 victorias a lo largo de competición, que se pagan a 7.000 euros. A la parte de cláusula que Mirotic paga el primer año hay restar el pellizco que se desembolsó por los derechos de Nocioni, Ayón y Campazzo. Si sumamos +800k de ‘saldo neto de traspasos’ a los 10.1 de ingresos ordinarios (1.2 de TV, 5.1 de marketing y 3.6 en concepto de entradas y abonos) resulta un total de 10.9 millones de ingresos totales de la sección, frente a los 4.4 del Barcelona en el mismo periodo.


Entre los gastos aparecen también 6 millones de ‘Operaciones’, que engloban gastos varios del tipo viajes, arbitrajes, servicios de empresas externas, etc, y otros 2 millones de ‘amortizaciones de inmovilizado’, inversiones como el pabellón de entrenamiento cuyo desembolso se divide en las cuentas de varios años.

Para la temporada que comienza (página 130) el club destina a la sección de baloncesto un presupuesto absoluto de 29 millones, de los que se calculan 22 para gasto en personal (no solo plantilla), por los 30 gastados este curso, como dijimos, inflados por las primas. Se espera una ligera rebaja de los ingresos, de 11 a 10 millones. En los gastos de plantilla, echen cuentas con la subida de sueldo a Llull (700k) y la indemnización a Bourousis.

Posdata: esta madrugada, de viernes a sábado, juega el Madrid en Brasil el primero de los dos partidos de la Intercontinental, lo retransmite en España RMTV y se puede ver online en EuroleagueTV.

*Gracias a mi hermano David, economista y merengue de pro, por su ayuda en la elaboración de este artículo.

Todos contra Francia

Por primera vez en varias ediciones España no parte como favorita al Eurobasket, honor que cede al vigente campeón, Francia, que acude con casi todo, salvo Noah y Caseur. Una equilibrada conjunción de físico y talento, experiencia y juventud, un grupo que se conoce además de varios veranos y que va repartiendo sopas con honda en la preparación, contra selecciones serias, no como España. Parker y Batum son los mejores del torneo en su puesto. Ajinca y Gobert, dos fuerzas de la naturaleza, criptonita para nuestro Pau. Otros talentos como Boris Diaw, De Colo o Fournier aportan alternativas en ataque, mientras Lauvergne y Gelabale son el pegamento. Sorprende la presencia en la convocatoria de Florent Pietrus en vez de Kim Tillie, y el descarte de Heurtel, el mejor pasador de Francia, cuyo puesto como tercer base recae en Antoine Diot, al que veremos este año en Valencia.

España es la selección con las bajas más ilustres del campeonato, Marc, Ibaka, Rubio, Navarro y Calderón. Así las cosas, la rotación de Scariolo la compondrán basicamente Pau Gasol y una amplia sucursal del Real Madrid. El quinteto integrado por Chacho, Llull, Rudy, Mirlo y Pau no tiene que envidiar a nadie, tampoco a Francia, pero la segunda unidad cojea sensiblemente. Alguien tendrá que dar un paso al frente, se me ocurren Claver o San Emeterio. La única buena nueva de las pachangas de preparación, porque no se las puede calificar de otra forma, es el soberbio estado de forma de Rodolfo, firme candidato a quinteto ideal del campeonato.

Grecia lleva tiempo alejada del cajón, no juega unas semifinales de torneo FIBA desde 2009, pero se presenta esta vez con la plana mayor al completo, una estrella, Spanoulis, y una pléyade de competidores solventes, fraguados en mil batallas: Calathes, Printezis, Sloukas, Mantzaris o Kaimakoglu. Acuden a la llamada de Katsikaris también los NBA, Koufos y Papanikolau, que aportan físico y defensa, mientras Bourousis y Perperoglu buscarán resarcirse tras sendas malas temporadas en sus equipos. Dejo para el final al matrix Antetokuonmpo, llamado a ser una de las sensaciones del torneo. En definitiva, una plantilla larga y experimentada.


Serbia acude sin Krstic ni Marjanovic por lesión, pierde también el factor sorpresa, pero igual es una potencia emergente. El mismo bloque de la plata mundial del pasado verano, a la que sumar un año de experiencia en la élite Euroliga de varios de sus jóvenes talentos (Kalinic, Bogdanovic, Mitrovic). Nemanja se ha graduado como estrella continental, pero el techo de la selección pasa impepinablemente por la inspiración y concentración de Teodosic. Puestos a sacar punta, me genera dudas el banquillo en los puestos exteriores.

Italia, por primera vez desde que me alcanza la memoria, se presenta con toda la dinamita. Por novedad y estilo, quizá el equipo más atractivo del campeonato para el espectador, un chorreo de talento ofensivo, con Gallinari, Belinelli, Bargnani, Datome y Gentile. El problema es que al baloncesto se juega a dos aros y con solo un balón. Esas cinco estrellas tienen un perfil similar, sus puntos llegan desde el perímetro, defienden poco y no son muy de compartir el balón. Incluso los secundarios tienen aroma de prima donna, Hackett, Aradori y Melli, siendo el tosco center Marco Cusin el único que aporta brega y rebote. Un déficit que puede lastrar la competitividad azzurra.

Hasta aquí los equipos que pueden aspirar a medalla, porque hace tiempo que dejé de creer en Croacia. Bogdanovic volverá a tirarse las zapatillas, cuando lo mejor de la plantilla es la pareja interior Saric-Tomic. Las bajas de los nacionalizados Draper y Lafayette dejan el puesto de base como un solar, en manos del intrascendente Ukic y de Stipcevic, novato a este nivel, por lo que veremos minutos del ex Unicaja Kruno Simón en la dirección. Curiosidad por ver a Hezonja a las órdenes de un entrenador distinto a Pascual.

A Lituania no le doy opciones de metal por el desequilibrio en su plantilla. Los puestos de alero (Kuzminskas, Maciulis), ala-pívot (Sabonis, Jankunas) y pívot (Valanciunas, Javtokas) son dignos, competitivos, pero con semejantes bases y escoltas, con Seibutis como estrella y referente, los cuartos de final son non plus ultra. Vuelve Nowitzki a Alemania, pero a los 37 años ya no está como antaño para marcar diferencias casi en solitario. El juego exterior germano es de los peores del torneo. Tampoco doy ninguna opción a selecciones de cierto renombre, como Rusia, Eslovenia o Turquía, que van con lo puesto. Apostaría por Georgia como equipo revelación, porque lo de Finlandia ya no sería una sorpresa.

Relevo generacional invertido

El fichaje de Gasol por Bulls y la posible salida de Laso abrieron la semana pasada una ligera esperanza de que siguiese, pero era llevarse a engaño, su marcha estaba escrita. Mirlo hace las maletas y vuela a Chicago, donde será el rookie mejor pagado de la historia de la NBA, 17 millones de dólares por tres temporadas. Unos 12.5 si hablamos en euros, de los que 2.5 irán para el Madrid, en dos plazos. El primero a pagar en septiembre. Un dinero que, por orden de Florentino, no se reinvertirá en presupuesto de la sección. Qué majo él. Con Mirotic se va uno de los mejores canteranos de la historia del baloncesto blanco. Deja dos copas del rey y una liga ACB en las vitrinas, aunque nunca llegó a dominar el basket europeo, como algunos esperábamos antes de que volará del nido. Deja también el regusto amargo del mediocre rendimiento en sus últimos 5 meses en el equipo, abúlico, regañado con el entrenador por no recibir trato de prima donna. Sea como fuere, Mirotic ya es pasado.

El presente (si se puede llamar así a un tipo de 34 años) pasa por Andrés Nocioni, que probablemente será anunciado esta semana. El acuerdo es total, tanto con Baskonia como con el jugador. El club vasco recibe una ‘compensación’ de 200k por no acudir al derecho de tanteo y el jugador firma por dos temporadas, con un salario de 800k netos anuales, es decir, 1.5 millones brutos. Como comentamos en entradas previas, es una incorporación cortoplazista. Nocioni es jugador top, pero que ya dio su mejor baloncesto y sólo se puede esperar que posponga su ocaso. 11 años más viejo que Mirlo, un relevo generacional invertido. El otro movimiento confirmado es la renovación de Rudy hasta 2018, que no por esperada es menos importante. En cuanto a confección de plantilla, no hay nada más por ahora. Necesitamos un alero, pero cada vez quedan menos en el mercado. Podemos tachar de la lista a Micov. que harto de esperar al Madrid ha terminado firmando por Galatasaray (2 años, 1.3mill). Y dejo para el final lo del entrenador, que sigue siendo un boudeville. En vista de que la indemnización es un palo y que no se podría presentar a Katsikaris a corto plazo (pues su contrato con la selección griega expira tras el Mundial), ahora parece que Laso podría seguir. No sabemos si hasta el viernes, hasta septiembre que se pueda incorporar Katsikaris o hasta diciembre, cuando enganche dos derrotas seguidas. Un error, en todo caso, mantener al frente del equipo a un técnico sin la confianza del presidente y del director de la sección. Walking dead.

Hermetismo y máquinas paradas

Hermetismo en el Madrid. Más allá de nuestras ganas de pajiplantilla, de sacar el manager que llevamos dentro tras ese decepcionante final de curso, importa la premura porque ya de por sí salimos tarde al mercado. A estas alturas los estantes lucen medio vacíos y según desciende la oferta aumenta el precio, y no parece que Floren esté por cambiar su política de contención presupuestaria para la sección, da igual que el próximo curso acojamos la F4. Lo único confirmado por el momento es la salida de Draper, que era un secreto a voces. La pregunta del millón en este momento es la continuidad o no de Laso. Al parecer Herreros y Angulo avalan al técnico vitoriano, al que les une amistad personal. JCS mira hacia otro lado, José A. Sánchez (señor Lobo) pide su cabeza y todos aguardan la decisión de Florentino. Lógicamente, el tiempo juega a favor de Laso.

La confección de la plantilla está básicamente paralizada, y lo que sabemos ilusiona más bien poco, la verdad. Si no se va a reinvertir el dineral que deja Mirotic en un sustituto de campanillas, sino en Nocioni, que igual es pan para hoy y hambre para mañana, casi prefiero que se quede Mirlo un año, aunque entre salario y lucro cesante nos cueste un riñón. Lo normal es que se marche a la NBA, pero todavía no ha dicho esta boca es mía. La eventual marcha de Laso unida al pastizal de cláusula que le supone irse este año en comparación con el que viene lo mismo le hace replantearse el asunto. Ojo que un Mirlo motivado (no el de los últimos cinco meses) y tras otro verano en Montenegro con el maestro Pai Mei puede ser un step ahead. A parte de Nocioni, por el que encima pagaríamos sobreprecio porque está Querejeta por tocar los huevos y cuenta con la ventaja del tipo impositivo vasco (25%), lo único que suena es Micov y Bellas, jugadores apañados, fondo de armario, pero que ni ilusionan ni suponen un salto de calidad. Y ya no salto de calidad, sino directamente paso atrás sería la renovación de Slaughter, por dos años y 1.6mill nada menos, que según ‘Encestando’ está firmada hace 15 días. Sería una noticia nefasta de confirmarse. Dos americanos limitados, como Slaughter y Carroll, atados hasta 2016 y 2017, respectivamente, por alrededor de 4.5 millones de euros garantizados entre ambos. Plan de pensiones cortesía de Laso y Herreros, un mojón para el que venga.

Y mientras en Madrid están las máquinas paradas, el zoco europeo echa humo. Draper ficha por el Efes turco, gran animador del mercado, donde se une a Krstic, Saric, Lasme y Peperoglu, casi nada. Damian Rudez (no me hubiese disgustado por Dani) firma tres años por Indiana Pacers. Nuestro sueño húmedo, Gentile, está cerca de recalar en el CSKA, lo mismo que Bogdan Bogdanovic (Partizán, máximo anotador de la Euroliga este año), si no se interpone el Fenerbahce de Zeljko, que ya ha reforzado su backcourt con Ricky Hickman (Maccabi) y Andrew Goudelock (MVP de la Eurocup). Por cierto, los turcos han cortado a Linas Kleiza y a Bo McCalebb, que están por tanto libres como un taxi… Paul Davis, al que imaginaba como sustituto de Krstic en CSKA, resulta que renueva en Jimki, lo mismo que James Augustine que, por cierto, ha cuajado una magnífica temporada. El club de las afueras de Moscú parece que vuelve a disponer de cash, ha fichado a Tyrese Rice y Joffrey Lauvergne a cambio de Mike Green y Kresimir Loncar. Este segundo recala en Valencia, y ya os aviso de que será un fijo en mi equipo supermanager el próximo curso. Lokomotiv Kuban se cepilla a Marcus Williams y le sustituye por una de mis debilidades, Malcolm Delaney, superclase del Bayern Munich. Sabemos que el Barca tiene atados a Doellman y Satoransky, larga a Sada y Pullen, ha renovado a Nachbar y está interesado en un tal Trevor Mbakwe, cacho carne que sustituiría a Dorsey, que marcha a Turquía. Por último, parece que nuestro Willy Hernangomez se ha convertido en pieza codiciada de mercado. Tiene bastante pinta de que pueda recalar en Málaga, aunque yo personalmente le prefiero de capitán general en un equipo de media tabla.

Final de trayecto

Colorín colorado. La temporada en la que el Madrid ha tocado los picos más altos de excelencia baloncestística desde que soy aficionado cierra con el decepcionante saldo de una Supercopa veraniega y una Copa del Rey ganada sobre bocina. Los récords y los pabellones llenos son un recuerdo agradable, pero un consuelo menor si el equipo se achanta en el desenlace, si el jogo bonito se deshace como un azucarillo en la adversidad. Y el principal responsable es necesariamente el entrenador, Laso, que fue expulsado y vio por la tele y en silla de ruedas los que deben ser sus últimos minutos al frente del equipo, pese a que renovó hasta 2016.

Nunca fue un gran gestor de partidos, pero lo compensaba con una gestión impecable de la plantilla. Una vez que ha perdido el control del vestuario su continuidad es insostenible, menos con estos resultados. La final Euroliga a un partido es un cara o cruz, caímos en la prórroga, mala suerte, pero una final ACB a cinco partidos y con ventaja campo es exigible. Nos llevó muchos años armar una escuadra redonda y reconquistar el cetro del basket español como para cederlo sin rechistar a un Barca en transición, con un 25% mas de presupuesto, sí, pero con una plantilla descompensada. Han sido mejores en la final, por ahí no hay mucho que objetar. Dos de sus cuatro referentes, por cierto, son descartes del Madrid. A Ettore no le servía Oleson, pero Clay Tucker jugaba media hora. A Laso no le servía Tomic (22pts, 9rebs), pero Slaughter es intocable. Gracias por la hipoteca. 

Tras el ridículo del tercer partido, el Madrid mostró al menos orgullo en el cuarto, pero tras mucho remar la suerte nos dio la espalda en un final igualado. Pesó como un lastre la lamentable actuación de Chacho, la peor de la temporada y quizá la peor desde que viste la camiseta blanca (1/10tc, 3 pérdidas, 2 tapones recibidos, valoración -6). Remató la tarde fallando un triple liberado para empatar el partido a 20 segundos del final, de los que ha metido como churros todo el año. Hoy más que nunca hay que ser chachista. El encuentro supone probablemente la despedida de Mirotic del Madrid rumbo a Chicago. Sin brillar especialmente (11 puntos pero 0 rebotes en 20 minutos), fue clave en la remontada incompleta del último cuarto y al menos esta vez sí jugó con corazón y orgullo, que es lo que le pedíamos desde esta tribuna. Suerte en América. Los pívots (Mejri y Bourousis) volvieron a ser lo mejor del Madrid, su continuidad debería estar garantizada Lo mismo que la de Darden, un activo de rotación útil y a un precio justo. En fin, aquí lo dejo por hoy, tenemos el verano por delante para hacer quinielas sobre cambios en la plantilla y el banquillo, pero eso será desde mañana. Esta noche es para lamerse la heridas. Ánimo.

El Hundimiento, capítulo penúltimo

Absolutamente grogui queda el Madrid en la final tras una lluvia de triples en el tercer partido, la derrota más abultada del curso. Quiero pensar que esto aún se remonta, pero la cabeza me dice que está verdaderamente cuesta arriba, cuestión de dinámicas. El Barca está cuajando una final muy seria, aprovechando al fin parte del enorme potencial de la plantilla más cara de la competición. Sirva como ejemplo Lampe, 1.5mill de salario anual, fuera de dinámica durante todo el curso, pero convertido en factor X en esta final. El Barca se crece según comprueba que el rival ya no devuelve el golpe. Echo la vista atrás y recuerdo los primeros meses de la temporada con la nostalgia del primer amor. Parece que ha transcurrido un siglo, no queda casi nada de aquel equipo. La defensa generosa en el esfuerzo, la circulación altruista del balón, los triples en transición, el dominio del rebote, los parciales de vértigo, el buen rollo en el vestuario. Cada hora que pasa me queda más claro que Laso no seguirá, nuestras enormes virtudes ya no alcanzan para tapar los agujeros en el barco.

El tercero de la serie estuvo condicionado por el acierto azulgrana en el triple, que nos dejó sin partido prácticamente al descanso. Enchufaron algunos que habitualmente son de bajo porcentaje, pero también hubo unos cuantos sencillamente mal defendidos, se juntó el hambre con las ganas de comer. Chacho cometió numerosos errores en la dirección que nos lastraron cuando parecíamos reengancharnos al filo del descanso. 
Mejri y Darden no fueron un factor como en el segundo partido. Rudy concurrió en unas condiciones físicas deplorables, pues a su dedo roto hay que sumar un esguince grado dos (jugó infiltrado). Por eso Carroll fue el que más tiempo pasó en pista, 27 minutos, cuajando por cierto su mejor actuación de la serie, que tampoco es decir gran cosa. Al parecer ha descubierto que si no se puede levantar de tres después de bloqueo, siempre le queda el recurso de penetrar y dejar una bomba, 13 puntos y 8 rebotes, más vale tarde que nunca. Bourousis y Llull, cuya estadística llegó toda cuando aún había partido, fueron los más dignos dentro del naufragio general.

Y dejo para el final lo peor, el puesto de ala-pívot, una verdadera losa en esta final. Debía ser nuestro filón y se está convirtiendo en una tumba. Tenía grandes esperanzas puestas en Felipe, el año pasado se merendó a sus pares en la final contra el Barca (camino del MVP) y además este curso llegaba en plena forma a la cita, tras unos cuartos y semis a gran nivel. Pues parece que le han caído cinco años encima al ver las camisetas azulgrana. De dominador a dominado.

¿Y qué decir de Mirotic? Al principio me provocaba desazón, ahora directamente me cabrea, me da rabia ver con esa actitud abúlica a un chaval de 23 años que cobra 1.2 millones de euros, el cuatro con más clase de la Euroliga, contando con que Lorbek nunca volverá a estar delgado. Ni a puntear los triples de Nachbar se digna ya, cuatro le coló ayer. Y de rebotear, claro, ni hablamos (4 en tres partidos). Si alguno está tentado de exculparle agarrado en la estadística, aclaremos que firmó 2 puntos y valoración -1 en la primera parte, que es lo que duró el partido. El maquillaje en minutos de la basura no me vale. Turpin adoraba a Mirlo, pero se revolvería en la tumba si le viese como se deja llevar por sabe dios qué afrenta de vestuario o agravio comparativo. Que la gestión de minutos no sea un oasis de meritocracia no justifica que cada uno venga reclamando lo suyo, porque entonces nos convertiríamos en el ejército de Pancho Villa, al que por cierto cada vez más nos parecemos y nos está costando la final. “Hay que mearse en las circunstancias”, me solía decir nuestro amigo caído. Y exactamente lo contrario es lo que está haciendo Mirlo desde hace ya meses. Huelga de brazos caídos, dejando que pase el tiempo hasta la fecha del vuelo a Chicago. Una actitud infantil y egoísta. Ojalá me coma mis palabras, aún estamos a tiempo, pero menuda despedida por la puerta de atrás como perdamos en jueves. Y por cierto, como siga con esa actitud de vedette ofendida se puede dar una hostia de campeonato en la NBA, donde los roles (tiros y minutos) los marca el salario y no la meritocracia. Porque, muchacho, en todos lados cuecen habas.