Camino de la vulgaridad

Los que todavía defienden la marcha de Sergio Rodríguez a la NBA suelen utilizar como argumento que: “por lo menos está progresando en su juego, está madurando”. Su pretemporada 08/09 creó expectativas de cambio en su status para el nuevo curso, pero en sólo una semana de competición se han demostrado nuevamente ficticias.

Sergio se ha convertido en un zombie en la cancha, un jugador vulgar. En la penitencia de su ‘aventura’ se ha dejado el descaro, la alegría, el dribling, el pase, la improvisación… Todo lo que le hacía especial. Es un clon imperfecto del base que le precede en la rotación, Steve Blake, pues tira peor y pierde más balones.

Sergio ha quedado para recibir la pelota en el saque de fondo, subirla botando hasta la mitad de la cancha rival, entregársela a un compañero y esconderse en una esquina para no molestar. Nula iniciativa: ni un dribling, ni un pase fuera de guión. Los rivales le tienen tan poco miedo que le flotan de manera vergonzante. A veces se pica y se anima a tirar, con poco éxito. Al fallar sabe que será sustituido. Lo sería igualmente aunque entrase… Su cuota es innegociable: entre 5 y 8 minutos en el comienzo del segundo cuarto. Bueno, sí que es negociable: a la baja.

Aquellos que conocen su circustancia en la franquicia afirman que en Sergio descargan sus diferencias personales Pritchard y McMillan. Como el manager general (Pritchard) siente predilección por Sergio, el entrenador (McMillan) no le saca. Pero las intrigas palaciegas se escapan al control del jugador.
.
A estas alturas, los que buscan un motivo para el optimismo y se resisten a admitir el error del jugador en su marcha le hacen un flaco favor. Cuanto más tarde en cambiar de aires o regresar a Europa, más profundo caerá su juego en la vulgaridad.
.
Algún periodista provinciano celebró como un éxito su reciente renovación con los Blazers. Por cierto, por un salario bajísimo: 1,8 millones de dólares anuales, cuando el salario medio de la NBA es 5,5. A mí me pareció una noticia nefasta. Cada cada mes, cada semana, cada partido que Sergio pasa en Portland su talento se consume.
Anuncios

Un comentario en “Camino de la vulgaridad

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s