De calzoncillos sucios y dedos rotos

Rudy jugó la final de la Euroliga con un dedo roto en la mano derecha, la de tiro. En concreto, una “fisura en el extremo proximal de la falange media del cuarto dedo”, según relata el informe médico de hoy que anuncia su baja indefinida. Por lo pronto, no disputará el intrascendente encuentro de ACB contra el Guipuzkoa Basket. Pese a la lesión, Rudy firmó 15 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias en la final, y aún así, cierto tuitero de la Ciudad Condal insiste en señalarle como responsable máximo de la derrota. Ya saben, amics, el doble rasero. Unos dolores en el pie justifican dos temporadas de vergüenza de Navarro cobrando 2.5 millones, pero 24 de valoración de Rudy en una final con un dedo roto son calzoncillos sucios… Quiero también romper una lanza en favor de Llull. Lógicamente firmó una final horrenda, el mismo es consciente y está jodido. Falló los primeros lanzamientos (terminó con 0 de 7), perdió confianza en su tiro y desapareció. Aún así, dada la baja de Draper y que Carroll no está para nadie, se tuvo que cascar 35 minutos, en los que repartió 8 asistencias. Pero este es el mismo Llull que nos dio la victoria en la Copa con un triple sobre la bocina, que desempeñó un papel clave en ambos lados de la pista en la eliminatoria contra Olympiakos y que en los últimos 6 partidos contra Maccabi promediaba 14 puntos. En fin, que su temporada es sólida y que un resbalón lo tiene cualquiera. Inoportuno, sí, pero resbalón al fin y al cabo. Todavía de resaca de la F4, vamos conociendo movimientos en los despachos blancos. Aunque no anunciada aún, la renovación de Slaughter es ya un hecho, dos años más, garantizados y con el mismo sueldo, es decir, 800.000 anuales. Será muy madridista y se tirará fotos con Cristiano, pero al parecer se plantó en la negociación, ni con aumento de sueldo aceptaba sólo un año más… ¿Pero quién se ha creído? A mí personalmente me parece excesivo, el capricho de Laso, igual que el verano pasado lo fue la renovación cuasi-vitalicia de su querido Carroll. Ambos son complementos interesantes, pero muy limitados. No habría que encapricharse con especialistas, fácilmente sustituibles, pues son perfiles en los que hay buena oferta y por tanto su valor de mercado es relativo. Por comparar… Bryant Dunston (valoración media 15 en Euroliga con Olympiakos), cobra 375.000 euros anuales y le queda un año de contrato. Alex Tyus (valoración media 18 entre cuartos, semis y final de Euroliga), le cuesta 290.000 anuales al Maccabi y tiene firmados dos años más
El formato año a año evita que los jugadores se aburguesen y elimina el riesgo de comerte su contrato en caso de que salga el entrenador presente y al siguiente no le gusten (nos conocemos bien la historia). Es un error conceder tanta mano a Laso en la política de contrataciones, el mismo visionario que pidió a Lishchuk y Panko el día que llegó a Madrid. Una cosa es que opine en el perfil y otra que imponga nombres. Ya saben que el motivo por el que no fichamos sustituto pese a las bajas de Carroll y Draper fue que Laso dijo que o su amigo Jimmy Baron o nadie. La temporada de Slaughter no está siendo buena, en ningún caso justifica dos años más ni ese precio, más aún dado que ocupa plaza de extracomunitario lo que, por cierto, va a condenar a Darden a salir pese a que en su caso, sin brillar, al menos sí está cumpliendo.

Se la debemos a Dick

Llega la hora, la cita con la historia tras 19 primaveras de sequía. Aunque se antoja previsible un triplete blanco en el basket nacional este curso, todo lo que no sea traer La Novena de Milán impregnará de un sabor amargo el balance. Porque durante años el objetivo fue regresar a la élite pero, una vez completada la misión, sólo sirve el último peldaño, se la debemos a Dick. Llenar pabellones y batir récords de anotación mola mucho, contribuye a crear masa social, pero quedan en trofeos de consolación si se pierde el último partido. Os confieso, que nadie se me ofenda, que no soy especialmente optimista. No al menos como lo fui en otros momentos de la temporada. Somos el mejor equipo de los cuatro, los que mejor baloncesto hemos jugado hasta llegar aquí, pero no atravesamos un gran momento. En diciembre hubiésemos ganado una Final Four con la chorra fuera, pero estamos a mediados de mayo y somos peores que entonces, mientras algunos rivales han crecido en este tiempo, especialmente el Barca.

De navidad a esta parte hemos sufrido la desconexión de Mirotic y las lesiones de Carroll-Draper (el primero llega, pero en un estado de forma y ritmo no homologables). Y no tenemos una plantilla tan larga como el Barca (ahí van los 7 millones de diferencia presupuestaria) como para no resentirnos. Igualmente será un duelo igualado, nos conocemos como hermanos. Nuestras bazas pasan por igualar su intensidad defensiva (frenar a Huertas-Tomic) y por un Felipe estelar. No jugó el sábado en el Palau pero fue quien destrozó el curso pasado al Barca en la F4 y en la final ACB. Es duro decirlo dadas las edades y los momentos de sus carreras, pero espero más de Felipe que de Mirlo en esta Final Four. Ojala me equivoque. Creo también que el ganador de la semifinal española será claro favorito al título el domingo pues el otro cruce tiene bastante menos nivel. Los recursos de la plantilla del Maccabi están a años luz comparados con los de los otros tres equipos y el CSKA de Messina hace aguas por momentos. Mostró debilidad contra un PAO de andar por casa y está al borde del precipicio en la VTB Liga Báltica, donde marcha 0-2 en la serie de cuartos de final contra el Kuban… tras jugar los dos primeros partidos en Moscú.

La Final Four como rutina

Avance. Recuerdo bien que hace cuatro años por estas fechas vivimos con la exaltación del novato el regreso a la F4 tras 15 años de ausencia. Hoy celebramos una nueva presencia, la tercera en cuatro años, con la contención de la aristocracia. Una celebración, en todo caso, más que por el fondo por la forma, por haber batido al campeón en una serie a cara de perro. Algo debe estarse haciendo bien para habernos asentado en la élite sin estar en el podio de los más ricos. Decisivo el factor cancha en la serie, que se gana a lo largo del curso. Con intensidad y coraje, apretando el culo el defensa, se sacó adelante el quinto partido, sin necesidad de un gran acierto. Este Palacio bien vale un billete al cielo.

La Novena tendrá que esperar

No recuerdo otra ocasión de sentarme a escribiros tan desganado, pero imagino que vosotros estáis igual tras la derrota, así que me consuelo pensando que al compartirla sublimaremos en cierto modo la decepción. Es duro perder una final de Euroliga, personalmente no tenía ni idea porque nunca desde que sigo al Madrid y tengo uso de razón me había visto en la situación. Hay mil matices que comentaremos, pero de entrada decir que Olympiakos me parece justo campeón. No ha sido ni de lejos el mejor equipo de la temporada (9 derrotas), pero sí el que mejor ha llegado a la semana en que se decide…
Dicho lo cual, discrepo abiertamente del criterio arbitral de la final. Uno, porque ha consentido a los griegos un nivel de contacto excesivo, premiando el juego duro, barra libre para Kyle Hines, por momentos parecía rugby. Segundo, se me vienen a la cabeza 4-5 decisiones arbitrales que considero erróneas en contra del Madrid durante la segunda parte cuando el marcador aún estaba igualado. Hines arrolla a Mirotic en un contraataque (casi le lesiona), triple anulado a Carroll por no dar la continuación (qué clásico), Hines baja los brazos y comete falta sobre Rudy en una penetración, pitan pasos al mallorquín… No sé si estas acciones hubiesen cambiado el signo del encuentro, pero desde luego han condicionado. Pero sería victimista excusarse sólo en los árbitros cuando por ejemplo el Madrid, la mejor defensa del continente durante el top-16, ha permitido 90 puntos tras el primer cuarto. Esos no los meten los árbitros. Tampoco los árbitros te remontan 17 puntos sin despeinarse y en apenas un cuarto. Ya lo ha dicho Rudy tras el partido: “somos unos novatos”.
El principal damnificado de la F4 en las filas blancas es Jaycee Carroll, queda en entredicho su rol como primera espada. Sólo ha metido dos canastas en todo el fin de semana, un pobre balance siendo primera opción ofensiva durante no pocos de los 39 minutos que ha pasado en pista. Ni era Oleson ni era el Barca. Jaycee ya no coge por sorpresa, su % en triples en Euroliga ha caído un 11% este curso. Si los rivales trabajan con scouting la salida de bloqueos en defensa limitan al mínimo su producción, pues desde bote es una nulidad. Si sumas su debilidad defensiva (20 puntos de Acie Law), resulta que apenas compensa su presencia en pista. Laso se ha obcecado en mantenerle y buscarle como primera opción ofensiva en el arranque del último cuarto, el partido se ha roto.

Discreto también Mirotic toda la F4 (valoración 4 en 47 minutos), al que siendo ya muy bueno le falta todavía un punto de cocción para ser el top europeo que todos esperamos. Rudy, los Sergios y Slaughter han cumplido con nota, aprobados Suárez y Begic, también Felipe, aunque no ha podido exportar a la final el nivelazo que mostró el viernes, y es que no hay canasta sin dolor en la pintura de un equipo griego. En fin, hoy estoy jodido, porque hemos estado a un cuarto de ganar la jodida Copa de Europa. Pero quiero cerrar estas líneas viendo el vaso medio lleno. Llevamos un par de años trabajando en la dirección correcta y haciendo las cosas en general bien, la columna vertebral de la plantilla es joven y sé que volveremos pronto. Lo sabemos en Madrid y lo saben hasta en la China Popular. A este nivel no hay garantías, las F4 están para jugarlas, pero cuantas más veces llegues más opciones de que alguna vez la moneda salga cara. Hasta entonces, fe y madridismo.

Felipe y Chacho enseñan el camino a la final

No me considero felipista, ni siquiera sospechoso. Al archivo del blog (7 años) me remito, podéis consultarlo a la derecha de estas líneas. Me considero más bien un madridista falible, permeable a la evidencia porque al fin y al cabo no soy tan listo. En contra de lo que se estila en el periodismo vocinglero, no creo que escribir sobre deporte implique establecer una teoría de buenos/malos (en muchos casos basada en fobias personales de origen ancestral), enrocarse en ella y modular la realidad para que te de la razón, un modus operandi que conduce a extremos absurdo. Como el antifelipismo, en evidencia hoy, día después de que Felipe liderase al Madrid a la final de la Copa de Europa 18 años después con una ventresca de 17 puntos (11 en el último cuarto), +22 en sus minutos en pista en un encuentro que se ganó por 7.

Yo estoy encantado de equivocarme, de que mis teorías no se cumplan si con ello gana el Madrid. Felipe Reyes venía de firmar 3 temporadas flojas, muy especialmente en la etapa Messina, por una mezcla de limitaciones físico/técnicas, actitud y problemas físicos de espalda, si no recuerdo mal. Pero llegó Laso y asumió el rol que le correspondía, el de cuatro reserva, escudero del Mirlo pujante. Ya sin su bestia negra Fran Vázquez en las filas rivales y en una verdadera segunda juventud física (buena ética de trabajo – igualito que Lorbek- y bien dosificado por Laso), Reyes se ha convertido partidendo desde la banca en decisivo en los duelos contra el Barca, esos en los que el Madrid se juega el éxito de la temporada. A sus 33 años y en puertas de ganar la Euroliga, es hora de enterrar fobias heredadas y dedicarle cierto reconocimiento.

Dicho lo cual. el sábado dejó muchas otras conclusiones…
– Chacho salió caro e hizo falta mucha paciencia para que cuajase, pero aquel chaval confundido y a la deriva que regresó de la NBA ha mutado en un jugador sensacional, desequilibrante, un activo claro de la sección. Su segundo cuarto es top, valiosísimo, sacando al Madrid de barrena (junto a Llull) tras unos preocupantes primeros diez minutos. Pero la verdadera noticia fue su defensa secando a Navarro (0 puntos en el último cuarto), un ejemplo de concentración y compromiso. Talentazo aparte, hay muchas horas de oscuro trabajo detrás de su step ahead.
– Rudy es tan crack que aporta mucho aunque tenga un mal día y no las meta. No es el caso de Carroll. Resulta que no es sólo Oleson, sino la defensa que le planta Pascual, Jaycee se desenfoca contra el Barca. Repito que me preocupa de cara a la final ACB, pero también creo que mañana será clave ante Olympiakos.
– Aunque Mirotic anduvo desacertado de cara al aro -2/8 tc- como de costumbre ante el Barca (falló varios 1×1 fuera-dentro que se le suponen de alto %), me gustó su compromiso defensivo, no todos los días interpreta uno el papel protagonista. El Madrid sufrió con Tomic, porque es muy bueno, pero también por los problemas de faltas de Begic, su mejor defensor en la plantilla blanca.
– Con la baja de Mickeal y Lorbek a este nivel el Barca queda muy limitado en recursos ofensivos, obliga a Tomic y Navarro a pasar minutadas en pista, consecuentemente terminan los partidos con la lengua fuera.
– Suárez metió dos triples pero si no puede contener las penetraciones de Ingles porque le falla el movimiento lateral, no puede jugar contra el Barca más de lo que jugó ayer. Llull y Slaughter cumplieron bien, son dos vitorinos.
– De perogrullo, pabellón a dos tercios de entrada, confirmado debacle organizativo.
– Contra todo pronóstico, el CSKA hizo un ridículo notorio ante Olympiakos. Los griegos son extremadamente competitivos, defienden como perros y llegan en un gran momento, pero igualmente me parecen para el Madrid el mejor rival posible de los tres para una final. Pívots pequeños.

Posdata. Habréis notado que he introducido publicidad en el blog, he intentado que sea de la forma lo menos intrusiva posible, aunque entiendo que algo siempre afea. Se aceptan consejos o críticas. Por cierto, si clickáis de vez en cuando en alguno de los anuncios/ventanas me hacéis un favor (no cuesta nada, podéis cerrar la ventana de inmediato).

A 80 minutos de la novena

Después de tres lustros de mediocridad en la sección, de primaveras compartiendo frustraciones en este foro, volver a ganar la Copa de Europa ha dejado de ser una quimera. ‘Sólo’ 80 minutos de baloncesto nos separan ya de la novena. Si hace dos años alcanzamos la elite por la puerta trasera y la lengua fuera, apocopados como un invitado primerizo, esta vez el Madrid llega como el equipo más pujante de los cuatro, con una columna vertebral joven y una rotación generosa. No somos los más físicos ni los más experimentados, pero tenemos el vellocino de oro. Rudy es el jugador más determinante de Europa a día de hoy y vestirá de blanco en el O2.

Tácticamente no vamos a descubrir la pólvora de los duelos Madrid-Barca, que ya se han cruzado 4 veces este curso. Sabemos que Pascual alternará defensas individual-zonal, fórmula que le dio buen resultado ante PAO. Contra el Madrid tendrá que modular ese recurso en función del quinteto blanco, pues aquí sobran artilleros. Los tres mejores defensores exteriores del Barca son Sada, Oleson y Mickeal, los dos últimos son baja. Por ahí debería el Madrid castigar el hígado azulgrana. Por Dios, que a Rudy le van a defender Abrines, Rabaseda e Ingles!!!

Desde Barna llevan días desplegando otra de sus finísimas operaciones de marketing para justificar una hipotética derrota o pintar de épica una victoria: las lesiones. El Barca tendría según versión oficial 5 tocados para la F4, ya he perdido la cuenta. Como a los servicios médicos azulgrana les precede la fama, sabemos que los 5 jugarán y descuidad que no les veréis cojear. Es decir, que tras el humo lo que queda es que Madrid y Barca están empate en cuanto a balance de enfermería, una baja por bando: Pocius y Mickeal, el resto es literatura de bolsillo.

CSKA me parece el rival a batir por la superioridad física de la triple K interior. Si tuviese que apostar dinero para esta F4 lo haría por los rusos, claro que más favorito me parecía el año pasado y regresó de vacío.

La operación estética de última hora no esconderá el batacazo organizativo. Ni siquiera reduciendo el aforo del pabellón un 25%, bajando a última hora los precios a casi la mitad y regalando por doquier abonos a empresas/patrocinadores se va a llenar el O2 londinense para la F4, tal y como cabía esperar. La sede en un país donde el baloncesto es deporte proscrito y unos precios de partida fuera de mercado condenaron al evento hace tiempo. Ya se comenta que Euroliga podría envainársela y romper el contrato con O2 que le ligaba también para 2014.