Laso se desangra

Ya no son las tres derrotas en el último mes, son las otras dos de las que nos libramos porque nos vino dios a ver (Joventut y Zalguiris), es el juego en general, la defensa en concreto, la involución de algunos efectivos, la fragilidad competitiva pese a los fichajes “rústicos”… El equipo no carbura y Laso se desangra. Os recuerdo que en julio tenía pie y medio fuera, que Floren y JCS le habían puesto cruz, que hasta había nombre para el sustituto (Fotis) y que si se quedó no fue por convencimiento de la directiva sino por racanería para pagarle el finiquito. Después llegó la Supercopa, ese torneo de verano, y Laso compró tiempo, pero a este ritmo le alcanza hasta la Copa y justito.

Puestos a repartir culpas, no sobra mencionar a Chus Mateo y Zan Tabak, sobre el papel la mejor pareja de técnicos asistentes de la ACB sino de Europa (por currículum y prestigio al menos), y cuya presencia en la banca no aporta nada por el momento. ¿No le estarán haciendo la cama a coach L?

Nizhny Novgorod promediaba 74 y nos metió 98, así, tranquilamente. Y además de la cifra son las sensaciones: años previos había una marcha más, el equipo se podía dejar llevar porque apretaba atrás en el 2º o 3º cuarto y lo dejaba visto para sentencia. Este curso no hay repris. En Rusia nos salvó el acierto de Chacho y Nocioni, pero por el mismo precio se pudo perder.

El domingo salió cruz… contra un rival de baja estofa. Todo lo derbi que queráis y la afición que aprieta, pero Estudiantes venía de perder cuatro partidos seguidos promediando 66 puntos. Rudy y Nocioni desactivados por las faltas, Carroll, Rivers y Mejri fuera de servicio, as usual. Un Chacho calamitoso (0/6tc y 3 pérdidas) y un arbitraje ultra casero (51 tiros libres), que devolvió al partido a los locales en el 3º cuarto con 9 abajo. Cumplieron raspados Bourousis, Ayón y Llull, sólo se salvó realmente Felipe, aunque sumó más que restó en la recta final e hizo all-star a Nacho Martín.

La única alegría del domingo llegó de Sevilla, por la derrota del Barca, pero sobre todo por su artífice, un Willy Hernangomez que despierta del letargo de los dos primeros meses de competición (transición post Aíto). 29 puntos y 13 rebotes para valoración 43, el mejor registro ACB en más de dos años. Y ojo que venía de hacerle 21 puntos y 7 rebotes (val 31) a la Roma en Eurocup. No es tarde para cambiar el curso de la temporada y convertirla en la de su step-ahead definitivo. Ojo un enroque Sikma-Willy por Slaughter-Mejri, mejoramos y hasta ahorramos dinero.

Showtime 2.0?

202 puntos y 57 asistencias es el balance de una plácida semana del Madrid en el Palacio. Puede que artísticamente no sea el showtime del curso pasado (ni falta que hace), pero igual es una forma con estilo de alcanzar balance 10-0, que sabe especialmente rico al coincidir con el pinchazo del Barca en casa contra la Penya. El encuentro del jueves contra el Nizhni tuvo poca historia ya desde antes de empezar, con la baja del jugador franquicia rival, Tarence Kinsey. Fue la noche de Caroll, que aprovechó su coyuntura predilecta: partido intrascendente, en casa, contrincante de escaso nivel, especialmente atrás. Le dejaron espacios (menudo ojeador tienen los rusos) y se fue hasta 32 puntos con 7 triples. Se dio un homenaje para romper una dinámica horrenda en el arranque de campaña. Esperamos, eso sí, que el partido sirva a Jaycee para coger confianza (y producir con cierta regularidad desde la banca, que es todo lo que se le puede pedir ante rivales serios) y no como coartada a Laso para imponer minutos de su protegido.

El que me preocupa ahora es Campazzo, del que coach L parece haberse olvidado por completo. Sólo ha dispuesto de 13 minutos entre los dos partidos de la semana, pese a que el Madrid gozó en ambos de rentas abultadas ya desde los primeros compases. No entiendo para qué fichar a un tercer base joven y de proyección (extracomunitario para más inri) si no le vas a dar oportunidades para foguearse, ni si quiera cuando vienen de cara. No olvidemos que Facu llegó con buen cartel pero sin ninguna experiencia en grandes ligas. Si este era el rol del tercer base, se podía haber traído en su lugar a un director experimentado y con pasaporte comunitario. ¿Para qué complicarse la vida? La única diferencia con Draper es que aquel estaba lesionado y Campazzo está marginado.

Del que sí me gusta la evolución es de Mejri, que confirmó esta semana la mejoría que apuntó en la anterior. En los últimos 4 partidos promedia valoración 13 en 15 minutos. La estadística de Nocioni no luce como la de Mirlo, pero su aportación al equipo crece también, con paso lento pero firme. Además de enchufar de fuera, crea desde bote fuera-dentro, repartiendo buenos pases. Valencia no está como el curso pasado y se llevó un duro correctivo del Palacio (23 abajo al descanso). Por los blancos, protagonismo coral, con 10 jugadores en valoración 8 o más. Deslució únicamente KC, en una semana gris, con sólo 5 tiros de campo lanzados en 33 minutos.