Vía de agua a domicilio

12453311wLa inconsistencia del Madrid como visitante empieza ya a cantar, en Sevilla sumó el tercer pinchazo consecutivo. Derrota en competición doméstica, con menos trascendencia pero más delito. El Betis que, por poner en contexto, venía de perder los tres últimos partidos en su pista por una media de 21 puntos. Y cayó el Madrid pese al regreso de Maciulis, Doncic y Rudy, fuera de la convocatoria se quedó ‘mechitas’ Taylor, el mejor en Belgrado. Remontó Sevilla 10 puntos en el último cuarto para ganar un final de cara o cruz. El guión no fue el habitual, porque un Betis no tiene potencia de fuego como para romperle el partido a un Madrid, pero los síntomas blancos sí fueron los ya conocidos… Mala defensa en la pintura (65% tiros de dos concedidos), dependencia de Llull (18 tiros de campo lanzados) y del triple (25%).

Rudy se olvidó de la versión asistente y retomó la de ‘tirador’, esa que tan poco aporta: 25 minutos para 6 triples lanzados y solo un pase de canasta. Felipe y Ayón tiraron del carro, con Llull, que se fue a 31 minutos, en parte porque Luka jugó tocado por su reciente esguince y en parte por la escasa aportación de Draper en sus minutos en pista. Hace un mes salió Campazzo aplaudido de esta pista, con 17 puntos y 10 asistencias… La derrota no tiene mayor trascendencia clasificatoria, pero las sensaciones no podrían ser peores a menos de 48 horas de la visita a Estambul (Efes), que sí cuenta y mucho para la clasificación.