Amistoso pero histórico

“No sirve de nada, es un amistoso”… pero ¿y lo contento que se va uno a la cama? Un gustazo batir a un equipo playoff NBA y más de semejante forma: ante tu público, con 142 tantos, con minutos y puntos para todos. Robándole los titulares a Abrines, el de la peineta, que con dos triples y una falta provocada pareció sentenciar el duelo a falta de un minuto, después de que el Madrid remontase 22 puntos. Nos íbamos a quedar con la miel en los labios, pero ahí estaba Llull para joder las crónicas con acento azulgrana. Cerró el segundo y el tercer cuarto con triples y no iba a fallar cuando le llegó el balón para forzar la prórroga. Una más a su lista de mandarinas canastas sobre la bocina, otro póster para seguir cincelando su leyenda en el Madrid, y tiene solo 28 años. El general manager de los rockets estaba babeando por Twitter

La primera parte blanca fue para el olvido, pero el equipo está hoy mejor que el año pasado por estas fechas (lo cual no es muy difícil) y no estaba por la labor de encajar otra paliza tipo Boston, menos en el Palacio, así que se puso el mono de trabajo. El primero que creyó en la remontada fue Nocioni (16pts en 11mins), que ya sabemos de su alergia a la derrota y que enseñó los dientes justo antes del descanso, reduciendo la distancia a cifras decorosas. En un partido así, de ritmo alto y a 48 minutos (53 con la prórroga), es cuando luce especialmente el profundo plantillón que ha juntado el Madrid este curso. No se echó en falta al referente interior sobre el papel, Ayón, que sigue con sus pájaros en el arranque de curso, ni tampoco a Felipe, al que Laso tuvo el buen tino de limitar sus minutos. Las estadísticas lógicamente no son exportables a baloncesto FIBA, pero igual ayudan a algunos a tomar sensaciones.

Por ejemplo a Thompkins, al que prácticamente no habíamos visto en acción tras el verano pero parece en muy buena forma, pese a la incómoda situación de no poder jugar en ACB por cupos. Tomó el relevo de Chapu en la remontada, con 16 puntos solo en el tercer cuarto, qué buen ‘fichaje’ va a ser para el roster de Euroliga. Randolph mejoró las sensaciones de los dos partidos previos (12ts, 6rebs) y Doncic dirigió al equipo como un veterano, aunque sus números no luciesen. Con la producción de Caroll siempre se puede contar, se fue hasta 24, máximo anotador blanco. Aunque los protagonistas en la recta final fueron el ya mencionado Llull, y Othello, que ya fuese el mejor el viernes ante Unicaja.

Lo que no entiendo es cómo hemos podido vivir tanto tiempo sin Hunter. Oigo algunas comparaciones con Slaughter que no comparto. El desplazamiento lateral defensivo de Marcus no tiene igual en Europa, pero en el resto de facetas del juego Othello es igual o mejor, incluyendo rebote y desde luego ataque. No ha habido ningún interior en los 6 años ya de era Laso con un impacto tan inmediato. Ni Slaughter, que recordemos que el curso del triplete no iba ni convocado hasta enero, ni siquiera Ayón, que tardó algunos meses en encontrar el ritmo. Hunter lleva solo 5 partidos con la camiseta del Madrid, 2 oficiales, pero pareciera toda una vida. Y cuando un jugador está a gusto, siente la confianza del banquillo y el apoyo de la grada, entonces rompe moldes, como esa suspensión de 6 metros y después un triple que mete Othello en la prórroga a Thunder, porno duro. En dos años y 116 partidos oficiales con Olympiakos no enchufó ni un solo triple. Lo mejor siempre está por llegar.

Llull 2021

Leo opiniones de que si Llull se queda por dinero, que si no le compensaba… Mira, no. Los 4.7 millones de dólares anuales (4.3 de euros) que finalmente le ofrecían los Rockets era la segunda mayor oferta de la historia a un jugador sin experiencia NBA, tras los 5.7mill$ firmados el curso pasado a Mirlo. Una muestra de interés, para empezar, además de una garantía de minutos, dado cómo funciona el circo en EEUU. No, incluso aunque la propuesta final fuese algo por debajo de lo esperado y descontando los 5 millones de cláusula, Llull pierde dinero quedándose en Madrid. Alrededor de un cuarto de millón anual si hablamos solo de salario, contando ya con la subida y obviando los contratos de imagen que se revalorizan exponencialmente siendo titular de una franquicia NBA de playoffs. 

El Madrid ha oficializado hoy lo que era un secreto a voces, su renovación hasta 2021 (para entonces tendrá 33 años), con un aumento de sueldo de 700k euros anuales, de los 1.8mill que cobró el curso pasado a unos 2.5, una ganga en mi opinión por retener a un jugador comprometido con el club e irreemplazable en Europa. Se acuerda también una rebaja en la cláusula de salida, pero dado el nuevo salario y su negativa este verano, resulta improbable que la ventana de la NBA se le vuelva a abrir tan de par en par, no solo económicamente, sino sobre todo en lo deportivo.

Irreemplazable sería también Chacho, al que ya se le subió el sueldo el verano pasado (de 1 a 1.5mill), pero igual parece que se queda. Hace ya 6 días que se abrió el mercado de agentes libres NBA, en el que (imaginamos según su representante) escucha ofertas a partir de los 4,5mill$ anuales, pero su nombre ni siquiera suena en rumores o quinielas. Pese a que las franquicias ya están gastando el dinero del futuro contrato de tv, se ve que la fiebre del oro no salpica por igual a puestos exteriores, como muestra esos discretos 7mill$ anuales firmados a jugadores de prestigio como Lou Williams o Rodney Stuckey.

La continuidad de los Sergios augura un verano relativamente tranquilo en los despachos. El juego exterior parece cerrado, pendientes de la probable continuidad de KC Rivers, cuyo único impedimento sería el cambio en la legislación de cupos, y de la cesión de Facu (suena para el CAI), plaza que ocuparía Doncic. Los principales movimientos de plantilla estarían en la pintura, con la salida de Bou y Mejri por Thompkins y probablemente Willy Hernangómez.

Madridismo old school

Se queda. Parece que Llull seguirá vistiendo de blanco, la mejor noticia del verano, pues era a todas luces insustituible. La fuente es fiable, Adrian Wojnarowski (Yahoo y Fox), uno de los periodistas más respetados y conocidos que cubre NBA. Florentino habría participado personalmente en la operación para retenerle, se rumorea renovación hasta 2021 con mejora de contrato. En todo caso, e independientemente del dinero, pues en ningún caso se acercaría a las cifras que manejaban los Rockets, su continuidad es una de las mayores demostraciones de compromiso y fidelidad a los colores de la historia reciente de la sección. Madridismo old school, que dice De la Serna. Le dábamos por perdido por puro sentido común: no le quedaba nada por ganar en Europa y uno de los mejores equipos de la NBA le garantizaba minutos y le cuadruplicaba el sueldo. Pero no. El tipo es feliz en Madrid, con su perro Bubby y su novia, cortando la red y haciéndose selfies con cada título (y ya van muchos), disfrutando sencillamente del basket con su rol estelar en el mejor Madrid que recuerdan los tiempos.

Queda por conocer el destino de Chacho, que hace unos días ha sido padre primerizo y que (suponemos según su agente) escucha ofertas NBA a partir de 4,5mill$ anuales. El mercado USA se abrió ayer, día 1, con una actividad frenética pero Sergio no suena para ninguna franquicia pese a la carencia de bases en oferta, lo que es muy buena señal. Al Primer Toque, de Onda Cero, que tiene fuentes fiables en el club, se tira directamente a la piscina y afirma que Chacho tampoco se va a la NBA.

Con la continuidad de los Sergios, la columna vertebral blanca queda intacta y no hay motivos para no partir como favoritos a la próxima Euroliga, especialmente viendo los movimientos de otros clubes punteros. CSKA y Fenerbahce tienen pinta de cierta desamortización económica este curso. Los rusos pierden a Kaun, Kirilenko y Weems, los turcos se dejan a Bjelica, Goudelock y Erden. Son jugadores insustituibles, pero es que además tampoco parece que sus equipos estén por romper la banca en reemplazarles. El Barca está muy parado, solo ha incorporado a Lawal, condicionado por las elecciones presidenciales en el club. Y solo Efes está apuntalando de veras su plantilla, con las incorporaciones de Granger, Brown y Dunston.