Llull 2021

Leo opiniones de que si Llull se queda por dinero, que si no le compensaba… Mira, no. Los 4.7 millones de dólares anuales (4.3 de euros) que finalmente le ofrecían los Rockets era la segunda mayor oferta de la historia a un jugador sin experiencia NBA, tras los 5.7mill$ firmados el curso pasado a Mirlo. Una muestra de interés, para empezar, además de una garantía de minutos, dado cómo funciona el circo en EEUU. No, incluso aunque la propuesta final fuese algo por debajo de lo esperado y descontando los 5 millones de cláusula, Llull pierde dinero quedándose en Madrid. Alrededor de un cuarto de millón anual si hablamos solo de salario, contando ya con la subida y obviando los contratos de imagen que se revalorizan exponencialmente siendo titular de una franquicia NBA de playoffs. 

El Madrid ha oficializado hoy lo que era un secreto a voces, su renovación hasta 2021 (para entonces tendrá 33 años), con un aumento de sueldo de 700k euros anuales, de los 1.8mill que cobró el curso pasado a unos 2.5, una ganga en mi opinión por retener a un jugador comprometido con el club e irreemplazable en Europa. Se acuerda también una rebaja en la cláusula de salida, pero dado el nuevo salario y su negativa este verano, resulta improbable que la ventana de la NBA se le vuelva a abrir tan de par en par, no solo económicamente, sino sobre todo en lo deportivo.

Irreemplazable sería también Chacho, al que ya se le subió el sueldo el verano pasado (de 1 a 1.5mill), pero igual parece que se queda. Hace ya 6 días que se abrió el mercado de agentes libres NBA, en el que (imaginamos según su representante) escucha ofertas a partir de los 4,5mill$ anuales, pero su nombre ni siquiera suena en rumores o quinielas. Pese a que las franquicias ya están gastando el dinero del futuro contrato de tv, se ve que la fiebre del oro no salpica por igual a puestos exteriores, como muestra esos discretos 7mill$ anuales firmados a jugadores de prestigio como Lou Williams o Rodney Stuckey.

La continuidad de los Sergios augura un verano relativamente tranquilo en los despachos. El juego exterior parece cerrado, pendientes de la probable continuidad de KC Rivers, cuyo único impedimento sería el cambio en la legislación de cupos, y de la cesión de Facu (suena para el CAI), plaza que ocuparía Doncic. Los principales movimientos de plantilla estarían en la pintura, con la salida de Bou y Mejri por Thompkins y probablemente Willy Hernangómez.

Los Sergios combaten la pereza

Han sido dos semanas de relax, al menos calendario en mano. Zalguiris, Partizan y Tenerife en casa, más Manresa a domicilio. Cuatro victorias rutinarias, de las que por tanto sólo podemos sacar conclusiones a medias. Estamos cansados, en partidos ante equipos de ‘la otra liga’ nos faltan la frescura y el deseo de comienzo de curso, que es más lógico que grave. Los Sergios son complementarios y están en plena forma (80 puntos entre ambos esta semana). Algo, esto último, no tan habitual, pues por algún motivo de alineación cósmica que se me escapa los picos de rendimiento de uno acostumbraban a coincidir con las pájaras del otro. Estas semanas, ante la necesidad dadas las lesiones y la decisión del club de no fichar, se han compenetrado por fin, salvando la cara al grupo, especialmente ayer ante el Tenerife, en uno de los encuentros más flojitos del equipo en lo que va de curso.

Brilló también Felipe, que contra los equipos de clase media-baja no suele fallar. Sus mejores actuaciones del curso son en casa contra Bilbao (val.23), Bamberg (21), Obradoiro (25) y Tenerife (27), y a domicilio en Pisuerga (27). Uno puede ver el vaso medio lleno o medio vacío. Por una parte, Felipe hace de basurero, resolviendo para el equipo partidos en los que a otros compañeros les cuesta motivarse (ojo, que ni la de ayer ni la de Valladolid fueron victorias tan cómodas). Por otra, se puede ver como la usura de quien acelera con los débiles para inflar estadística. A mí me parece un poco de las dos cosas, pero igual le veo como un activo valioso de la plantilla partiendo de la banca.

Esta semana se complica un poco el calendario. Visitamos Turquía para jugar en pista de un Galatasay bastante necesitado y el fin de semana viajamos a Galicia. Ojo que el Obradoiro, pese a las bajas pero con un Corbacho golosón, lleva seis victorias seguidas y está ya en puestos de playoffs.

Posdata. Debutó por fin el fichajísimo, Odom. Dos partidos, dos derrotas. 23 minutos en pista, valoración -5. Hace 10 días Querejeta pregonaba que su incorporación suponía un hito para el basket europeo.

Chachismo hasta 2018

Renovado. Chacho seguirá jugando en el Real Madrid hasta por lo menos junio de 2018, tras firmar hoy la renovación de su contrato, confirma el club mediante comunicado oficial. Su contrato terminaba en 2015 y, dado su nivel y evolución, comenzaban a sonar cantos de sirena. Zeljko le quería para Fenerbahce. Desconocemos las cifras del acuerdo, pero aplicando el sentido común damos por hecho que habrá aumento de sueldo. El precio de mercado del mejor base de la Euroliga a día de hoy (cuento a Spanoulis como escolta) es superior a ese millón de euros bruto mondo y lirondo en que quedó su sueldo tras la última rebaja salarial. No tenía sentido que Chacho, que llena estadios y gana partidos, cobrase menos que Draper (1.1 este año y 1.3 el que viene) y que Llull (1.6 millones anuales). El mejor Madrid que recuerdan nuestros ojos blinda a uno de sus mejores jugadores, me parecen buenas nuevas.