El proyecto Laso se asoma al precipicio

Así como el que no quiere la cosa nos hemos dejado media final ACB, cuanto menos hemos tirado el trabajo de 34 partidos de liga regular, es decir, el factor campo. Y tampoco nos puede coger por sorpresa, porque llegábamos como llegábamos. Hace tiempo que decidimos no defender en los primeros cuartos, eso para la prole. Y contra el Barca no vamos sobrados como para ir regalando minutos de puertas abiertas. Además, tampoco es que mutásemos en lobos tras el primer cuarto. A un Barca que promedió 68 puntos contra Valencia le concedimos 98, a un ritmo sostenido de al menos 22 por parcial. Para no perder las buenas costumbres, el martillo Huertas-Tomic continuó funcionando a pleno rendimiento, con Nachbar de invitado sorpresa. Navarro estuvo más molinillos que nunca. Enchufar sigue sin enchufar (2/7tc), pero juega con maestría esa sobreprotección arbitral de la que goza para sacar faltas rigurosas en ataques espesos. Lampe y Abrines aportaron minutos valiosos desde la banca.

Con un Barca en onda nos costó un mundo escalar la montaña, pero la escalamos liderados por el Rudy excepcional de las grandes ocasiones (16 puntos, 7 rebotes y 8 asistencias, val. 27), todo talento y carácter. Carroll en el segundo cuarto y Darden-Bou en el tercero aportaron sus cositas. Pero nos lastró el puesto de ala-pívot, que a priori era el que veía más desequilibrado a nuestro favor. Resultó todo lo contrario, la batalla se saldó 30 puntos a 10 favorable a los azulgrana. Felipe compitió aunque distó de ser el de Málaga, pero quien merece capítulo aparte es Mirlo.

Desaparece según llegan las primeras rampas, esto ya no es coyuntural sino tendencia: 7/19tc y valoración 5 en los últimos cuatro partidos, y gracias a Dios que la estadística no refleja la defensa, porque ayer hizo all-star a Nachbar, como antes a Sanikidze y Medley. Ya paso de analizar los motivos, sus neuras, sólo sé que como no se enchufe esto no lo remonta ni la virgen de Lourdes. Poniendo las cosas en perspectiva, sus últimos 5 meses de baloncesto, salvo contadas excepciones, son como para replantearse bastantes cosas. Mucho madridismo por twitter, pero su actitud e intensidad en pista son indignas de un chaval de 23 años que se quiere comer el mundo. Es duro decirlo, pero lo mismo nos conviene que efectivamente se marche este verano a Chicago, pasando por caja en vez de irse el que viene de gratis. Nos dejarían una verdadera fortuna para encontrar sustituto: 2.5mill de cláusula más 1.2mill que libera de masa salarial. Los 3.7 millones suyos más 800k de Slaughter (que no cabe en mi cabeza que siga) son 4.5mill para remodelar la pintura, pensadlo.

Pero si hubo un culpable máximo ayer, ese fue Coach L, por su gestión del partido, especialmente dolorosa en el último cuarto. Cuando los teníamos en la mano tomó catastróficas decisiones, como sentar a un Mejri en estado de gracia o no contar con Chacho (4/4 triples) para el final del partido. Laso sólo le devolvió a pista en los últimos segundos, para el imposible, no me vale. Entregó la batuta durante los minutos de la verdad a un Llull que ya comentamos tras la serie contra Unicaja que había lucido mucho más de escolta que en la dirección. Nos tiramos del minuto 33 al 37 perdiendo los 10 primeros segundos de cada posesión en campo contrario buscando a su amigo Carroll, que no se pudo levantar ni una sola vez porque está más visto que la música de los caballitos. Al final, comienza a crecer la sensación de que se resquebraja la fe y el compromiso del grupo en el proyecto Laso, condicionada por esta política de protegidos. Sería un palo no ganar Euroliga ni ACB tras meses de récords y de jogo bonito, con una plantilla cuyos magníficos jugadores franquicia se encuentran en el pico de sus carreras… Como para plantearse muy seriamente la continuidad del técnico. El sábado jugamos sin red.

La Motosierra de Mahón

Rudy y Mirotic son oficialmente y en ese orden los jugadores franquicia del Madrid presente, pero una tercera vía se abre camino por derecho propio ya desde hace semanas: Sergio Llull.

Selección de tiro. Necesita menos para anotar lo mismo (12,8). Ha dejado atrás su complejo de superhéroe y aquellos tiros salvapatria (algunos de los cuales nos costó bastante caro…). La presencia de otro macho alfa en el juego exterior como Rudy Fernández atempera su fuerte carácter y racionaliza su selección de tiro. Llull ha entendido que a veces ‘menos es más’.

Físico.
Nada que no supiésemos. Más alto, más rápido y más fuerte que sus pares en el puesto de base (¿a excepción de Planinic?). En Euroliga genera diferencias, en ACB sencillamente es una motosierra. Su presencia en pista coincide estructuralmente con la ruptura de los partidos en favor del Madrid, parciales obscenos. Lidera con un margen abismal la siempre esclarecedora clasificación de +/-, parcial del equipo durante su tiempo en pista: ¡¡¡+16,5 en 21 minutos!!!

Madurez. La llegada de un tercer base (Draper) no ha supuesto una amenaza, más bien un acicate, respaldado por la reciente extensión de contrato. Tampoco ha supuesto, gracias a Dios, su regreso al puesto de escolta, como algunos temíamos. Buena labor de Laso. ¿Qué mejor que ese promedio de 5 asistencias (entre ACB y Euroliga) en lo que va de temporada para demostrar que puede dirigir un equipo? A Marcelinho Huertas nos lo vendieron como John Stockton y reparte 3,7 en más tiempo de juego.

Regularidad. Sólo en uno de los 10 partidos de la temporada ha bajado de valoración 13, la derrota en Atenas. Registra un formidable 82% en tiros de 2 en la ACB (14/17) y sólo ha perdido 3 balones en 126 minutos en pista. En un tiempo similar, Chacho ha perdido 19…

Defensa. Llull es de por sí un buen defensor, una cuestión de físico y concentración. Pero lo parece todavía mucho más en contraste con su compañero de puesto, Sergio Rodríguez. Un segmento clave para entender la estadística +/- mencionada anteriormente.

Medicina antiazulgrana. Puede que el Madrid y el Barca se enfrenten unas 8-9 veces este año, que así dicho parece mucho, algo menos en el contexto de un curso a 70 partidos. Sucede que en esos 8-9 encuentros directos se deciden salvo sorpresa 3 títulos (finales Supercopa, Copa y ACB), así que por ellos pasa impepinablemente el éxito de la temporada. Llull aporta en este sentido un importante valor añadido, la superioridad en el duelo directo al base titular del Barca, Marcelinho Huertas, como demostró la pasada temporada y en la Supercopa de septiembre.  Al brasileño, ya de por sí limitado atrás, le cuesta contener a un par físicamente tan superior. Xavi Pascual es consciente del problema y se ve obligado (o tiene excusa) para aumentar los minutos en pista de Sada. Que sí, que defiende mejor, pero es un cero a la izquierda en ataque.

Foto: aitorbouzo.com

Revolución INEM



El Valladolid había hecho el ridículo en cada partido de la pretemporada, quedando incluso cuarto (=último) de la copa CyL. Indigno de una plaza ACB que en realidad no le corresponde por resultados (igual que al Estudiantes). Su presupuesto es de 1.8mill, es decir, unas 15 veces menos que el del Barcelona, quizá la mayor diferencia (proporcional) de presupuesto de la historia de la competición -cosas de la crisis-. Pero de la mano de Sinanovic (28+10), ese chico grandullón que languidecía en la cola del INEM hace 15 días, los pucelanos han asaltado el Palau, donde para variar se escuchaba el eco. 3.700 espectadores, según generosísimo recuento oficial, el pabellón con peor entrada de la primera jornada junto a Sevilla (3.600). Huertas/Sada valoración conjunta -1 y Saras otra vez vestido de calle. Por cierto, Tomic el mejor (14pts + 10rebs), sucede que las estadísticas no reflejan que ha permitido 14/20 tc a su par…


En lo que al largo plazo respecta, regalos como este en partidos de 1 fijo son los que cuestan la liga regular = factor cancha en la final ACB, cuyo valor conocemos por experiencia reciente. El Madrid ha cumplido con buena nota en el debut ante un rival de peso, un renovado Unicaja con bastante talento todavía por acoplar. Cerrada ovación a Rudy durante su presentación en el Palacio, el primer encuentro oficial de regreso. El mallorquín, desacertado en el tiro (3/9), ha correspondido con el uniforme de albañil: 4 rebotes, 3 robos, 2 rebotes y 1 tapón. Una estrella del siglo XXI.

Mirlo ha sido máximo anotador con 14 puntos en un día discreto. Felipe/Slaughter de nuevo a un nivel notable, igual que Chacho/Llull. La sorpresa del día (positiva) ha sido Draper que, tras no pisar pista en la final de Supercopa, ha firmado 3/3 triples, supuestamente su gran laguna de juego. Aunque sea circunstancial, sirva para contribuir a su integración a la dinámica del equipo (ciertamente en riesgo tras la pretemporada). 17 perdidas de balón son el único pero digno de mención. Ojo, próximo partido el miércoles, precisamente ante el Valladolid…

Recortes a la catalana

Sandro Rosell anunció el pasado verano un severo ajuste de presupuesto en todas las secciones del Barca. Total, en un club de valores y cantera el dinero es lo de menos. Chichi, el mejor General Manager posible para un equipo forrado pero toligo en tiempos de recortes, convenció al jefe para «hacer una excepción» (todo muy españolito). La excepción consistió en sueldazo a Chuck Eidson por encima de valor de mercado y 5 millones a Huertas por 3 años (que incluían el coste del traspaso, casi 2 kilos). No le valían otros. Resultado, segundo presupuesto del continente tras CSKA, 3.800 espectadores de media en el Palau y unos 25 millones en pérdidas (casi el 85% del presupuesto).

Verano 2012, continúa el ajuste. Comienza con la contratación de Tomic. Cuando toda Europa se maneja en contratos 1+1, Chichi le firma 3 años garantizados por 4mill. A esas, fichaje a Jawai para jugar únicamente Euroliga (son ganas de repetir el expediente Perovic). Sabemos que Fran Vázquez no renovará por menos de 1.5mill. Orlando es el farol de cada verano (por cierto, que los Magic acaban de hacerse con Ayón). Pero este año hay un competidor serio: picado por la afrenta Tomic (por mucho que JCS eche balones fuera) el Madrid busca pívot, tiene dinero y Vázquez encaja en el perfil…

Sombra aquí y sombra allá

Sada seguirá de azulgrana porque no tiene demasiado valor de mercado. Pero su agente, al igual que el de Fran, sabe que el Barca por motivos de cupos no puede bajo ningún concepto prescindir de un nacional, así que el jugador tiene posición negociadiora fuerte = toca doblarle el sueldo (hablamos de 800.000 o 900.000 euros). Eidson y Mickeal tienen casi dos millones anuales firmados a fuego y no tienen por qué bajarse el sueldo. Sin olvidar los 2.5 de Navarro. Luego está Bonifacio N’Dong, el mejor del equipo la pasada temporada en ACB, puede renovar a la baja como 6º pívot, o marcharse. Otro que suena para el Madrid… no gracias. Como Andersen, cinco años tarde.

Pero la madre de todas las reducciones presupuestarias se supo ayer: la oferta de renovación a Lorbek por 3mill anuales, aproximadamente el doble de lo que cobraba, lo mismo que todo el presupuesto del Manresa. Sería, al parecer, el mayor contrato firmado nunca por el Barcelona de basket. Una oferta, eso sí, desde la coherencia y la humildad. Uno de los competidores se ha retirado de la puja, CSKA ha convencido a Kirilenko para que siga. Así que las alternativas son ahora: la euro millonada de Chichi o nuevos horizontes de grandeza deportiva en San Antonio.

Independientemente del resultado, yo quiero que mi empresa me baje el sueldo como el Barca le reduce el presupuesto al basket.

Tampoco a la quinta

Las heroicidades postreras de Carroll y Singler que alargaron la agonía no maquillan el hecho de que el Madrid fue peor. Por segundo partido consecutivo, cuando la temporada se decide, Xavi Pascual dio un repaso táctico a Laso, más en la preparación de partido que en la propia gestión. Los jugadores parecían superados por cada cambio defensivo azulgrana, forzando un acierto paupérrimo (34% en tiros de campo) y un partido en guarismos azulgrana. Fran Vázquez, incapaz en el 1×1 pero un definidor feroz, castigó sin piedad la candidez blanca en el rebote defensivo. Lorbek, justísimo MVP, su probable salida en verano será un dolor de muelas menos.

Son ya 5 años del Madrid sin ganar la ACB. La excusa de la plantilla joven y prometedora no sirve eternamente. Este debía ser el ‘Año I’ del nuevo orden, pero el Madrid perdió como un novato una final que venía de cara. Regaló el primer encuentro y no supo cerrarlo en casa en el cuarto, demasiadas vidas para un Barcelona venido a menos pero todavía competitivo.

El título de Copa del Rey no justifica la temporada. El Madrid cayó en el Top-16 Euroliga por detrás del Bilbao, regaló la liga regular ACB y luego en la final, claro, se hace cuesta arriba ganar un 5º a domicilio. Había plantilla para más. Pero la prensa palanganera, vendida a un entrenador nacional que siempre responde el teléfono, guardará sus cuchillos esta vez, en un ejercicio de complacencia interesada. Obradovic, Messina, Pesic y quizá Panigiani están en el mercado, pero sin una corriente de opinión adversa, Laso continuará incuestionable y la directiva deshará a placer. Felipe renovado, Slaughter por Tomic y ‘todos’ contentos. No sigo que me caliento…

Cuarto menguante

Pudo la presión. Ante la posibilidad de ganar el título en casa, 15.000 espectadores, el equipo se hizo pequeño, firmando el peor encuentro de la temporada en los duelos directos ante el Barcelona (y van 8). El Madrid cayó de ley. Se olvidó de todo lo bueno que demostró en el resto de la serie, que tan superior se había mostrado. Queda el 5º en el Palau, que ya no asusta como otrora en una serie en la que el factor pista ha demostrado escasa influencia. Los blancos han ganado 2 de 4 encuentros en Barcelona este curso…

El Madrid defendió mal, permitiendo tiros liberados al primer extra-pass. Lorbek y en menor medida Mickeal fueron un martillo al poste, las ayudas llegaron siempre tarde, si llegaron. Que Congoleño Wallace suba 16 puntos sin apenas fallo y JayZ Carroll haga 0/5 en triples es más cosa de la virgen de Lourdes. Igual que no todos los días vas a atrapar 25 rebotes más que el rival, como en el 3º encuentro.

Ningún jugador blanco destacó en ataque en realidad, se ve que gastaron toda la pólvora el lunes. Tomic, Mirotic y Singler rallaron a buen nivel, sin alardes. Llull firmó 12 puntos, pero no repartió ni una sola asistencia en media hora en pista, de los que 20 minutos fueron como base. Sea por lo que fuere, Begic y Pocius están completamente out, dos buenos jugadores de fondo de armario menos. Gratuitamente nos vemos con una rotación corta y nos ponemos al nivel del Barca.

Los árbitros no colaboraron con la causa, desde luego a la ACB no le disgusta la idea de otro partido más de tan mediática serie. Pero tampoco fueron decisivos. Esperemos, eso sí, que sean tan dignos, ecuánimes y valientes el sábado en el Palau, con los molinillos de Navarro y los aspavientos de Pascual.