Fea pero contundente

Pone el Madrid la directa hacia la final ACB con una victoria tan fea como contundente en el primer partido de semifinales. Si no me falla la estadística, con Laso nunca ha perdido el equipo una eliminatoria tras haber ganado el primer encuentro. Fue, de paso, el partido con menos puntos encajados del curso, 57, ya se sabe que si las piernas respetan este equipo guarda siempre una marcha en defensa para las citas de lustre. Sí, Valencia estuvo negado en el triple y no lo estará siempre, pero también contribuyó activamente el Madrid, con buenas ayudas en las penetraciones y sobre todo dificultando la circulación taronja con manos activas. Destacó en esa labor Felipe, con cuatro robos, aunque en general el nivel defensivo del equipo sube cuando coinciden en pista Ayón y Rudy, que tienen ambos buenas manos y leen el juego que da gusto. El regreso de Rudy a un nivel homologable fue una de las mejores noticias del partido para el Madrid.

Decía que fue una victoria fea porque lo que más luce, el ataque, estuvo realmente espesito, salvo el arreón del comienzo del último cuarto, Carroll mediante: se perdieron más balones (15) que asistencias se repartieron (11). El ejemplo es Trey Thomopkins, que nos tiene acostumbrados a porcentajes muy altos y ayer firmó un pobre 2/7 de campo, además de 0 rebotes en los 12 minutos que pasó en pista. Su peor partido en dos meses, que compromete sus ya de por sí escasas opciones de renovar. Uno de los que suena como sustituto en un perfil similar, Justin Hamilton, pasó con más pena que gloria por el Palacio.

Hay dos nombres de interiores que más que sonar están ya directamente atados: Othello Hunter y Víctor Claver. Lo del primero es vox populi desde hace semanas, lo de Claver es más reciente, se ha sabido en las últimas horas que ha alcanzado un acuerdo por tres temporadas con el club blanco, a falta de acordar con Valencia la compra de sus derechos ACB. No debería ser un problema, igual que no lo fue con el Barca por Ayón ni con Baskonia por Nocioni. Valencia no puede apretar demasiado, pues son lentejas, o acepta lo que ofrezca el Madrid o Claver se va a un turco y los taronja no ven un duro pues solo tienen los derechos del jugador en ACB.

Hace meses, sino directamente un año, que desde esta tribuna veníamos comentando que Claver puede ser un buen sustituto de Nocioni, al que lógicamente se le apaga la llama. Recuerdo que cuando lo mencioné por primera vez algunos me tacharon de loco, imagino que la temporada de Claver en Krasnodar ha disipado dudas. Ingredientes tieje muchos: nacional, amigo de la columna vertebral de la plantilla, sin aspiraciones NBA y perfil Laso: buenas piernas, gran defensor, abre el campo en ataque, pero tiene poca necesidad de balón.

Los fichajes luego pueden salir buenos o malos, pero la forma en que se han cerrado estos dos habla bien del trabajo desde los despachos de la sección, que de un tiempo a esta parte apalabra las incorporaciones antes de que termine la temporada, evitando el sobreprecio y la escasez propios de la puja veraniega.

En manos ajenas

Llevamos todo el curso esperando, con la esperanza algunos, otros más optimistas incluso convicción, de que el equipo que lo ganó todo regresará llegada La Hora. Como en esas películas de boxeo en que el protagonista se levanta de la lona cuando la cuenta del árbitro va por nueve. En el caso del Madrid, como si todo el desarrollo de la temporada formase parte de un retorcido plan para revalidar la Euroliga (o al menos volver a la F4) con el mínimo esfuerzo y el máximo número de derrotas por el camino (vamos por 11), porque hemos aprendido que “los títulos se.ganan en mayo-junio”. Pero el mito está a punto de caerse, tras una nueva hostia de realidad el jueves en Atenas, que costó hasta el average, que no era bajo (12). Aún hay opciones, sí, pero el Madrid no depende de sí mismo para estar entre los ocho mejores de Europa y eso ya no formaba parte del plan. Necesita un pinchazo de Barcelona u Olympiakos y que Brose no gane sus dos partidos.

Los catalanes viven de aquellos dos Doellmanazos. Van bastante justitos de juego, pero tienen calendario propicio: Brose baja enteros a domicilio y Kaunas es plaza abierta. No contaría con que fallen. Olympiakos es un animal competitivo, su juego viene in crescendo y, visto lo visto el viernes, no va a ceder un matchball en casa en el último partido, ni siquiera contra CSKA. No, si tuviese que apostar, las opciones del Madrid pasan el jueves por el Jimki-Olympiakos, nos jugamos probablemente más en ese partido que en el propio, la visita a Baskonia. Los rusos parece que viven en constante crisis, entrenador destituido hace 13 días, pero han ganado 4 de sus 5 en casa en el top16 (a todos salvo al Madrid) y mantienen opciones, integrantes de ese pelotón de cinco equipos empatados en balance 6-6. Si Olympiakos pinchase y el Barca cumple, al Madrid le bastaría con ganar de 1 a Jimki en el Palacio en la última jornada para pasar.

Para soñar, aparte de calculadora, carambolas y favores ajenos, haría falta que el equipo empezase a dar la talla. La victoria ante CAI el domingo rompió la racha de 3 derrotas seguidas, pero las sensaciones siguen siendo pobres. La dependencia de Ayón es ridícula, media hora en pista con la mano vendada para batir en casa al 14º clasificado de la ACB. Entiendo que Felipe y Nocioni jueguen poco por edad, que Thompkins se autodescarta con faltas tontas y que Ndour es el último de los 7 interiores, pero ¿y Lima? Dado que tácticamente es un clon del mexicano, ¿no podría asumir más minutos? Y la defensa, claro, 276 puntos encajados en los tres últimos partidos, a 92 de media. La puesta en forma de Rudy marcha bastante más lenta de lo que necesitaría el equipo en este momento de la campaña. Le hacen falta unos cuantos partidos cómodos de ACB para recuperar ritmo de competición y sensaciones, mientras tanto, casi prefiero que sus minutos en Euroliga los juegue Taylor, nuestro mejor defensor exterior por piernas y que según le da el día hasta enchufa.

Contra las cuerdas

Queda más de la mitad del top16 y el caso es que ya me estoy haciendo un poco a la idea, salvo giro de guión (ojalá) este año los cuartos de final de la Euroliga los verá el Madrid por la tele. La derrota en casa ante Baskonia es una hostia en la línea de flotación de las opciones de pasar. El balance 3-3 sería un consuelo de pobres, queda el Madrid contra las cuerdas. Si ya de por sí es difícil ganar fuera de casa en Euroliga, más lo es en semejante hueso de grupo como este. Pues bien, 6 de los 8 partidos que le quedan al Madrid son a domicilio, de los cuales, a ojo de buen cubero, tendría que ganar la mitad para pasar, más los dos de casa, nada menos que ante los equipos moscovitas, que lideran el grupo a día de hoy. No imposible, claro, pero sí altamente improbable, más aún al nivel actual del equipo.

Ante Baskonia se perdió de ley, tras ir por debajo en el marcador casi todo el encuentro, sin necesidad siquiera de grandes alardes del rival, salvo esa ráfaga de triples de Bertans aún en la primera mitad. Llull, calamitoso (33mins, 1/8tc), tuvo el coraje de quejarse airadamente del arbitraje tras el encuentro. Los árbitros pusieron, efectivamente, un listón bastante permisivo… pero el mismo para ambos lados. La diferencia es que Baskonia lo entendió, y aprovechó para defender duro, con mucho contacto, mientras Carroll y Chacho le hacían el paseíllo a Blazic en jugadas clave del último cuarto.

Como casi siempre que un rival de cierto nivel defiende intenso y organizado, se vieron toditas las miserias del ataque estático del sistema Laso cuando se les apagan las luces a los Sergios. Esta vez con especial crudeza. El vicio cuasi mecánico del Carroll-sistema o el nulo repertorio de nuestra estrella interior, Ayón, cuando recibe 1×1 en parado. Nocioni, que está para estos partidos, firmó 1/8 de campo, incluyendo varios melocotones en penetración de los de dar un bote desde el triple y abalanzarte sobre el defensor por si cuela falta. A Rivers, que las encendió en Manresa hacía 5 días, se le hizo el aro minúsculo, Jeffery Taylor continúa su incomprensible implosión y a Thompkins hace tiempo que le perdimos para la causa.

A la defensa de Baskonia y las carencias tácticas propias se sumó ayer el desacierto de los jugadores, pues se fallaron tiros en principio de alto porcentaje, ya fueran triples liberados (Llull-Rivers) o tiros junto a canasta, para terminar en un imposible 35% de campo. Al naufragio contribuyen lógicamente también las bajas por distintos motivos de Maciulis, Lima y Rudy, este último por cierto no llega a la Copa, por si os lo estábais preguntando. Para colmo se lesionó Felipe en el hombro, en ese choque con Caseur. Entenderéis que deje para el final, por aquello de consolarme, la honrosa excepción ayer, Willy Hernangomez, de lejos el mejor en ambos aros (13pts, 8rebs y una muy digna defensa a Bou), cuyo crecimiento junto al de Doncic temo que pueda convertirse en una de las escasas atracciones de la temporada blanca. A propósito, los supuestos cantos de sirena de la NBA a Willy que leéis estos días bien podrían ser una operación de su agente para tensar una negociación y sacar más pasta (este mundillo funciona así), quizá no, pero igual va siendo hora de que el Madrid piense en extender contrato al chaval, que queda libre en junio.

Borrachera ofensiva con lunar

Con una borrachera de 221 puntos en dos partidos confirma el Madrid el estirón ofensivo que anunció la semana pasada, un showtime 2.0 algo sorprendente dado el toque rústico de la plantilla que se suponía con las incorporaciones de verano. Sucede que, aunque cambien los secundarios, se mantiene la línea argumental, con Laso en la banca y Chacho como quitaesencia del sistema. Firma 39 asistencias en los últimos cuatro encuentros y en esa, su mejor versión, no tenemos rival en Europa, además de pasárnoslo pipa. No, en serio, paraos a pensarlo. Ricky, que tiene ciertamente menos baloncesto, va a cobrar de los Wolves 11,2 millones de euros anuales mientras nosotros disfrutamos de Chacho dos veces por semana por un salario 8 veces menor…

La borrachera de puntos del equipo tiene sin embargo trampa, el lunar que asoma: la defensa, 188 tantos encajados ante dos equipos a priori flojetes. Si con una plantilla con mejores mimbres defensivos recibimos más puntos que el curso pasado significa que patinamos en disciplina y conjunción, y en esto miro al entrenador. Hace un par de años lo pasaríamos por alto, pero a base de hostias hemos aprendido que los puntos a favor llenan pabellones y cosechan elogios, pero para ganar títulos hay que defender también. En este apartado se notaron por cierto las bajas de Rudy y Ayón.

El miércoles contra Sassari fue un entrenamiento con público. 115 puntos sin prórroga, 16 triples y 33 asistencias. Carpe Diem. Puestos a destacar, me quedo con Campazzo, marginal la semana previa y que ante los italianos dispuso de 18 minutos, que regó con 4 asistencias, 3 robos y un par de triples.

La visita del domingo al vecino madrileño tuvo más miga. El tercer cuarto fue de campanillas, Chacho mediante (+21), pero Fuenla se agarró al partido con varios triples circenses y la relajación del Madrid atrás (¡36 puntos encajados en el último parcial!). Descomunal Felipe (22p,10r, val29), en una de sus clásicas mañanas de domingo. Las echaremos de menos cuando no esté.

Lo que sí es nuevo es la regularidad de Bourousis (14p,11r), perezoso en su primer año ante rivales de poco lustre y que este curso en cambio es el más valorado del equipo con 13,3 de media. Se ha tomado en serio su rol como primera opción ofensiva al poste tras la marcha de Mirlo. Rivers, gracias a que defiende y aporta intendencia, sigue contando con la confianza de Laso pese a que (como era de esperar) va perdiendo efectividad cara al aro. Por cierto, Maciulis, que falló varios tiros claros el domingo previo ante Valencia, 7 de 7 de campo esta semana.

Posdata: precontrato a Luke Sikma, ¡YA!

Un Madrid más "rústico"

Estrena el Madrid curso ACB con una victoria relativamente cómoda, deslucida en lo ofensivo (70 puntos, 37% tiros de campo), pero igual interesante, en tanto que enseña alternativas. Los fichajes han configurado una plantilla menos fina, pero a primera vista más amplia, experimentada y rocosa. Parafraeando al Chapu: “En este sistema yo soy un rústico”. Sirva como prueba del repris defensivo esos míseros 2 puntos en que dejamos a Granca en el tercer cuarto, después de una primera parte relajadita atrás. Buena culpa tuvo Ayón (11 puntos, 13 rebotes), que aporta muchísimo en ambos tableros. El mexicano parece confirmarse como cuatro titular, empujando a Nocioni a partir desde la banca y a jugar parte de sus minutos como alero. Nada que objetar, el tipo de licencias que permite una plantilla con tanto jugador versátil. Ayón fue el mejor junto a Bourousis (14 puntos y 7 rebotes en sólo 16 minutos), que brilla en los partidos que requieren mancharse en el barro. Entre ambos eclipsaron al resto de interiores… de ambos equipos. 

No fue el día del juego exterior. Llull, desacertado (2/9tc) tras una pretemporada de campanillas, jugó prácticamente todos sus minutos de escolta por la baja de Rudy. Base titular fue Chacho, que cumplió sin nota. 
Campazzo contó con 13 minutos en pista y volvió a dejar destellos esperanzadores: pasando los bloqueos por en medio, rompiendo eléctrico hacia el aro y doblando buenos pases. Desapercibidos Rivers y Maciulis, trabajo de intendencia. A Carroll (que ayer ni fú ni fá) le volvieron a poner un tapón humillante en el triple, algo que se está convirtiendo en rutina. En fin, una victoria que no pasará a la historia, pero que enseña una vía diferente para cuando la carretera se empine.

Posdata: Buenas nuevas de nuestros chavales cedidos. Dani Díez firmó 18 puntos y 7 rebotes (4 de 4 triples) y Willy Hernandomez 16 puntos y 8 rebotes. Es el año del step ahead.

Apagón General

Por Dick_Turpin

La defensa del Madrid esta semana

1.-     Apagón general: El Real Madrid consume su segunda derrota en El Palacio en 48 horas en otro apagón general, sobre todo en defensa, en donde el Madrid no se ha presentado a jugar el partido (96 puntos encajados). Es difícil de asimilar estas dos actuaciones tras 6 meses de victorias en la calle Goya. Lo peor son las sensaciones, porque la vuelta a casa tras una derrota del Madrid es infinitamente más amarga que la vuelta con un ‘no’ de una chica. Malas sensaciones de cara al jueves, donde nos jugamos un porcentaje alto ¿un 25%? de la temporada. Lo positivo es que numéricamente la derrota vs Unicaja aunque importante es corregible y la de hoy frente al Canarias, irrelevante.

2.- ¿Mal momento o tendencia?: Ambas derrotas han tenido en común la más absoluta de las relajaciones en defensa, aspecto que el Madrid había mejorado ostensiblemente esta temporada con respecto al Madrid de Laso 1.0, llevándonos a ser hasta hace unos días la mejor defensa del top16 y ser el pilar de muchas victorias. Las bajas pueden tener cierta justificación en el poder ofensivo, pero nunca en la actitud. Ambos días cuando se quiso defender, fue tarde y mal. La duda es si es un mal momento, una semana de vacaciones que se han auto-concedido los jugadores o realmente estamos ante una tendencia de malos resultados. El jueves saldremos de dudas, viene el Panathinaikos, 6 veces campeón de Europa y con la ventaja de campo en juego.
    3.- Coach L: El jueves necesitó un parcial de -14 puntos en el tercer cuarto para parar el partido. Hoy ni siquiera lo ha hecho. Ha terminado en la caseta por doble técnica. Tendremos que escucharle en próximas ruedas de prensa, pero me cuesta creer que el arbitraje sea la razón. La primera técnica se puede entender como búsqueda de reacción del equipo en el partido y que el público también juegue. Pero… ¿y la segunda? Yo desde 20 metros más atrás, creo que Coach L ha buscado la expulsión pensando ya en el jueves. No ha pedido ningún tiempo muerto… ¿realmente no tenía nada que corregir o sumado a lo del viernes pasado ya lo había dicho todo y solo faltaba escenificar un terremoto? ¿Genialidad táctica o impotencia? Es otra incógnita que despejaremos el jueves.
  
4.-  Rudy: Ninguna de las derrotas está justificada por su ausencia, sería como meter la cabeza en un agujero, pero parece ya que nos vamos dando cuenta el por qué es un jugador franquicia y por qué cobra lo que cobra. Medir el impacto de Rudy en este equipo por si le entran 2-3 triples de más o de menos es simplemente no ver los partidos. Rudy es importante en cada aspecto del juego y en muchos, capital. Os pido que pongáis las manitas juntas como yo y le dediquemos unas oraciones al niño Jesús y al Papa Francisco para que el jueves esté sobre la pista.
5.-   Pasar página: Esto no para y lo mejor es olvidar esta semana que no significa olvidar errores. El pilotito amarillo de alarma se ha encendido hoy, pero mañana es otro día y a este equipo no se le ha podido olvidar jugar al baloncesto, en ambos lados de la cancha. Que se nos haya salido la cadena no significa no seguir pedaleando. La situación no es para lanzar reproches a diestro y siniestro, con el primer puesto virtual en la ACB y a dos victorias caseras de asegurar factor cancha en los ¼ de Euroliga. Todo pasa por activarse y volver a ser un equipo. Tenemos trabajo.