NBA – Baloncesto de Estado

Puede que un día no tan lejano la selección china de baloncesto esté entre las mejores del planeta, compitiendo por metales en olimpiadas y mundiales. De hecho, sería la evolución lógica de un deporte que ha echado raíces en un país de más de 1.000 millones de habitantes (con las posibilidades de captación de talento que eso supone). Mucha de la culpa de ese arraigamiento la tiene Yao Ming, pero él no llegará a ver como jugador en activo a su combinado nacional entre los mejores.
El baloncesto partió allí de cero hace apenas un lustro y aún queda mucho trabajo de base por hacer. Tendrán que pasar generaciones para que esa dedicación, en buena parte, empeño del Gobierno chino, comience a dar frutos. Por eso, si Yao Ming es el Mesías del baloncesto en su país, no es por los logros con la selección, sino por su papel en la NBA. Por ser el primer deportista chino que ha “triunfado” en una de las cuatro Grandes Ligas estadounidenses (connotaciones políticas incluidas), porque ha sido cinco veces All-Star… Esto, que parece obvio, no lo es tanto, ahora que el pívot se ha lesionado (“fractura por estrés”) para el resto de la temporada NBA y es seria duda para los JJOO. Una pena para los Rockets, que por fin enseñaban los colmillos con 13 victorias consecutivas. Sin su concurso, difícilmente romperán esta campaña su maleficio en primera ronda de Playoffs.

En China, la preocupación es otra: ¿llegará a los JJOO?, pregunta que se ha convertido en prioridad nacional, dado que la cita es en casa. Algunos medios de comunicación chinos reclaman una segunda opinión médica, piensan que los Rockets le han forzado y, en cambio, ahora no quieren que compita en los JJOO por precaución. Es más, los hay que sugieren la idea de que, ante tal afrenta, Yao debería abandonar los Rockets, pues lo primero es la selección. La circunstancia es familiar en estas latitudes, nos retrotrae nueve meses en el tiempo, cuando Garbajosa forzaba los plazos de la recuperación de su grave lesión de tobillo, contra el consejo de su club, pero alentado por toda la camarilla de periodistas de bandera. También entonces había en el horizonte cercano un campeonato de selecciones con sede en el país del jugador lesionado, el Eurobasket.
El resultado de aquello es conocido: Garbajosa se “recuperó” a tiempo, los médicos de Toronto (a los que se presentó como a “los malos de la película”) no lo veían claro, pero él arriesgó. Su sacrificio por vestir la roja lo compensó el cariño de la afición, aunque en la cancha su aportación fuera mediocre. Después llegó la recaída. Otra operación y volver a empezar, con 29 años. La carrera NBA de Garbajosa es ahora incierta. Apostó fuerte por estar en el campeonato, un riesgo loable, pero salió cruz. Sin embargo, su historia tiene más lógica que la de Yao. Jorge era ya un “veterano” con poco por demostrar, pero, sobre todo, España era clara candidata al Eurobasket. Quizá ni aún así merecía la pena.

China no tiene ninguna opción real, ni de medalla, en los JJOO. La única motivación de Yao Ming es su propia ilusión, el patriotismo, el orgullo de representar a su país en una cita que sobrepasa lo deportivo. Pero no cabe el romanticismo cuando aún tiene casi todo por demostrar en la NBA (no ha ganado ni una sola ronda de playoff en cinco temporadas), la competición que le ha convertido en lo que es en su país. ¿Dejar Houston? Claro, por echar unas “pachangas” con solemnidad, que es lo que serán los encuentros de China contra las potencias europeas, EEUU o Argentina. ¿Y quien le paga los 14 millones de $ anuales? ¿La selección china? ¿Los periodistas de bandera? Eso, sin contar con lo que supone acortar plazos de recuperación e ir contra consejo médico cuando se trata de la salud de un jugador de cristal, la propia de un deportista de 2,26 m. A Garbajosa, el riesgo le puede haber costado su carrera en la NBA.

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s