Cada partido una montaña

Con sangre, sudor y lágrimas, como viene siendo ya costumbre en estos playoffs ACB, el Madrid ganó el segundo de semifinales contra Unicaja que, todo hay que decirlo, ha llegado en un gran momento a esta serie (ayuda tener en la banca al mejor entrenador español). Se volvió a sufrir porque hemos llegado al final de la temporada con el depósito en rojo, por eso en las primeras partes no defendemos (somos así de chulos). Además ayer se juntó el ridículo en el rebote: 18 a 38. No recuerdo una estadística en contra tan vergonzante en este segmento clave del juego para el Madrid desde hace años. Lo raro es que con semejante rémora nos agarrásemos al partido y lo ganásemos.

El rebote es una labor colectiva, pero como que algunos tuvieron más culpa que otros. Que Bourousis trincase un solo rebote en 28 minutos en pista es para hacérselo ver. Y que a pesar de ello no jugase ni un segundo Mejri, también. Slaughter es como el que tiene un primo en Graná, pero tampoco nos coge ya por sorpresa. Pasó 12 minutos por el parqué y nos enteramos por la estadística: 1 rebote y 3 faltas. Por cierto, enorme la serie de Fran Vázquez, que termina contrato: el club tiene cláusula para renovación automática pero no la va a ejercer porque su sueldo de millón y pico se les sale de madre. Unicaja espera que el jugador acepte una renovación a la baja con más duración, el agente no descarta escuchar otras ofertas. Vázquez debería ser un fijo en la selección, pero descuidad que esa breva tampoco caerá. La pocha y tal.

Felipe lideró ayer la estadística de rebotes con 5, que tampoco es gran cosecha, pero algunos fueron clave cuando se decidía el duelo. 21 de valoración en 18 minutos. Está cuajando unos playoffs magníficos, igual que hace un año. Me da confianza de cara a la probable final contra el Barca. Los 11 puntos de Carroll en el tercer cuarto cuando Unicaja amenazaba fuga son su mayor contribución desde que ha regresado de la lesión, dos meses. Llull aportó durante todo el partido y Rudy decidió en los minutos finales, correspondiendo a su status de jugador franquicia. Mirotic firmó un pobre partido, que rompe la dinámica claramente ascendente que apuntaba en los playoffs. Sus cuatro actuaciones previas, sólidas, le conceden el beneficio de la duda. Y no quiero cerrar sin mencionar el partidazo de Chimpa Suárez en el Palacio, que siempre será su casa (18 puntos, valoración 25). La remontada blanca coincidió nada casualmente con su paso por el banco en el tercer cuarto. Por circunstancias no sigue de blanco (si fuese amiguito de Laso como Slaughter otro gallo hubiese cantado), pero este tipo es madridismo puro y le deseamos lo mejor allá donde vaya.

El semáforo de la ACB

Hoy no vamos a hablar del Madrid o del Barcelona, sino del resto. A 19 de agosto quedan plantillas por cerrar, pero los principales movimientos son conocidos y podemos dibujar un boceto aproximado de lo que será la ACB 2013-14. Para empezar decir que lo peor de la crisis parece ha pasado, lo vivimos el verano de 2012 con una diáspora de talento sin precedentes que redujo el nivel general de la competición. Emigraron 7 de los 15 jugadores más valorados y 9 de los 15 maximos anotadores, unas cifras de salida que este año se han reducido a 2 y 3, respectivamente. La liga se ha redimensionado en función de su nueva realidad económica.

En la clase noble, el equipo más reforzado parece Valencia Basket, con lo que peligra muy seriamente la denominación histórica del Baskonia como tercera fuerza del baloncesto nacional. El ingreso por la venta de Faverani y la seriedad de la inversión de la familia Roig otorgan al Valencia una posición de mercado sólida en tiempos de contracción presupuestaria generalizada. Se han reforzado todos los puestos y hay margen de crecimiento gracias al talento joven: Dubljevic, Van Rossom, Lucic y Aguilar. La Eurocup no se debe escapar este año, única vía factible de acceso a ese club semi privado en que se ha convertido la Euroliga.

El mejor fichaje de Unicaja este verano me parece Joan Plaza, garantía de calidad y competitividad. Puede que haya hasta perdido dinero, pero su trabajazo en Lituania le ha granjeado mucho crédito en el basket continental. Sobre los movimientos de plantilla tengo más dudas, sale más talento del que entra. Zoric, Williams y Simon eran los principales generadores en ataque y no veo recambio en esa función. Con Kuzminskas y Suárez el Unicaja tiene un puesto de alero nivel top europeo, además Kuzmic y Toolson, aunque irregulares son apañados. Sin embargo Granger, siendo fiable, se me queda un poco corto como base titular de Euroliga. Hettsheimeir es un proyecto frustrado, fracasó en Madrid pese a contar con oportunidades. Le ha cogido miedo a la pintura tras la lesión y como pívot abierto es un desperdicio. Todavía no hay ala-pívot y vamos por el plan d, tras Velickovic, Nelson y Hummel. A estas alturas del verano veo ya pocos ala-pívot disponibles de nivel titular Euroliga.

Veo al Baskonia desinflarse cada verano de tres a años a esta parte. Querejeta se queja de falta de dinero (pese a que su fiscalidad es la mitad que Madrid-Barca), pero con el que tiene podría hacer más. Un poquito de autocrítica tampoco sobra, que nadie le obligó a firmar un contrato multianual a San Emeterio a razón de 1.4mill de euros. Hace tiempo que Baskonia no atina con los fichajes, por mucho que el Barca se empeñe en demostrar lo contrario. Puede que Bjelica y Lampe fuesen unos mingafrías y cobrasen de más, pero tenían talento. El juego exterior vitoriano es clase noble, pero es que la rotación interior que se le queda a Scariolo es trianera, ¿a quién le metes un balón al poste? ¿Piensas pasearte por Europa con Hamilton y Pleiss de interiores titulares?

CAI Zaragoza y Granca me parecen los dos proyectos con los cimientos más sólidos de la competición, creciendo año a año, acertando con fichajes acorde a su estatus. No hace falta ponerse digno, retener a jugadores a punta de pistola ni firmar renovaciones por encima de tus posibilidades, sino hacer caja con las salidas para fichar a otros iguales o mejores, aprovechando las oportunidades que da el mercado en un contexto tan inestable. BluSens, Murcia, Canarias y un muy debilitado Bilbao pelearán las últimas plazas de playoff.Fuenlabrada se asienta como segunda fuerza del basket madrileño, con dos incorporaciones de prestigio, como Cabezas y Panko. Estudiantes, en cambio, ha visto partir a 3 titulares de más de 30 minutos por partido el curso pasado (Gabriel, Granger & Kirksay), y la cantera colegial no atraviesa su mejor momento como para garantizar un relevo competitivo. Del estado físico de English y la progresión de Kuric dependerán los apuros que pase para salvarse. Quino Colón y Nogueira lo van a petar en la Supermanager, el que avisa no es traidor. Por ultimo, seguiré a la chavalada de Aíto en Cajasol, tengo un pálpito de que puede salir algo interesante.

Los intangibles y la continuidad de Suárez

Viendo cómo evoluciona la rumorología sobre la confección de la plantilla blanca para el curso que viene, aprovecho esta semana tranquila para hacer un alegato por los menospreciados en el sistema Laso, un voto por el continuismo. Claro que siempre hay espacio para la mejora y la autocrítica, pero me parece un sinsentido plantear la salida de 4 o hasta 5 jugadores de una plantilla de 12 en la temporada de mejor juego y resultados en muchos años (por el momento: título Supercopa, mejor balance liga regular ACB y clasificación holaga para la F4). ¿Acaso hemos alcanzado ese nivel únicamente gracias a los 7 ‘preferidos’ de Laso? No, lo hemos alcanzado por a su combincación con otros miembros de la plantilla que equilibran las cerancias de esos 7 (intimidación, posteo, rebote), ejerciendo una labor menos vistosa para el aficionado medio. Sin ir más lejos, la misma que hacían Grimau y Sada en el exitoso Barca del último lustro.

Hace como mes y medio el Madrid gripó motor, el juego ofensivo se limitaba a Chacho, Rudy y Llull lanzando mandarinas más o menos inverosímiles en finales de posesión. La medicina para aquel conato de crisis, más allá de volver a agachar el culo en defensa, consistió en meter más balones al poste bajo, no muchos, simplemente unos pocos, suficientes para obligar a la retaguardia rival a cerrar filas y así procurar mejores posiciones de tiro a nuestros exteriores, una receta tan vieja como el juego. Begic y Suárez mejoraron sus números y los arqueros aumentaron sus % de acierto. El equipazo resultante de ese mínimo equilibrio se zampó a Maccabi en cuartos y asaltó el pasado fin de semana uno de los fortines por excelencia del basket nacional como es el Centro Insular.

Begic parece sentenciado a cambio de Mejri (una moneda al aire), pero el caso más sangrante de la ‘lasización’ de la plantilla sería la marcha de Carlos Suárez, partidazo el suyo en Gran Canaria, por cierto. No seré yo quien afirme que está cuajando precisamente una gran campaña, pero de ahí a los crecientes rumores que apuntan a su despido en verano va un trecho. Dejando de lado matices no menores como que sea cupo nacional, su conexión con la grada en virtud a su madridismo de cuna, que se invirtiese mucho dinero en su cláusula (900k) y que habría que pagar indemnización para largarle, ¿cómo es posible que un tipo lideró el regreso del Madrid a la F4 pase a no valer ni para fondo de armario en un plazo de sólo 2 años? ¡¿Pero es que nos hemos vuelto locos?! En su versión menos lustrosa Suárez rebotea, asiste, postea y saca faltas en ataque estático, pero da igual, como no mete triples a Laso no le vale ni para un cuarto de hora.

Los detractores de Suárez se imaginan al supuesto sustituto Kuzmisnkas como la reencarnación low-price de Toni Kukoc. ¿Pero con quién ha empatado este chico? Era el reserva de Darden hasta que limpiamos la competencia en el puesto. Kuzminskas promete bastante, pero a día de hoy es sólo eso, una promesa, no mucho mejor jugador en su estilo de lo que sea Damian Rudez en Zaragoza. Kuzminskas tira y bota mejor que Suárez, pero no postea ni ve un mal pase: 6 as. en 326 minutos este curso en Euroliga. Me parece bien que se le fiche si no sale caro, pero no a cambio de Suárez sino de Pocius (en desgracia con las lesiones y con un salario alto que vence), y que éste sea el único cambio en el juego exterior.

Sólo reclamo sentido común. Estoy de acuerdo en que los movimientos en la plantilla cuenten con el visto bueno del entrenador, pues no deja de ser quien luego los utiliza, pero también que alguien con traje y corbata le lea la cartilla cuando desbarre en sus peticiones. Pedir la cabeza de Suárez es desbarrar. ¿Vamos a dejar toda la política de fichajes en las únicas manos de un entrenador que lo primero que hizo cuando llegó al Madrid fue pedir la contratación de Lishchuk y Panko?

Cae ‘El Palacio’

La primera derrota en el Palacio es también la más fea de la temporada, sin glamour, sin arrebatos heróicos ni final a cara o cruz. Con bastante poco glamour, de hecho, pierde el Madrid su cacareada imbatibilidad como local (en ambas competiciones). Los blancos, apagados en ataque y con un par de tremendos agujeros atrás, fueron netamente inferiores al rival toda la segunda parte. Buen equipo, sí, pero ni siquiera rival directo. Aunque la derrota es una sorpresa importante, no es ni muchos menos el fin del mundo a nivel clasificatorio (ahora compartimos liderato con Efes), bien es cierto que deja malas sensaciones e incluso algún síntoma preocupante. Eso sí, conviene remarcar de entrada que el Madrid contaba con 3 bajas, todas en el mismo puesto, incluida la del jugador franquicia, Rudy. Lo suyo más que baja al uso era descanso-rotación, pues venía jugando con dolor de espalda. Su descanso ha salido caro.

Tras una primera parte aseada, sobrevino una tostada sideral al comienzo del tercer cuarto que costó un parcial de 14-0 en contra. Y también sideral fue la bronca de Laso en el consiguiente tiempo muerto, de pie y haciendo aspavientos. La cosa suele enderezarse con esos sermones rollo ‘poli malo’, pero no fue el caso. Unicaja, que de repente se vio 5 arriba, ya se había reenganchado al partido. Y cuando eso sucede se convierte en un equipo muy incómodo, pregunten al CSKA. Zoric se vino arriba, 29 de valoración en la 2ª parte, y Simon castigó severamente a Llull al poste. Hubo un par de conatos de remontada en el último cuarto (siempre encabezados por Chacho), pero todos abortados por un Unicaja muy enchufado. El 5 de 23 triples fue una losa.

                  

Bajando al detalle, resulta complicado salvar a nadie, empezando por Laso, cuyas decisiones fueron siempre a remolque de Repesa: que alternó treses altos y bajos, defensas en zona y en individual... Mirotic, que reboteó bien y defendió mal, eligió el peor día para regañar con el triple (1 de 6), precisamente en el que por causas de fuerza mayor tuvo que jugar bastantes minutos de alero. Esta vez, y sin que sirva de precedente, Hettsheimeir y Begic cumplieron (en la medida de lo que se les pide, que es muy poco). Al menos en la primera parte, hasta que Laso se olvidó de ellos una vez se torció la fiesta en el tercer cuarto. De Suárez cabía esperar más en un día como hoy, estuvo voluntarioso pero desacertado. Y ya se sabe que Laso tiene poca paciencia con él: 18 minutos en pista en un día en que hubiesen hecho falta casi 30.

Draper, dicretísimo: valoración -3 en 13 minutos. Llull volvió a jugar mal como escolta, tomó pobres decisiones en ataque y fue ampliamente superado atrás por Simón. Patinó también Felipe Reyes, que para variar jugó el último cuarto, tiempo en el que erró más de un tiro claro en momentos clave. Se echó de menos a Carroll, la mecha de las remontadas, soberbio en las dos últimas semanas, pero algo más apagado esta noche. Aprueban Chacho (17 puntos, 6 asistencias y una sola pérdida en 28 mins) y el amic Slaughter, 13 de valoración que reflejan valioso trabajo en defensa e intendencia.

Quedan 3 jornadas de top-16 y creo que ganando 2 encuentros el Madrid jugaría con ventaja campo en cuartos (también con sólo una, si es en Moscú, escenario poco probable). Pero es que con el calendario que resta (Panathinaikos, CSKA y Efes), esas 2 victorias no son moco de pavo, especialmente ahora que hemos descubierto que el Palacio no es inexpugnable.

Darden, una sombra para Suárez

Confirmado, Tremell Darden es nuevo jugador blanco, firma hasta final de temporada. El Real Madrid, que asume su contrato en Zalguiris, se guarda una opción de renovación para la próxima campaña, que en caso de no ejercer acarreará el pago de una pequeña indemnización (condición sine qua non para el fichaje). La cláusula resulta un poco rocambolesca para un jugador que salvo sorpresa no seguirá. Pero, dado que la cifra es baja (50k?), se puede entender como un ‘complemento salarial encubierto’ para la presente temporada. Por otra parte, Darden es un trotamundos, está ya crecidito (32) y viene rebotado de un club que le adeuda meses de salario. Entiendo que su prioridad sea la pasta garantizada: negro sobre blanco y pagador fiable.

Leo que Darden, angelino forjado en la desconocida Universidad de Niágara, es un profesional de ética espartana (sólo hay que ver sus espaldas) y apasionado religioso (“en sitonía con Jesucristo”). Hará buenas migas con Jaycee y familia: misa + barbacoa. En principio debutará este domingo en el Palacio ante el CB Canarias.

Evidentemente, el fichaje compromete la posición-status de Carlos Suárez dentro de la plantilla. El movimiento lleva implícito el mensaje: “fichamos a un 3 para suplir a un 2 lesionado (Pocius) porque no nos fiamos de Chimpa”. Suárez tiene un rol casi marginal en el sistema Laso (más aún con la llegada de Darden), principalmente por un estilo de juego que no casa en el ‘run&gun’: brilla en ataque 5×5, postea, saca faltas y asiste, pero es lento y tira mal de tres. Su aportación en intendencia vale menos de lo que cuesta (rebaja salarial a la vista?), pero igualmente me parece valiosa. Me lo pensaría muy mucho antes de plantear si quiera su salida en verano. La continuidad de Laso a medio-largo plazo está supeditada a resultados y creo firmemente que Suárez brillaría con casi cualquier otro entrenador (no olvidar que entre él y Tomic nos devolvieron a la F4).

No, salvo que a Darden le de por salirse de aquí a final de temporada, Suárez no corre peligro. La lógica nos dirige a la marcha de Pocius y Darden en verano y a la llegada de un tres puro ‘barato’, probablemente Kuzminskas (representado por Arturo Ortega…). La medida implicaría de paso liberar algo de masa salarial para gastar en ‘El Pívot’. Por cierto, lo mismo no sobraba ir firmando un precontratito a Paul Davis, no?

El Madrid recupera la inercia

Interpretación dominical según la teoría de la conspiración: el Madrid fatal de nuevo, un despropósito, sólo ha ganado de 17 al Murcia, metiendo 86 puntos. Muchos síntomas preocupantes. Mirotic ha sido el que más minutos ha jugado (25) y más tiros ha lanzado (12) porque Laso prefiere a Felipe. El Barca, por su parte, ha vuelto a engañarnos a todos, se ha dejado perder en casa contra el Baskonia porque en realidad prefiere jugar las semifinales ACB con el factor campo en contra, es más sexy. Igual que el CSKA, que también caído el domingo, partido de Liga Báltica en Nizhny Novgorod.

No, ya en serio, ha sido una plácida mañana de domingo, tal y como cabía esperar. Quinta victoria consecutiva del Madrid, contra el Murcia, con la que concluye una fase de calendario analgésica, en la que más que sensaciones, se ha recuperado la inercia de la victoria. Ahora tocan Zalguiris y Baskonia, ambos a domicilio, ambos muy duros pero el primero mucho más importante, pues dejaría el camino muy llano hacia un puesto entre los dos primeros de grupo y así jugar cuartos de final de Euroliga con ventaja campo, que al final es de lo que trata todo este negocio.

La mejor noticia ante Murcia fue el reencuentro con el triple: 13 de 27, incluidos 3/5 de Rudy, que llegaba con el punto de mira preocupantemente desajustado. Mirotic, en modo pichichi, castigando los errores defensivos del Murcia, firmó sus números y camina firme hacia el MVP. Sorpresa agradable fue lo concentrado que comenzó el partido el Madrid (¡no permitió ninguna canasta en los primeros 8 minutos!), en lo que tuvieron mucho que ver los niggas, que siempre salen con la sexta marcha puesta. Draper, tras resolver el jueves, jugó 20 minutos a buen nivel (3 triples y +23 con él en pista) y Slaughter firmó su mejor partido del curso en valoración con 17 (merced a 8 pts sin fallo, 6 rebotes y 3 robos) y además en defensa dejó en las malas a Marcus Lewis. Suárez, recuperado de problemas estomacales, sumó en intendencia: 6 rebotes, 4 robos y 3 asistencias. En modo barrendero, así como el que no quiere la cosa, promedia valoración 11 en ACB en los dos últimos meses. Será importante esta semana contra dos treses altos de nivel como Kuzminskas y Nocioni.

Lo peor del Madrid, para variar, los pívots: Rafa y Begic, a los que hoy se ha sumado Felipe. Entre los tres acumularon 36 minutos, 0/7 tiros de campo y valoración -1. Y de paso hicieron All-Star a una mediocridad como el francés Tim Killie: 24 puntos, 10 más que su mejor partido de la temporada. Una pena, por cierto, que el canterano Antelo no haya podido lucirse en el Palacio (2 puntos, 0 valoración) acorde con la gran campaña que está realizando.