Recogiendo heridos tras la batalla

Con la indiferencia del que no se juega nada se cerró anoche la penúltima jornada de liga regular ACB. El Madrid ganó por 21 puntos de diferencia en Badalona, un día para recoger heridos de la batalla de Londres. Carroll se reivindicó con 16 puntos en 15 minutos, de todas formas, harán falta más que unos cuantos puntos ACB para sacudirse las dudas que despertó su desastrosa F4. Es un magnífico jugador y debe seguir, eso nadie lo pone en duda, pero está por demostrar que pueda marcar diferencias al máximo nivel europeo una vez los rivales conocen su modus operandi. El otro reivindicado en Badalona fue el ‘Predicador’ Darden, que firmó su primer partido lustroso con la camiseta blanca: 11 puntos, 5 rebotes, valoración 18. No sobra incorporar efectivos en forma de cara al playoff, Darden siempre me pareció un jornalero curiosón. Por cierto, sonora ovación para Rudy en su regreso a Badalona y el Madrid establece el mejor balance a domicilio en la historia de la ACB (15-2).

El Barcelona necesitó un triple sobre la bocina para vencer en cancha del descendido Lagun Aro y asegurarse el tercer puesto de la regular. Tras el fichaje de Oleson el presupuesto azulgrana de este curso alcanza los 30 millones, un 24% más que el Madrid y un 50% más que el Baskonia. La mayor parte de ese presupuesto se la comen los 3 millones anuales de Lorbek, y tiene firmados 2 cursos más al mismo precio. Algunos corren a celebrar que ayer cerró el encuentro en la última posesión, pero a mí su temporada me recuerda más bien al mismísimo Papadopoulos. Lazaros cobraba 1.9mill en el Madrid y promedió valoración 8.4 en 20 minutos, su equipo ganó la temporada regular con balance 29-5. Lorbek cobra 3mill y promedia valoración 9.7 en 23 minutos, el Barcelona firma su peor balance de la historia de la ACB con 11 derrotas, y ojo que recibe en la última jornada a un Unicaja muy necesitado.

Si alguna está por decirme que cómo se me ocurre comparar la trayectoria de Lordek con la de Papadopoulos, ya le voy respondiendo que cuando firmó por el Madrid Lazaros era referencia interior de la Grecia campeona de Europa y subcampeona del mundo. La profesionalidad de los jugadores la mido desde el día en que firman el contratazo, y aquí lo que sabemos es que a ‘Gordek’ le faltó tiempo para sacarse la tarjeta platino del Burger King.