¿Es hora de colgar los pompones?

Captura de pantalla 2018-12-24 a las 12.01.01.pngEl partido en casa contra el Murcia fue el último de dos de las cheerleaders del Madrid, Stephanie y Myrian, a las que agradecemos con todo cariño desde este rincón su dedicación al club durante estos años. Es de paso un buen momento para replantearse la necesidad y la vigencia de un equipo de cheerleaders en la sección. Recuerdo los años en el Raimundo Saporta, un pabellón mucho más pequeño y en que el aficionado de a pie estaba más cerca de la pista, sin todas esas zonas VIPS de distinta graduación que hay ahora, rentables pero pobladas de gente interesada principalmente en el postureo y el jamón del descanso.

Las cheerleaders despertaban entonces cautivación en una grada mucho más cercana: el público se sabía sus nombres, coreaba algunos de sus bailes (especialmente aquel al ritmo de ‘Chicas Pistoleras’) y ovacionaba casi al unísono tras cada actuación. Eran años jodidos en lo deportivo y la animación en los tiempos muertos servía muchos días de válvula de escape. La realidad hoy es bien distinta, nadie corea sus actuaciones, de hecho, nadie a mi alrededor en el pabellón le presta demasiada atención, a diferencia de los concursos entre cuartos o el partido de los chavales de la fundación del descanso.

Nada ayuda. Los bailes son cada vez más simples y están peor acompasados. No es una crítica a las cheerleaders, máximo respeto para ellas, que demasiado hacen, pues me consta que cobran una miseria, una cantidad irrisoria por cada partido, y en esta profesión la calidad de los números pasa en buena medida por ensayar y echarle horas. Si no te las pagan… Por otra parte, la elección musical es discutible, playlist adolescente de tendencias Spotify que no pega en un pabellón de público treintañero y cuarentón.

Personalmente no tengo nada en contra del concepto cheerleader si es cuidado y de buen gusto, más allá del mero enseñar chicha, gracias a dios desfasado en la España del 2018. En EEUU, por ejemplo, las cheerleaders siguen plenamente vigentes, pues forman parte del acervo cultural, mientras que en Rusia tienen un enfoque artístico, con piruetas y formaciones complejas, a lo que ayuda que la mayoría proceda de la gimnasia rítmica. Las del CSKA me consta que son asalariadas a tiempo completo, hasta tienen sección propia en la web del club. Para Euroliga preparan números temáticos muy trabajados (uniforme específico incluido) en función del origen del rival, por ejemplo, un baile con Zorba cuando reciben a los equipos griegos o uno de inspiración flamenca cuando son españoles. Aunque mi preferido es el número de las cheerleaders del Jimki al final del tercer cuarto, al son de ‘Personal Jesus’ de Depeche Mode y con dos bailarinas subidas literalmente a los aros. Un clásico que el público espera y corea.

El equipo de cheerleaders del Madrid, en cambio, hace tiempo que se queda a mitad de camino de todo, fruto de la desinversión del club y la evolución en las preferencias de la grada. El resultado es la indiferencia. No busco con esta tribuna abrir un debate de género, de si incluir o no a bailarines chicos, que no tendría nada en contra, pero no van por ahí los tiros en el caso del club blanco, que es el que conozco y al que aquí me refiero. Se trata de una reflexión tan sencilla como que para hacer mal las cosas mejor ahorrárselas.

Posdata: Feliz Navidad

Anuncios