Cadena de errores, cuestión de prioridades

… Y entonces recuerdo la machacona frase de cabecera: “la NBA es mi sueño“. Pues aquí la tienes, Ricky. La NBA es baloncesto, bajo los focos de Nueva York o en el olvidado invierno de Mineápolis. Sólo baloncesto. Los “mercados grandes”, las portadas y los contratos de imagen son otra cosa: dinero.

Empecemos por el final. Los repetidos errores de Ricky Rubio, sus representantes y entorno en los últimos seis meses han conducido al jugador a un camino sin salida. Tiene tres alternativas, pero ninguna es plato de gusto. Las presentamos en orden de probabilidad.

1) Jugar en el Joventut al menos una temporada más. Su club de toda la vida, sí, pero con el que tiene un pleito en trámite. Cobraría 100.000 euros anuales: 15 veces menos que el sueldo que le espera en la NBA y unas 30 veces menos de lo que cobraría en un equipo puntero europeo. Pero quizá lo peor sería verle diariamente la cara a Villacampa por los pasillos del Olímpico de Badalona. Hay heridas que no cicatrizan sólo por conveniencia. Constan en acta las palabras del propio Villacampa hace 10 días: “Si no retira la demanda no jugará en el Joventut“. El presidente ya ha demostrado que es hombre de palabra.

2) Real Madrid. Que Florentino se acuerde del baloncesto y desenfunde el talonario. Una inversión galáctica a fondo perdido. Parada y fonda previa a la NBA. Tampoco es que el destino de la capital sea plato de gusto para Ricky, obviamente antimadridista (“no estoy en la onda“). Aunque, poderoso caballero es don dinero…

3) Endeudarse hasta las entrañas (¿quizá un crédito bancario?), pagar su cláusula al Joventut y marcharse a la NBA a jugar Dios sabe dónde. Pues los Timberwolves mercadean con sus derechos como el que blande un cheque al portador.

¿Cómo se ha llegado a esto?

9 de enero. El error que todo lo condiciona. Ricky, que acababa de reaparecer tras una larga lesión, firma una renovación con el Joventut que amplía su contrato hasta 2011 y aumenta su cláusula de rescisión hasta los 4,75 millones. No fue un adolescente coaccionado o engañado, como algunos medios afines tratan de justificar. Acudió acompañado por dos abogados, por su representante y por sus padres. Todos leyeron el texto y asintieron. El jugador y su entorno estaban convencidos entonces de la conveniencia de continuar formándose en Badalona antes de emigrar a la NBA.

Abril. El Joventut cae eliminado en la Euroliga a las primeras de cambio y marcha 5º clasificado en la ACB. Ricky y su entorno cambian dramáticamente de opinión y hacen pública su intención de que el jugador recale en la NBA ya desde la próxima temporada. Olvidando lo dicho y (sobre todo) firmado 3 meses atrás.

– En un clamoroso error de tiempos, el representante de Ricky acuerda ampliar el contrato de patrocinio de su representado con Nike. Lo hace antes del draft y del salto a la NBA, cuando su valor comercial necesariamente se multiplicaría. El chico se compra un chalet de lujo y manda escribir su nombre en el fondo de la piscina. Detalle menor, pero que dibuja la gestión de la fama en un chaval de 18 años.

7 de junio. Aconsejado por su representante, Germán González, Ricky presenta una denuncia contra el Joventut, alegando el desfase entre salario y cláusula. Esperan que sea una medida de presión para que el club acceda a negociar una rebaja. El efecto resulta el contrario. El Joventut, endeudado hasta las orejas, no está para rebajas. Villacampa sube el envite y responde presentando en Hacienda el contrato del jugador como aval a las deudas del club. La cláusula pasa a ser innegociable, pues ya no pertenece al Joventut sino al Fisco.

15 de junio. Dan Fegan, agente de Ricky en EEUU, decide a última hora que su representado no participe en unos entrenamientos privados previos al Draft junto a otros jóvenes punteros. Un ritual muy apreciado por las franquicias. Esa comodidad le costó probablemente a Ricky la elección por Sacramento con el nº 4, un destino apetecido.

26 de Junio. Ricky es elegido por Minnesota en el nº5 del Draft. Mal puesto, mal destino. Se le tuerce el gesto (ver foto). La misma noche del Draft, el jugador afirma que es probable que continúe en Europa. No acude a la presentación de los otros dos rookies de la franquicia. Se desentiende por completo de Minnesota, por donde no ha aparecido ni piensa hacerlo. Se cierra así la puerta de la franquicia que posee sus derechos y apuesta toda su suerte en la NBA a un traspaso.

El discurso cambia. “Si no juego nunca en la NBA no sería una decepción“. ¿Qué fue del sueño?

Anuncios

Un comentario en “Cadena de errores, cuestión de prioridades

  1. No se que os j.o.d.e. mas que no vaya al madrid o que vaya al barsa… pero ese rencor al pobre chaval al que hace unos meses idolatrabais no puede ser bueno

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s