Just business?

No me gustan las contradicciones ni las justificaciones de Ricky Rubio. Entiendo que elija Barcelona por el proyecto deportivo. Pero no por aquello que venden sus periodistas-amiguete de las croquetas de mamá y las visitas a la abuelita. En lo personal, se queda en Barna para seguir con sus amiguetes chupasangre del instituto, para fardar de casa nueva. Sí, en la que mandó escribir su nombre bien grande en el fondo de la piscina. Si eres maduro para jugar entre mayores y cobrar como ellos, debes entender que la grandeza exige hacer las maletas.

¿Cuántos alumnos españoles cambian anualmente de ciudad para estudiar en la universidad? Miles. Ellos tienen los mismos 18 años que Ricky. Podrían quedarse de mecánicos en su pueblo, ganar dinero y conservar los amigotes del barrio. Pero hacen las maletas para porbar suerte, para progresar.

Da igual si en Minnesota ‘hace un biruji que pela’. Si Unicaja no será portada de diarios nacionales o si el griego no es lo tuyo (Olympiakos). Y da igual si en un recreo juraste a tus amigos independentistas el odio eterno al centralismo madridista.

Y hablando del club blanco… Que Rubio no se lleve a engaño. El Barcelona, a diferencia del Madrid, no pone el culo en pompa cuando un jugador siente la llamada de América (casos Raúl López o Gelabale). No, el Barcelona le hará sudar dólares para recuperar lo invertido. Sin paternalismos ni responsabilidad de Estado. Hey boy, it’s not personal, just business. Que se lo pregunten a Navarro o a Gasol.

No me gusta la salida de Hervelle por la puerta de atrás. El belga ha sido, junto a Felipe, el corazón del Madrid en los últimos años. Se va porque llega Garbajosa, más viejo y mucho más caro. Pero es español. Ay, los cupos…
________________

Me gustan los nuevos Raptors. Un quinteto con 4 europeos más explosivo que una traca en Fallas. Calderón, Belinelli, Turkoglu, Bosh y Bargnani. Los partidos de los viernes de madrugada y los domingos por la tarde volverán a merecer la pena.

Me gusta Lamar Odom. Que sacrifique dinero por la gloria, aún sabiendo que volverá a partir desde el banquillo. Sí señor, todo un Laker.

Me gusta la honradez de Bargnani tras firmar un contrato de 50 millones de dólares. “No se qué hacer con tanto dinero. No soy alguien que se compra ocho Rolls Royces, no tengo necesidades tan materialistas. Estoy feliz por mi familia y la seguridad que obtiene de ello. Sobre todo, en este momento de crisis me considero una persona muy afortunada”. En la NBA los que abundan son los tipo Sprewell, que declinan renovaciones de 21 millones porque no les llega para alimentar a la familia.

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s