Los Sergios combaten la pereza

Han sido dos semanas de relax, al menos calendario en mano. Zalguiris, Partizan y Tenerife en casa, más Manresa a domicilio. Cuatro victorias rutinarias, de las que por tanto sólo podemos sacar conclusiones a medias. Estamos cansados, en partidos ante equipos de ‘la otra liga’ nos faltan la frescura y el deseo de comienzo de curso, que es más lógico que grave. Los Sergios son complementarios y están en plena forma (80 puntos entre ambos esta semana). Algo, esto último, no tan habitual, pues por algún motivo de alineación cósmica que se me escapa los picos de rendimiento de uno acostumbraban a coincidir con las pájaras del otro. Estas semanas, ante la necesidad dadas las lesiones y la decisión del club de no fichar, se han compenetrado por fin, salvando la cara al grupo, especialmente ayer ante el Tenerife, en uno de los encuentros más flojitos del equipo en lo que va de curso.

Brilló también Felipe, que contra los equipos de clase media-baja no suele fallar. Sus mejores actuaciones del curso son en casa contra Bilbao (val.23), Bamberg (21), Obradoiro (25) y Tenerife (27), y a domicilio en Pisuerga (27). Uno puede ver el vaso medio lleno o medio vacío. Por una parte, Felipe hace de basurero, resolviendo para el equipo partidos en los que a otros compañeros les cuesta motivarse (ojo, que ni la de ayer ni la de Valladolid fueron victorias tan cómodas). Por otra, se puede ver como la usura de quien acelera con los débiles para inflar estadística. A mí me parece un poco de las dos cosas, pero igual le veo como un activo valioso de la plantilla partiendo de la banca.

Esta semana se complica un poco el calendario. Visitamos Turquía para jugar en pista de un Galatasay bastante necesitado y el fin de semana viajamos a Galicia. Ojo que el Obradoiro, pese a las bajas pero con un Corbacho golosón, lleva seis victorias seguidas y está ya en puestos de playoffs.

Posdata. Debutó por fin el fichajísimo, Odom. Dos partidos, dos derrotas. 23 minutos en pista, valoración -5. Hace 10 días Querejeta pregonaba que su incorporación suponía un hito para el basket europeo.

El ecosistema perfecto

Rudy, Chacho y Bourousis, con la chorra fuera. Así ganó el Madrid en Belgrado ante 20.000 espectadores. De los dos primeros viene siendo lo normal, así que no me detengo. El griego cuaja su mejor actuación desde que regresó de la lesión, 15 puntos y 9 rebotes para valoración 25. Confirma la mejoría que, sin ser protagonista, ya apuntó ante Joventut y Barca. Hay pívot, chicos. Me volvieron a gustar Darden y Slaughter, que han firmado una semana a gran nivel, aportando siempre al juego colectivo en sus minutos en pista. Correctos, aunque sin brillar, estuvieron esta vez Felipe y Mirotic.

Por cierto, todo lo contrario que Llull, que atraviesa una considerable crisis de juego. Uno puede estar o no acertado en el tiro, como Carroll, el problema es tomar malas decisiones ataque sí, ataque también. Especialmente cuando, como Llull, te cascas minutadas y tienes tanto tiempo de balón en las manos. Entonces restas. Se que son ganas de tocar los huevos con balance 26-0, pero nunca hay que dejar de perseguir la excelencia como principio general, que ya vendrán mal dadas. En Belgrado Llull volvió a ser el que más minutos jugó de todo el equipo, 30 para valoración -4. Me gusta que Laso mantenga la confianza a los jugadores en los momentos de baja forma, especialmente en partidos ‘cómodos’. Pero lo mismo con 20 minutos en pista valía, y con los 10 que te ahorras das algo más de cancha a por ejemplo Draper y Darden, que bien se lo merecen. Supongo que a Llull le amparan los galones del millón y medio largo anual que se levanta, más el hecho de ser el segundo más veterano en el vestuario tras Felipe.

Me preguntan mucho estos días por la posibilidad de que Pete Mickeal fiche por el Madrid, especialmente desde que asistió al derbi en el Palacio, como dejándose querer. Entiendo que ha sido un crack, que nos ha dado muy malas tardes, que ha sido uno de los mejores sino el mejor alero de Europa en los últimos 6-7 años. Entiendo que es un tipo orgulloso y quiere volver a jugar para demostrarle al Barca su error. Y entiendo también que puestos a volver, qué mejor equipo que el eterno rival azulgrana, para más inri, en el mejor momento de su historia. ¿Quién no quiere apostar a caballo ganador? Pero el deseo del jugador y de algún aficionado morboso no debe confundirse con el sentido común y el bien de la sección. Mickeal no pintaría nada en este Madrid, es extracomunitario y sólo podría jugar Euroliga. Sería un lujo zarista y nosotros no somos el Barca de Chichi, que hace rotaciones por overbooking. Tenemos 7 millones de presupuesto menos y hay que moverse en el mercado con cabeza, no guiados por el morbo. Me consta que el club no ha mostrado ningún interés ni movido ficha al respecto, y me parece lo correcto. Nada debe alterar el ecosistema de un equipo que marcha 26-0.