NBA – Mi ego y yo

Hace tres años y medio, Washington Wizards firmó a Gilbert Arenas una millonada con el único bagaje de una campaña de 19 puntos en los tristes Warriors. Tres temporadas de tirarse las zapatillas, caer en primera ronda y enchufar algunos tiros bajo presión después, Arenas ha olvidado que es de sabios ser agradecidos.
Ahora escribe un blog en internet, es la imagen del videojuego oficial de la Liga y está arropado por un séquito de pelotas chupasangre que le engordan el ego, ya de por si grande. Washington le parece poca cosa. Aunque igualase la mejor oferta, elegiría marcharse, porque Wizards “es una organización menor”. Arenas lleva alrededor de nueve meses de baja, alargando su recuperación (hace más de dos meses que tiene el alta) para no tener que regresar y exponerse a lesiones que mermarían este verano su valor en el mercado. Declaró públicamente que su intención era no retornar en toda la campaña, no volver a jugar para Washington. Lo único importante ahora es la magnitud del pelotazo. En contra de su pronóstico, resulta que, sin su concurso, Caron Butler y Antawn Jamison, acompañados por Pepe Gotera y Otilio, ruedan cuartos de conferencia. Capítulo aparte, habría que plantearse qué parte del éxito de un equipo tiene Arenas, cuando los mejores resultados llegan con él en la enfermería. Que tomen nota los general managers de las franquicias que hacen cola para pagarle el tope salarial… De vuelta a la Washington, Arenas asegura ahora que si finalmente los Wizards se clasifican para Playoffs en un buen puesto, lo mismo hasta le entrarían ganas de echarse unos partidillos, lanzarse las zapatillas y lucir palmito. Lo cual, no significa que reconsidere el renovar con los Wizards, sino que les “regalaría” un “polvillo de despedida”.
A fuerza de escribir sobre sus novias para el verano, reírle las gracias de su blog y recordar lo guapo que sale en el anuncio del NBA Live’08 se ha perdido la perspectiva crítica del asunto. Arenas cobra 12 millones de $ de Washington esta temporada (sí, el dinero con el que paga el “séquito”) y no le da la gana vestir la camiseta. Es una vergüenza, un insulto a la Liga, un alarde de hipocresía y falta de profesionalidad. Igual que si una franquicia deja de pagar el sueldo a un jugador el sindicato se echaría encima del equipo, debieran existir normas que obligasen a un jugador bajo contrato a ponerse a disposición del cuerpo técnico en caso de tener el alta médica. En caso contrario, afrontaría sanciones y la congelación del sueldo. ¿Imaginan una actitud así en un futbolista, un jugador de rugby o un ciclista? No, es la propia de un nuevo rico engreído y mal asesorado. Es decir, territorio NBA. Vince Carter (en 2004) y Allen Iverson (en 2006) sentaron precedente… Ojalá Arenas se anime a regresar para los Playoffs… que los Wizards llegasen lejos y le dejasen calentando banquillo. Podrían argumentar “decisión técnica”, porque, al fin y al cabo, “el equipo es mejor sin él”.

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s