Carroll ‘reaparece’ en Kaunas

carroll.pngEn una Euroliga tan apretada toda victoria a domicilio es un tesoro, aunque no sea la más épica o bonita, como la del Madrid en Kaunas. Dejó en 59 puntos a Zalguiris, quizá la plantilla con menos recursos de la competición, que no el peor equipo. Destacó por los lituanos Lima (13+6), cedido por el Madrid, que progresa adecuadamente, aunque más despacio de lo que esperaba el club. Partido igualado tres cuartos, hasta la ráfaga de triples de Thompkins al comienzo del último, parcial 14-0 y duelo roto. Trey, que lleva 13/24 triples en Euroliga, justificaba así la apuesta de Laso, que volvió a dejar a Randolph toda la segunda parte en el banquillo (igual que ante Maccabi), después de unos minutos muy pobres en la primera mitad, mala selección de tiro y defensa reguleras. El Madrid no es el Lokomotiv, con semejante competencia en la pintura nadie tiene garantizados los minutos jugando mal.

Llull y Doncic repartieron 12 asistencias pero estuvieron negados de cara al aro (4/17), lo que compensó el banquillo, que sumó más de la mitad de los puntos totales (41). La mejor noticia fue Carroll, que firmó su primer partido digno a domicilio en más de dos meses. Tampoco es que fuese una exhibición, pero el listón estaba por los suelos: cumplió atrás y al fin se reencontró con el triple (3/3). Se le ha echado de menos. Othello fue el máximo anotador del partido con 14 y Rudy hizo lo que hace ahora, robar balones, fallar triples, rebotear, defender y pasar. Se fue a 28 minutos por la baja de Maciulis (se quedó en Madrid por amigdalitis) y el pobre estado físico de Taylor, recién salido de un fuerte proceso vírico-estomacal. Queda mucha tela que cortar, pero con esta victoria el Madrid, cumpliendo en casa y en las otras dos salidas a priori accesibles (Unics y Galatasaray), tiene a tiro el segundo puesto de la regular.

Huida hacia delante

favTenía todo el sentido del mundo la destitución de Pascual en verano, es un gran técnico pero su ciclo estaba agotado, la afición desencantada por el estilo rácano pese a unos resultados homologables. La sequía de títulos era asumible con el Madrid en el pico de un ciclo dorado (durante años fue al revés), pero igual el Barca no se bajaba de las finales en España y seguía siendo competitivo en Europa, se quedó a un partido de la F4. El objetivo del cambio era generar ilusión en el aficionado, llenar el Palau, igual que el Madrid cuando llegó Laso y el equipo empezó a jugar a 90 puntos. Desde un punto de partida lógico, el Barcelona comete tres errores costosos tanto en lo deportivo como en lo económico.

– 1) Sustituir a Pascual por un clon, Barztokas, técnico de prestigio y probada competitividad a corto plazo, pero del mismo estilo rácano del que se pretendía huir. Pudo el miedo a la travesía por el desierto de una verdadera transición. Entre la indemnización Pascual y la cláusula del griego el club se deja casi 2 millones de euros, sin contar el sueldo del nuevo técnico. Con esa inversión se podía haber optado por ejemplo a liberar a Trincheri, cuyos equipos mueven el balón en ataque como una sinfonía. Al final, ni juego ni resultados: nunca en la historia de la Euroliga el Barca se había visto con semejante balance (7-10), es además el peor ataque de la competición, 71 puntos de media, 3 menos que el penúltimo.

-2)  Víctor Claver. El error no es ficharle, venía de reivindicarse en Krasnodar, de hecho le pretendió también el Madrid, como complemento defensivo y por su condición de nacional, pero se plantó en medio millón, el máximo razonable por un jugador de rotación, que con 28 años solo tenía 2 temporadas de nivel en su currículum (la pasada en Rusia y la penúltima en Valencia). El problema de su fichaje por el Barca es lógicamente el precio, esos dos millones de euros, uno de los traspasos más caros de la historia de la Euroliga. Ya no es que no los valga, sino las falsas expectativas que genera sobre su rendimiento, el sambenito con el que cargas al jugador de cara al aficionado y el lastre en las arcas. Porque el presupuesto es limitado, o debería serlo en una sección tan deficitaria como el Barca, y lo que gastas de más en una partida no podrás invertirlo en otra.

– 3) Una plantilla de 13 con cinco escoltas y solo un base, Tyrese Rice. Hace falta ser muy optimista o haber visto poco al Jimki para suponer que Koponen pueda dirigir de forma regular a un equipo Euroliga 15 minutos por partido (los que descanse Rice), pues tira como los ángeles pero no ve un pase. No quedaba mucho base puro en el mercado cuando el Barca salió de compras (Colom renovó en junio) y los que había se descartaron por caros (Vives) o escaso apellido (Hakanson). Se dio prioridad al nivel frente al equilibrio de plantilla, se desatendió el mantra de al menos dos jugadores por puesto. El problema se agrava con la baja de Pau Ribas, otro escolta pero que al menos podía subir el balón en situación de necesidad. La consecuencia es el fichaje de Alex Renfroe a mitad de curso, que no llega de jornalero (como Holmes) sino de muleta, que además de otro sueldo en nómina requirió transfer de 6 dígitos, como dicen medios alemanes y el sentido común, pese a que el Barcelona insista en que salió gratis. En el club que presume de cantera está mal visto admitir el pago de cláusulas, ya saben, Neymar costó 22 millones.

barcaA esos tres errores de gestión se unen circunstancias coyunturales. El Barcelona salió tarde al mercado en verano (mediado julio) por el cambio de técnico y para cuando lo hizo el Madrid ya había cerrado a Randolph, agente libre, ojito derecho de Barztokas en Rusia. La situación en el puesto de pívot no es error de la directiva, la lesión de largo plazo de Lawal es mala suerte y la salida de pista de Dorsey no era previsible.

Llegados a este punto, con el mismo juego y resultados pese a haber recuperado a casi todos los lesionados, el club ha optado por huir hacia delante, seguir tirando la casa por la ventana para tapar vías de agua. A los fichajes de Renfroe y Holmes se une Faverani, otro salario al roster y por el que se paga la cláusula de rescisión completa al Murcia, 250.000 euros netos, el doble en bruto, que es como se expresan los presupuestos en los clubes deportivos españoles. Y la cosa no termina ahí. El despido de Dorsey implica el pago de una indemnización, probablemente casi todo el sueldo que le quedaba por cobrar de este curso, pongamos 400k euros.

En resumidas cuentas, un dispendio económico para salvar los muebles, es decir, repetir lo del año pasado, final ACB y cuartos de Euroliga, para evitar una victoria moral aún mayor de Pascual.

Operación retener a Doncic

1516_dbb-rmb-28-620x349
Lleva el Madrid tiempo trabajando en una oferta que presentar a Doncic para intentar retenerle algún añito más allá de 2018, cuando tendrá los 19, edad mínima para inscribirse en el Draft de la NBA. El club no puede presentar esa oferta hasta el 28 de febrero, es decir, dentro de seis semanas, que el chaval cumpla los 18 y con ellos adquiera la mayoría de edad. Se habla de una oferta suculenta, pero ¿cuánto es ‘suculenta’?

Sabemos que a Florentino no le apasiona el basket, pero la sección aunque deficitaria se justifica con los resultados deportivos. A cambio, cuando se trata de movimientos estratégicos (fichajes de Rudy y Ayón, renovación de Llull), el presidente no ha escatimado en esfuerzos extra, fuera del presupuesto previsto, siempre que no impliquen pagar grandes cláusulas. Salarios altos, sí, transfers, no. Por otra parte, Doncic cada semana que pasa es más importante en el equipo, es ya un pilar y de seguir la progresión será el jugador franquicia en menos de un año, con permiso de Llull. Retenerle más allá de 2018 sería para el Madrid comprar un billete de pole position para ganar una Euroliga en los próximos tres años, dada la base de la plantilla y la evolución del muchacho. ¿Y ese billete cuánto cuesta?

Repasando los salarios de las otras estrellas del equipo (2.7 millones anuales Rudy, 2.5 Llull y Ayón), no sería descabellado suponer una oferta de entre 2.5 y 3 millones por temporada a Doncic. Que así dicho, en frío, para un adolescente en el basket europeo puede sonar una burrada, y hasta en primera instancia generar agravios comparativos de vestuario, pero desde una perspectiva de mercado simplemente reflejaría su valor, que en el deporte profesional no se refiere solo a rendimiento presente (MVP de 2 de las 3 últimas jornadas de Euroliga) sino a potencial y proyección a medio plazo. Digo medio plazo porque en el caso del Madrid el largo plazo importa poco, lo verá por la tele de madrugada.

La otra pata de la oferta económica blanca es la exención de la cláusula de salida a la NBA, es decir, que se marche libre si se queda alguna temporada más allá de 2018. En todo caso, incluso sumando lo que se ahorraría de cláusula más lo que ingresaría de un eventual nuevo salario, igual Luka perdería dinero respecto al contrato que firmaría en la NBA, dando por hecho que será un top-3 del draft, para los que está marcado un sueldo de entre 4 y 5 millones anuales (cifra que aumentará con el nuevo convenio). Eso sin contar la diferencia de ingresos por publicidad jugando en la NBA, donde se multiplica la exposición mediática. Por eso, el enfoque del club en este asunto no debe ser solo económico, donde la batalla está básicamente perdida, sino también apelar a argumentos deportivos (“cierra el círculo en Europa, espera a ganar al menos una Euroliga”) y sentimentales, lo a gusto que está en Goya, el cariño de compañeros, entrenador y afición. Siempre sin perder la perspectiva de que esto es baloncesto y no fútbol, el Madrid no deja de ser cabeza de ratón.

Luka, edición triple doble

doncicLe he regalado a mi hermano por Reyes la camiseta de Doncic, con la convicción de que dentro de 20 años será una pieza de colección, rollo vintage. Conscientes o no, inmersos en la vorágine de la temporada, estamos contemplando la historia pasar ante nuestros ojos, nadie había dominado así el baloncesto europeo a la edad de 17, repito, 17. Petrovic no fichó por la Cibona hasta los 20 años y Kukoc, por el que siento una especial predilección, tenía ya 21 cuando fue MVP de la Final Four, que ganó con la Yugoplástica 3 años seguidos (¿el mejor equipo que ha conocido Europa?). Puede que al final de su carrera Luka no llegue al nivel de estas leyendas, pero a los 17 años es más jugador de lo que eran ellos.

Milita en uno de los tres mejores equipos de Europa, con una plantilla larga y de apellidos contrastados, y en apenas un trimestre del primer año en que cuenta con minutos se ha hecho con el timón. Hace de todo, ante Maccabi cogió 11 de los 33 rebotes del equipo, repartió 8 de las 22 asistencias, se rebozó por el parqué para robar balones, seleccionó sus tiros con sangre fría… Pero si algo destaca de su repertorio es la clarividencia en estático, no hay cualidad más valiosa en el baloncesto, sencillamente porque es muy escasa. Ese momento Matrix en que Neo empieza a ver el código detrás de la realidad. Donde la mayoría de exteriores ve una maraña de manos y cuerpos, Luka dibuja pasillos, fintas y asistencias, y lo hace con un exquisito cuidado de balón, impropio de su juventud: 22 asistencias por solo 3 pérdidas en los últimos tres duelos Euroliga.

Laso, con buen tino, le ha ido concediendo responsabilidad de forma progresiva, pero sistemáticamente Luka ha quemado de forma precoz las etapas y en cada una ha echado la puerta abajo. Hace apenas mes y medio hablábamos de que le costaba brillar en Euroliga al nivel de ACB y viene de ser MVP de dos de las últimas tres jornadas de la competición. Frente a Maccabi, partido más apretado de lo que marcaba el guión, hasta 10 abajo en el tercer cuarto, impartió una lección de paciencia y altruismo. Valoración 32 con solo 5 tiros de campo lanzados, baloncesto total. Puede que no sea hoy ni mañana, pero si continúa esta evolución debe convertirse en jugador franquicia en algún punto del curso y medio que como poco le queda de blanco. ¿Cómo se lo tomarán los capos?

Rudy, soberbio ante los israelíes, parece hace tiempo haber asumido con normalidad su cambio de rol. Me genera algunas dudas Llull, que enseñó su peor versión salvapatrias (5/16tc), encantado con su papel de superhéroe Marvel. A día de hoy sigue siendo por méritos propios el go-to-guy, además puede convivir con Doncic, faltaría más, pero el balón en ataque estático debería estar progresivamente cada vez más tiempo en manos del muchacho. Laso no es el mejor gestor de partidos, como volvió a demostrar ante Maccabi (se olvidó de los tiempos muertos durante la sangría del 3º cuarto), pero sí es un gestor ejemplar de vestuario. Confío mucho en su mano izquierda para manejar la eclosión de Doncic. A partir de aquí ya es solo poner el vídeo a grabar, sentarse y disfrutar, lo contaremos pasados los años.

 

Hogar dulce hogar

randolphNada mejor para aparcar las miserias a domicilio que un triunfo de prestigio en Goya, el día de Reyes y ante el campeón de Europa vigente. Sigue pendiente la asignatura como visitante, pero amarrando en casa (6 seguidas) evita el Madrid urgencias clasificatorias dada la igualdad reinante. Fue, por la forma, un baño de confianza, un triunfo de ley cimentado, esta vez sí, en 40 minutos de concentración, intensidad y compromiso, todo espoleado por el llenazo hasta la bandera en el Palacio. Es la única fórmula ante CSKA, relojería suiza en ataque, la mejor circulación de balón de Europa, que tanto penaliza los momentos de desconexión rival. Aún escuece aquel parcial 22-0 de noviembre en Moscú. Los números de ayer, 25 asistencias y 12 triples, hablan de un partido a campo abierto, de los que prefiere el Madrid de Laso, lo contrario que las trincheras del Fenerbahce de Zeljko, el otro gran aspirante al título.

El idilio con el aro de Maciulis (20 puntos) mantuvo a los blancos en la primera parte, lleva 11 partidos seguidos metiendo al menos un tripe y lidera la Euroliga en porcentaje: 62% (¡!). Quién nos lo iba a decir. Su renovación en verano generó dudas razonables tras su pobre curso pasado, pero se está demostrando un acierto, encima a la baja y por dos años. La renovación que está empezando a generar dudas es la de Carroll, que amplió hasta julio de 2019, para cuando tendrá ya 36. Parecía el de CSKA a priori un partido perfecto para reivindicarse, duelo de prestigio, en el Palacio y ante un rival que deja jugar. Pero no. Valoración -3, una rémora los 10 minutos que pasó por pista, un agujero atrás y nulo en ataque, guión que se repite en Euroliga desde hace ya siete jornadas. Y el apagón Carroll deja cojo el juego exterior blanco, dado que Draper al no ver aro va muy justo en partidos así. Laso se ve con solo cuatro jugadores fiables (Llull, Luka, Rudy y Jonas) para cubrir tres puestos, más la aportación intermitente de mechitas Taylor.

Rudy anduvo negado cara al aro (0/6tc) pero tremendo en defensa e intendencia, un activo inclasificable en esta versión 2.0. A Doncic se le encogió por momentos la mano desde el tiro libre, pero en general cuajó una actuación muy sólida emparejado con algunos de los mejores del continente. Fueron canela sus minutos en la dirección cuando Llull pasó por la banca en la primera parte, un partido para aprender y disfrutar. Puede que Llull esté técnicamente un peldañito por debajo de los Teodosic y De Colo, pero lo suple con corazón y carisma. Son junto a Udoh sus dos rivales por el MVP, al que ayer insistió en presentar candidatura: 24 puntos y go-to-guy cuando se decidió el duelo.

Los interiores quizá no lucieron en números pero cumplieron con creces, para empezar ganando la batalla del rebote, +9 para el Madrid. Ayón y Othello son bonos del estado suizos y Randolph, disperso en la primera mitad, en su línea del último mes, se enchufó en la segunda no solo con puntos sino un valladar en retaguardia, desviando y taponando tiros. Es difícil entender los motivos detrás de sus picos y valles de motivación, pero cuando se pone así es un jugador top europeo y cierra la puerta a Thompkins, digno, soberbio tirador, pero de una dimensión diferente en la suma de ambos aros.

Una caricatura como visitante

lasoArranca el Madrid 2017 con un repaso en Vitoria, donde nunca tuvo opciones tras un humillante 3º cuarto (33-15). Hubo momentos de vergüenza ajena. Nada nuevo bajo el sol, quinta derrota en seis partidos como visitante y cede ya el liderato ACB al Barca, que tan mermado por lesiones compitiese el primer tercio de curso. Cierto que el Madrid tendrá una segunda vuelta más cómoda, pues se ha quitado ya las cuatro salidas más duras (Barca, Baskonia, Valencia y Canarias). Pero, como no recupere mínimamente el pulso a domicilio, se le van a hacer muy largas las ligas regulares de ambas competiciones, pese a la profundidad de banquillo.

Y si alguien escenifica mejor que nadie la pájara blanca lejos del Palacio ese es Carroll. Lo suyo empieza a ser pornográfico, 2/21 triples en las últimas seis salidas. Como será la cosa que Laso, que tanto le adora, ha empezado a reducir sus minutos porque es insostenible (11 ante Efes y 11 en Vitoria). Si bien le quisiese, en vez de más o menos minutos, lo que debería darle son alternativas tácticas para lanzar alguna vez medio liberado. Porque, puedes ser el mejor tirador puro de Europa, pero el carretón está ya más visto que el tebeo.

Llull, tocado de la rodilla izquierda, no estaba físicamente para un partido de la exigencia de Vitoria. Esperemos que no le pase factura el día de Reyes ante CSKA. Otro de los pilares, Ayón, cuajó su peor actuación del curso, 4 pérdidas y 0/4 desde la personal, valoración 0 en 22 minutos, irreconocible. Y mucho tuvo que ver la defensa de Baskonia, con una falange bien ensamblada (Sito), incluidos algunos especialistas notables como Diop, Hanga o Tillie. El húngaro humilló a ‘mechitas’ Taylor, que rompió su buena dinámica con una actuación abochornante (0/7 de campo, val -8). Bien podría Hanga sustituir al sueco en verano, cuando ambos terminan contrato.

Rudy fue lo único rescatable del Madrid, muy enchufado, en esta nueva versión menos desequilibrante pero de profesionalidad intachable. Una pena que Thompkins no pueda jugar ACB, porque Nocioni está fuera en este momento de curso. Sale cinco minutos, se chusca desde el triple y de cualquier manera cada balón que pasa por sus manos, porque yo lo valgo. Así que la plantilla tiene 6 interiores pero, en este momento y para ACB, como si tuviese cuatro.

Doncic, sultán de Estambul

luka-doncic-real-madrid-eb16Tiene 17 años pero le van quedando ya pocas cimas pendientes de escalar en Europa. Esta noche puede tachar otra, la de dominar y decidir un partido a domicilio en la máxima competición continental, de esos con ambiente hostil y arbitraje casero, como los que se le atragantaron esta misma temporada en Estambul, ante Dogus y sobre todo Fenerbahce. Pero a la tercera fue la vencida en el Bósforo. Hizo olvidar la baja de última hora de Llull (molestias en la rodilla), mantuvo al equipo a flote y decidió en final igualado: valoración 31 en 23 minutos, a saber, 17 puntos (7/10 de campo), 5 rebotes y 9 asistencias, incluida la de la última canasta, de Ayón, que decidía el duelo (78-80). Corta el Madrid así una preocupante sangría de resultados a domicilio, previa a la visita de CSKA el día de reyes, uno de esos encuentros que definen tendencias en la temporada.

Tampoco representa la victoria en Estambul un cambio claro de tendencia, al menos en cuanto a juego, pues el equipo distó de cuajar una actuación redonda, pero al menos apretó atrás en el segundo cuarto (sólidos Othello y mechitas) y aguantó estoico el ataque de caseritis arbitral en el tercero: 29 tiros libres Efes por 8 el Madrid. No están los turcos para demasiados trotes, desacertado su puntal, Derrick Brown, 5/14 de campo. Rudy dio esta vez sí un paso al frente, asumiendo galones cuando Luka pasó por el banquillo, se fue a 14 puntos con una selección de tiro coherente. Justo lo contrario que los otros dos llamados a protagonizar en ataque, Randolph y Carroll, nefastos una velada más. En el caso del primero se unen problemas físicos y una actitud cuestionable. A Jaycee no se le conoce lesión reciente alguna y su actitud es intachable, pero las defensas le tienen más visto que el tebeo. En sus últimas cuatro salidas Euroliga 0/14 triples y valoración -8.

Feliz año nuevo a todos, ¡en 2017 más y mejor!

Vía de agua a domicilio

12453311wLa inconsistencia del Madrid como visitante empieza ya a cantar, en Sevilla sumó el tercer pinchazo consecutivo. Derrota en competición doméstica, con menos trascendencia pero más delito. El Betis que, por poner en contexto, venía de perder los tres últimos partidos en su pista por una media de 21 puntos. Y cayó el Madrid pese al regreso de Maciulis, Doncic y Rudy, fuera de la convocatoria se quedó ‘mechitas’ Taylor, el mejor en Belgrado. Remontó Sevilla 10 puntos en el último cuarto para ganar un final de cara o cruz. El guión no fue el habitual, porque un Betis no tiene potencia de fuego como para romperle el partido a un Madrid, pero los síntomas blancos sí fueron los ya conocidos… Mala defensa en la pintura (65% tiros de dos concedidos), dependencia de Llull (18 tiros de campo lanzados) y del triple (25%).

Rudy se olvidó de la versión asistente y retomó la de ‘tirador’, esa que tan poco aporta: 25 minutos para 6 triples lanzados y solo un pase de canasta. Felipe y Ayón tiraron del carro, con Llull, que se fue a 31 minutos, en parte porque Luka jugó tocado por su reciente esguince y en parte por la escasa aportación de Draper en sus minutos en pista. Hace un mes salió Campazzo aplaudido de esta pista, con 17 puntos y 10 asistencias… La derrota no tiene mayor trascendencia clasificatoria, pero las sensaciones no podrían ser peores a menos de 48 horas de la visita a Estambul (Efes), que sí cuenta y mucho para la clasificación.