Othello pone orden

AVISO IMPORTANTE: Por un problema técnico, el acceso a la web da error en https://karusito.com/, solo funciona si escribís la dirección completa, con las tres ‘w’ antes. Es decir: http://www.karusito.com/ Estoy tratando de solucionarlo, para que ambas direcciones funcionen, pero si tenéis la web en favoritos y el enlace sin las tres www, os recomiendo cambiarlo. Si tenéis amigos lectores del blog, avisadles también, quizá no puedan ni leer esto, pues su enlace habitual sea sin www.



Dicho lo cual, entremos en materia, en el debut ACB ante Unicaja, con festival ofensivo… pero también día de puertas abiertas en defensa, que se está convirtiendo en costumbre en este arranque de curso, ya pasó ante Fenerbahce en amistoso y Barca en la Supercopa. En ambos casos resulta especiamente sospechosa la dejadez atrás de uno que se caracteriza por precisamente lo contrario, Gustavo Ayón. Firmó ante Unicaja buenos números en ataque, el equipo le busca y él define bien (8/10tc), se benefició de la mayoría de las 9 asistencias de Llull. 


Sin embargo, esos números esconden una estadística sangrante, el -14 del equipo en sus minutos en pista, debido en gran parte a su pobre defensa a Musli, igual que a Tomic una semana atrás. Y por eso vio desde la banca el desenlace del encuentro, porque Othello Hunter sí fue un valladar atrás, duro en defensa, fuerte en rebote, definiendo bajo aro los balones que le llegaron (5/6). El balance del equipo fue de +25 en sus minutos en pista, las casualidades no existen, puso orden y compromiso en un encuentro que por momentos pareció de pretemporada, por la escasa intensidad. Pero a él los amistosos no le van, es un duro de pelar. Pese a un verano que suponemos incómodo, con la incertidumbre del pasaporte, llega físicamente como un toro al comienzo de temporada y confirma los mejores presagios de una adaptación instantánea al estilo de juego. Fue petición expresa de Laso, al César lo que es del César.

Un fichaje al que le va a costar bastante más adaptarse es Anthony Randolph, al que no pidió Laso sino que le gustaba a Herreros (… y a media Europa). Se le vio un poco desubicado ante los malagueños, además de desacertado de cara al aro (1/7). Tiene buena mano y enormes recursos, pero su valor es la versatilidad, no deberíamos esperar unos % de tiros de campo como los de Thompkins el año pasado. Sorpresa agradable fue la aportación de la pareja más gris de la plantilla, Maciulis y especialmente ayer Taylor, muy valiosos minutos en la recta final después de una pretemporada calamitosa. Sabemos por el curso pasado que no podemos esperar de él rendimiento regular, pero cuando tiene un partido así, correcto en ataque y evitando faltas innecesarias atrás, es un activo muy valioso, pues hay pocos atletas como él en Europa.

Lucieron Carroll y Felipe, que sumaron estadística como se les presupone. El primero con su perenne puntería y el segundo tirando de galones arbitrales en la competición nacional (7/7tl). Sin embargo, lo mejor del Madrid volvieron a ser los bases. Sigue sin echarse demasiado de menos a Chacho. Draper cumplió de nuevo y Doncic movió al equipo con acierto y seguridad en los minutos que le tocó dirigir. Con Llull sencillamente se me acaba la prosa. Firmó unos JJOO muy pobres, pero con él estábamos tranquilos, sabíamos que en cuanto volviese a vestir de blanco sería el jugador franquicia. Y así está siendo, dos encuentros oficiales, dos partidazos, parece haber dado un nuevo paso al frente con la marcha de Chacho. Van ya varios años subiendo sus prestaciones de un curso a otro.

Exactamente lo contrario que Rudy, que repitió las sensaciones dejadas ante el Barca, pero con peores números aún, así que igual que Ayón vio el desenlace de chándal. En dos encuentros oficiales se ha lanzado 16 triples, el recurso cómodo, y no ha forzado aún ni un tiro libre, que era la seña de identidad de aquella versión ‘vellocino de oro’. Tiene la salud, los galones y este año más tiempo de balón en sus manos, con la salida de Rodríguez. No hay excusas, no nos sirve este modo Corbacho.

Willy pasa la reválida

Willy Hernangomez puede haberse ganado, con sus dos actuaciones de la semana, un hueco en la sobrepoblada rotación interior blanca y evitar así una nueva cesión (sonaban Murcia y Sevilla), que bien podría haberle alejado definitivamente del Madrid, dado que termina contrato en verano. Frente al Barca, en un duelo a cara de perro, mostró empaque y mejoró sensiblemente su defensa, enterrando algún que otro fantasma. Frente a Unicaja el domingo dispuso de más minutos de lo habitual por problemas físicos de Ayón y los aprovechó para brillar también en ataque, 7/8tc, la mayoría fruto de juego sin balón, la virtud ofensiva que más luce a un pívot en el sistema Laso.

Los damnificados por el stepahead de Willy son Ndour y Thompkins. El primero no ha disputado ni un minuto en toda la semana pese a estar convocado y sus opciones de jugar en lo venidero se reducen aún más una vez aterrice Lima en la próximas horas, de un perfil similar pero bastante más formado. Nunca entenderé para qué se fichó a Ndour, de cuya calidad no dudo. Pero aún más grave es el caso de Thompkins, que no va convocado ni en Euroliga, donde no hay limitaciones de fichas. No hace falta ser un lince para entender que a Laso no le gusta su perfil, pívot con buena muñeca y escaso músculo, ya estamos curados de espanto, pero igual sorprende su ostracismo absoluto dado que su ficha no es baja (alrededor del millón de euros) y sus dos primeros meses de temporada fueron al menos homologables.

Y cuidado que al otro gran fichaje del verano, Jeffery Taylor, no le espere también ostracismo, porque cuando vuelva Rudy habrá en el juego exterior el mismo overbooking que en la pintura. Difícilmente el descartado será KC Rivers, más polivalente y que cuenta con la plena confianza de Laso (mal partido el domingo, pero decidió con ese robo en la última defensa). El rendimiento de Taylor, en cambio, mengua al mismo ritmo que sus minutos, 21 entre ambos partidos de la semana, y mira que Maciulis no está de dulce.

Hablando del juego exterior, Carroll sigue sufriendo atrás y viendo el aro tan grande como se le supone: si fuese pívot lo tendría negro con Laso, pero con los bajitos aplica el criterio opuesto. Sea como fuere, los 16 tiros de campo que se jugó el domingo (para 7 canastas) me parecen fuera de lugar. Chacho, por su parte, continúa salvando los muebles, en modo Buggs Bunny, 35 puntos y 13 asistencias esta semana. 

La vuelta de Llull, pese a estar aún lejos de su plena forma, es una inyección de juego y moral para el grupo. Con su regreso, unido a la llegada de Rivers, da la sensación de que a Doncic le corresponden pocos minutos en la rotación. Desde el partido de Moscú tampoco ha estado demasiado entonado en su tiempo en pista. En ACB acredita valoración negativa en 3 de los últimos 6 encuentros. Como por talento o confianza sabemos que no es, lo atribuyo el bajón propio de las temporadas de los novatos. Es el otro, junto a Taylor, con papeletas para vestirse de calle cuando regrese Rudy.

¿Se comerá Laso las uvas de blanco?

Ya no es sólo cuestión de sensaciones, tiempo ha que son pésimas, es que ni el talento individual nos da para sacar adelante los partidos en liga nacional, donde sumamos 4 derrotas en los últimos 5 encuentros, la peor racha en la era Laso, que bien podría precipitar su sentencia. Suponemos que esta es noche de teléfonos calientes. ¿Posibles sustitutos? A botepronto, alguno de los asistentes. Se vuelven a echar cuentas de a cuánto sale el finiquito, a Florentino sigue sin gustarle la respuesta, gastos extra y dolores de cabeza en nochevieja es lo último que espera de una sección deficitaria. Le pregunta a JCS si hay tiempo aún para enderezar el rumbo, la opción barata… silencio al otro lado de la línea.

No se trata de las carencias del entrenador y por extensión del equipo como colectivo, sobradamente glosadas, es que los jugadores no creen en el técnico, y eso tiene mal arreglo, no es el tipo de problema que puedas barrer debajo de la alfombra y seguir como si nada por ahorrar. Una desunión técnico-jugadores, conocida desde Milán y cuya última representación protagonizaron Bourousis y Ayón en Málaga, aburridos de subir a atacar y fajarse en la pintura sólo para sacar entrada de primera fila de las mandarinas de los exteriores. Lasosistema se llama la película Tampoco les deja en buen lugar a ellos, la actitud no debe fallar nunca, pero hay que buscar soluciones ahora que se está aún a tiempo y la única factible es cambiar a uno y no a 12.

Podríamos hablar de una primera parte homologable en el Carpena, del arbitraje casero, del señor equipo que es Unicaja, líder en solitario con dos partidos de ventaja. Pero yo hoy veo sólo una diferencia, el entrenadorazo que ellos sí tienen en la banca, que aúna voluntades y convierte una plantilla en una barca en la que todos reman en la misma dirección. Eso no tiene precio, y ni 100 victorias seguidas del equipo de fútbol le libran al presidente de ser responsable último de mantener a un entrenador en el que ni los protagonistas ni siquiera él mismo creen. Conste que no tengo nada contra Laso, al contrario, es buena gente, dejaría el equipo mejor que lo encontró y ha dado muy buenas tardes de baloncesto, pero el objetivo es la Novena y a coachLse le pasó en arroz en Milán. Los caminos deberían bifurcarse aquí. En manos de Florentino estamos.

Alerta amarilla en Málaga

Este Madrid, que estableciese altísimas cotas de baloncesto en los primeros meses de curso, se consume como una vela. Cada partido es una epopeya, nuestro nivel mengua. Quizá nos alcance para ganar la ACB, aun nos queda renta contra Unicaja y tampoco es que el Barca lo esté petando, me remito a la derrota de ayer contra un Valencia en cuadro. Lo que sí os garantizo es que ganar la ACB nos va a costar la salud. Ayer salimos escaldados de Málaga, un repaso en toda regla, que tampoco nos puede coger por sorpresa, pues ya nos escapamos por los pelos en los dos partidos del Palacio. Ojalá me equivoque, pero si tuviese que apostar mi dinero, lo pondría a que la serie vuelve a Madrid.

Volvimos a perder el rebote, por tercera vez en tres duelos, y lo que te rondaré morena. Vázquez y Granger siguen campando a sus anchas, Suárez dominando la intendencia y ayer, para más inri, se unió un Caner-Medley estelar. 20 abajo al final del tercer cuarto, no hubo partido. La serie de Bourousis es muy flojita, Rudy no ejerció de líder, Mirotic fue el del domingo, Chacho se quedó en 2 de 11 de campo y Felipe no fue el de Madrid. Llull es el más regular en la serie, con 19 de valoración media, pero no alcanza.

Cada partido una montaña

Con sangre, sudor y lágrimas, como viene siendo ya costumbre en estos playoffs ACB, el Madrid ganó el segundo de semifinales contra Unicaja que, todo hay que decirlo, ha llegado en un gran momento a esta serie (ayuda tener en la banca al mejor entrenador español). Se volvió a sufrir porque hemos llegado al final de la temporada con el depósito en rojo, por eso en las primeras partes no defendemos (somos así de chulos). Además ayer se juntó el ridículo en el rebote: 18 a 38. No recuerdo una estadística en contra tan vergonzante en este segmento clave del juego para el Madrid desde hace años. Lo raro es que con semejante rémora nos agarrásemos al partido y lo ganásemos.

El rebote es una labor colectiva, pero como que algunos tuvieron más culpa que otros. Que Bourousis trincase un solo rebote en 28 minutos en pista es para hacérselo ver. Y que a pesar de ello no jugase ni un segundo Mejri, también. Slaughter es como el que tiene un primo en Graná, pero tampoco nos coge ya por sorpresa. Pasó 12 minutos por el parqué y nos enteramos por la estadística: 1 rebote y 3 faltas. Por cierto, enorme la serie de Fran Vázquez, que termina contrato: el club tiene cláusula para renovación automática pero no la va a ejercer porque su sueldo de millón y pico se les sale de madre. Unicaja espera que el jugador acepte una renovación a la baja con más duración, el agente no descarta escuchar otras ofertas. Vázquez debería ser un fijo en la selección, pero descuidad que esa breva tampoco caerá. La pocha y tal.

Felipe lideró ayer la estadística de rebotes con 5, que tampoco es gran cosecha, pero algunos fueron clave cuando se decidía el duelo. 21 de valoración en 18 minutos. Está cuajando unos playoffs magníficos, igual que hace un año. Me da confianza de cara a la probable final contra el Barca. Los 11 puntos de Carroll en el tercer cuarto cuando Unicaja amenazaba fuga son su mayor contribución desde que ha regresado de la lesión, dos meses. Llull aportó durante todo el partido y Rudy decidió en los minutos finales, correspondiendo a su status de jugador franquicia. Mirotic firmó un pobre partido, que rompe la dinámica claramente ascendente que apuntaba en los playoffs. Sus cuatro actuaciones previas, sólidas, le conceden el beneficio de la duda. Y no quiero cerrar sin mencionar el partidazo de Chimpa Suárez en el Palacio, que siempre será su casa (18 puntos, valoración 25). La remontada blanca coincidió nada casualmente con su paso por el banco en el tercer cuarto. Por circunstancias no sigue de blanco (si fuese amiguito de Laso como Slaughter otro gallo hubiese cantado), pero este tipo es madridismo puro y le deseamos lo mejor allá donde vaya.

Un récord para quitarse las penas

Aunque después de Milán todo nos parezca un poco intrascendente, la vida sigue, el Madrid tiene constantes vitales y queda pendiente el título de ACB, una obligación tras no ganar la Euroliga. Por lo pronto, el aterrizaje de regreso a la realidad de la competición doméstica ha sido suave. Victorias frente a Guipúzcoa y Unicaja que garantizan el primer puesto de la regular y, de paso, ese diploma honorífico de mejor balance de la historia de la fase regular (32-2). A nadie amarga un dulce. Meritorio el triunfo de ayer en Málaga, con las bajas de Rudy y Draper. Aunque el resultado no fue amplio, el Madrid mandó casi siempre en el marcador, nunca llegó a pasar grandes apuros. Es decir, buenas sensaciones de cara a un probable cruce de semifinales.

Mirotic está virtualmente de vacaciones, 15 minutos entre ambos encuentros. Destacó Llull, 19 puntos, 5 rebotes y 8 asistencias, empeñado en reivindicarse tras su lamentable final europea. Ya había sido el mejor contra Guipuzkoa, con 18 tantos. Chacho también sigue en buena forma, habilitando espacio en casa para guardar tanto trofeo este año. En Málaga me faltó tiempo en pista de Díez y Mejri, que en 20 minutos sumaron valoración 20. Era un encuentro perfecto para darles cancha, pero ya sabemos que Laso tiene sus preferencias: Slaughter y Carroll, que sumaron valoración 8 en 38 minutos. Siguiendo con las vergonzantes comparaciones salariales de estos días, que sepáis que Toolson (24 puntos ayer), que a diferencia de Jaycee sabe botar además de tirar, cobra exactamente una tercera parte, 350k euros. Por cierto, se dice se comenta que la renovación de Slaughter, apalabrada pero no firmada todavía, se ha enfriado un poco tras la Final Four. Aún así me temo que, salvo descalabro en ACB, esa breva no caerá.

***Posdata: Enhorabuena a Velotis, de Chiclana de la Frontera, que se ha proclamado campeón de la liga privada supermanager del blog.