¿Tiene Alocén hueco en el Madrid el próximo curso?

Carlos Alocén Real Madrid fichaje ZaragozaPues teóricamente no, dado que los tres bases de la plantilla tienen contrato garantizado para la próxima temporada y su continuidad no corre peligro: Campazzo, Llull y Laprovittola. De Facu suenan rumores de interés de alguna franquicia NBA, ya se sabe, hay que llenar páginas deportivas durante el confinamiento. Me preocuparía si la fuente de la noticia fuese la ESPN, pero el revuelo parte de un breve en un portal croata que se llama Corsaka… En todo caso, su cláusula de salida es un poderoso dique de contención (entre 7 y 10 millones, según las fuentes), la contrapartida a la fuerte subida salarial que se le aplicó el verano pasado.

A Laprovittola el parón por el virus le pilló en plena línea ascendente, asentándose al fin como pieza de rotación útil tras unos primeros meses discretísimos. Le queda otro año a razón de algo más de un millón de euros brutos: seguirá. Y con tres bases de nivel por delante en el roster, incluso contando con que Llull juegue cada vez más minutos como “segundo base en pista” (o escolta, como prefiráis llamarlo), a Alocén le quedarían poquitos minutos en la rotación. 10-15 en los partidos de relleno de ACB a sumarle lo que pueda pescar durante lesiones.

Lo mejor para su progresión

La pregunta entonces es: ¿merece la pena ‘llamarle a filas’ para eso? La decisión no debería condicionarse al interés deportivo a corto plazo, empezando porque la plantilla blanca no tiene ninguna urgencia en ese puesto (ni en ninguno), sino condicionarse exclusivamente a lo mejor para la progresión del jugador, a un plan de carrera a medio plazo, teniendo en cuenta que con esa cabeza y esas condiciones está llamado a ser uno de los mejores bases españoles de la próxima década.

¿Crecerá más entrenando a diario en una plantilla Euroliga y a las órdenes de Laso, seguramente el mejor tutor de bases de la historia de la Euroliga? ¿O es preferible otro año con galones y mucho tiempo en pista en un equipo de playoffs ACB como Zaragoza?

Para responder, tenemos que liberarnos de prejuicios. Por un lado, se puede mejorar jugando poco pero entrenando a diario con los mejores. Prepelic lo tiene claro: “Un entrenamiento en el Madrid es mejor que muchos partido”. Por otro lado, la opción de un segundo año cedido no sería una muestra de desconfianza sino todo lo contrario, acordaos de Campazzo en Murcia. Se trataría de hacérselo entender al propio Alocén. Un segundo año cedido puede servirle para ese golpe de cocción que le falta antes de recalar con garantías y galones. Y el próximo verano, cuando Laprovittola termine contrato, tendría autopista a la capital.

tiro Alocén Carlos Real madrid

Progresa adecuadamente

Su evolución este curso, tras atarle el Madrid el pasado verano por 150k euros, ha sido satisfactoria, estable, sin picos de sierra. Los boxscoristas seguramente esperaban más, pero el Zaragoza es un equipo serio y bien armado, no un Estudiantes de la vida, donde puedes cascártelas a discreción e inflar estadística. Con 19 años no es moco de pavo dirigir al mejor Casademont en una década, tercer clasificado de la ACB hasta el parón. Algo tendrá que ver el muchacho…

¿Áreas de mejora? Pues pulir el ratio de pérdidas por asistencia (79 a 130 este curso) y ganar consistencia en su tiro de media y larga distancia. Pero igual que con Garuba, este apartado me preocupa lo justo, es la suerte del juego que más se mejora con la edad y el entrenamiento. A cambio, es un penetrador interesante y un defensor solvente, rápido de piernas y con brazos largos. No es el tipo de base que levanta al público del asiento, digamos Chacho o Raúl López, sino al que dejarías las llaves de tu casa, un JM Calderón, con aplomo y superioridad física sobre la mayoría de sus pares. Algunas de sus mejores actuaciones este curso han llegado contra rivales Euroliga: Madrid, Barca o Baskonia. Eso es ADN Goya, y lo sabéis. Ahora solo es cuestión de tiempo.

El Madrid también sucumbe al matagigantes

EKurREGXkAA6CWo.jpeg

Ha llegado ese tramo de temporada en que el Madrid se concentra en la Euroliga (6 victorias seguidas), levanta el pie del acelerador en ACB y entra en modo ahorro. Sin disimulo, ni falta que hace. En un calendario a 80 partidos habrá necesariamente algunos de alta exigencia y escasa recompensa, y a poco que se tuercen el equipo baja los brazos: -17 en Zaragoza, donde ya cayó el Barca, siempre por detrás en el marcador y algunos tramos de bochorno en la segunda mitad (parcial de 19-0). Más allá de las formas de la derrota, que pican esta noche pero se olvidan ya mañana, lo único que importa es que se han esfumado los dos encuentros de ventaja en la clasificación ACB respecto al Barca, y este curso el factor pista en la final puede ser más importante.

El Madrid notó los 4.000 kilómetros de viaje hacía menos de 48 horas (San Petersburgo) y que el Zaragoza estaba fresco tras 8 días sin jugar, además de las ausencias de Rudy y sobre todo Llull, clave en varias victorias exigentes a domicilio esta temporada. Se notan sus ausencias porque son muy buenos y porque a Causeur le tenemos hibernando como los osos, nivel sandwich mixto, y con Laprovittola se puede echar pocas cuentas, nada que no hayamos comentado ya. Sí dio la cara Carroll, del que disfruto cada triple como un atardecer al final del verano.

Tavares y Randolph, cuestión de coco

Por otro lado, la cabecita de Tavares empieza a ser un hándicap, cuando cada falta se convierte en una técnica en potencia. Este domingo tampoco terminó el partido, su quinta fue una técnica, y es demasiado importante para el equipo como para que su presencia esté continuamente amenazada por su incapacidad para controlar las emociones. Lo mismo un coach de mindfulness…

Randolph ha celebrado la noticia de su renovación (todavía no oficial) con dos discretísimas actuaciones, en Rusia y en el Príncipe Felipe. Muy suyo, de grinch aguafiestas. A veces pienso que si no le apetece jugar ACB, podía decirlo sin más y se le firmaba la mitad de salario… En verano de 2020 terminaba contrato y, a falta de conocer detalles económicos, su renovación es de ley. Pese a sus evidentes carencias, casi todas de coco, es un cuatro de élite y con pasaporte comunitario, no abundan. Más que la renovación, me genera dudas la duración, 3 años garantizados a un jugador tan volátil, con 30 primaveras, por el que tampoco consta que hubiese hostias en el mercado y que hace tiempo tocó techo. Compartimos la preferencia de la directiva por la estabilidad de plantilla, pero lo mismo con un 1+1 iba chutado.

Trey, por cuya continuidad no daría un duro, está haciendo la pretemporada ahora, falto de ritmo de competición e inocente atrás, y Garuba ha perdido la inercia en las últimas semanas. Sigue cumpliendo, pero ha dejado de revolucionar los partidos desde el banquillo con su intensidad contagiosa. Ya no coge a los rivales por sorpresa y, según regresen Mejri y Felipe, sus minutos se van a encarecer aún más, incluso en ACB. Podría decirse que está pasando su particular rookie wall. Que nadie se me alarme, no deja de ser otra etapa del aprendizaje.

Carlos Alocén, ADN madridista

EH6bVW2WkAMMBJxNo le prestamos demasiada atención en verano porque somos unos yonkis del cortoplazismo y este era un fichaje a medio plazo: 150k por los derechos de Carlos Alocén. Progresa adecuadamente y nos lo ha tenido que recordar con su estupenda actuación en la victoria maña sobre el Barca este domingo. Por cierto, su primer servicio a la causa madridista, alejando a los de Pesic a dos partidos ya de distancia en la clasificación ACB. Buena forma de cerrar una semana complicada en la casa blanca, tras el meneo en Estambul. 9 puntos y 9 asistencias del chaval, que a sus 18 añicos dirigió con mano de hierro al equipo, hoy con extra de minutos por la baja de San Miguel.

 

Os recomiendo verle jugar y no quedaros en la estadística: el boxscorismo, esa enfermedad del basket en el siglo XXI. A Alocén no suele hacerle justicia, no refleja intangibles en los que destaca como defensa, empaque al timón para su edad o contención de errores. Es justo lo contrario que algunos otros, maestros del maquillaje, que tenemos en mente y no hace falta nombrar. ADN madridista. Y qué mejor prueba de que la temporada de Alocén está por encima de su estadística que ese segundo puesto en la tabla de su Zaragoza, con balance 5-1 y medio pie en la Copa.

Barreiro Mirotic Zaragoza Barcelona ACB
Por cierto, interesante el proyecto que han montado allí, plantilla equilibrada que combina veteranía (San Miguel y Fran Vázquez), anotadores con experiencia ACB (Seeley, Benzing, Seibutis) y jóvenes con margen de mejora (Alocén, Barreiro, Hlianson y Krejci). Además de Alocén, muy buen curso del canterano blanco Jonathan Barreiro, que llevaba un par de años algo estancado y este curso está dando el paso al frente. Doncic nos acostumbró tan mal que dar el stepahead entre profesionales a los 22 años que tiene Barreiro nos parece ya casi tardío. Reboteador consistente y físicamente un tanque para el puesto de alero, su mejora viene por la consistencia en el tiro y el conocimiento de juego. Es decir, horas de vuelo y de entrenamiento, receta conocida que se cocina a fuego lento. No me consta que el Madrid guarde derechos sobre él. Habrá que seguirle la pista, sobre todo dada la carestía de talento en su puesto en Europa, aunque de entrada no le veo nivel para el roster blanco, lo cual no quita que sea un orgullo ver a canteranos del club crecer y asentarse en la ACB.

Me detengo en el Zaragoza-Barca porque lo del Madrid en Goya ha sido un trámite, poco más que un entrenamiento con público. A destacar la actuación de Tavares (16 puntos), intrascendente dado el rival, el Manresa, pero importante para frenar su preocupante involución de las últimas semanas, máxime cuando parece un problema de confianza y ansiedad más que de estado físico o juego. Destacado también Gabi Deck (18 puntos), que a la chita callando se está convirtiendo en pieza de peso en la rotación de Laso, tanto en ACB como en Euroliga, tanto de alero como de ala-pívot, tapándole las miserias a Randolph, que termina contrato y haría bien en irse poniendo las pilas si quiere seguir.