Pretemporada a finales de octubre

Por las bajas de los lesionados y un notable déficit de entrenamientos y amistosos con la plantilla al completo, el Madrid ha tenido que finalizar su pretemporada a últimos de octubre, en este guiño de tres partidos en el calendario, que concluye ya este viernes en Estambul, con la visita a Fenerbahce. +83 ante GBC, Estrella Roja y Tenerife, 101 puntos de media y minutos para todos. Lo que se dice pretemporada, vaya, recuperando sensaciones tras varias derrotas ante rivales de entidad e integrando a los cuatro nuevos, incluido Jeffery Taylor, que debutó por fin el domingo. 

Tiene aún que definir su rol en la rotación, claro está, pero parece un activo de quilates por los destellos que dejó en el arranque, con 9 puntos en 13 minutos. Me consta que el club ha sido extremadamente conservador con su lesión, y solo ha debutado una vez recuperado completamente del problema muscular que arrastraba, y del que por cierto sufrió una pequeña recaída antes de la intercontinental.

Quien parece cada vez más acoplado es Thompkins, que ha enchufado el ventilador de estadística, firma 11/12 tiros de 2 en esos tres partidos, medias de 13 puntos y, esto es noticia, 7 rebotes. Willy empieza también a sumar (14/18tc), una vez se va entendiendo con los bases y conociendo los sistemas. Seamos pacientes, su adaptación es diésel, pero su techo es alto. Tiene hasta enero (probable desembarco de Lima) para ganarse galones en la rotación. La aportación conjunta de ambos, que aún debe aumentar, es superior a la de Bourousis y Mejri el curso pasado. Lo sé, el griego está firmando numerazos en Baskonia donde, todo sea dicho, tiene nula competencia en la pintura. Su caso me recuerda al de Tomic, ‘mejor por separado’, un gran jugador que sencillamente no encaja en el sistema Laso. Un sistema que, con sus imperfecciones, nos ha traído grandes éxitos, así que no ha lugar para ponernos histéricas y echar la vista atrás.

En estos duelos amables Chacho ha recobrado cierta frescura mental y enseñado la versión que más nos gusta, la de repartir felicidad, 27 asistencias en 3 partidos. Llull se picó y se fue hasta 10 en la berbena contra Tenerife. También recupera sensaciones Carroll, con 50 puntos en tres duelos, tras un comienzo de curso horrendo. A los rústicos, Maciulis y Nocioni, los tenemos hibernando. Nos preocupa entre poco y nada, sabemos que darán un paso al frente en los partidos a cara de perro que deciden títulos.

Transcurrido un mes de competición nadie pone ya en duda la apuesta por Doncic en la plantilla pese a su juventud. Mejora a Facu (‘progresa adecuadamente’ Murcia) y no desentona en los 13 minutos que promedia entre ACB y Euroliga. Confieso que seguir su evolución, junto a las gotas de ortodoxia ofensiva que nos regala Thompkis, son personalmente dos de mis motivaciones principales al ver los partidos del equipo en el comienzo de curso.

Plácida resaca copera

Pues sigue el Madrid viento en popa, tras una semana plácida de calendario con las visitas de Estrella Roja y Tenerife, aún de resaca copera. Destaco el esfuerzo colectivo contra los croatas, duros atrás y circulando el balón en ataque (hasta 9 jugadores dieron una asistencia), que valió ganar por 21 el partido pese a 4/19 triples y 12 rebotes menos que el rival.

Conclusiones a botepronto de la semana, que Rudy y Chacho están de dulce, a diferencia de Llull. Que los chicos Laso, es decir Carroll y Slaughter, también atraviesan buen momento, plenamente integrados en la rotación y produciendo, algo de lo que había ciertas dudas a comienzos de curso, con la llegada de Rivers y Ayón, respectivamente.

El principal pero es la defensa interior, sobre todo en el puesto de 5. Nos hizo un traje Sikma en la primera parte (a mí me sigue gustando este chico para el Madrid, que queréis que os diga) y el jueves hicimos all-star, no sólo a Marjanovic, que tiene un pase porque es una bestia (val 35), pero también a su suplente, Zirbes, que mire usted qué casualidad, ha firmado los dos mejores partidos Euroliga de su carrera contra el Madrid (val20), en la ida y la vuelta de este top16.

A Marjanovic, por cierto, le coloca la rumorología como favorito para sustituir a Tomic en el Barca, que termina contrato y apunta a la NBA. El croata pide 2 millones netos para renovar (4,2 brutos con fiscalidad catalana), es decir, el mismo sueldo que Rudy y Chacho juntos. Es una salvajada, pero es el jugador franquicia de Pascual y de la capacidad financiera del Barca ya estamos curados de espanto, basta recordar los 9 millones en tres años que firmó a Lorbek en una situación similar.

Por cierto, el CSKA (llamado a ser el rival a batir en la F4) da por fin señales de debilidad, con su segunda derrota en tres partidos, esta semana en casa, ante Fenerbahce, en el estreno de un Kirilenko muy fuera de forma. Y para cerrar capítulo Moscú, aterriza en Jimki Víctor Claver. Firma sólo hasta final de curso, en verano dios dirá. No me sorprendería que el Barca pujase por él para suplir a un Nachbar crepuscular y la opción Valencia siempre estará ahí, si bien el club taronja no puede pujar económicamente en las mismas cifras. ¿El Madrid? No le cuadra en la plantilla ni andan las arcas para muchas alegrías, pero lo de fichar españoles rebotados de la NBA ya sabemos que es muy del gusto de Herreros y Florentino, así que…

Con oficio y rotación

El Madrid cerró en La Laguna una sólida semana de baloncesto. Estamos vacunados contra la vanidad de los récords, pero tampoco sobra mencionar que el balance de comienzo de curso asciende ya a 8-0, con cuatro partidos exigentes por el camino. El viernes se sufrió en Kazán porque el rival tiene poco cartel pero bastante talento. Talentazo en el caso de Langford (23pts sin tiros libres). No fue un partido brillante del Madrid, pero enseñó carácter y oficio competitivo con 5 abajo y 90 segundos por jugar. Tampoco vamos a pedir el circo a domicilio en Euroliga. Ayón y Bourousis dieron la cara cuando calentaba el sol y Llull se erigió en brazo ejecutor, con un 1×1 de manual en la última jugada, tras quedarse emparejado con el pívot rival. 

El domingo, con el partido bajo control gracias al acierto exterior inicial, Laso dosificó esfuerzos. Los 12 jugadores convocados dispusieron de al menos 11 minutos en pista, lo cual me parce estupendo, pues la temporada es larga y necesitamos a todos los efectivos en ritmo de competición. 
Que KC Rivers destaque está dejando ya de ser noticia; brilló en Tenerife con 3/4 triples, 7 asistencias y 5 rebotes. El que me tiene entre dos aguas es Nocioni. Sabíamos que perdíamos presencia interior respecto a Mirotic, pero es que ni se molesta en disimularlo, dejándose ver por la pintura de vez en cuando. Una carencia que, sin embargo, compensa la llegada de Ayón y la sólida aportación del argentino desde la línea exterior (13 de 21 triples en lo que va de curso). Las bondades de disponer de una plantilla cual navaja suiza, como dice Castellanos.
La mejor noticia de la semana es ver a Mejri de nuevo en dinámica, en busca aún de su rol tras la llegada de Ayón. Firmó una valiosa primera mitad en Rusia y fue el más valorado en La Laguna, 17, con 6/6tc. Maciulis no me enamora, ya lo sabéis, pero no tengo queja mientras siga metiendo los triples cuando se queda sólo. A Chacho, Felipe y Rudy se les nota o bajos de forma tras el Mundial o con el freno de mano echado, pues aprendieron que otoño no reparte medallas. Y por último, siento repetirme, pero el único que desentona sigue siendo Carroll. Su balance de la semana son 2/8tc y valoración -1 en 27 minutos. No hay más tela que la que arde.

Los Sergios combaten la pereza

Han sido dos semanas de relax, al menos calendario en mano. Zalguiris, Partizan y Tenerife en casa, más Manresa a domicilio. Cuatro victorias rutinarias, de las que por tanto sólo podemos sacar conclusiones a medias. Estamos cansados, en partidos ante equipos de ‘la otra liga’ nos faltan la frescura y el deseo de comienzo de curso, que es más lógico que grave. Los Sergios son complementarios y están en plena forma (80 puntos entre ambos esta semana). Algo, esto último, no tan habitual, pues por algún motivo de alineación cósmica que se me escapa los picos de rendimiento de uno acostumbraban a coincidir con las pájaras del otro. Estas semanas, ante la necesidad dadas las lesiones y la decisión del club de no fichar, se han compenetrado por fin, salvando la cara al grupo, especialmente ayer ante el Tenerife, en uno de los encuentros más flojitos del equipo en lo que va de curso.

Brilló también Felipe, que contra los equipos de clase media-baja no suele fallar. Sus mejores actuaciones del curso son en casa contra Bilbao (val.23), Bamberg (21), Obradoiro (25) y Tenerife (27), y a domicilio en Pisuerga (27). Uno puede ver el vaso medio lleno o medio vacío. Por una parte, Felipe hace de basurero, resolviendo para el equipo partidos en los que a otros compañeros les cuesta motivarse (ojo, que ni la de ayer ni la de Valladolid fueron victorias tan cómodas). Por otra, se puede ver como la usura de quien acelera con los débiles para inflar estadística. A mí me parece un poco de las dos cosas, pero igual le veo como un activo valioso de la plantilla partiendo de la banca.

Esta semana se complica un poco el calendario. Visitamos Turquía para jugar en pista de un Galatasay bastante necesitado y el fin de semana viajamos a Galicia. Ojo que el Obradoiro, pese a las bajas pero con un Corbacho golosón, lleva seis victorias seguidas y está ya en puestos de playoffs.

Posdata. Debutó por fin el fichajísimo, Odom. Dos partidos, dos derrotas. 23 minutos en pista, valoración -5. Hace 10 días Querejeta pregonaba que su incorporación suponía un hito para el basket europeo.