ACB – NBA: Un despacho con vistas

1) Designaciones emotivas

Todo el público es entrenador cuando ve un partido de baloncesto. Su labor se sigue con lupa y se critica con ligereza por aficionados y prensa. Es higiénico, gratis y entretenido. Ya se sabe, es más fácil echar a uno que a 12. Tomando ese argumento, hay otro empleado, que también viste traje y corbata, que tiene tanta culpa o más de lo que sucede en la arena. El director deportivo o ‘general manager’ (el título fluctúa según la entidad). Qué pocas veces el aficionado se gira al palco. Qué bien se vive fuera de la primera línea de fuego del ‘populaccio’, rindiendo cuentas de vez en cuando a la junta directiva de turno, unos tipos aseados e importantes, pero que de baloncesto entienden poco. Ahora se llevan las designaciones emotivas, es decir, que el director deportivo sea una vieja gloria de la canasta, el tributo a una birllante trayectoria como jugador en el club. Un despacho con vistas y un traje que cae grande.
– “¿Pero si no ha hecho otra cosa en la vida que jugar al baloncesto?”
– “Bueno, a todo se aprende”.
.
A Plaza le han llovido palos por la euro-eliminación del Madrid… ¿quién se acordó Herreros y Antonio Martín? Ellos fueron los iluminados que cambiaron a Marko Tomas por Pelekanos y rompieron el cerdito para traer a Papadopoulos (“para recuperar la grandeza en Europa”). A Ivanovic le largaron en el Barça… ¿y por qué no a Savic? Él, que llegó de Bolonia con credenciales, fue quien decidió dar el mayor sueldo de la ACB a Ersan Ilyasova, quien llenó los bolsillos a Kasun o quien consintió la cesión de Marc Gasol. Hay excepciones, claro (Villacampa), pero son las menos. En realidad hay un caso peor, el del hijo o el yerno del jefe que acaba de terminar la carrera (típico en la NBA)…

2) De oídas
Cruzemos de acera. Algún que otro periodista español se ruborizó recientemente con unas declaraciones de Chris Wallace, ‘general manager’ de Memphis (por cierto, dedazo de la época Jerry West). Con indirectas propias de político de trinchera dejó entrever que los Grizzlies no tienen mayor interés en renovar a Navarro. Con Rudy Gay y Mike Miller más, previsiblemente, algún ‘rookie’, dan por cubierto el juego exterior. Se sabe que los dueños de Memphis son rácanos, no querrán gastar más en el perímetro. Puede tener cierta lógica. Hubo otro detalle en la entrevista que no la tuvo, pero pocos se hicieron eco.

Seguro que este Chris Wallace tiene un señor sueldo. Desayuna copos de avena, se enfunda un traje italiano y conduce su Lexus hasta la oficina, donde abre el correo con parsimonia. Los días de partido va al FedEx Forum, donde saca el ‘genlteman’ que lleva dentro y prefiere no enterarse de que el pabellón parece una biblioteca, vacío y en silencio. El pasado 1 de febrero, Wallace traspasó a su jugador franquicia a cambio de nada, más los derechos de Marc Gasol. Sí, el hermano grandullón fue supuestamente la clave oculta de la operación, el as bajo la manga, según nos desvelaron algunos periodistas muy entendidos. Dos meses después, preguntado por el pívot de Akasvayu, Wallace responde con naturalidad: “No le he visto jugar nunca, pero dicen que es muy bueno”…
(añadido. 10 días después de publicar este artículo, Chris Wallace viajó a Turín para ver en directo a Marc en la F8 de la ULEB. Allí afirmó que le vé “preparado”. Se cumplían dos meses y medio del traspaso).
Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s