Colorín colorado, este annus horribilis se ha acabado

Hasta aquí la temporada del Madrid de basket y, ¿sabéis qué os digo? Que en cierto modo supone casi una alivio, porque ha sido un dolor de muelas. Con algún arrebato de orgullo puntual, como la serie de cuartos frente a Efes, pero un dolor de muelas al fin y al cabo. Quizá la temporada menos ilusionante de la era Laso, y no precisamente por su gestión, que ha sido impecable, obligado a sacar conejos de la chistera casi cada semana.

La final ACB se acabó en el tercer cuarto el domingo y la decidió Cory Higgins. El segundo partido solo fue un epílogo innecesario, un “chou”, como dijo Laso en un tiempo muerto. Una coda para mayor gloria de Mirotic, que hizo lo que mejor sabe, inflar estadística con el rival ya en la lona. Habrá quien se consuele con la excusa de las lesiones y la mala suerte, pero el Madrid post Campazzo está a un abismo del Barcelona, a las dos finales desde que se fue me remito.

86 partidos, que ya está bien, 86 partidos de engordar para morir desde que se pirase el argentino, que era medio equipo. Su marcha alteró el equilibrio de poder en la ACB y el club, por ahorro, por autosuficiencia, decidió sencillamente no fichar, no buscar un sustituto, ni intentarlo siquiera. Contra otro Barca, el de hace 4-5 años, hubiese servido, pero no contra este, ni cerca. Fue un tirar la toalla antes de arrancar la temporada, resignarse a que pasase lo que ha pasado, que es lo normal. Y mira que Facu avisó con tiempo, en mayo, que no pilló por sorpresa al club como lo de Tortuga Deck.

Una decisión de un cortoplazismo financiero que pasados los meses todavía no me explico, como si la sección no palmase 20-30 millones todos los años sin que eso suponga un problema. Ha sido un tirar al retrete la temporada de una sección de unos 40 millones de euros de presupuesto anual por no gastarte 1-2 millones en el sustituto de un jugador cuya marcha deja 6 kilos a plazos…

Capacidad de regeneración

El Madrid ha hecho gala durante años de una épica capacidad de resiliencia, de enjuagar las marchas a la NBA y las lesiones con los recursos propios de la plantilla. Los que han quedado este curso, entre fugas y lesiones, han dado la cara en la medida de sus posibilidades, quizá incluso por encima. Se han salvado los muebles, pero la épica tiene un límite, y la regeneración requiere de unos mínimos mimbres previos que ahora no hay.

Me ha dado por revisar lo que publiqué aquel 20 de noviembre, a la marcha de Facu: entonces temí estar siendo demasiado duro o agorero, pero no…

Esta fuga es un torpedo en la línea de flotación del equipo, cuyas opciones de títulos este curso se reducen dramáticamente sin una de sus dos estrellas

¿Y qué va a hacer el club ahora? Nada. La intención es no fichar, y mejor que nos hagamos a la idea cuanto antes, para no seguir perdiendo el tiempo pajeándonos con los descartes del mercado NBA. Una decisión decepcionante para el aficionado pero no por ello sorprendente, en línea con la muy conservadora política de despachos de la sección en la era Laso, fiándolo todo al continuismo

Lapro y Alocén, la nueva ralidad: el Madrid se va a pasear por Europa con una dupla de directores digna de media tabla en la ACB. Laso es un contrastado gestor de bases, pero milagros a Lourdes

Lesiones y lesiones

Si la marcha de Campazzo cambió el equilibrio de fuerzas ACB, las lesiones fueron la puntilla. La de Randolph un enorme infortunio, claro está, pero la mayoría del resto han sido musculares en jugadores bien entrados en la treintena, así que previsibles en cierto modo.

Llull, por ejemplo, se ha perdido 31 partidos de la temporada (el 36%), y de los que ha podido jugar unos cuantos lo hizo forzando, como esta semana, y por tanto mermado. Lleva tres temporadas igual, así que no nos puede coger por sorpresa, y camino de los 34 no va a ir a mejor. Tres cuartos de lo mismo pasa con Carroll y Rudy, que se han perdido 17 y 29 partidos, respectivamente, entre lesiones varias y descansos. Los tres, por cierto, han firmado calamitosas actuaciones en la final ACB, sin paños calientes.

Con este panorama, lo que le ha quedado al Madrid en la temporada, siendo realistas y dejando la testiculina y el escudo al margen, es luchar por meterse en finales nacionales e intentar la sorpresa. Pero ya no como favorito sino como aspirante, por primera vez en más de un lustro. A las finales se ha llegado, así que la temporada no es de suspenso, pero tampoco ha habido sorpresa, ni cerca: se han perdido sin paliativos, por el sencillo motivo de que el Barca es ahora mejor, manque pese.

Señales de desgaste

Las señales están ahí desde hace tiempo, para quien las quisiera ver. Dejar de ser el equipo a batir no sucede de la noche a la mañana por un puñado de lesiones, es una transición cocida a fuego más lento de lo que parece.

La temporada pasada el equipo era ya muy dependiente de Tavares y Campazzo, que tapaban muchas miserias, mientras a su alrededor se hacía un vacío cada vez mayor, principalmente por la complacencia y el desatino de la directiva en mercado desde que se ganase la Euroliga de Doncic en Belgrado (2018). Se confundió continuismo con dejadez: los jugadores envejecen y las estrellas se apagan. Reconocer la trayectoria de leyendas del club no está reñido con admitir su decadencia según les caen años encima. La lealtad no gana títulos y hay maneras muy dignas de rendir tributo sin ficha en el primer equipo.

Una dejadez directiva en Goya que contrasta con el empuje del Barça, más ambicioso en mercado, como corresponde al perseguidor, y tanto fue el cántaro a la fuente que al final se rompió. En verano de 2019 FCB dio un golpe encima de la mesa, fichando a dos titulares del quinteto ideal Euroliga (Higgins y Davies) y a dos jugadores de clase media NBA (Mirotic y Abrines). Todos en su edad prime. El curso pasado no cuenta, que se cerró en falso por el covid: este ha sido el primero con ese plantillón ensamblado, y el resultado salta a la vista: nos han pasado por la derecha.

¿Diferencia de presupuesto? El Barca gasta un poco más en plantilla, sí, pero la diferencia dista de ser abismal. De hecho, a comienzo de curso los presupuestos eran casi idénticos, hasta la marcha sin cubrir de Facu, que supuso desinvertir como 3 millones de masa salarial. Por favor, no nos agarremos a ese viejo complejo colchonero de la inferioridad presupuestaria para evitar hacer un poco de autocrítica. No comparemos solo presupuestos, sino la forma de gastarlos, que nadie obligó a JCS a firmar más de 4 millones por dos años a Laprovittola o a renovar a Felipe para vestirse de calle. El éxito del Barca no viene de una diferencia presupuestaria abismal sino de la apuesta por un núcleo de jugadores en su edad prime y sin riesgo de fuga NBA. Mientras, el Madrid se agarraba al continuismo, al realismo mágico de la resiliencia y las vacas sagradas.

Estamos ante un verano clave en los despachos. Toca un cambio de rumbo en la toma de decisiones, apostar por el rendimiento esperado a futuro y no por el pasado, el cariño y la lealtad. No voy a bajar hoy al detalle de los nombres de salidas y fichajes deseables, ya habrá tiempo, sino a recordar que de la autocrítica de que sea capaz el club, y del acierto y la ambición que muestre este verano depende evitar que se consolide un cambio de ciclo en el basket español, con el Barca como dominador y el Madrid a rebufo.

Bajar al barro para competir

Se volvió a perder contra el Barca, que desde un punto de vista mediático y de rivalidad sé que escuece más a la parroquia que una derrota cualquiera. Pero no deja de ser una con la que se contaba en las cábalas para entrar en top8, el verdadero objetivo exigible este año, así que clasificatoriamente no resulta costosa. No es día para drama queens, de esas medio futboleras que asoman tras los derbis, aunque sean de fase regular. El objetivo del Madrid sigue siendo ganar dos partidos (o mejor tres) en lo que resta de fase regular, y el de anoche era el menos propicio. Esta vez, y a diferencia de la final de Copa, sí se compitió. Laso aplicó la misma receta que en las dos victorias previas, Zenit y Murcia, es decir, espesar el partido y llevarlo al barro. Compensando con defensa la evidente desventaja de plantilla, que de por sí la habría con todos disponibles, pero que con las bajas se vuelve abismal.

Saras cuenta desde el regreso de Claver con el roster al completo, recordemos, el más caro de Europa, y se puede permitir lujos zaristas como descartar ayer a Pustovy, que cobra 1.8M brutos este año. Mientras, el Madrid está sin base titular, Facu, al que se decidió no suplir por ahorro, sin Rudy, Llull y Randolph, lesionados, a los que ayer se unió Tyus, roto en el segundo cuarto cuando estaba cumpliendo, que ya es novedad. Y Thompkins, aunque salió unos minutos, también está lesionado, mermadísimo por su reciente esguince: en condiciones normales no hubiese ido convocado ni ayer ni al partido del Zenit.

En esas condiciones, tiene mérito llegar a los dos últimos minutos con opciones reales de victoria. Tavares dominó la pintura como acostumbra y Taylor secó a Higgins, principal vía de agua en la final de Copa (en la que fue baja). El regreso del sueco ha sido clave en la mejora defensiva en los tres últimos encuentros.

Deck nunca se esconde en estas citas y ayer no fue excepción, máximo anotador con 17. Por cierto, que ha enchufado 9/12 triples en las últimas cuatro citas Euroliga, dedicado a los de “no puede ir a la NBA porque no mete de tres”. Como veréis, no ha modificado su mecánica, sigue lanzando sin apenas parábola, pero no se trata de tirar bonito sino efectivo, y a base de repetición y entreno todo se compensa.

Abalde debió leerme y mejoró sus prestaciones (11pts, 4as), teniendo que jugar 10 minutos de base, que ya sabemos que no es lo suyo, porque Lapro no pasa el corte en defensa en partidos de este nivel y a Alocén, que firmó buen inicio, se le empezaron a caer los balones de las manos en el tercer cuarto (5 pérdidas en 15 mins).

El Madrid falló un par de tiros clave en la recta final, que el pobre Deck iba ya con la lengua fuera, y fió sus opciones a la defensa. Y ahí resultaron decisivas dos faltas rigurosas (y sus consiguientes tiros libres) señaladas en los últimos 120 segundos: una de Tortuga a Mirotic en la porfía al poste y otra de Taylor sobre Higgins en la presión sobre bote. En esos dos pitidos se esfumaron las opciones de un Madrid que, de todas formas, deja buenas sensaciones, dadas las limitaciones. Toca seguir remando.

Euroliga: mis galardones de la temporada 2019-20

Larkin Tavares EuroleagueEstaba cantado y ayer se confirmó: la edición 2019/20 de la Euroliga queda cancelada. Llegada la última semana de mayo, la competición se había quedado sin opciones: muchas fronteras aún cerradas, incluidas algunas de países clave que aún están en el pico de la pandemia, como Rusia. Otros, como España, han impuesto cuarentenas de dos semanas obligatorias a los viajeros que llegan. Sin olvidar que muchos jugadores terminan contrato el 30 de junio y algunos importantes se encuentran en EEUU y no está claro que puedan regresar.

Se cierra la 2019/20 sin equipo ganador, ni siquiera de cara a la galería, pues sería una enorme arbitrariedad a falta de disputarse aún seis jornadas de fase regular y todos los playoffs. Quedan también vacantes los galardones individuales de la temporada, aunque desde esta humilde tribuna he preparado la que sería mi lista:

MVP

No puede ser otro que Shane Larkin, seguramente el MVP más claro y unánime de las últimas temporadas. No recuerdo, al menos en la última década, a un anotador ejerciendo semejante dominio en Europa. Le acabé aplaudiendo en el partido que Efes ganó en Goya (32 puntos, 5/6 triples), porque uno puede ser aficionado del Madrid pero también reconoce la excelencia en el rival. Chapeau por él, solo cabe esperar que baje un poco la marcha el próximo curso, porque a este nivel Efes es muy difícil de ganar.

Mejor defensor

Si Larkin domina desde el ataque… Tavares lo hace desde la defensa. Cada temporada desde que recaló en Madrid es mejor que la anterior y esta no ha sido excepción, pese a un arranque titubeante, quizá por la presión extra por la mega ampliación firmada en verano. Su evolución le ha convertido de ley en el mejor center de la competición, al menos el más decisivo, de largo. No solo seca a su par cada noche sino que sus ayudas infunden pánico y condicionan enormemente el ataque rival. El acierto en tiros de 2 de los rivales raramente llega al 50% con él en pista y eso pues gana partidos. Así de simple.

Rising Star (mejor joven)

Usaman Garuba Real Madrid Deni Avdija Maccabi

En este caso daría el premio compartido, a Usman Garuba y Deni Avdija (Maccabi). Ya intuíamos que son de largo los mejores europeos de su generación y su temporada debut Euroliga ha venido a confirmarlo, desempeñando interesantes roles de rotación en equipos top, beneficiados por las lesiones de compañeros de puesto (Trey y Randolph en Madrid, Casspi en Maccabi). El impacto de ambos está por encima de lo que dice su estadística, queda la sensación de que pueden ser importantes en la Euroliga a medio plazo… si la NBA no se los lleva antes. Bastante por debajo, pero dignos de mención metería a Theo Maledon (Asvel), Antonios Konaris (Olympiakos) y Georgios Papagiannis (Panathinaikos). Recordemos que en esta categoría entran los jóvenes de hasta 22 años, inclusive.

Mejor entrenador

Nunca pensé que llegase a escribir esto algún día, pues no le tenía especialmente en alta opinión, pero el coach of the year no puede ser para otro que Ergin Ataman. Al César lo que es del César. Por un lado ha conseguido que su Efes juegue de memoria: intensidad atrás al límite de la falta y todos abiertos en ataque, con Larkin-Micic a los mandos, mucho extra pass y triples a discreción. Por otro lado, ha logrado convertir en realidad a eternas promesas aburguesadas como Kruno Simon, Adrien Moerman o Tibor Pleiss, este último venido claramente a más durante la larga ausencia del titular, Bryant Dusnton.

Quinteto Ideal

El termómetro de la Supercopa: irregular Mirotic, clave Campazzo ...

> Facundo Campazzo. Base titular, timón y estrella del segundo mejor equipo de la temporada, argumentos más que suficientes. En mi humilde opinión, a día de hoy el mejor director de juego de Europa (por delante de Calathes, sí) y el base que mejor defiende (que esto aún se juega en dos aros).

> Shane Larkin. Ha sido el mejor, de largo, como he explicado antes, así que no podía faltar en el quinteto. Punto

> Mike James. Os reconozco que en este puesto dudé si meter a Wilbekin o a Micic en lugar de a James, que me cae gordo y cuyo estilo de juego me da bastante pereza. Pero si lo que se juzga con estos ‘galardones’ es el rendimiento durante esta temporada, la de James ha sido más redonda, sostén de un CSKA que perdió mucho talento en verano y encima lastrado por la baja de Clyburn. *Por cierto, sé que el ‘quinteto’ es poco ortodoxo, sin aleros, pero es que están a años luz. Con todos los respetos, me niego a meter a Kruno Simon, Gabi Deck o Claver, que han hecho buenas temporadas pero no como para colarse en un quinteto con el apellido “ideal”.

> Nikola Mirotic. Imagino que no es el más querido en este blog, pero su temporada Euroliga ha sido muy buena (no tanto como en ACB, con arbitrajes más amables) y el Barca ha sido el tercer mejor equipo de la competición, así que bien merece un puesto en este quinteto ideal. Mirotic, de regreso a Europa, ha justificado con estadísticas lustrosas su millonario desembarco, nada que no le supiésemos capaz: su reto ahora es transformar al fin de la estadística en títulos… Mención en el puesto de ala-pívot a Randolph, Shengelia y Sikma, que también han firmado notables temporadas.

> Walter Tavares. Es el pívot más dominante, con diferencia, bastión defensivo blanco y este año empezando a incorporar esperanzadores recursos a su repertorio ofensivo. Mención a Dubljevic, Milutinov y Monroe.

¿Son Randolph y Trey mejores tiradores que Mirotic?

randolph Mirotic Thompkins euroleague% de 3 en Euroliga:
> Mirotic 30%
> Randolph 50%
> Thompkins 51,4%

El dato, así en frío, resulta revelador, partiendo de la base de que Mirotic es teóricamente (y también en la práctica) uno de los mejores ala-pívots tiradores del continente y por extensión del planeta. Si Niko acertase la mitad de sus triples, como hacen los americanos del Madrid, el Barca llevaría 60 puntos más y seguramente alguna otra victoria. ¿Es acaso peor tirador que ellos? No necesariamente, para saberlo habría que compararlos en igualdad de condiciones, y dista de ser el caso, porque Randolph y Trey lanzan en mejores posiciones, y eso es mérito principalmente de Laso, ese del que Mirotic renegó en su día…

Pero echemos la vista atrás, porque hay mucho trabajo e historia detrás de esos porcentajes de los americanos del Madrid. Su carácter se parece como un huevo a una castaña, pero tienen en común que recalaron procedentes de Rusia, como primera opción ofensiva de equipos de clase media y rotación corta, lo que significaba unas cuantas situaciones de aclarado 1×1 por partido. Randolph, tirillas, se las jugaba más de cara desde bote, y Trey de espaldas al poste, aprovechando su corpulencia, pero aclarados al fin y al cabo.

Toñete, si os acordáis, maravilló a Europa metiendo al Lokomotiv en la F4, sacada de chorra mediante en el Palau en cuartos: “El cuatro total”. Bien, pues aquel curso acreditó un raquítico 25% en triples. No es que tirase peor que ahora (que quizá un poco también), sino que lanzaba distinto, tras bote, en situaciones de juego sin demasiada ventaja. O sea, como Mirotic ahora.

Su periodo de adaptación no fue sencillo, con grandes altibajos de rendimiento. una adaptación que tuvo dos patas, seguramente la más sensible la de coco, uno de los mayores retos que ha afrontado Laso en el banquillo blanco: meter en vereda a un chaval con semejante carácter críptico y taciturno, hacerle asumir que ya no estaba en Krasnodar y que en Madrid, aunque sea Europa, no puede cascárselas ‘porque yo lo valgo’. En sus dos primeros años le vimos fumarse a menudo los sistemas y lanzarse chufas, torcer el morro a compañeros por no pasársela y enfilar el banquillo sin saludar al entrenador.

img_jpramos_20191113-150402_imagenes_md_terceros_barsamadrid2-k0IF-U471578392254bTD-980x554@MundoDeportivo-Web.jpeg

El ratio de puntos por tiro

La adaptación de coco corrió en paralelo a la de juego, no solo por ajustarse al estilo más coral propio de un grande de Europa, con una plantilla profunda, sino porque el baloncesto ha evolucionado en estos años hacia la primacía de la eficiencia estadística. Randolph ha tenido que limpiar progresivamente su juego ofensivo de los ‘vicios’ heredados, los tiros de menor producción, como las medias vueltas en suspensión o los tiros de 5-6 metros después de bote, muy años 90. Incluso las situaciones de 1×1 al poste que, por mucho que mida 211cms, tampoco son eficientes. Jugadas seguramente más bonitas para el aficionado, al menos para este que escribe, pero que no salían a cuenta: el ratio de puntos por tiro resultaba bajo.

La mejor versión de Randolph de blanco, la presente, coincide con una mayor disciplina táctica y una clara especialización en el tiro de tres. Ahora apenas se salta sistemas y raramente postea o lanza tras bote, sino que tira según recibe y a pies parados, abierto tras una circulación de balón previa, preferiblemente en la esquina o a 45º del tablero, raramente frontal. Habrá aficionados decepcionados, que verán en esta especialización una deriva hacia un juego monocorde, made in Rockets, pero al final, en el deporte profesional de élite, la discusión estética termina casi siempre sepultada bajo la lógica de los resultados. Y números en mano, esta versión de Randolph sale a cuenta.

Thompkins recorrió un camino similar: en Nizhny se jugaba el doble de tiros de 2 que de 3 y, según llegó, Laso le envió a las esquinas a tirar triples, para decepción inicial de algunos, entre los que me cuento. Parecía un desperdicio de talento, matar a un ruiseñor, pero era de nuevo una decisión táctica, de eficiencia estadística. Todavía recibe algún aclarado al poste en estático, en función de la diferencia física que medie con su par. Y es una delicia ‘old school’ verle en esa suerte del juego pero, números en mano, resulta poco rentable.

Por eso, su principal labor ofensiva es la misma que la de Randolph, que la de cualquier ala-pívot en el sistema Laso: lanzar de tres al final de una circulación de balón, ocupar espacios y abrir el campo, dejando el centro de la zona liberado para que el base y el pívot jueguen 2×2. Si el balón circula correctamente, les llegará en la esquina más o menos liberado y de ahí esos porcentajes tan altos. Muñeca al margen, claro.

Os cuento toda esta perorata para llegar a dos conclusiones:

> Si Garuba quiere alcanzar un rol relevante en los sistemas de Laso ha de mejorar impepinablemente el tiro exterior, machacarlo en verano. Es ya un soberbio defensor y reboteador, tiene buenas manos y mucha intuición en pista, pero le faltan centímetros para jugar de center, y como ala-pívot está lejos de unos porcentajes suficientes de tres en situaciones liberado. Es la faceta del juego que más se suele mejorar con la edad y él tiene el talento para ello, será cuestión de esfuerzo y paciencia.

> Mirotic, que se marchó renegando de Laso porque no le daba el protagonismo ofensivo que creía merecer, seguramente firmaría porcentajes estratosféricos en este Madrid. Se quejaba en su día de recibir pocos aclarados, ofendidito en su inmenso ego por tener que esperar en las esquinas mientras los Sergios dirigían el cotarro. Entonces le faltó la humildad, la paciencia y la generosidad para ver el bosque tras los árboles, asumir el rol que le correspondía en el sistema, el que sí han acabado entendiendo Randolph y Thompkins y cuyos frutos vemos ahora. En fin, una de las obras maestras de Laso.

Patinazo en el Palau, un clásico por navidad

Mirotic acb deck¿Qué es la navidad sino tradición? El Madrid cumplió con la suya escrupulosamente: visita al Palau en diciembre, fase regular ACB, estrepitoso primer cuarto y derrota fea, que escuece a la afición por la forma pero con escasa trascendencia clasificatoria. El average está perdido, ni qué decir tiene, si bien el reciente pinchazo en casa del Barca contra Unicaja lima ese coste: si ganan los mismos partidos hasta final de curso y el Madrid vence de 1 punto el Clásico en Goya será primero de la fase regular. Lo sé, es ver el vaso medio lleno en un día así, pero hay que poner las cosas en perspectiva.

El partido quedó sentenciado en el primer cuarto, con un Madrid castastrófico (-4 de valoración global), y el primero Campazzo, que registró en el arranque 5 pérdidas y 0/4 de campo. Se enchufó en la segunda mitad, pero ya era tarde y solo sirvió para maquillar. En general los argentinos del Madrid, que junto a Tavares marcan el techo del equipo, tuvieron una tarde negra: Deck estuvo negado hasta que se lesionó (cruzamos los dedos para que no pase a mayores), el emparejamiento con el regresado Claver le fundió los plomos, al negarle el recurso del posteo. Habrá que tomar nota para próximos derbis. Y a Laprovittola, que nos había hecho alguna faena de aliño en fechas recientes, el Palau le viene muy grande.

hanga acb laprovittola

Se vio sobrepasado por un Hanga inmenso, igual que Kuric, que le hizo un traje a Causeur. Los titulares de la prensa irán por Mirotic, pero la victoria del Barca la contruyeron los secundarios: Delaney, Oriola y los mencionados Hanga y Kuric. Solo dieron la cara por el Madrid los ala-pívots, Thompkins-Randolph, y por momentos Carroll, recién regresadito de USA (ya sin perilla fucker) del permiso del club por “asuntos familiares”. Se notaron las ausencias de Mickey (Garuba le echó arrestos pero aún no está para estas lides) y sobre todo de Llull, claro que al Barca le faltaba Heurtel. A Pangos ni le cuento, pues no pintará nada en la rotación cuando vuelva y estén todos. No lo pinta Ribas…

Mirotic no fue protagonista, a su pesar, y no porque no lo buscase: 6 de 16 tiros de campo, con mucho maquillaje en la recta final, ya sin nada en juego. Eso sí, celebró un triunfo en la jornada 15 de la fase regular ACB como si de la final de la Euroliga se tratase. Golpes en el pecho, brazos en alto tras cada triple y un minuto de saludos al sentarse en el último minuto. Como dice María, parece ese exnovio despechado que publica compulsivamente fotos con su nueva novia, para demostrar lo bien que está, pero no para de mirarte las historias de Instagram.

Posdata: minuto 36 de partido, el Palau cantando a coro “Rudy Fernández, hijo de puta” durante 20 segundos. Nada nuevo, solo que, a diferencia de aquella tarde de noviembre en Goya, me temo que no escucharemos al mainstream mediático ofendidito por el “linchamiento”. Ya sabéis, de la buena educación solo nos acordamos según el color de la camiseta del insultado.

El Madrid baja los humos al Barca de Mirotic

Captura de pantalla 2019-11-15 a las 2.02.03.png

Han pasado casi dos meses desde que se encontrasen en la final de Supercopa, ha sorteado el Madrid un bache de juego a domicilio y el Barca ha tocado liderato en Euroliga, pero ha sido volverse a cruzar y comprobar que las constantes vitales se mantienen. A saber: que los blancos siguen medio cuerpo por delante, son más equipo, con más alternativas, inercias y una idea de juego colectiva. El Barca defiende, a ratos, y en ataque, a falta de otro plan, encadena acciones individuales de mérito, gracias al enorme talento de su plantilla, una receta que alcanza para ganar a la mayoría, pero no en pista de un equipo F4.

El quinteto titular del Madrid dio un soberano baño al azulgrana en el primer y tercer cuarto, especialmente sangrante lo de Brandon Davies que, como dice mi hermano, “pasó en menos de dos horas de Rambo a soldado raso”. Pensamos que le tenía tomada la medida a Tavares en el duelo ‘africano’, Uganda vs Cabo Verde, pero fue el madridista quien enseñó matrícula esta vez. Se quedó Davies en valoración -12, que se dice pronto, ¡-12! Edy confirmó así su línea ascendente, ejerciendo una enorme influencia en el juego, muy por encima de su discreta estadística: 2 puntos y 5 rebotes. Y así se lo reconoció el Palacio, con la ovación de la noche cuando salió expulsado por doble técnica, con el partido ya resuelto y tras celebrar como un energúmeno una boina a Higgins. Sí, fue ese tipo de velada en Goya.

Los reservas azulgrana habían dado la vuelta al marcador en el segundo cuarto, parcial de 15-0 mediante, con Kuric y Delaney enchufando de colores y Tomic sumando fácil ante Mickey que, ya sabemos, defender no es lo suyo. 36 puntos metió el Barca en ese cuarto y 38 entre los otros tres juntos. Tampoco tuvo su día Llull: 3/13 de campo y 5 pérdidas. Viene de salvar el culo al equipo en varios de los últimos partidos, se tiró las que debía y esta vez no entraron, nada que objetar, si acaso, que le sobró algún minuto en pista en favor de Campazzo (+24 con el argentino en pista).

Captura de pantalla 2019-11-15 a las 2.02.56.png

Taylor llevaba un mes regañado con el aro y con la vida, pero en el derbi resultó capital, acertando con algunas canastas en la escapada buena, la del arranque del tercer cuarto, y sobre todo secando a Higgins, el más en forma del Barca, 13 de 16 triples la pasada semana. El mejor de los blancos fue Tortuga Deck, lo que ya ha dejado de ser noticia, ni siquiera contra un Barca. No lo hará bonito pero lo hace casi todo bien, cómo gana la posición, carga el rebote o corta al aro. Además, uno de los que más desequilibrios genera en ataque estático, contra el Barca especialmente, dada su superioridad física al poste contra los aleros por la ausencia de Claver.

En la rueda de prensa Laso destacó a Randolph, al que le tocó bailar con la más fea (Mirotic) y que en líneas generales cuajó un partidazo. Al fin y al cabo, era territorio Toñete: fase regular de Euroliga y rival de enjundia. El tipo de veladas en que se motiva e implica, véase la foto arriba, 16 puntos y 7 rebotes. Además, se tuvo que ir a 29 minutazos, que a Garuba aún le vienen un poquito grandes estos duelos de máximo nivel (Roma no se conquistó en un día) y debido a la ausencia de Thompkins, que fue el descarte de Laso tras inscribirle al fin el club en el roster de la Euroliga. El comienzo del fin del culebrón.

Mirotic acabó en sus números habituales (19 puntos) pero no marcó diferencias, nos suena la historia. Esa superioridad que muestra en la mayoría de partidos no la ha confirmado en los dos en Goya, en parte por la entidad del rival, en parte por su propia ansiedad, por demostrar, ese ánimo venganza que le desalinea los chakras. Resulta evidente: los tiros que fuerza, el puño al aire tras anotar en el primer cuarto, su exasperación con los árbitros.

Había calentado la previa gratuitamente con unas declaraciones desafortunadas (“hay gente jodida, que no asume que esté en el Barca”) y buena parte de la parroquia blanca se desahogó con él. Particularmente, no me gustan los insultos al rival, no los comparto. tampoco a Niko, hay otras formas de animar a tu equipo o desahogar la frustración de la semana, pero entiendo que es deporte profesional y aguantar la presión a domicilio va en el sueldo. Igual que aún se acuerdan de los muertos de Rudy cada vez que pisa el Palau porque hace seis años les dejó compuestos y sin novia. Si buscase galantería me hubiese abonado al Teatro Real y no al circo de Goya. El caso es que Mirotic, en vez de agachar la cabeza y mantener perfil bajo tras la nueva derrota en Madrid, siguió erre que erre: “Ya vendrán, cuando acabe mi etapa en el Barça veremos quién ríe”. En fin, clase tendrá… pero solo en la pista.