NBA – God save the Knicks

Que manera de sufrir: el padre de Marbury (hijo pródigo, rebelde sin causa), muerto de un infarto mientras asistía a un partido en el Garden (2/12/07). Que manera de vencer: dos de los cinco triunfos en lo que va de temporada llegaron tras remontar desventajas de 10 y 12 puntos en el último cuarto. Que manera de palmar: 11 derrotas en 16 encuentros, que incluyen una racha de 8 seguidas y el apoteósico 104-59 en Boston. Hay algo de flagelación y victimismo en cada aficionado knickerbocker, los atléticos de la NBA. Es un cruz cada mañana ojear los resultados y ver una nueva derrota, de paliza o in-extremis, con drama, con ruido, pero nunca vulgar. Entonces se recurre a la memoria como terapia. Así los colchoneros veneran el busto de Milinko Pantic, héroe del doblete, o narran aquella Intercontinetal que llegó de rebote, los de Nueva York idealizan las hazañas de Reed y Frazier, allá por el Cretácico, para autoconvencerse de que el éxito no es una quimera en la Gran Manzana. “…Y como, a nuestro parescer, cualquiera tiempo pasado fue mejor”. Ese masoquismo, convertido en estigma y comercializado en merchandising, es el que subvenciona el esperpento. El peor equipo que el dinero puede pagar. Desde que Paul Allen cerró el grifo de los excesos, con el consiguiente apagón de la galaxia Trail Blazer (algo así como un lustró atrás), ninguna franquicia ha cuestionado a los Knicks el dudoso honor de plantilla más cara de la Liga. Nueva York ha pasado de llegar casi (Pat Riley’94 y Van Gundy’99) a verlo alejarse (95, 96, 97, 98, 01, 04), de quedarse fuera (2003), a perderlo de vista (29 victorias de media por curso en las 3 últimas campañas). Acudiendo al presente, los Knicks son el equipo tácticamente menos trabajado de la competición.
La defensa es blasfema, irrisoria: recibe 102,3 puntos por partido (el 5ª que más de la Liga) y ostenta la 2ª peor relación puntos anotados-encajados (-8,56). ¿Por qué? Porque sólo defienden dos: Lee y Balckman. El ataque es “el coño de la Bernarda”, un motín perpetuo, una aglomeración de talento individual sin orden ni concierto, donde 6 jugadores (Randolph, Marbury, Crawford, Richardson, Curry y Robinson) se tiran lo que llega sin remordimientos de conciencia colectiva: 24º en puntos anotados (93,7 p/p) y 26º en % de tiros (43,1%), pero, sobre todo, penúltimos en asistencias (17 a/p). Bajo la sonrisa show bussiness y el aire gentleman se esconde Isiah Thomas, arquitecto de “Esta casa es una ruina”, un impostor de los banquillos cuya reputación se forjó al calor de un micrófono y no como aprendiz de oficio (la penitencia del técnico asistente es a fuego lento). ¿Y el futuro? A corto plazo, negro. No cabe esperar nada para la presente temporada, ni lucharán playoffs. A largo plazo, negro también. La franquicia está hipotecada hasta los calzoncillos por contratos a jugadores muy por encima de su valor de mercado, es la herencia del paso de Isiah Thomas por los despachos. Marbury cobrará 42 millones por los dos años que le restan de contrato, Randolph 62 por cuatro años, Quentin Richardson 26 por tres, Malik Rose 15 por dos, Jerome James 13 por tres y a Jared Jeffries 25 por cuatro. Sólo Curry, Crawford y Lee, los mejores del equipo, cobran en relación lógica a su rendimiento, por lo que serán moneda de cambio exigida en cualquier negociación. Las opciones son pocas. En el mejor de los casos, una reconstrucción exigiría un par de años (más) de penitencia. Sí, como cuando el Atleti bajó a Segunda. Quizá eso sea lo mejor, tocar fondo, es entonces cuando suceden las mejores cosas en una franquicia como esta. “Papa, ¿por qué somos del Atlético?”. Ramón Trecet: “El primer partido de NBA que vi en directo fue en el Madison en el 76. Tardé cinco minutos en hacerme de los Knicks”.

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s