Recaída en Murcia

Cayó el Madrid en Murcia, rompiendo una racha de 10 triunfos consecutivos en ACB y sembrando alguna duda sobre la solidez de su línea ascendente tras la eliminación europea. Se notó la ausencia de dos de los tres jugadores más caros de la plantilla. Ayón, expulsado en el minuto 2 por un exabrupto, y Rudy, que ha recaído de su espalda. Quiero pensar que tendrá el suficiente sentido común como para darse de baja en los JJOO (como hacen los jugadores del Barca a la menor molestia) y dedicar el verano a preparar la 2016/17 con el Madrid, para no pasar un nuevo curso en blanco con el club que le paga 2,7 millones anuales. Lo contrario lo tomaría como un insulto. Hemos tenido paciencia con él, con sus malas rachas de tiro y sus gestos antideportivos ocasionales, pero lo que no le perdonaríamos sería una muestra tan evidente de falta de compromiso. Llegó como vellocino de oro, esperemos que no acabe convirtiéndose en un lastre económico para la sección, como desde luego ha sido este curso. Dos años de contrato le quedan…

De regreso al partido en Murcia, huérfano el Madrid de Ayón y Rudy se vuelve aún más dependiente del acierto exterior de los Sergios y Carroll, que firmaron un 2/16 triples. Además se volvió a defender mal, y en este capítulo destaco a Felipe, que jugó más minutos que de costumbre por la ausencia del azteca. Firmó una gran estadística merced a tiros libres y rebotes ofensivos, pero fue un coladero atrás, especialmente en las ayudas en penetraciones de los exteriores rivales. Tampoco me gustó su actitud en ataque, la circulación terminaba en el momento que la tocaba él, en plan Cristiano en fútbol. 0 asistencias y 12 tiros de campo lanzados en 19 minutos, la mayoría mal seleccionados, por eso metió solo 5. Y como no hay balones para todos, Maciulis y Nocioni sumaron 31 minutos y no lanzaron ni una sola vez. Quizá sorprenda que critique a Felipe precisamente en un día de tanta estadística. Vaya por delante que su temporada, aunque lejos del nivel de la pasada, es perfectamente homologable. Sencillamente me queda la sensación que si no lo hacemos desde tribunas independientes nadie lo hará, pues los narradores de la TV parecen auténticos groupies.

Homologable estuvo Thompkins, gris en ataque, cumplió en rebote (7) y defensa, contuvo a Antelo y colocó dos tapones a los bases en posesiones finales clave, aunque sirvieran de poco. Y hablando de bases, Campazzo volvió a firmar una magnífica actuación, está confirmando en la serie todo lo bueno que había apuntado durante el curso. Para su desgracia, no parece que tenga hueco en la plantilla mientras continúen los Sergios y Luka, que parece tienen para largo. Dado el caso, quizá habría que plantearse hacer caja con el argentino. Me dicen que le quiere Querejeta para sustituir a Darius Adams, que muy probablemente ponga rumbo al Barca.

Por último, confieso que da rabia ver a Willy Hernangomez jugar solo en circunstancias excepcionales, como la expulsión ayer de Ayón y el hijo que le estaba haciendo Faverani al poste a Lima. Cumplió con creces, detuvo la hemorragia Faverani y sumó 16 de valoración en 14 minutos. Se va a la NBA y es su decisión, tampoco se lo reprocho, dada la poca cancha que le da Laso (ya antes de rechazar la renovación), que claramente prefiere a otro perfil de pívot. Da igual que seas el interior joven más prometedor del baloncesto español, además de canterano. El rodillo de Laso con los pívots natos no hace excepciones. Me responden algunos que Willy no está preparado para la NBA: sospecho que siguen poco la liga americana y desconocen el bajísimo nivel general en el puesto de pívot. ¿Acaso estaban Biyombo e Ibaka más preparados cuando dieron el salto?

Apuntalar lo que ya funciona

Continúa el Madrid 14/15 con su política de pisar el acelerador solo cuando cuenta y, tras dos derrotas claras para cerrar la fase regular, arrancó el playoff ACB como una moto, barriendo a un digno Granca. Una serie, la de cuartos, de tocata y tortilla de patatas, 194 puntos anotó el Madrid en dos partidos, Chacho desatado cara al aro (46 puntos en 15/20tc) y Llull cascándose minutadas por la baja de Carroll. Tenemos a Rudy con la pólvora mojada (1 de 10 triples en la serie) y a Bourousis apartado definitivamente de la rotación, 0 minutos. Siguiente rival Valencia, que apeó a Bilbao pese a la ventaja campo en contra pero al que no veo rival a una serie a 5 partidos.

Aunque la competición avanza, el título Euroliga abrió la veda de la rumorología veraniega. Rivers, decisivo en el Palacio ante Granca, parece haberse ganado el respeto de la grada con sus actuaciones en partidos clave y crece la posibilidad de su permanencia el próximo curso, que tan improbable nos parecía hace solo 3-4 meses. Encestando sugiere un interés blanco por San Emeterio en caso de que no siguiese KC, si bien Barcelona y Valencia parecen destinos más probables para el cántabro, en función de lo que ocurra con Pau Ribas. Tendría poco sentido declinar a Dani Díez en el mismo puesto para traer a SanEme, experimentado y competitivo, sí, pero también más caro y que hace tiempo tocó techo. Según la encuesta en el blog, el 70% de vosotros vería como un error desprenderse de Díez, aunque me temo que ese movimiento ya no tiene marcha atrás.

En todo caso, el nombre del momento en los mentideros blancos es el de Trey Thompkins, Nizhni Novgorod. He tenido la suerte de no solo ver un par de vídeos de youtube sino de poder seguirle mucho este curso en Rusia y confieso que es un jugador que me apasiona. 2,09m, cumplió 25 años la semana pasada, un cuatro y medio de gran talento, reboteador consistente y un repertorio ofensivo variado: puede tanto jugar de cara como de espaldas al aro y poner el balón en el suelo. No es el mejor en nada, pero maneja muchas armas con elegancia y solvencia. Flojea un poco en defensa, le falta en ese segmento algo de agresividad y velocidad en el movimiento lateral, pero no es defensa sino puntos lo que nos falta un poco en los puestos interiores.

Algunos portales de escaso apellido dan por cerrado el trato (imaginamos que en busca del click fácil), otros más prudentes apuntan que la operación está en punto muerto pues la idea era que fichase por Nocioni, intocable tras su F4. Otros señalan que Maccabi también le quiere y algunos deducen que la prioridad del jugador es regresar a la NBA, de donde salió por una grave lesión de rodilla pero a donde por condiciones pertenece. El sentido común me dice que hay conversaciones avanzadas pero no cerradas, pues no suena ningún otro interior y alguna de las fuentes es fiable, y que dado el caso llegaría por Bourousis. Un cuatro y medio que tira bien de fuera para suplir a un pívot nato suena muy estilo Laso. Al fin y al cabo, hemos ganado la Euroliga con Ayón (2.06m) como jugador más alto de la rotación.

Alerta amarilla en Málaga

Este Madrid, que estableciese altísimas cotas de baloncesto en los primeros meses de curso, se consume como una vela. Cada partido es una epopeya, nuestro nivel mengua. Quizá nos alcance para ganar la ACB, aun nos queda renta contra Unicaja y tampoco es que el Barca lo esté petando, me remito a la derrota de ayer contra un Valencia en cuadro. Lo que sí os garantizo es que ganar la ACB nos va a costar la salud. Ayer salimos escaldados de Málaga, un repaso en toda regla, que tampoco nos puede coger por sorpresa, pues ya nos escapamos por los pelos en los dos partidos del Palacio. Ojalá me equivoque, pero si tuviese que apostar mi dinero, lo pondría a que la serie vuelve a Madrid.

Volvimos a perder el rebote, por tercera vez en tres duelos, y lo que te rondaré morena. Vázquez y Granger siguen campando a sus anchas, Suárez dominando la intendencia y ayer, para más inri, se unió un Caner-Medley estelar. 20 abajo al final del tercer cuarto, no hubo partido. La serie de Bourousis es muy flojita, Rudy no ejerció de líder, Mirotic fue el del domingo, Chacho se quedó en 2 de 11 de campo y Felipe no fue el de Madrid. Llull es el más regular en la serie, con 19 de valoración media, pero no alcanza.

Cada partido una montaña

Con sangre, sudor y lágrimas, como viene siendo ya costumbre en estos playoffs ACB, el Madrid ganó el segundo de semifinales contra Unicaja que, todo hay que decirlo, ha llegado en un gran momento a esta serie (ayuda tener en la banca al mejor entrenador español). Se volvió a sufrir porque hemos llegado al final de la temporada con el depósito en rojo, por eso en las primeras partes no defendemos (somos así de chulos). Además ayer se juntó el ridículo en el rebote: 18 a 38. No recuerdo una estadística en contra tan vergonzante en este segmento clave del juego para el Madrid desde hace años. Lo raro es que con semejante rémora nos agarrásemos al partido y lo ganásemos.

El rebote es una labor colectiva, pero como que algunos tuvieron más culpa que otros. Que Bourousis trincase un solo rebote en 28 minutos en pista es para hacérselo ver. Y que a pesar de ello no jugase ni un segundo Mejri, también. Slaughter es como el que tiene un primo en Graná, pero tampoco nos coge ya por sorpresa. Pasó 12 minutos por el parqué y nos enteramos por la estadística: 1 rebote y 3 faltas. Por cierto, enorme la serie de Fran Vázquez, que termina contrato: el club tiene cláusula para renovación automática pero no la va a ejercer porque su sueldo de millón y pico se les sale de madre. Unicaja espera que el jugador acepte una renovación a la baja con más duración, el agente no descarta escuchar otras ofertas. Vázquez debería ser un fijo en la selección, pero descuidad que esa breva tampoco caerá. La pocha y tal.

Felipe lideró ayer la estadística de rebotes con 5, que tampoco es gran cosecha, pero algunos fueron clave cuando se decidía el duelo. 21 de valoración en 18 minutos. Está cuajando unos playoffs magníficos, igual que hace un año. Me da confianza de cara a la probable final contra el Barca. Los 11 puntos de Carroll en el tercer cuarto cuando Unicaja amenazaba fuga son su mayor contribución desde que ha regresado de la lesión, dos meses. Llull aportó durante todo el partido y Rudy decidió en los minutos finales, correspondiendo a su status de jugador franquicia. Mirotic firmó un pobre partido, que rompe la dinámica claramente ascendente que apuntaba en los playoffs. Sus cuatro actuaciones previas, sólidas, le conceden el beneficio de la duda. Y no quiero cerrar sin mencionar el partidazo de Chimpa Suárez en el Palacio, que siempre será su casa (18 puntos, valoración 25). La remontada blanca coincidió nada casualmente con su paso por el banco en el tercer cuarto. Por circunstancias no sigue de blanco (si fuese amiguito de Laso como Slaughter otro gallo hubiese cantado), pero este tipo es madridismo puro y le deseamos lo mejor allá donde vaya.