El problema no es el tercer base, el problema es Campazzo

Campazzo Euroliga Zalgiris

Que sí, es evidente, lo hemos hablado ya cien veces, la directiva erró en la planificación, dotando de solo dos generadores natos desde bote a una plantilla de 15 piezas, dejando el equipo expuesto ante una lesión de Llull o Facu. Y esa ha llegado en el momento más inoportuno, en puertas de la serie de cuartos, que se ha cumplido la lógica y será ante Panathinaikos. Pero el problema, llegados a este punto, no es tanto la ausencia de ese tercer base, los 10 minutos que vaya a tener que jugar Prepelic, sino los 30 de Campazzo, que está en un profundo bache de forma. Lleva regañado con el aro, y mucho, desde que arrancó 2019. En concreto, en las últimas 11 jornadas, que es nada menos que un tercio de la temporada, promedia 5,4 puntos con un imposible 25% en tiros de campo (17 de 68).

En otras palabras, que no la cuela ni en una piscina. Y ha acabado haciendo mella, incluso en un descarado como él. Está sin confianza, y como no mete, no mira el aro y se acaba haciendo bola de nieve. En otro puesto ya sería un problema, pero en un creador del Madrid canta por soleares, sirva el duelo ante Zalgiris de prueba. Porque en el sistema Laso no vale con que el base pase y defienda, que eso lo sigue haciendo, tiene que anotar con cierta fluidez, ser una amenaza creíble. Con el Facu de noviembre-diciembre la baja de Llull tendría mucha menos trascendencia, firmaría numerazos y jugaría minutadas, en todo caso menos que las del base rival, Calathes, 37 de media en los últimos tres partidos (¡!).

A hombros del Gigante Verde

Captura de pantalla 2019-04-05 a las 0.24.26.png

La única conclusión positiva de la derrota ante Zalgiris es Prepelic, que pese a las muchas jornadas de ostracismo tras el regreso de Llull, lleva algunas semanas enseñando que no es el de noviembre. El de base nunca será su puesto natural, y Laso debe preparar planes de fuga para cuando le presionen la subida de balón en la serie ante Pao. Pero se ha defendido muy dignamente en 4 de sus últimos 5 partidos Euroliga, especialmente este último, máximo asistente de duelo con 7 asistencias, casi todas a Gigante Verde en la recta final, con el duelo igualado. Por cierto, que las últimas 5 jornadas Euroliga del caboverdiano son purita devastación, 25 de valoración media en 20 minutos en pista, en aquella versión de comienzo de curso que apuntaba a MVP. Es nuestro jugador clave ante Panathinaikos, junto a Rudy, reservado hoy.

Para cerrar, otras sensaciones del partido, que es lo único que nos jugábamos, pues que Causeur está lamentable y le veo fuera del equipo el curso que viene (termina contrato), que Felipe ya no está para Euroliga (menos mal que lo de Toñete en Tenerife no fue nada) y que Kuzmic no está… para el Madrid. Diría más, no está ni para titular en ningún equipo ACB, es decir, modo exjugador. Da coraje verle en pista, no merece la pena ni bajar al detalle, lo comenté en septiembre y alguno me llamó desalmado. Es una pena, claro está, igual que la retirada de Antelo o Splitter, pero el deporte profesional es así cruel. Por eso ya estamos tardando en convocar a Garuba para los partidos que restan de ACB.

El Madrid de Laso, la Mandarina Mecánica

Rudy Fernandez Real Madrid oaka panathinaikos

Al Madrid de Laso hay que quererle como es, con sus partidos de desconexión, con sus tiempos muertos un minuto tarde y en manos de un trío exterior de abueletes entrañables (Llull, Rudy y Carroll), que suman ya 100 años entre los tres y a la uferza las temporadas se les hacen largas. Pero al final, y aunque nos hagan sufrir un poco, ¿cómo no vamos a quererles, con estos arrebatos de orgullo y estrella que nos regalan a veces?

Pienso en la atronadora paliza a Fener de hace dos semanas en Goya o en el triunfo de hoy en OAKA, contra todo pronóstico, tras dos derrotas seguidas, ante un Panathinaikos en vena y después de un arranque de encuentro catastrófico (-18, min. 10). Una ‘machada’ culminada con una estratosférica mandarina de Rudy sobre la bocina, que va directita a la frutería, digo hemeroteca, de canastas ganadoras de la era Laso. Analizada en frío, desde un punto de vista táctico, la jugada es una calamidad, más teniendo en cuenta el tiempo muerto que tuvo Laso para prepararla y los 21 segundos de posesión previos de que disponía. Pero entró, pelillos a la mar, por algo somos la mandarina Mecánica.

A lomos del Gigante Verde

Bajando al detalle, media victoria es de Gigante Verde, que cuando su psicoanalista se lo curra y él está centrado es uno de los tres jugadores más determinantes de la competición. Tuvo que rebotear por él y por el dúo de ala-pívots, que en un partido con 92 rebotes sólo acertaron a trincar 3 en 40 minutos. Fue montados en las capturas de Tavares (¡16!) y en sus puntos en continuaciones como se contuvo la sonrojante hemorragia inicial. Porque de entrada tenía toda la pinta de otra salida de turismo, como la de Vitoria pero sin descartes (a los griegos no hay que hacerles favores), en tanto que el equipo está ‘condenado’ al tercer puesto y esperando rival.

Según el boxscore, Tavares no colocó ni un tapón, pero ya conocéis el efecto de su mera presencia: Gist el pobre estaba acongojadito, como Vesely hace dos semanas, merodeando por la zona sin huevos a mirar al aro (0/3 firmó). Y a esas entraron algunos triples y sin comerlo ni beberlo el Madrid volvió al partido. Un airball de Calathes por aquí y alguna mala decisión de DeShaun Thomas por allá, el marcador se estrechó hasta un final a cara o cruz, con el desenlace ya conocido. Otra muesca a la leyenda del Madrid de Laso, la primera de Rudy, que no servirá de mucho a nivel clasificación, pero levanta la moral de la tropa tras el jarro de agua fría de la derrota en el Wizink contra el Barca.

Pesic le coge la medida al Madrid

Randolph Tomic acb Real Madrid barcelonaEl Madrid tiene un problema con el Barca. Es oficial. Están los blancos cinco victorias por delante en la clasificación de la Euroliga, que son muchas y es la vara de medir más fiable del nivel de un equipo en la élite. Pero no queremos ser como la sección de fútbol y apostar toda la temporada a la Copa de Europa, que se dirime a un cara o cruz de partido único. Y resulta que todos los títulos nacionales pasan por batir a los azulgrana, que a día de hoy nos tienen cogida la medida.

Es el balance 4-1 para el Barca en los derbis este curso, incluidas tres victorias en el último mes, pero son también las sensaciones, resumidas este domingo: un triunfo de ley en Goya sin necesidad de grandes alardes y que viene a sellar la ventaja campo en una probable final ACB. Visto en perspectiva, la brecha deportiva de los últimos años entre el Madrid y el Barca de basket se está estrechado alarmantemente rápido desde la llegada de Pesic. En buena medida por mérito azulgrana, que ha vuelto a aplicar el sentido común, pero también por cierto estancamiento del Madrid, con una plantilla envejecida y sin retos pendientes tras un segundo doblete. En un partido en que debió salir a morder, encajó un 3-13 de inicio, como si ya sólo nos pusieran las finales. El Barca, en cambio, destila la intensidad del boxeador aspirante.

La victoria se fraguó en un repasito táctico de Pesic a Laso, que fue siempre a remolque, un poco sangrante tras haber viajado de turismo con descaro a Vitoria para centrarse en este partido. Y no vale esta vez la excusa de las bajas por lesión, pues se partía de empate en ese capítulo: Rudy y Deck por Hanga y Seraphin.

El Barca se mantuvo siempre fiel a su hoja de ruta, la de buscar y castigar paciente y machaconamente los desequilibrios, y no eran difíciles de encontrar, con Llull (29 minutos jugó) quedándose pinchado en casi cada bloqueo, obligando al grande a defender a su par. El Madrid, en cambio, no encontró casi nunca a sus interiores, que son los que más diferencias marcan este año. Se echaron de menos las ya clásicas acciones de 2×2 para que Ayón reparta desde la cabecera o aclarados para Trey al poste con Roland Smits, al que saca muchos kilos. Además, Tavares no compareció y Randolph lo hizo demasiado tarde. Los canastones de Carroll en acciones sin ventaja mantuvieron al equipo a flote en la primera parte (15 puntos metió), pero ese caudal se secó en la segunda.

El rol de Llull

Mucho tuvo que ver la defensa del Barca que, a diferencia del Madrid, sí supo adaptarse al listón que pusieron los árbitros (permitiendo bastante contacto), que sirvió para forzar mucho bote inútil de Llull y Facu, que no atraviesan sus momentos más clarividentes. Hemos escrito mucho sobre el desequilibrio en la configuración de la plantilla, esa carencia de un tercer creador desde bote. Una configuración que tenía sentido bajo dos premisas que, transcurridos dos tercios de la temporada, podemos ya decir que no se han cumplido: que Pantzar estaría para el primer equipo y que Llull recuperaría en algún momento el nivel de 2016. Se pecó de optimismo.

La mejor prueba del error es que la dirección deportiva ya trabaja activamente para subsanarlo y atar cuanto antes un nombre importante en ese rol para la plantilla del próximo curso. Y es que el sistema Laso depende de disponer de jugadores muy diferenciales en la creación exterior desde bote. Venimos del mejor Chacho, de Doncic y del Llull galáctico previo a la lesión, los tres reconocidos como MVP de la Euroliga, y por eso ahora con el Facu de lo que va de 2019 y el Llull post lesión nos alcanza justito en duelos de máxima exigencia.

Llull puede seguir siendo el líder del equipo y el estandarte de la sección, pero debemos aprender, tanto la afición como el entrenador o el propio jugador, que eso no va necesariamente ligado a ser el referente en pista y lanzarse 10 triples por partido. En los tres últimos promedia 15 tiros a canasta, un disparate. Hay formatos de liderazgo, tipo Nocioni, por nombrar uno, que no implican tanto protagonismo y que quizá casen mejor con su nivel actual y futuro.

Micic, la guinda del Madrid 2019-20

Micic Campazzo Real MadridLa plantilla del Madrid de cara al año que viene está medio hecha, el juego interior atado bajo contrato salvo Ayón, cuya renovación no debería ser problema. Esperemos, eso sí, que no la celebré esta vez con atracón de fajitas. Saldrá seguro Kuzmic, que termina contrato, y en su lugar apostaría por dar ficha de primer equipo a Garuba, o en su defecto repescar a Sebas. Felipe, ya sabemos, renovó para darse la gira de despedida que no tuvo Navarro. En las alas, Rudy, Deck y Carroll tienen contrato garantizado, lo mismo que Campazzo, Llull y Prepelic, mientras que Taylor es agente libre pero cuento con su renovación, dado su buen nivel este curso y la devoción que le tiene Laso.

La plantilla de este año muestra un evidente punto gris, la tan comentada ausencia de un tercer generador de juego fiable desde bote. Prepelic y Causeur no dan el perfil, son escoltas natos, y Pantzar no da el nivel (aún), lo que nos convierte en muy dependientes del Llull y Campazzo, vulnerables a sus lesiones o a sus bajones de forma, como en el que se encuentra ahora a Facu, quemado por minutos y responsabilidad en el primer tercio de curso. La planificación pecó de optimismo, que Pantzar estaría listo para dar minutos estilo Draper, que Llull sería el de antes de la lesión y que Campazzo nunca se quedaría sin gasolina.

Un tercer generador desde bote

La temporada actual puede defenderse con cierta solvencia si respetan las lesiones en el puesto pero, puestos a pedir y pensando en el curso que viene, bien vendría un refuerzo, un combo que pueda generar desde bote y alternar posiciones de 1 y 2. A los que jugamos Supermanager se nos ocurre rápido el nombre de Brizuela, nacional y que termina contrato (suena para Valencia u Unicaja), pero el mejor fichaje posible en Europa en ese perfil es Vasilje Micic. 25 años, mariscal en pista del mejor Efes que recuerdo y con margen aún de mejora, por el que, según leo a Ricardo González en As, el Madrid negocia desde hace tres semanas. Bravo por el equipo técnico del club, del que hablamos mucho en verano y poco en invierno, que es en realidad cuando se fraguan los mejores fichajes, como podría ser este.

Micic, procedente de Zalgiris, firmó por Efes en verano de 2018 un contrato de 1+1. Entendemos que si el Madrid se ha lanzado a por su fichaje es porque tiene una cláusula de escape asequible en el segundo año. El principal impedimento en este punto sería, según leo, las aspiraciones económicas del jugador. Llegaría, suponemos, en lugar de Causeur, que termina contrato y está cuajando una temporada muy discretita. El francés libera una masa salarial de unos €900k anuales brutos, por debajo de las pretensiones que suponemos a Micic, no menos de €1,5M brutos, a ojo de buen cubero. Efes seguramente contraataque por retener a una de sus estrellas, con cifras netas que no puede (ni debe) alcanzar el Madrid, que tiene de su lado un proyecto de aspirante claro a la Euroliga y a Laso en el banquillo, el mejor padrino de bases de Europa. Ahí está su trabajo con Chacho, Doncic y Campazzo.

El Madrid entra en cuarto creciente

Llull y Randolph ante Fenerbahce en Euroliga (Real Madrid)

No fue una victoria cualquiera, por la forma, el rival y el momento, con el replay de Copa aún coleando, el triunfo ante Fenerbahce bien puede ser de esos que cambian dinámicas, que llegaba el Madrid algo agripado, hasta deprimido si hablamos de madridismo, metiendo al fútbol en la ecuación. Fenerbahce, que acudía de líder y en racha, salió escaldado del Wizink. La primera vez en la carrera de Zeljko que encaja más de 100 puntos en un partido sin prórroga, un repaso con recordatorio a Europa: “Aquí juega el campeón vigente”.

El partidazo de Randolph no nos cogió por sorpresa, junto a Ayón el más regular del equipo en Euroliga este curso. Casi todo en él es coco, una caja negra que en dos años y medio aún no hemos acertado a descifrar, y particularmente he dejado de intentarlo. Sabemos lo que vemos, que se ha quitado los vicios de prima dona ofendidita del año pasado, los gepetos de vinagre al ser sustituido y sus tiros “porque ya me tocaba”. Entrevistado al descanso el jueves, el periodista le preguntó por sus 15 puntos: “No valen una puta mierda si no ganamos el partido”. Es un grinch, vaya que si lo es, pero es nuestro grinch.

El coco de Llull y Tavares

Otro coco delicadito es el de Tavares, que ha perdido 2/3 meses cazando moscas sin el menor problema físico, sobre todo en Euroliga, diluido en protestas arbitrales y polémicas inútiles. Esos arrebatos de ira no son tema baladí, siendo el más decisivo de nuestros cinco interiores. Por muy buena temporada que esté haciendo Ayón, sabéis que el paraíso pasa por el Gigante Verde. Lo hemos comentado muchas veces, su capacidad para condicionar al rival no tiene igual en Europa. Ha sido recuperar Tavares el pulso a la temporada y el Madrid vuelve a ser muy difícil de ganar. Que les pregunten a Vesely y Todorovic, que han dormido calientes esta semana.

Otro que apunta cuarto creciente es Llull, especialmente necesario en este tramo de búsqueda del karma en que tenemos a Campazzo. Firmó Sergio ante Fenerbahce su mejor partido desde el regreso de la lesión, una alegría para el madridismo y para cualquier aficionado de bien al basket. Encuentros de acierto exterior puntal ya le habíamos visto, pero lo que echábamos de menos eran defensa (con esa no contaría mucho) y dirección. Y esto último lo bordó con 11 asistencias por ninguna pérdida. Los problemas de Llull, igual que los de Tavares y Randolph, tienen mucho que ver con el coco, la ansiedad (y frustración) que acumula por volver a ser el que fue. Ante los turcos firmó una actuación al nivel de su año MVP que seguramente sea circunstancial, pero que bien supone un chute de confianza para establecerse en una versión notable con que echar una mano al equipo.

Sensaciones del partido ante Fenerbahce que confirmó la visita el sábado al cuarto clasificado ACB, un Joventut en vena. El partido se ganó de nuevo en defensa, ejerciendo de brazo ejecutor Rudy, al que Laso dosifica con cuentagotas. Cómo le echamos de menos en la final de Copa, igual que a Thompkins, que ya regresa, esta semana en Jimki. ya veis, todo avanza según el plan, con el objetivo de llegar a los playoffs Euroliga en pico de forma, y mantenerlo ya hasta la final ACB.

Cuando Facu estornuda el Madrid se constipa

Baloncesto-ACB-Videoarbitraje-Baloncesto_377222661_115007424_1706x960Olvídense de que ha sido en el Palau, ante el Barca, el día del homenaje a Navarro. Olvídense de la la rivalidad intrínseca, del 0-3 en el Bernabéu el miércoles y la polémica por el replay. Estas líneas serían las mismas si la derrota hubiese sido en Oaka o Tel Aviv. Es la fase regular de la Euroliga, es una derrota más, van seis, y afortunadamente hay colchón clasificatorio como para asumirla sin dramatismo. Hay colchón porque el Madrid arrancó la temporada con paso firme, un paso que evidentemente ha perdido desde comienzo de año, a lo que han contribuido decisivamente las lesiones de Llull, Carroll y Thompkins. Bajas que han cortado el ritmo al equipo, a diferencia del Barca, que lleva meses sin conocer lesiones y está más fino en este momento del curso.

Lo preocupante para el Madrid está en el puesto de base-creador, el más importante en el sistema Laso. Para empezar, Llull es un coladero atrás, empezaba a serlo antes de la lesión y ahora es directamente el peor defensor de la plantilla. Esto condiciona por ejemplo un quinteto en que coincida con Carroll, pues ya no aplica aquello de que el americano se empareje por defecto con el exterior rival que suponga menos amenaza.

En ataque Llull juega como si fuese todavía el estrellón que fue antes de la lesión. Sus piernas y su acierto no responden a lo que ordena su cabeza, se frustra y por momentos desconecta de los partidos, con faltas tras tiro fallado, pidiendo banquillo a gritos. Sucedió ayer en el primer cuarto, que Heurtel le pasó por encima: “A este franchute me lo centrifugaba yo antes de la lesión y, mira, ahora me chorrea él a mí. Porca miseria”. Cuanto antes asuma Llull la nueva realidad y decida en ataque como lo que es y no como lo que fue, mejor para el Madrid y para su propia salud mental. Hay bastantes versiones intermedias suyas que todavía pueden ser muy útiles.

Mes y medio para recomponer filas

Muchas de miserias del equipo en general y de Llull en concreto han estado bajo la alfombra durante meses porque las tapaba un Campazzo superlativo, acertado en la dirección y generoso en el esfuerzo. Temíamos cómo reaccionaría el equipo ante una eventual lesión de Facu, pero no ha hecho ni falta. El argentino ha gripado motor, ya no es que esté negado con el aro, que lo está, ha perdido chispa y clarividencia, toma peores decisiones. Parece saturado de minutos, responsabilidad y tiempo de balón, y al Madrid se le ha salido la cadena.

Ya en la Copa se le vio al límite, sensación que han corroborado los duelos ante Bayer y Barca. Seis pérdidas por una sola asistencia ayer en el Palau. Me recuerda un poco a Doncic el año pasado a estas alturas, también saturado, por eso le receto lo mismo: un cofre de escapada rural con su novia para que desconecte y recupere el karma. El Madrid se puede permitir dejarse algún partido más por el camino, lo que no puede permitirse es llegar al cruce de cuartos sin Facu en plena forma. Mes y medio para recomponer filas.