Larkin abusa del Madrid en Goya

shane-larkin-anadolu-efes-istanbul-eb19 (1)En verdad el Madrid cuajó un partido digno. No es que esté para muchos trotes, pero fue la actuación más homologable en las cuatro derrotas consecutivas que acumula ya. Contra la mayoría de rivales hubiese servido, el problema es que ante el líder no alcanza con brotes verdes, pese a que le falten dos titulares, Micic y Duntston. Porque a cambio juegan de memoria, defienden como lobos (tremendos Balbay y Singleton), tienen respeto arbitral y, sobre todo, cuentan con el jugador más desequilibrante de esta Euroliga, y de largo, Shane Larkin. Es más, diría que el mejor que hemos visto pasar por Goya en varios años. Una auténtica lagartija supersónica, que se escabulle por las rendijas de la defensa. En plena frustración por la derrota casi me levanté a aplaudir porque, en términos taurinos, lo suyo fue de puerta grande… y van muchas semanas ya. Va a ser un MVP por aplastamiento.

A su lado “Campazzo pareció un cadete” (Chuso dixit), superado reiteradamente en defensa (que ya hacen falta piernas) y sequito en ataque. Chicho Terremoto quedó reducido a ligero temblor sísmico. Se le apagaron las luces en estático, una película – de miedo- que ya hemos visto alguna vez en duelos top, y lo remató con dos penetraciones disparatadas en las posesiones clave. Tampoco sirve ahora hacerse el sorprendido: Efes, que ha ganado 14 de los últimos 15, era y es el favorito al título este curso, porque defiende y tiene a los dos mejores creadores desde bote del continente, que es a lo que se juega ahora en basket FIBA. El Madrid ha apostado por la continuidad, aprovechando los recursos previos del roster, por estrellas de corte defensivo y una plantilla de talento atomizado, la apuesta lógica y que le servirá para seguir arriba, incluso darse una oportunidad. Pero cuando calienta el sol, cuando ya no sirven las pizarras y decide el talento individual, la diferencia reside sencillamente en tener o no a Larkin, igual que hace dos años lo era tener o no a Doncic, en otro estilo, pero también dominador.

Dicho lo cual, hubo mucho más partido que Larkin. Empezando por lo bueno: los interiores blancos cuajaron actuaciones muy sólidas todos, tanto Tavares como Thompkins y Mickey, que sumaron 50 de los 79 de valoración del equipo entre los tres. Pero el resto fue un solar, salvo alguna pincelada de Llull, que con 5 asistencias y 4 triples fue el único exterior homologable. Los 6 minutos de Felipe y los 5 de Laprovittola en un partido de este nivel son un brindis al sol, el clásico buenismo ‘out of context’ de Laso.

Por no hablar de la titularidad de Carroll al comienzo de ambas partes: un acto de fe dado su momento de forma y la entidad del rival. La cosa acabó en esperpento y el muchacho un poco más hundido en la depresión que arrastra desde que su familia se mudó a USA. La grada del Wizink terminó pidiendo su cambio por compasión cristiana. Las falló de todos los colores y se fue hasta -7 de valoración, su peor actuación en los 237 partidos Euroliga de su carrera. Cuesta entender que Causeur, con Lapro y Carroll tan superados por las circunstancias, se quedase en solo 7 minutos de juego.

Rudy regresó pero se dejó la chispa por el camino, igual que Deck, venido a menos desde aquel pico de forma de noviembre. En fin, cuatro derrotas seguidas que debe ser de las peores rachas de la era Laso: mucho trabajo por delante, para reecontrar sensaciones y recuperar cadáveres para la causa, frenar la sangría en las fases regulares y revertir la dinámica antes de la Copa.

Así se han reforzado los rivales del Madrid (Euroliga)

Larkin y HackettTras un verano sin movimientos tectónicos, arranca esta noche lo bueno, la Euroliga, con el Madrid en la terna de claros candidatos. Veo a cinco equipos sin opciones de top-8 (Gran Canaria, Buducnost, Daroussafaka, Bayer y Maccabi), así que de entre los otros 11 saldrán los pasajeros a cuartos de final. Repasamos someramente cómo quedan los rosters de los rivales directos de los chicos de Laso. Me referiré sólo a los equipos foráneos, de los españoles, si recordáis, ya escribí en esta entrada.

CSKA de Moscú

Seguirán jugando a 90 puntos porque sobrevive Itoudis, que pareció sentenciado tras la F4 de Belgrado y por el que sonó con fuerza Jasikevicius. Hay cambios en el roster, pero no afectan a la columna vertebral. Sale Victor Rudd, que llegó como una foca y restó más de lo que sumó, le sustituye Alec Peters, 23 años, en su primera experiencia FIBA, clásico cuatro blanquito tirador de escaso físico. Jriapa, con 36 años y desahuciado ya hace varios, ha colgado las botas este verano. Respect. Llega en su lugar Joel Bolomboy, también debutante en Europa, un saco de músculo para ayudar al rebote, por cierto, hijo de la globalización, de padre congoleño, madre rusa, nacido en Ucrania y formado en EEUU.

El tercer y último movimiento que afecta a la rotación es la marcha de Westermann, que no pasaba el corte, algo evidente desde el mismo día que se anunció el fichaje. Le suple Daniel Hackett, teóricamente con techo más alto y cuyo rendimiento repuntó en Bamberg tras dos años nefastos en El Pireo. En todo caso, no nos creemos demasiado al italiano en un grande, es anárquico y con necesidad de balón. Total, que CSKA seguirá echando de menos a Aaron Jackson como base reserva, pero igual se mantendrá bien arriba, con Chacho y De Colo como capitanes generales. A priori, principal rival del Madrid por el trono.

Fenerbahce

Adiós a los días de vino y rosas. La pérdida del patrocinio de Dogus y la severa devaluación de la lira turca (en un sector que paga en dólares) ha bajado a Fenerbahce de la nube financiera. La lucha del club ahora es por ponerse al día en el pago de salarios, tras acumular retrasos el curso pasado, el tipo de cosas que no salen por la tele pero que pueden acabar enrareciendo el clima de un vestuario. Pregunten a los clubes rusos… Y, claro, no estaba Fenerbahce para muchos fichajes, de hecho, demasiado que ha logrado retener a la mayoría de la columna vertebral, a los Vesely, Sloukas, Melli o Kalinic.

A los que no ha podido mantener es a Wannamaker y a Nunnally, que cruzan el charco, y por los que llega sólo Tyler Ennis, un combo americano sin experiencia FIBA, o sea, melón por abrir, una pérdida de sensible de puntos exteriores. Sale por la puerta de atrás Jason Thompson, que llegase con el aval de una sólida carrera NBA, y le sustituye Joffrey Lauvergne, que se está quedando bastante parado, octavo equipo en 6 años. Ojo en ese puesto a la evolución de Duverioglu, ese pívot tan móvil que hizo trizas al Madrid (bueno, a Ayón) en el primer cuarto de la final de Belgrado Euroliga. Sea como fuere, el patrimonio heredado y la mano de Zeljko deben alcanzarle a Fener para mantenerse en la super élite. O sea, estar en Vitoria en mayo.

Olympiakos

Quizá el equipo que mejor se ha reforzado de la competición, que no necesariamente el que más, seguro no el que más dinero se ha dejado. Blatt es un técnico de campanillas, bonos del Estado suizos, y rejuvenecen el roster con 4 fichajes de entre 23 y 26 años, para no depender tanto del trío nacional Spanoulis, Printezis y Papanikolau. Toupane y Williams-Goss eran dos de los jóvenes más cotizados de Europa este verano, Timma y Vezenkov no cuajaron en España pero el potencial lo tienen, si Blatt encuentra la tecla son burguesía continental a precio de saldo.

Panathinaikos
La primera noticia es que el club sigue en la competición, recordemos que llegó a estar en cuestión en junio, en plena guerra entre el dueño y Bertomeu. No llegó la sangre al río, la pela es la pela, y fuera de la Euroliga hace mucho frío. Los movimientos de plantilla arrojan saldo negativo: Langford y Lasme llegan tardísimo, 35 y 36 añicos les contemplan, suplen a Mike James y Singleton, en el pico de sus carreras, asentados en la élite continental. El club espera mucho de la torre Papagiannis (21 años, 220cms), que se convierta en algo así como el Tavares ateniense. Regresa al club tras dos años de nada en Sacramento. Melón por abrir, marcará el techo del equipo, y nunca mejor dicho.

Jimki
La continuidad y el proyecto son un valor y ellos mantienen coach y columna vertebral de plantilla, novedad en un club que nos acostumbra a grandes fluctuaciones de inversión. Shev (mi apuesta a MVP) y Anthony Gill (renovado) volverán a ser los referentes, pero están rodeados de bastante clase media, como los Markovic y Jenkins, perros de presa con amplia experiencia FIBA, y una pléyade de 4 americanos llegados este verano, que con que salgan buenos la mitad ya salen las cuentas. Deberían repetir en top-8.

Milán
Ha juntado muchísimo talento ofensivo exterior con los fichajes de Mike james, Nedovic y, en menor medida, Amedeo Della Valle. Continúan Curtis Jerrels, Micov y Bertans, que también tienen puntos en las manos. Al final les van a faltar balones en ataque, a Pianigiani le queda una labor de aúpa con la gestión de egos y el reparto de tiros. Un plantel de recorrido y juventud, con una pintura Kuzminskas, Brooks, Gudaitis o Tarczewski les dejaría cojos. Si Pianigiani logra hacer de esta plantilla un equipo estarán en top-8.

Efes
El equipo, junto al Barca, que más ruido ha hecho en el mercado este verano, ha fichado mucho, no necesariamente bien, casi todo a sobreprecio. Lógicamente es difícil empeorar el esperpento del curso pasado (farolillo rojo), pero si las expectativas las marca la inversión creo que volverán a defraudar, empezando por la continuidad de Ataman, el peor coach de la competición no estando Sito y Repesa. Larkin sí es top continental, Beaubois es burguesía, pero James Anderson es una mentirita que vive de aquel año en Zalguiris. Pleiss, Moerman y Kruno Simon son de los que suman estadística pero no hacen mejores a sus equipos, al final el más fiable es Duntston. Son una incógnita, pero.

Zalguiris.
Los milagros, milagros son, y será difícil ver a Zalguiris, ya no en la F4, eso por descontado, sino en el top-8. Mantienen a Jasivecius en la banca, que no es poco, a la base de lituanos y a la referencia en la pintura (Brandon Davies), pero pierden al comandante en pista, Pangos, y al joven más prometedor, Toupane. Si lo recambios son Westermann y Grigonis, no llegarán muy lejos.

Diario de la Copa: la vida en el alambre

 

Cuando uno viaja a la Copa siendo del Madrid asume que será el malo de la película. A algunos madridistas flower-power les causa trauma, yo hace tiempo que desistí de caer bien a todos, de hecho admito que hasta me pone el rol de malo. Cabe de todas formas romper una lanza en favor de esta Copa, de un antimadridismo más folclórico que político, al fin y al cabo Vitoria no es Bilbao, falta Estudiantes y entre Cataluña y País Vasco suman solo dos representantes, siendo la afición del Barca la menos visible por la ciudad. Tampoco es para menos, dado el lastimoso estado del equipo, que cayó como fruta madura ante un Valencia correcto sin más. Nada que ver con el Madrid-Baskonia, que por nivel, acierto, ambiente e igualdad bien piede ser el mejor partido que haya visto nunca en directo.
El Madrid hizo otro alarde de carácter bajo presión, remontando en la recta final igual que ante Andorra 48 horas antes. Pero Baskonia en casa y en vena, 14 triples enchufó, fue el más difícil todavía, 8 abajo con 3 minutos por jugar. Volvió el espíritu de Sergio Ramos, siendo esta vez Llull quien forzó la prórroga con un triple tras rebote ofensivo de Luka, ambos soberbios, igual que Randolph. Factor fue también Chapu que, con algún triple puntual y a tumba abierta en defensa, suma el equipo +28 en sus 18 minutos en la Copa… en dos partidos resueltos en prórroga.

Arrancó el duelo con buen pie, con el speaker cambiándole el nombre a Mechitas Taylor en la presentación. “Y con el número 33… Anteeee Tomic”. Nuestro Tomic escandinavo no maquilla estadística pero su aportación fue capital, con un soberbio despliegue defensivo en el último cuarto y la prórroga, secando a Larkin, todo lo contrario que Carroll (-13 en sus minutos).

Dijo Rudy en una entrevista esta semana que cambiar pañales le da “mucha paz”. A las marujas que leen Hola lo mismo les parece entrañable su postureo instagramer wannabe. Al aficionado blanco más bien le toca la moral, viendo su Copa chuchera e intrascendente, la certificación de que, siendo el mejor pagado de la plantilla, cuatro jugadores le han pasado ya claramente por la derecha. Le queda otro año a razón de 2,7 millones, una hipoteca. Si fuese Herreros le ofreceria este verano una renovación de más años si se baja el sueldo el que viene. Es decir, si acepta reducir de 2,7 a 2 millones el próximo curso, se le garantizan los dos siguientes por 1,8 y 1,5. Sino, que cobre la mortadela el año que viene, pero en verano de 2018 no se le ofrece ni un céntimo más de 1,2 millones anuales. Y si no le gusta, que se mude con Helen y los niños a Estambul o Moscú, porque el otro club que podría pagarle más que eso es Barca, que le puso una cruz cuando le dejó plantado a su regreso de la NBA.

De tanto gritar en el partido Gustavo se quedó sin voz, que con lo tertuliano que es fue como cortar la lengua a Roncero. Porque no me refiero a ronco, no, simplemente no puede articular palabra desde hace horas, así que se comunica escribiendo en un bloq de notas del móvil, incluyendo flechas de cupido para alguna moza vitoriana. La noche en Gasteiz de Copa es poco ortodoxa, con la mitad del personal en camisetas de tirantes y debatiendo de basket. Sonar suenan los mismos clásicos del reaggeton que en Madrid, pero el hábito no hace al monje. Como dijo David, “aquí en las vascongadas, tu y yo parecemos Fred Astaire”.