Mucha final por jugar

_2RM5664.jpg“Cuando el encuentro esté decidido, ya podía Laso conceder unos minutos a Chapu para que le despidamos”. Lo escuché en la grada minutos antes del segundo de la serie y me pareció un pensamiento atrevido, tras el nivelazo de Valencia en el primero. Se ve que alguno se dejó llevar por el apellido del rival y pensó que este año la final ACB sería un trámite para el Madrid, ante la incomparecencia del Barca y tras arrollar en semis a Unicaja, que traía hechos los deberes y se jugaba más bien poco. Error.

Lo dijimos el viernes y lo repetimos, Valencia atesora la resilencia de los grandes, ha sido con mucho el segundo mejor equipo español en la 16/17 y tiene de hecho más baloncesto que el Barcelona al que se le ganó la final hace ahora un año. Y ante un rival así necesitas hilar fino para ganar, y es precisamente lo que no hizo el Madrid en el segundo de la serie, con varios primeras espadas a setas y sin la sorpresiva aportación de Rudy esta vez para tapar costuras.

Tuvo además Laso una de esas tardes francamente desafortunadas en la dirección de partido y el reparto de minutos. Cuesta entender que prefiriese para el desenlace a Hunter frente a Ayón (boquete en el rebote defensivo en jugadas clave), igual que cuesta entender que Maciulis dispusiese de más minutos que Rudy, destacado 45 horas antes, y fuese el segundo tras Llull que más tiros lanzase, incluidos tres sonrojantes sacos de patatas en el desastroso comienzo del último cuarto. -13 el equipo en sus 13 minutos en pista… sobran los análisis, tomen nota en la planta noble.

El Madrid está jugando la serie de facto sin base reserva (Draper 0 minutos), situación que canta por solerares dado el blackout de Luka en la creación. En tardes así cuento los días hasta el desembarco de Campazzo. Y está jugando también sin ala-pívot titular. Suponemos que Randolph sigue lastrado por el dolor costal, por eso no ataca el aro y se limita a gili-tiros exteriores: 3/19 triples en playoffs y Thompkins de chándal. Sus 20 minutos por partido a este nivel son un lastre para el equipo, a sumarle el (esperado) repaso de Dubljevic a Ayón y ese mencionado apagón de Doncic, que sigue buscando la chispa perdida desde Estambul (probablemente antes).

Sin el concurso de esos tres primeras espadas a un nivel homologable el Madrid se convierte en un rival accesible y en el final igualado salió esta vez cruz, con varias canastas de bajo porcentaje de Valencia en el último cuarto (pienso en dos triplazos de Diot y una remanguillé de Dubljevic al final de una posesión), de esas que normalmente le han entrado este curso al Madrid, recordemos la Copa.

Quedaron los blancos encomendados a otra machada de Llull (22 puntos, casi todos forzando penetración) y a los alardes de testiculina de los viejos rockeros, Reyes y Chapu. La postemporada de Felipe es sencillamente magnífica, me quito el sombrero, entre semifinales y final acumula 15 de 16 tiros de dos, que lógicamente se reflejna en el cómputo del equipo, +7 en sus minutos en pista en el segundo, un partido perdido por 7. Nocioni también está de dulce de cara al aro, desprende confianza, aunque en su caso resta atrás, un agujero en defensa y rebote, como se demostró en la recta final, claro que con Randolph off igual compensa.

Queda ‘mucha final por jugar’, un titular a modo de lección que igual aplica a los triunfalistas del viernes que a los pesimistas del domingo. El Madrid ha ganado en sus dos últimas visitas a la Fonteta y, a poco que reaparezca algún primer espada, bien puede devolver la serie a Goya.

Nocioni o Felipe, ¿a quién descartar para la F4?

14590188832533A dos semanas de la F4, Laso se enfrenta a una duda existencial, más por lo emotivo que por su trascendencia en pista, y es a quién descartar de la lista de 12 convocados para Estambul. Con cuatro ala-pívots en el roster, es claro que uno de ellos será el sacrificado, y salvo lesión, basándonos en criterios deportivos, deben ser o Felipe o Nocioni. No incluyo a Thompkins entre los candidatos, que al igual que el curso pasado está de dulce en la recta final. 21 puntos de todos los colores (8/10tc) subió en la plácida victoria blanca en Manresa, venía de hacer 15 en el cuarto ante Darussafaka. Necesitaba Trey minutos de competición como el comer, una mínima regularidad y estos partidos ACB le vienen al pelo.

Es de suponer que Zeljko lleve días entrenando la defensa del Carroll-carretón o el 2×2 en la cabecera de Llull/Ayón o Doncic/Othello, así que no sobra un factor X en la plantilla blanca, alguien fuera de foco que haga de abrelatas y por qué no puede serlo Trey en semejante estado de forma. Su mera presencia abrirá el campo y alejará a Vesely del aro, limitando sus temibles ayudas defensivas.

Volviendo al dilema Felipe o Chapu, no me olvido de que Reyes es el capitán y, en caso de ganar la Décima, luciría un poco raro que levantase el trofeo un jugador en vaqueros (lo hizo F. Albertis en su día). Pero más allá del protocolo, Felipe está cuajando una temporada muy homologable para su edad. Sufrió un pronunciado bache de juego en el primer trimestre de 2017, pero ha retomado el pulso a la temporada y vuelve a ser un ventilador de estadística en ACB, que es para lo que se le tiene. Promedia valoración 20,2 en las últimas 6 jornadas, en solo 18 minutos, principalmente por una dramática mejora de su porcentaje de dos, que estaba por debajo del 50, inaceptable para un jugador de poste bajo, mientras que en esos seis últimos partidos acredita 24 de 34.

Reyes tiene asumido que su rol es muy diferente en Euroliga, limitado ante los grandes morlacos del continente, imaginadle intentando postear a Vesely, arbitrado por Lamonica en Estambul. De hecho, lo normal sería que no jugase ni un minuto, pues tiene a Trey y a Randolph por delante en la rotación y no es día para conceder minutos políticos. Chapu, recordemos, solo ha jugado 87 minutos de Euroliga en toda la temporada, acreditando 5/14 tiros de dos y 7/23 triples. Como decía al principio, el dilema del descarte es principalmente una cuestión formal, si bien sensible pues afecta a los dos más queridos por la grada. Personalmente, y aplicando el criterio de la meritocracia, me inclino por convocar a Felipe (para que algunos digan luego que le tengo manía o le quiero jubilar…).

Y que me incline por Reyes no significa que Chapu no pudiese contribuir de alguna manera si estuviese, de hecho viajará y entraría en caso de lesión. Es un animal competitivo, fue MVP hace solo dos años y es el tipo de soldado que quieres a tu lado en la trinchera cuando se decide la película. Es más, no hay que remontarse tanto en el tiempo, este febrero en la Copa interpretó un valioso cameo en semifinales y final. Pero ni estamos en febrero, en pleno bache de juego de Felipe, ni esto es la ACB, que no puede jugar Thompkins. Sed pacientes, Nocioni todavía no se ha despedido, ese último fogonazo que esperamos llegará en los playoffs ACB.

¿Hasta cuándo Felipe?

f-reyesEscribo esta entrada después de una buena actuación de Felipe Reyes, para evitar sospechas de oportunismo. En una cómoda victoria ACB, en casa contra Bilbao, firmó 15 puntos y 3 rebotes, su último partido en ese tipo de números se remonta al 15 de enero, en Badalona. Bueno, el viernes en El Pireo cuajó el capitán una actuación homologable, al menos cumpliendo atrás, que si fue noticia es precisamente porque llevaba un 2017 calamitoso, un lastre en sus minutos en pista, llegando a acumular un 4 de 22 tiros de campo siendo pívot.

Viendo el vaso súper lleno podríamos pensar que solo ha sido un bache que, eso sí, ha durado un tercio de la temporada, Copa de por medio. Aunque ha tenido algún achaque, no ha sufrido ninguna lesión seria que explique ese rendimiento. No le daría muchas vueltas, el motivo es la edad, Felipe cumplió 37 este mes y, aunque siempre se ha cuidado, su físico es cada vez más limitado, le cuesta un mundo comprar una canasta. Su rendimiento está lejos del de la temporada pasada y a años luz del de hace dos, cuando fue MVP de la ACB. A diferencia de Navarro, su declive es progresivo, un ocaso muy digno, pero ocaso al fin y al cabo. Por cierto, no me cabe duda de que ambos estarán en el Eurobasket, convocados por decreto de su amigo Gasol, para retirarse los tres juntitos.

Felipe termina contrato con el Madrid el 30 de junio y aún no se ha anunciado renovación. Al parecer las negociaciones están en marcha pero no hay acuerdo todavía porque, mientras el club ofrece 1+1, es decir, supedita la segunda temporada al rendimiento, el jugador demanda dos años garantizados, hasta verano de 2019, cuando tendrá 39 y 4 meses. El capitán bien puede ser útil aún el curso que viene, como cupo nacional y en un ‘rol Nocioni’ (que se retira), muy dosificado en pista pero como autoridad moral y líder de vestuario, aunque no tenga el carácter de Chapu. Sin embargo, teniendo en cuenta el ritmo del declive deportivo e independientemente de las cifras económicas, que suponemos muy a la baja respecto al millón que cobra ahora, el club debería mantenerse en sus trece y garantizar solo un año, por muy impopular que resulte entre el piperío llevar la contraria al capitán. No hay lugar para el sentimentalismo en la gestión directiva si quieres permanecer en la élite. Una cosa es reconocer la brillante trayectoria de Felipe en el Madrid, fuera de toda duda, y otra garantizarle una jubilación a costa de las arcas del club y la configuración del roster.

Atracón dominical

rudolfEs ya un clásico, perder entre semana en Euroliga y que un equipo ACB de clase media-baja pague los platos rotos en el Palacio el domingo por la mañana. Le tocó al Obradoiro del canterano blanco Santi Yusta, bastante estancado en su progresión, pero que jugó su mejor partido de la temporada (valoración 18). El guión también nos lo sabemos: relajación defensiva del Madrid hasta permitir mínimas ventajas visitantes (20-22, min10), para después reaccionar con contundencia, según los titulares rivales se cansan y sale fresca la segunda unidad blanca. Hasta 15 triples metieron solo los reservas, a destacar Chapu (4/4) y Carroll (6/7), que se quitaron el mal sabor de boca tras sendas actuaciones horripilantes en Estambul el jueves, donde de hecho fueron los peores.

Otro reserva que volvió a destacar fue Jeff Taylor, 6/8 triples en sus dos últimas actuaciones ACB, casi todos desde la esquina, atraviesa su mejor momento desde que llegó al Madrid. Significativa la cerrada ovación que le dedicó el Palacio, cuando es el jugador habitualmente más criticado. La labor de Laso es clave en ese sentido, en mantener en dinámica de grupo a todos los activos de esta plantilla tan larga, hacerles sentir confianza a la vez que responsabilidad, todos juegan un papel en el funcionamiento del engranaje. Las cifras finales son de vértigo, 47 puntos de diferencia, 18/29 triples y 28 asistencias. Rudy dio una nueva exhibición de pase en estático (8) y el puesto de pívot (Ayón/Othello) fue un ventilador de valoración, 39 entre Othello y Ayón. Aunque la mejor noticia del partido fue el regreso y a buen nivel del jugador franquicia, Llull, al que tanto se echase de menos en Turquía: 18 puntos, 4 asistencias en 19 minutos, y una mandarina de regalo.

Por cierto, asegura Maragota que Campazzo regresará sí o sí al Madrid el curso que viene, que el pasaporte italiano está ya a punto de caramelo. Debatíamos en los últimos días sobre la conveniencia de un perfil como el de Facu, que necesita protagonismo para lucir (¿cabeza de ratón?), en una plantilla que ya dispone de Llull y Luka (que de todas formas no estarán para siempre, sobre todo el segundo). En general me parece buena noticia, pues si algo ha demostrado Laso en el Madrid es tiento para cultivar el talento en el puesto de uno. Y si de algo va sobrado el argentino es de talento y descaro, el base más valorado de la ACB, 18.1 de media tras cuajar ante Bilbao otro partidazo, valoración 36, probable MVP de la jornada. Lo pasaremos bien seguro.