Felipe y Mirlo asaltan el Palau

Aunque volvió a lanzar más tiros libres el Barca, nadie se tendrá que acordar esta vez del arbitraje, pues el Madrid ganó de ley (72-84) y en el Palau el 3º partido de la final ACB, victoria con la que se asegura como poco que la serie se decidirá en el Palacio. La final vuelve a estar franca para los blancos, que dominaron el marcador casi la práctica totalidad de los 40 minutos, eso sí, siempre con ventajas de un solo dígito. Felipe y Mirotic, en ese orden cronológico, reventaron la resistencia local.

Con Reyes este curso se me acaban los adjetivos, reconozco que escribo esta crónica con su camiseta puesta, nadie se me altere. Recuerdo cuando le acusábamos, entre muchas otras lindeces, de egoísmo y limitarse a inflar estadísticas en partidos cómodos de liga nacional (las mañanas de domingo). Pues bien, Felipe fue el mejor en la semifinal de la F4, en el segundo partido de esta final (13+6) y hoy se ha superado, sacando al equipo a flote cuando más achuchaba el Barca, barriendo los aros como de costumbre y reventando al poste a sus pares en 1×1, esta segunda es nueva, al menos contra el Barca. 20 puntos para 26 de valoración en 22 minutos en pista. Felipe ha entendido con Laso que se puede brillar sin ser titular ni primer referencia ofensiva, ha renunciado a su ego vedette Vistalegre, algo que no entendió o no quiso entender con Messina. Su estado físico para 33 años es primoroso, maneja como pocos su volumen corporal en la pintura y, todo hay que decirlo, la plantilla de este año del Barcelona ha perdido enteros en la defensa interior, igualitas son las ayudas de Tomic y Mavro/Jawai que las de Vázquez y N’Dong.

Mirotic calcó su segundo partido de la serie, buen comienzo, disperso en el tramo central pero sacando la cabeza en el último cuarto (12 puntos de sus 19 puntos), esta vez sí, para resolver, callando las bocas que cuestionaban su MVP (¿Iturriaga?). Su caso era diferente al de Carroll. Al americano ya no se le espera, porque su apagón tiene profundas razones técnico-tácticas. Lo de Mirlo, en cambio, era sencillamente un cuadro de ansiedad e inexperiencia, nada que no se cure con minutos en pista y un buen Valium. Dos triplacos y una canasta frontal de 5 metros resolvieron en la recta final, evitando apreturas de marcador en las que el Madrid se dejó el partido el martes. 

Lo veníamos reclamando enérgicamente desde este foro y Laso claudicó esta vez ante la evidencia: muy a su pesar prescindió de Carroll en la recta final en favor de Darden, que volvió a brillar por encima de lo que dicen sus números. Oleson es un primor pasando bloqueos, pero los envites en la zona de ‘El Predicador’ requieren más fuerza que maña. Darden le colocó al de Alaska dos valiosísimos 1×1 al poste en el último cuarto, uno resuelto en canasta y otro en tiros libres, se barrunta renovación. Begic llega tarde a lo de la renovación, pero se está ganando un contratito cercano a los 7 dígitos en algún primo de la Europa oriental, que tampoco es moco de pavo. Promedia 7 puntos y 4 rebotes en la final, que así dicho puede sonar a poca cosa, pero es lo mismo que su par (Tomic, quinteto ideal Euroliga, doble sueldo) en 10 minutos menos de media. Diria que al Madrid el emparejamiento le sale a cuenta.

Sin ser protagonista, bien esta vez Llull, que se cascó otra minutada (35) pero la gestionó con algo más de temple, dejando que el partido le llegase. Su mera presencia en pista impide a Pascual, que es muy amarrategui, alinear a Huertas, limitando así las alternativas ofensivas del Barca (27 minutos de Sada = 14 tc de Navarro). Por cierto, que un triplazo del propio Llull al final del 3º cuarto allanó mucho el camino. Chacho apagado de nuevo (correcto en la dirección, desastroso en el tiro: 1 de 9), lo mismo que un Rudy al que le empieza a pesar como una losa el apagón de triples, 0 de 13. No olvidar que este tipo coló 159 triples en su temporada rookie en la NBA, quiero decir, que o se le ha olvidado o sólo puede ser una mala racha. El día que cuele el primero cerramos la final, y será más pronto que tarde.

Mi previa de la Euroliga

Hoy arranca la Euroliga, a pesar de muchos pesares, la competición más interesante del baloncesto FIBA. El Barcelona evita el destierro del Sant Jordi con la enésima prórroga (= trato de favor) para la construcción de un pabellón de más de 10.000 asientos. También estará Unicaja, 9º clasificado de la última liga regular ACB, buen ejemplo de la naturaleza endogámica de la competición. Al ajo, esta es un poco mi previsión…

Candidatos a la FINAL FOUR.
– CSKA
. Pese a las dolorosas bajas de Kirilenko y Shved, CSKA vuelve a ser favorito. No al nivel del año pasado, pero con esta plantilla se mantiene necesariamente como el equipo a batir. Su pareja de pívots, Krstic-Kaun, es absolutamente diferencial a nivel FIBA. Lo mismo que Sonny Weems y Vorontsevich en el puesto de alero. Por cierto, Aaron Jackson parece haberse adaptado bien y está que se sale en el arranque de temporada. A seguir también la evolución de Erceg, entre él y Khryapa tienen la misión imposible de tapar el hueco dejado por AK.

– Real Madrid. El mejor juego exterior de Europa, continuidad del proyecto y dos grandes estrellas continentales (Rudy y Mirotic) son razones de peso para aspirar a una plaza en la F4. Evidentemente, el talón de aquiles son los kilos y centímetros en la pintura, un hándicap ante rivales de enjundia, a falta de conocer la adaptación y rol de Hettsheimer. La defensa me preocupa menos, pues el equipo ha dado muestras de que cuando quiere puede. Además, Rudy, Slaughter y Draper suben ligeramente el tono global en retaguardia respecto al curso pasado.

– Estoy convencido de que este es el año, el primero en que veremos a un turco en la F4. Será la Ulker de Estambul, que ha fichado nombres y hombres. Sato, Batiste, McCalebb, Andersen y Pianiginai, cinco ganadores natos, eso suma.

– Barca. Ahora mismo no está para nadie, pero Navarro volverá en algún momento. Además, en Euroliga no necesita rotaciones, puede convocar a la vez a Jasikevicius y a congoleño Wallace, evitándose el paripé con la chavalada y mejorando el tiro exterior. Súmenle la chorra en los emparejamientos y los arbitrajes condescendientes (el equipo del jefe) y tienen un billete de F4.

En cuartos de final
Armani Jeans Milán tiene un equipazo. Langford y Hendrix apuntalan el bloque del año pasado. Hairstron, Cook, Fotsis, Bourousis… ojo a Alessandro Gentile, que tiene bastante buena pinta. Hay mimbres para exigirle a Scariolo un paso adelante en Europa.
Panathinaikos. Mantienen a Diamante (pese a los cantos de sirena de Moscú) e incorporan fondo de armario fiable a precio de saldo: Ukic, Schortsanitis, Panko, Hilton Armstrong, Bramos y Lasme. Clave la transición en el banquillo tras la salida de Zeljko.
Olympiakos. Mucha crisis, pero a los buenos no los venden = Spanoulis y Papanikolau. Siguen también Acie Law y Kyle Hines, dos americanos de los que querrías como compañeros de trinchera. La plantilla me parece corta, pero con este bloque ganaron la Euroliga, así que merecen cuanto menos el beneficio de la duda.
– 
Efes tiene un plantillón que perfectamente podría ser de F4, pero sus jugadores franquicia son tres ex-NBA (Farmar, Vujacic y Erden), gente de la que tiendo a no fiarme, pues acostumbran a estar sobrevalorados. Por su parte, Savanovic y Barac tienen mucho talento pero también importantes carencias competitivas.

Darán guerra
Khimki. Puede ser físicamente la plantilla más potente de la competición (el Madrid sufrirá el en la pintura el próximo miércoles), pero cojea en tiro exterior. Proyecto maduro: mantienen entrenador (Kurtinaitis) y espina dorsal desde hace varios años.
Zalguiris Kaunas. Aunque ya están un poco mayores, el regreso de tres veteranazos como Kaukenas y los hermanos Lavrinovic. 9 lituanos en la plantilla aseguran química y comunicación. Draden no es Weems, pero el poco tiempo que estuvo sano y en forma durante su paso por Unicaja demostró cosas interesantes. Toda la suerte del mundo para Joan Plaza.

Paso atrás
Sienna pierde al entrenador y a 4 titulares (Lavrinovic, Kaukenas, McCalebb y Andersen). Eso no hay equipo que lo resista. Caso parecido al de Baskonia, que ha visto marcharse a sus dos jugadores franquicia, Teletovic y a Prigioni, para los que no ha conseguido recambio de garantías. Y también al de Maccabi, que pierde a tres jugadores de peso (Langford, Sofo y Hendrix) y sólo incorpora uno: Caner-Medley.

Sorpresas
Tras ese nombre de refresco barato, el Cedevita esconde una equipo majetón (Marko Tomas, Vlado Ilievski, Bracey Wright o Mickael Gelabale), que cuenta además con el impagable aval de Maljkovic en el banquillo. Unicaja se ha encontrado un regalo de grupo de primera fase, lo que concede tiempo a Repesa para ensamblar las piezas de una plantilla de talento.