Para que se vayan haciendo a la idea

Los 3 primeros cuartos del partido del Madrid el sábado fueron canelita en rama. Por amplitud de rotación y variedad argumental, quizá la mejor versión posible del equipo de Laso: 36 canastas y 25 asistencias. No es que te den el título de liga por adelantado por jugar mejor, pero lo mismo en Iradier se van haciendo a la idea. O no. Viendo el atraco al Granca en el segundo partido de semifinales ante el Barca, decidido con una canasta de Sada claramente terminada la posesión, todo parece posible en esta competición-cortijo. No hubo revisión arbitral a pie de pista y San Cugat nos privó de repeticiones en la tele, tapando el tongo como si el espectador fuera gilipollas. El caso es que mientras el Barca las pasa putas contra el Granca, el Madrid se exhibe frente a un rival de nivel similar como CAI Zaragoza.

El sábado en el Palacio tocó concierto en tres actos. Primero, Suárez y Begic destrozaron la pintura maña, combinando fácil, imponiendo su superioridad física en cada envite al poste. Valoración 15 por cabeza. Segundo acto, con la vaquilla a medio torear, entra Chacho y la lía parda: 9 pts, 7as y toneladas de diversión. Tercer acto: festival de los triples. Ocho jugadores del Madrid anotaron al menos uno (y eso que Mirotic no mojó), hasta un total de 15 entre todos. Coda: sale Hettsheimeir y se termina la fiesta.

Volviendo a la cruda realidad, Mejri se nos planta el lunes en la capital para superar reconocimiento médico y firmar, así, en plena función. Y además lo publica en Facebook, como el que cuelga la foto de un capuchino con espuma. Pasa con el tunecino como con Slaughter el curso pasado (en su caso vía Twitter), que entusiasmo y discrección son malos compañeros. Entonces el damnificado fue Nole, en pleno ataque de orgullo crepuscular. Esta vez es Begic, que como se ha puesto por fin en forma, le plantamos en la puerta de la taquilla una foto de su sustituto con el logo de Sanitas para que no se lleve a engaño: «Si sabes postear no eres bienvenido». Me lo estoy viendo, además ya tenemos excusa palanganera: el dinero. Con este buen final de curso de Mirza seguro que algún turco le planta un millón anual y tampoco es cuestión de entrar en guerra de precios, como si alguna vez le hubiésemos querido retener.

Hanga, Mejri, Faverani… Esta semana el Madrid ha preguntado también por ese cuatro vaporoso que es Luka Zoric, Unicaja lógicamente nos ha remitido al millón y medio de cláusula.
– Reflexión 1: si quieres robarle un pívot a Unicaja , que al menos sea el que de veras se ajusta a lo que buscas, es decir, Fran Vázuez.
– Reflexión 2: que Mejri firme el lunes y sigamos buscando (¿ala?) pívot confirma, por si hacía falta, la marcha de Begic.
– Reflexión 3: desde el sainete de Massey y Hosley, parece que Herreros ya no se fía de Youtube, sólo de la supermamager. Ergo descartados Paul Davis, Blake Schilb y demás moderneces.

El valor de la pintura

Pues así, otro día en la oficina, más bien relajadito, se anotó el Real Madrid el primer partido de semifinales de la ACB ante un CAI Zaragoza tenaz pero insuiciente. Los maños remaron los santos 40 minutos como el conejito Duracell, y donde la mayoría ceden a la impotencia, bajan los brazos y caen por 20, ellos obligaron a Laso a devolver a los titulares a pista en el 37′. Por cierto, cada minuto en pista de Hettsheimeir es un sacrilegio, pero no merece que le dedique al tema más que esta frase. El resto de interiores andan finitos de forma. Mirlo, Felipe y Begic trituraron la pintura del CAI con 44 puntos y 23 rebotes (11 de ataque) para valoración 61, que no está mal para un equipo supuestamente monocorde, «de triples y run&gun». Por cierto, y como curiosidad, lo de Begic contra el CAI empieza a marcar tendencia, su rival preferido parece, pues en los tres últimos partidos le ha colocado 45 puntos, 19 de 23 tiros de campo.

En fin, que los Sergios no tuvieron su día, pero vino a dar igual. Se suponía que el irregular era Chacho, pero no, lo de Llull es exasperante (por cierto, gesto feo su patada al balón al terminar el partido). Sus últimas cuatro actuaciones son una tómbola: valoración 19, 2, 17, -3. Le necesitamos un poquito más solido para castigar la rabadilla de Huertas en la final. Y hablando así de todo un poco, bien Draper ayer, que a cuentagotas demuestra ser un jugador válido y útil, interesantes sus terceros cuartos en plan centrifugadora en ambos lados de la pista, eso sí, sufre contra zona. Carroll coló un par de triples valiosos en el 2º cuarto, pero su debilidad defensiva es a veces un hándicap, los rivales buscan en ataque a su par con insistencia cuando está en pista… y casi siempre sacan algo. Más que las limitaciones concretas del jugador (cada uno tiene las suyas), me preocupa llegado el momento la miopía de Laso para con su jugador favorito.

Rudy se cascó la mejor jugada de los playoffs, sino de toda la temporada, con ese alley-oop de espaldas en tráfico. Cayó mal y se retiró entre fuertes dolores, haciendo saltar la alarma, pues la espalda es desde hace tiempo su caballo de batalla. Laso restó importancia al golpe en rueda de prensa, pero yo aún así le daría descanso en el segundo partido, hay que cuidarle como un jarrón de porelana china para que llegue en plenitud a la final. Con el de ayer, el balance de los Madrd-CAI marcha 4-0 este curso y sin visos de mucha alteración, nos podemos permitir un partido en casa sin Rudy. Próximo asalto, sábado a las 19:00h.

Mejri por Begic? No, gracias

Dos victorias cómodas (+15 y +16), billete a cuartos y tres días de descanso extra para que el Real Madrid vea por la tele como se pelea el resto en terceros partidos. Fue una serie de guante blanco porque para Obradoiro el premio era estar, no en vano es su primera presencia en playoffs, un club al que tenemos cariño. La conclusión primera que saco de estos dos partidos es que a día de hoy Begic es más jugador que Mejri y por tanto deberíamos pensarnos dos veces antes de prescindir del bosnio. Mejri es muy rápido para su altura, las machaca cuando debe y tal, pero tiene también agueros notables en fundamentos básicos como selección de tiro, manejo de balón o lectura del juego.

Por otra parte, será un buen taponador en ayudas pero su defensa al poste 1×1 deja bastante que desear, Begic le ha jugado 11 veces 1×1 en la serie y le ha colado 8 canastas, algunas demasiado fáciles. Lo del ‘margen de mejora’ es un poco cuento chino, Mejri cumple 27 años en junio, ¡¡¡sólo uno menos que Begic!!! En serio que el chaval me cae de fábula, su actitud en pista es espectacular (y no sólo en esta serie para lucirse), pero no mejora lo presente y dadas sus carencias temo que restaría al equipo tanto como sumaría. 60.000 euros que desembolsó el Madrid hace un par de meses por sus derechos fueron una inversión más o menos razonable, no pasa nada por dejarle otro añito en el horno para ver cómo evoluciona. Más dinero se perdió el pasado verano por el precontrato incumplido a Kalnietis y nadie se rasgó las vestiduras.

Ya le estaba haciendo falta a Carroll un partido redondo para sacudirse los complejos despertados en Londres. 25 puntos en 20 minutos sin un solo tiro libre, se retiró entre aplausos del Fontes do Sar. De todas formas, quiero verle en próximas eliminatorias defendido por Ribas y Oleson para calibrar su estado. Estadísticas curiosas: Felipe se cascó un 0 de 8 tiros de campo en Santiago, el Madrid firmó un soberbio 90% en tiros libres durante la eliminatoria, 38 de 42. Y hablando de todo un poco…

1) El tercer partido será un paseo para el Barca en el Palau, lo sorprendente es que se haya llegado. El Bilbao es de los 8 el equipo que peor llegaba al playoff, con importantes bajas y con ganas de terminar una temporada que se le ha hecho eterna al club entre los problemas económicos y la derrota en la final de la Eurocup.

2) No veo nada claro el destino de la serie CajaLá-Granca, extremadamente igualada, por ahora a los puntos ganarían los insulares, que tiraron como unos primos el primer encuentro.

2) Me gusta que el Valencia se desgaste lo más posible, porque llega con la plantilla al completo (por primera vez en mucho tiempo) y es un rival de aúpa para semifinales, si llega… Por cierto, ojo al amic Faverani, promedia valoración 18 en los tres últimos partidos saliendo desde la banca. Candidato a sustituir a Hettsheimeir el próximo curso, se juega mucho en estos playoffs.

Los intangibles y la continuidad de Suárez

Viendo cómo evoluciona la rumorología sobre la confección de la plantilla blanca para el curso que viene, aprovecho esta semana tranquila para hacer un alegato por los menospreciados en el sistema Laso, un voto por el continuismo. Claro que siempre hay espacio para la mejora y la autocrítica, pero me parece un sinsentido plantear la salida de 4 o hasta 5 jugadores de una plantilla de 12 en la temporada de mejor juego y resultados en muchos años (por el momento: título Supercopa, mejor balance liga regular ACB y clasificación holaga para la F4). ¿Acaso hemos alcanzado ese nivel únicamente gracias a los 7 ‘preferidos’ de Laso? No, lo hemos alcanzado por a su combincación con otros miembros de la plantilla que equilibran las cerancias de esos 7 (intimidación, posteo, rebote), ejerciendo una labor menos vistosa para el aficionado medio. Sin ir más lejos, la misma que hacían Grimau y Sada en el exitoso Barca del último lustro.

Hace como mes y medio el Madrid gripó motor, el juego ofensivo se limitaba a Chacho, Rudy y Llull lanzando mandarinas más o menos inverosímiles en finales de posesión. La medicina para aquel conato de crisis, más allá de volver a agachar el culo en defensa, consistió en meter más balones al poste bajo, no muchos, simplemente unos pocos, suficientes para obligar a la retaguardia rival a cerrar filas y así procurar mejores posiciones de tiro a nuestros exteriores, una receta tan vieja como el juego. Begic y Suárez mejoraron sus números y los arqueros aumentaron sus % de acierto. El equipazo resultante de ese mínimo equilibrio se zampó a Maccabi en cuartos y asaltó el pasado fin de semana uno de los fortines por excelencia del basket nacional como es el Centro Insular.

Begic parece sentenciado a cambio de Mejri (una moneda al aire), pero el caso más sangrante de la ‘lasización’ de la plantilla sería la marcha de Carlos Suárez, partidazo el suyo en Gran Canaria, por cierto. No seré yo quien afirme que está cuajando precisamente una gran campaña, pero de ahí a los crecientes rumores que apuntan a su despido en verano va un trecho. Dejando de lado matices no menores como que sea cupo nacional, su conexión con la grada en virtud a su madridismo de cuna, que se invirtiese mucho dinero en su cláusula (900k) y que habría que pagar indemnización para largarle, ¿cómo es posible que un tipo lideró el regreso del Madrid a la F4 pase a no valer ni para fondo de armario en un plazo de sólo 2 años? ¡¿Pero es que nos hemos vuelto locos?! En su versión menos lustrosa Suárez rebotea, asiste, postea y saca faltas en ataque estático, pero da igual, como no mete triples a Laso no le vale ni para un cuarto de hora.

Los detractores de Suárez se imaginan al supuesto sustituto Kuzmisnkas como la reencarnación low-price de Toni Kukoc. ¿Pero con quién ha empatado este chico? Era el reserva de Darden hasta que limpiamos la competencia en el puesto. Kuzminskas promete bastante, pero a día de hoy es sólo eso, una promesa, no mucho mejor jugador en su estilo de lo que sea Damian Rudez en Zaragoza. Kuzminskas tira y bota mejor que Suárez, pero no postea ni ve un mal pase: 6 as. en 326 minutos este curso en Euroliga. Me parece bien que se le fiche si no sale caro, pero no a cambio de Suárez sino de Pocius (en desgracia con las lesiones y con un salario alto que vence), y que éste sea el único cambio en el juego exterior.

Sólo reclamo sentido común. Estoy de acuerdo en que los movimientos en la plantilla cuenten con el visto bueno del entrenador, pues no deja de ser quien luego los utiliza, pero también que alguien con traje y corbata le lea la cartilla cuando desbarre en sus peticiones. Pedir la cabeza de Suárez es desbarrar. ¿Vamos a dejar toda la política de fichajes en las únicas manos de un entrenador que lo primero que hizo cuando llegó al Madrid fue pedir la contratación de Lishchuk y Panko?

Dudas sobre los pívots

Esta semana he podido seguir de cerca a tres de los nombres que más suenan para el juego interior blanco el próximo curso y los tres me han suscitado más dudas que certezas.

Empezamos por el final, Salah Mejri, que pasó el domingo por el Palacio con más pena que gloria: 2/6 tc y 4 pérdidas en 25 minutos. En su haber, 4 tapones, incluyendo uno decisivo en ayuda sobre Rudy en el último ataque blanco. He seguido con lupa los 4 partidos de Mejri desde que se anunció su acuerdo con el Madrid. Más allá de las estadísticas puntuales (3 actuaciones flojas y una destacada), me quedo con las sensaciones generales. Mejri tiene notables lagunas en varios departamentos del juego, las propias de un jugador de escasa experiencia y conocimiento del juego, la de alguien que empezó tarde en el baloncesto (18 años). Conocía sus virtudes (altura, movilidad) y sus limitados recursos en 1×1, pero no sus malas manos: 8 asistencias por 54 pérdidas, un ratio de casi 1/7. Me preocupa si esperamos meterle algún balón al poste. La misma estadística en otros pívots de 7 pies destacados de la liga (Tomic, Norel y Kuzmic) no llega ni a 1/2. El Mejri que he visto no me convence más que el Begic al nivel del úlimo mes y medio, aunque vaya por delante que ninguno me entusiasma. Mejor no darle más vueltas porque, salvo brusco giro de acontecimientos, el futuro está escrito. Mejri por Begic a partir del 30 de junio.

Hettsheimeir fue el que más jugó (28mins) contra Obradoiro y el Madrid perdió, yo no veo casualidad sino causalidad. Una pena lo de este chico. En fin, que dos nombres que vienen sonando como recambio han tenido partidos importantes esta semana con el mismo resultado: decepción.

Lamont Hamilton firma números la mar de vistosos contra equipos ucranianos y tal, pero patinó con estrépito en la final de la Eurocup, el partido más importante de su carrera. En un encuentro que Bilbao perdió por 9 puntos, el balance del equipo durante los minutos de Hamilton en pista fue de -29. Una estadística que, aunque a veces exagerada, esta vez refleja de forma fidedigna el papelón de Lamont frente a Richard Hendrix, un par de nivel Euroliga, de los que se cruzará cada jueves si le fichase el MadridA mí me habían vendido a Hamilton como un nigga que martirizaba los aros y colocaba tapones como rosquillas, pero le he visto ya 6-7 partidos este curso y lo de jugar por encima del aro lo ha debido dejar para mejor vida. Le sobra algún kilo en el tren superior y se dedica a tiros cada vez más lejanos, proceso ‘habitual’ de los pívots llegada cierta edad, en su caso 29 años. Me gusta su carácter combativo, pero me preocupan su defensa y esos tiros «porque yo lo valgo», que pasan en Bilbao pero no en Madrid. Desde luego mejoraría a Hettsheimeir, pero no me parece un top.

– A James Shawn le hemos visto de cerca en el Palacio y por partida doble. Zoquete con el balón en las manos, pero conoce sus limitaciones, jugador de pintura. Carece del tirito de Hamilton, pero es que no es tiro de media-larga distancia lo que Laso pretende para este puesto. Aunque Shawn mide lo mismo que Hamilton, no lo parece, pues sus brazos son mucho más largos y al basket no se juega con la cabeza. Intimida más y tiene experiencia Euroliga, a cambio saldría más caro. Le prefiero, pues me parece más pívot nato y de Mejri no me fío lo suficiente para dejarle como único cinco de la plantilla. Shawn me inspira serenidad, mientras Hamilton desprende un ligero tufo a NAF.

– Viendo el panorama yo insistiría en Paul Davis. Si nos vamos a desprender de Begic, vamos a necesitar alguien a quien meter algún balón en la pintura de tanto en cuanto con ciertas garantías, el equipo ha demostrado en las últimas 3 semanas que cuando hay un mínimo balance interior-exterior juega más fluido. Paul Davis pasa bien y ve aro fácil, tanto 1×1 al poste como de media distancia. A cambio tiene lagunas de concentración defensivas, pero lo que lastra de veras su candidatura son los prejuicios por su etapa en Sevilla. Da igual que este año se haya salido en Euroliga, la gente que decide sobre fichajes en el Madrid no ve necesariamente tantos partidos como nosotros, este mundillo funciona así. Un agente amigo o una estadística vistosa en el partido correcto pueden abrirte las puertas, igual que lo contrario cerrártelas. La evaluación contínua importa poco. Si Herreros le puso la cruz a Paul Davis en las semis de Copa del año pasado (una actuación efectivamente desafortunada), da igual su increíble evolución este año en Jimki que ése no vestirá de blanco.

Insisto en estos 3 nombres porque dada su situación contractual (Shawn) o los apuros financieros de sus clubes (Davis, Hamilton) los considero «en el mercado». Si conocéis otros que se ajusten medianamente a lo que gusta a Laso y estén «en el mercado» somos todo oídos.

La hora de los hombres

Pese a cierta relajación en el tercer cuarto, fue una victoria muy clara la del Madrid ante el Cajasol. Un partido obviamente de transición, con la vista puesta en la visita del EFES el jueves en la última jornada del top-16 Euroliga. El Cajasol no anda para muchos trotes, así que  la mañana tampoco da para demasiadas conclusiones. Una de ellas es la esperanzadora tendencia de meter más balones a los pívots para que jueguen 1×1, al menos en ACB, donde sí gozan de superioridad (evidentemente no ante el CSKA). Un recurso normal en cualquier equipo, pero no en el sistema Laso.

El experimento arrojó esperanzadores resultados en Zaragoza hace una semana y este domingo volvió a funcionar. Begic y Felipe fueron los mejores del Madrid, aunando 23 puntos y valoración 34. Mirotic, por contra, encadena su tercer partido ACB de vacaciones, pese a que fue el pívot que dispuso de más minutos, 23, por 17 de Slaughter y Felipe, y 15 de Begic. Por cierto, se dice se comenta que hubo bronca entre Laso y Mirotic en el vestuario tras la derrota en Moscú. Necesitamos su mejor versión el jueves, es la hora de los hombres.

Hettseimeir corroboró, por si hacía falta, que no está para jugar ni un minuto en un equipo Euroliga. Una pena lo de este chico, que apuntó muy buenas cosas en Zaragoza hasta la lesión. Se le ve falto de confianza en ataque y lentísimo en el movimiento lateral defensivo, lo que le lleva a cometer falta al primer envite. No es el Madrid el club adecuado para reencontrarse. Predicador Darden sigue en un plan modoso, que muy profesional sí, pero no le llevará más lejos de junio. Si para algo va servir su fichaje es para espavilar a Chimpa, que efectivamente repunta en las 2-3 últimas semanas.

Posdata: sería bastante aconsejable que Unicaja no termine octavo la liga regular ACB, llega entonadísimo a la recta final de curso y sería un rival peligroso a una serie corta (3 partidos). Ha ganado en Estambul y barrido al Baskonia en sólo 4 días.