Doncic, la resiliencia de los elegidos

luka-doncic-real-madrid-eb16.jpgRecuperando cadáveres retoma el Madrid la ventaja en los cuartos de Euroliga, 2-1. Doncic, Carroll y en menor medida Randolph retomaron el pulso a la serie tras desaparecer en combate en los dos duelos en Goya. Firmó el Madrid un gran encuentro a domicilio, con ventajas de doble dígito casi toda la velada, y aún así llegó a sufrir en la recta final, y es que Darussafaka se está demostrando un grupo con gran resiliencia. Aunque para resiliencia la del muchacho Doncic, que de talento sabemos que va sobrado, pero se enfrenta en esta serie quizá al mayor reto hasta la fecha en su corta carrera, como ya explicamos, forzado a un rol protagonista por la desaparición de Rudy. Aunque previsible para los que le seguimos hace tiempo, no deja de ser digna de elogio la entereza del muchacho, cómo se ha recompuesto en 4 días, como los elegidos, tras esas lágrimas de frustración del segundo partido. Terminó el tercero con valoración 23, gracias a una selección de tiro exquisita, a su sabida facilidad reboteadora y a su seguridad en la dirección, 0 pérdidas en 27 minutos. Lideró el arreón blanco en el primer cuarto, clave a la postre, pues el Madrid ya nunca cedió la iniciativa del duelo.

Clave resultó también Carroll, otro de los desaparecidos en Goya, al que puedes maniatar dos partidos pero no un tercero, sobre todo cuando los catalizadores en estático están inspirados y se generan posiciones de tiro más allá del previsible carretón. Jaycee metió los cinco primeros triples que lanzó, llevando la ventaja a picos de 19. Y cuando el Darussafaka amenazó remontada entonces apareció Ayón, el mejor del equipo, no solo en el partido sino en la serie, haciendo de su movilidad en estático un martillo (21/27 de campo). De muchísimos quilates el emparejamiento con Zizic, ambos soberbios, cada uno con sus armas. El mexicano renovó en verano tras una negociación fea y su temporada tampoco es de campanillas como la pasada (cierto que está mejor secundado, con Othello y Randolph), pero al final en todos los partidos clave está dado la cara y aumentado prestaciones. Bonos suizos del Estado.

Randolph jugó su mejor encuentro de la serie, lo que tampoco es mucho decir. Igual que Doncic, fue clave en la escapada inicial, pero después se fue apagando, desfondado por la minutada (35) a la que le abocó la baja de Thompkins por lumbalgia. Y por último quien brilló fue Laso, entendió que había que introducir alguna variable en la ecuación, agitar el cocotero, porque con las mismas coordinadas de los dos primeros partidos, con sus rotaciones estándar, le estaba comiendo la tostada Blatt y la serie corría peligro. Apostó por Luka de inicio, pese a la empanada del muchacho la semana pasada, una muestra de confianza al chaval con magnífico resultado. Suponemos que Maciuslis arrastraba problemas físicos, el caso es que no pasó por pista, sí lo hicieron Draper y Taylor, cumpliendo con su rol defensivo. Y en defensa fue precisamente el cambio clave que introdujo Laso, ordenando flotar con descaro a uno de los referentes anotadores de los turcos, Will Clyburn, dolor de cabeza en Goya (15 y 13 puntos). Se decidió invitarle a tirar de fuera, dándole un metro, enseñando muleta. Coló el primero, en el minuto 1, pero después falló 8 de los siguientes 9, mostrando toditas sus costuras, ese lanzamiento exterior indigno de un 3-4 top del siglo XXI. Acabó desquiciado, con valoración 0 en 20 minutos, y no tiene tantos recursos Darussafaka como para pasar sin una de sus estrellas.

Anuncios

Apagón en Goya

luka-doncic-real-madrid-eb16Sea por simple relajación, por economía de esfuerzo o por los quintetos cemento de Laso, el Madrid lleva todo el curso regalando primeras partes como local en Euroliga. Llegó por debajo al descanso en el primer partido de cuartos de final (-1) y en el segundo repitió la operación (-6), y de tanto ir el cántaro a la fuente al final se rompió, Darussafaka roba la ventaja campo. Lo hace de justicia, tras pasar ciertamente más minutos que el Madrid por delante en el marcador en estos dos primeros partidos. Clave fue el arranque de la segunda mitad, con esa tremenda ráfaga de triples de Llull (15 puntos y 2 asistencias en el tercer cuarto), que por experiencia sabemos que deja en la lona a la mayoría de rivales… pero no a este Dogus, que respondió a la pelota de break.

Es ahí donde se demuestra la categoría de un equipo, la que muchos le negaron a los turcos en la previa y ahora ya conocen. Darussafaka contestó a casi cada canasta de Llull con otra en el aro blanco, evitando una sangría en el marcador y forzando un final apretado. Y en ese se le apagaron las luces al Madrid, que firmó un calamitoso 0 de 12 triples en el último cuarto, sencillamente imposible. Más aún si tampoco cumples desde la personal, 11 de 20, y es entonces cuando maldices haberte dejado llevar en el primer tiempo.

Hay días que señalamos a Laso o hablamos de repaso de Blatt, pero no es el caso, es claramente una derrota de los jugadores, de puro desacierto. El equipo nota sobremanera el bajón de juego de Doncic en las últimas semanas, especialmente dado que Rudy ni está ni ya se le espera. Quizá sea el ‘rookie wall’, ese valle en la temporada de todo debutante, quizá sea que los scouters rivales ya le conocen mejor y las defensas le están esperando, pero a Luka se le está haciendo larga la temporada e, igual que dijimos de Zizic el miércoles, se le están notando los 18 añitos en esta eliminatoria. Rompió a llorar en el banquillo una de las veces que le sustituyeron, en la segunda parte, él es el primero consciente de que no está al nivel. Es la autocrítica de los que llegan lejos. Entre él y Rudy no subieron un solo punto en el segundo partido, 0/8 de campo. Me refiero primero a Doncic porque es de quien se puede esperar una resurrección, hablar de Fernández a estas alturas es casi fustigarse, una esquela en la sección de necrológicas: “Aquí yace una antigua estrella del basket FIBA, no hace tanto este tío se sacaba la chorra por Europa, de hecho aún cobra como tal”.

Y sin el concurso de ninguno de los dos a un nivel homologable, el peso creativo en estático queda en manos de Llull, iluminado por momentos, pero que acabó cortocircuitado, extenuado física y mentalmente (33 minutos, 19 tiros de campo). Un guión conocido y peligroso. Se salvó de la quema Ayón, con otra actuación titánica (val 30), y los americanos, que al menos cumplieron (Thompkins, Othello y Taylor), pero el resto fue un erial. Felipe, ya con la renovación bajo el brazo, recordó por que no está para Euroliga, el equipo no anotó un solo punto en los cinco minutos que pasó por pista. ¿Y convocar a Chapu en su lugar? Draper, por su parte, se quedó en cuatro y no pudo repetir las buenas sensaciones del primer encuentro.

Desaparecido en combate tenemos a Carroll, que llegaba como una moto a la eliminatoria, con 21 de media en los tres partidos previos. Sus armas, tan efectivas como previsibles, se han diluido en la maraña Blatt. Si a todos estos ingredientes le sumamos una de las primeras actuaciones flojas de Randolph en partido importante, reñido con el aro y lastrado por personales, entonces las cuentas no salen. La derrota es un jarro de agua fría y una cura de humildad, pero no el fin del mundo, el Madrid es bien capaz de robar un partido de Estambul y cerrar la serie en el Palacio, pero hará falta recoger algún cadáver.

Oficio de campeón

sergio-llull-celebrates-real-madrid-eb16.jpgPor inercia de campeón, oficio y fondo de armario, jugando más bien reguleras, se lleva el Madrid el primer asalto de los cuartos de final de Euroliga. Y se lo lleva pese a regalar de nuevo el inicio de partido, con una intensidad indigna de la cita (16-28, min 11), y pese a que Darussafaka demostró ser más equipo de lo que suponían algunos iletrados, de los que se guían por historial y apellido (‘solo’ tres cuartos de entrada en Goya). Los turcos tienen un gran mariscal en banda y son un digno top-8 de esta edición Euroliga. Wanamaker y Clyburn se reivindicaron como burguesía continental (36 puntos combinados), un caramelo este verano como Dogus migre su inversión, el club no se clasifique para Euroliga y tenga que desmontar la plantilla, un guión más probable de lo que creemos.

Nadie sobresalió especialmente en el Madrid, fue un triunfo colectivo (21 asistencias por 10 del rival), que no pasará a la historia pero allana sobremanera la eliminatoria, el camino a Estambul, y es que Darussafaka ya enseñó toditas sus armas. Llull tiró del carro con su ración de canastas forzadas, que esta vez sí entraron en un porcentaje razonable (6/14), tras cuatro encuentros verdaderamente desafortunado (13/51 = 23%). En realidad fue el peor del primer cuarto y enseñó algún detalle de chupón en el último, pero sus mandarinas encendieron a la grada y sus asistencias a Ayón desangraron a los turcos en el tercero. El mexicano diseccionó a Zizic con su movilidad, subió 7 canastas, todas en situaciones de 2×2, que al final es su negocio. No es el más talentoso ni el de más recursos, pero tiene la mili hecha y logró que se le notasen al chaval los 20 añitos. Slaughter, que se llevó la ovación del Palacio, forzó por necesidad tras 21 jornadas de baja, 11 minutos voluntariosos aunque intrascendentes.

ante-zizic-darussafaka-dogus-istanbul-eb16.jpg

No era partido de máximos sino de remangarse, y nadie lo entendió mejor que Draper, nº12 de la plantilla, ovacionado por el Palacio tras valiosos minutos, forzados por el apagón Carroll. Fue Draper, que acumula varias semanas mejorando sensaciones/prestaciones, el único que logró contener a Wanamaker, además mostró más decisión que otras ocasiones en ataque cuando el balón pasó por sus manos.

Randolph anduvo regañado con el aro (2/8) pero no escatimó entrega, y con las condiciones que atesora es suficiente para acabar sumando en muchos rubros: 7 rebotes, 3 asistencias, 3 tapones, 5 faltas recibidas… Sobre todo si se va a 28 minutos, el que más jugó del equipo, principalmente porque Laso le hizo coincidir en pista con Thompkins durante 6 minutos, en una variante táctica que habíamos visto poco pero dio buen resultado. Percibo un sutil cambio de actitud de Randolph desde el anuncio oficioso de renovación. Son detalles, algunos intrascendentes, como esas orejas de conejo en la fiesta de Pascua con los compañeros, esos golpes en el pecho hoy celebrando una defensa, su interés en los tiempos muertos también cuando no está en pista… la implicación de quien ha tomado la decisión de establecerse en Madrid. Su esposa mexicana está encantada en la capital española, su hija adaptada al colegio y él está a gusto en la pista y en el vestuario, comprometido con la causa, ni rastro de aquellas caras de mohíno del primer tercio de curso cuando no le pasaban el balón en ataque.

Hablemos de Darussafaka

blatt-wanamakerNo hay adversario fácil a alturas de cuartos de final, pero el primer puesto en la regular ha concedido al Madrid la gracia del rival efectivamente menos temible, Darussafaka. Han ganado los blancos 14 de los últimos 16 partidos en la fase regular y necesitarían perder 3 en una semana para caer eliminados. Se antoja complicado, por mucho que apriete el pequeño Volkswagen arena (5.240 asientos) y en el banquillo esté David Blatt, con varios repasos a Laso en el expediente, incluido el de la primera vuelta este año, eso sí, con la baja de Llull.

Su fichaje por Darussafaka levantó grandes expectativas el verano pasado, no era para menos, salió de Europa dejando campeón a Maccabi, a costa por cierto del Madrid, y desde entonces los israelíes navegan entre la mediocridad y el ridículo. Algo parecido a lo del Barca con Pascual, vaya. Los Cavaliers prescindieron de Blatt por capricho de Lebron, pese a un 74% de victorias, en el despido menos justificado  que recuerdo en la NBA. Ahora, en su primera temporada en Turquía y con una plantilla cosida a base de retales, por muy caros que hayan resultado algunos, ha logrado armar un equipo competitivo y con personalidad. Clasificarse para cuartos de final ha sido un hito, que pone al club en el mapa, pero anda muy justo de plantilla para aspirar al título.

El desembarco de Blatt en Dogus resultó al final más ruido que nueces a efectos de mercado, principalmente por la propia escasez de agentes libres de calidad contrastada. Reclutó lo que había disponible, en algunos casos a bastante sobreprecio, mucho jugador de talento probado pero escaso recorrido en la elite, es decir, cabezas de ratón. Por ejemplo, el alero James Anderson, que cuajó una magnífica temporada 2014-15 en Zalguiris y se la pegó después en Sacramento en su intento de reengancharse a la NBA. Un gran talento ofensivo pero irregular e inconsistente, como su temporada. Llegaron también Adrien Moerman y Dairis Bertans, dos electricistas con sensibles carencias defensivas. Dos con perfil más alto y que sí han cuajado son Will Clyburn, alapívot de 27 años y 2.01m, máximo anotador de la liga israelí en la 2015-16 jugando para el Hapoel Holon, y Bradley Wanamaker, tras temporadón en Bamberg, los mejores hombros de la Euroliga, erigido por derecho propio en go-to-guy de este Darussafaka.

Del curso anterior siguen Scottie Wilbekin, un clásico combo zumbón de corriente alterna, y ‘nuestro’ Marcus Slaughter, que se ha pasado de baja por lesión casi toda la campaña. Al final, la pintura es el gran agujero de los turcos, con varios nacionales de relleno, una mediocridad como Harangody y en cuadro con esa baja de ‘masacre’ unida a la de Erden. Para paliar la cojera el club tiró de talonario por navidad, 1 millón de euros de transfer por Ante Zizic ‘el breve’, el mejor pívot joven de Europa pero que solo jugará unos meses en el club, pues hace tiempo anunció que jugará en los Celtics a partir de julio.

La historia reciente del baloncesto europeo está salpicada de nuevos ricos que cierto verano rompen el mercado, empujados por un patrocinador inexperto e impaciente. Su asiento en la élite depende de una inversión sostenida en el tiempo, algo en duda en el caso de Darussafaka, club históricamente modesto de la orilla europea de Estambul, cuyo principal patrocinador, el conglomerado Dogus, está negociando para mudar sus 10 millones anuales al vecino y más asentado Fenerbahce.

Abonados a sufrir

rand.png¿Recordáis la temporada 2013-14, ese balance 32-2 del Madrid en la fase regular ACB, con una media de 16 puntos anotados por partido más que el rival? Se nota que este curso, con el desgaste de un calendario Euroliga aún más exigente y marcado a fuego el lema de que en diciembre no se ganan títulos, va el Madrid (y todos los que compiten Euroliga) con el ralentí en la liga nacional. Con seis jornadas aún por jugar suma ya siete derrotas, además de muchas victorias raquíticas. Tanta economía de esfuerzo, que llega al tramo final de la fase regular con los deberes por hacer, si no quiere un cuadro de playoffs envenenado, lo que convierte en trascendentes encuentros como el de ayer. La victoria fue por tanto clave, ante Baskonia, rival directísimo, que deja al Madrid segundo, a solo medio partido de Valencia.

Resulta difícil ser crítico con Doncic, tan crack como es recién adquirida la mayoría de edad, pero diría que había bajado sus prestaciones desde la Copa del Rey. El chaval disimula el bache porque sube estadística fácil al sumar en muchos rubros, pero no andaba al nivel de excelencia al que nos estaba acostumbrando. Bien, ayer retomó esa excelencia, MVP de la jornada ACB, y lo hizo ante rival de enjundia, tapando las miserias de Llull. Tuvo el menorquín uno de esos días negado de cara al aro que a veces le salen y en los que echo en falta algo más de humildad/contención. Si te has levantado cenizo, que a veces pasa, dedícate a repartir juego, no te casques 19 tiros de campo (metió solo 4). El propio Doncic comenzó el duelo sin confianza en el tiro, así que forzó penetraciones ante rivales más pequeños y, sobre todo, puso el ventilador de estadística: 13 rebotes, 5 asistencias y 5 robos. El viernes ante Efes había repartido 11 asistencias. Hace una década que la ACB no ve un triple doble (el último fue de Fran Vázquez con tapones), no me sorprendería que Doncic fuese el siguiente, en el año y pico que le queda antes de hacer las Américas.

Estuvo bien Laso en la primera parte, su bronca picando a la chavalada tras un arranque calamitoso (0-8): “¿Qué os creéis, que vais a jugar sin pegaros contra estos, que van como aviones?”. El equipo reaccionó, sin embargo, el coach se durmió en los laureles en la reanudación, repitiendo el mismo error que ante Galatasaray, obcecarse con un quinteto de cemento, que permitió a Baskonia remontar. Una sola canasta en juego compró el Madrid en los primeros 7 minutos y medio de último cuarto, pasando el marcador de 69-61 a 73-74. Entonces aparecieron fantasmas, los vascos son el único equipo que ha ganado en Euroliga este curso en el Palacio.

budi.png

Cuando más calentaba el sol, 3 abajo y 43 segundos por jugar, el Madrid recibió un regalo de Budinger, que agredió al Doncic bajo el aro para evitar una canasta de dos, una técnica tan clamorosa que ni protestó el banquillo visitante, hasta dejó a Luka dos minutos KO. Tiros libres de Carroll y triplazo de Randolph, que bajo presión es un reloj, como ya demostró en la Copa. Este Madrid es una cruz para los cardiólogos, jugando siempre en el alambre, con esa marcha que guarda para finales apretados,

A Rudy, cuya versión 2.0 he defendido repetidamente desde esta tribuna, se le empieza a terminar el crédito. Un lastre sus minutos en pista (-10 el equipo en un partido que ganó por 5), que debieron ser menos, pero la ausencia de Maciulis obligó a Laso. Ni con intendencia tapa ya Rodolfo sus miserias cara al aro, 0/7 tiros de campo ayer, la mayoría absolutamente liberado. Acumula en la temporada un 27% en triples y 44% de dos, sencillamente no es homologable, salvo que hayas quedado para mero especialista defensivo, claro que esos cobran cuatro veces menos, pregunten a Taylor. Por cierto, me decepcionó y bastante Hanga, jugó 35 minutos y pareciera que no pasó por Goya. Sus promedios van menguando según avanza la temporada y empiezo a pensar que quizá no valga lo que probablemente cueste. Con Baskonia, que paga la mitad de impuestos, pudiendo igualar oferta en España, y el Barca desesperado por un alero titular, veo imposible ficharle por menos del doble de lo que cobra mechitas Taylor, como poco.

Lasismo, el nuevo paradigma

fft104mm3664096
Es el mejor entrenador europeo del último cuarto de siglo, sus ocho euroligas dejan poco lugar a discusión. Zeljko Obradovic es además un tipo noble, aunque hace ya 20 años que salió del Madrid, desprende todavía cariño hacia el club blanco en sus declaraciones públicas. Sin embargo, los tiempos cambian y su librillo se está quedado obsoleto, un estilo insufrible para el aficionado, como comprobamos esta semana en Goya, donde terminó rojo como un cangrejo de tanto grito y aspaviento, su equipo se quedó en 56 puntos. Por supuesto que puede ganar la Euroliga este curso, pero tampoco sería una hazaña, con semejante plantillón y jugando la F4 como local. De hecho, partía como principal candidato al título y navega séptimo clasificado a una jornada para el final de la fase regular, cuarto peor ataque de la competición, con el atenuante eso sí de las lesiones.

Es el maestro de un estilo cemento-balcánico con aclamados correligionarios, como Maljkovic, Ivanovic o Messina, cuyo sol se puso hace tiempo. Un librillo con un lema, ‘que el rival meta menos’, y caracterizado por ataques largos, constante protesta al árbitro para condicionar su criterio, mucha defensa y bronca pública al jugador para que mantenga la tensión atrás. El entrenador es el protagonista absoluto en estos equipos, donde la férrea disciplina táctica prevalece sobre el desarrollo del talento, los jóvenes y canteranos no son bienvenidos. Un estilo que en el año 2017 tiene más sentido por ejemplo en un Manresa, que lucha en inferioridad, que en plantillas de mucho talento, como las de equipos punteros Euroliga, por el simple motivo de que cuando juegas a marcador corto es más probable que un cualquiera te de partido. La defensa es un arte más democrático, lo exclusivo es meter 90 puntos.

En la otra esquina del cuadrilátero veo a Pablo Laso, al que por cierto dirigió Zeljko en su día. El técnico blanco, el mismo que tartamudeaba en los tiempos muertos de su primer año, se ha convertido en bandera de un estilo opuesto que hoy está de moda, llena pabellones y domina el baloncesto continental, sin necesidad de increpar a los árbitros ni a sus jugadores, con el lema ‘meter más que el rival’. Su gestión se caracteriza por mucha mano izquierda en el vestuario, buscando la implicación de todos los jugadores, que conozcan y acepten su rol. El renacer de Chacho y la gestión de los tiempos de Doncic son sus dos obras maestras, pero no olvidamos su paciencia con Taylor, cómo metió en dinámica a Rudy y logró que Felipe asumiese sin trauma un rol secundario (pregunten a Mourinho con Casillas). Con todos sus defectos, bien conocidos y versados desde esta tribuna, Laso es un espejo en el que se miran hoy entrenadores jóvenes, desde un librillo que, con matices, comparte con Itoudis, Trincheri, Sito Alonso, Jasikevicius o Pedro Martínez.

En realidad, la NBA ha asistido a un proceso similar, dominada hace 15-20 años por sistemas ultradefensivos y marcadores a 70 puntos, modificó sus normas y los entrenadores que no se adaptaron desaparecieron del mapa (Larry Brown). Solo uno lo logró, el maestro Pops, que junto a Steve Kerr (Warriors) o Brad Stevens (Celtics) marcan hoy la tendencia en estilo de juego y gestión de plantilla, los Pablo Laso de la NBA.

Pole position a la F4

rudy-fernandez-celebrates-real-madrid-eb16Es una victoria parcial, pero igual es una gran victoria, se asegura el Madrid el primer puesto de la fase regular Euroliga en este año uno del formato todos contra todos, además lo hace a falta de una jornada y con el último partido en casa. Lo logra tras un sufrido triunfo ante Fenerbahce, que por muy mal que llegase sigue siendo el rival de toda Europa que peor se le da, una visita al dentista (iban 4 derrotas seguidas). Lo es por su planteamiento, que juega poco pero deja jugar aún menos, una plantilla muy física y que defiende al borde de la falta, amparado en cierta connivencia arbitral, porque Zeljko está en la banda y porque no dejan de ser el equipo turco de referencia, el país que desde hace años más invierte en la competición y nunca la ha ganado.

Fue un encuentro feo de solemnidad, se quedó el Madrid en su anotación más baja del curso pese a la victoria, incluidos 9 minutos seguidos sin poder comprar una canasta, entre el segundo y el tercer cuarto. El partido era clave para Fenerbahce y se notó que lo prepararon a conciencia, cerrando todas las vías de producción blancas, las líneas de pase de Luka, las penetraciones de Llull, las continuaciones de Othello y Ayón, el carretón de Carroll y las esquinas de Trey. Apagón total. Siete abajo al minuto 24, hacía falta que alguien se saliese del guión y ese fue Rudy, tan desatinado en fechas recientes, que se redimió con un par de triples clave, como el que lanza un salvavidas, aliñados con intensidad defensiva contagiosa. Y una vez recuperó el Madrid constantes vitales el encuentro cayó por su propio peso, porque tiene más baloncesto que Fenerbahce, al que le faltaban Sloukas y Datome, que todo hay que decirlo, y firmó 7/15 tiros libres.

El resultado en el Palacio, unido a la derrota de CSKA en Atenas tuvo consecuencias sísimcas en la clasificación, confirma que blancos terminan primeros, moscovitas segundos y Olympiakos tercero. El rival del Madrid en cuartos, salvo enorme carambola (aquí todas las opciones), será el ganador del Dogus-Estrella Roja, que se juegan el octavo puesto en la última jornada a partido directo. Dada la dinámica de ambos equipos y jugándose el encuentro en Estambul, apostaría claramente por turcos, que ya ganaron en Belgrado en la ida y que suman 4 victorias seguidas como local.

Pero el verdadero terremoto clasificatorio ayer fue la caída de Fenerbahce hasta el séptimo puesto, con solo una jornada por jugar. Las combinaciones son muchas, pero hay una bien clara, si Baskonia, PAO y Efes ganan sus partidos, condenarían a Fenerbahce a una serie infernal contra CSKA sin ventaja campo. Uno de los dos principales rivales por el título quedaría fuera en cuartos de final, y si son los de Zeljko pues mejor, bestia negra del Madrid, además jugándose la F4 en su pabellón y con esa ‘deuda histórica’ de la competición con Turquía puedo imaginar el listón arbitral. Karate press autorizado.

Baskonia y PAO tienen encuentros cómodos, en casa ante Zalguiris y en pista de Maccabi, respectivamente. El partido más difícil lo tiene Efes, que visita nada menos que el Palacio de los Deportes, ante un Madrid que no se juega absolutamente nada. Tampoco hace falta dejarse perder, Laso bien podría dar descanso a Llull y minutos a los secundarios, ¿quién podría reprochárselo? Efes viene de ganar 8 de los últimos 9, no haría falta un milagro para que mojase en Goya.

¿Sentencia a Thompkins la renovación de Randolph?

1479398486_245248_1479398855_noticia_normalCon la renovación de Randolph se asegura el Madrid al mejor ala-pívot de la Euroliga. Una operación compleja, que llevaba meses gestándose, pues aunque el jugador y su familia están a gusto en España, era lógico que no quisiera pillarse los dedos, cuando en la liga de su país, a donde por nivel pertenece, atan a los perros con longaniza desde el nuevo convenio de tv. El Madrid, por su parte, no podía esperar a julio sin la certeza de continuidad de su ala-pívot titular, si se fuese ya sería tarde para salir al mercado. Firma Randolph una ampliación de 2+1, con mejora salarial y una cláusula descendiente de salida a la NBA. Si dejase al club tirado este verano, sería millonada mediante, un escenario altamente improbable. En 2018 esa cláusula sería más baja, pero para entonces Randolph estaría ya en 29 años, algo tarde ya para reengancharse dados los gustos y manías de los general mánagers de la NBA.

Con esta renovación el Madrid se garantiza tener bajo contrato a toda la columna vertebral de la plantilla para el curso que viene. Quienes finalizan contrato son Nocioni, que casi seguro se retira, y Draper, cuya continuidad se antoja improbable, con Campazzo llamando a la puerta. Felipe seguirá, está negociando con el club la duración de su nuevo contrato, como contamos en la anterior entrada. También será agente libre Jeffery Taylor, que ha mejorado sus prestaciones esta temporada, útil como lapa de la estrella exterior rival. Su permanencia, en todo caso, dependerá de su rendimiento en la recta final de curso y de lo factible que resulte fichar a un sustituto mejor (¿Hanga, Lojeski?).

Caso diferente es el de Thompkins que, aunque bajo contrato garantizado por un año más, tiene difícil seguir tras la renovación de Randolph. Trey lo primero de todo es buen tipo, no es fácil ver vestido de calle el 60% de los partidos de tu equipo y no tener alguna palabra o gesto de frustración.  Por ejemplo, yo en su lugar me hubiese acordado de la madre de Ayón cuando el mexicano renunció voluntariamente al proceso de obtención de la doble nacionalidad española, estando ya avanzado, en primavera debía recibir el pasaporte. Seguro que el Titán tiene sus motivos, desde luego está en su derecho, pero es un gesto poco solidario con el club y sobre todo con su compañero, que seguramente seguiría. Digo seguramente y no seguro porque el rendimiento de Thompkins este curso está siendo discreto, siempre contando el enorme hándicap de esa falta de continuidad debido a los cupos. Una situación a la que se han añadido varias lesiones, por ejemplo, se perdió mes y medio por problemas en una cadera tras aquel costalazo ante PAO.

Tampoco es fácil compartir puesto con el mejor alapívot de Europa (Randolph) y con el capitán del equipo y favorito de la afición (Felipe), a lo que se podría sumar el aspecto táctico, ser especialista ofensivo en un sistema donde los interiores están para defender y poner bloqueos. Por último, también influye la propia fragilidad mental del jugador, que tiende a apocoparse cuando se tuerce el partido o falla los primeros tiros. El resultado es un rendimiento lejos del ofrecido en los dos últimos meses de la pasada campaña y que no justifica este lujo zarista de tener un jugador en nómina solo para Euroliga.

Lo lógico pues sería buscar un ala-pívot reserva no comunitario, y en esa categoría ya empiezan a sonar nombres, a saber… Sebas Sáiz, hispanodominicano que termina periplo universitario, más fajador que fino estilista, lo mismo que Augusto Lima, que se ha cogido horas de vuelo cedido en Kaunas, pese a que no ha terminado de explotar. Opciones más atractivas aunque también mucho más caras serían Nicolo Melli, temporadón en Bamberg pese a bajar algo su rendimiento en el último par de meses, y el francés Joffrey Lauvergne, que termina contrato en Chicago y cuyo caché NBA está por los suelos.